Actualidad

La verdad de las mentiras en Internet

Por Prodavinci | 18 de Mayo, 2013

mentiras online2 texto

Frgamento de un artículo de Tom Chatfiield publicado en BBC Mundo

Como el escritor estadounidense Mark Twain alguna vez dijo, una mentira puede darle la vuelta al mundo antes de que la verdad tenga tiempo de ponerse las botas. ¿O fue Winston Churchill quien lo dijo? ¿O el autor británico Terry Pratchett? Internet no se decide. Es probable que todos los mencionados hayan parafraseado este antiguo proverbio, pero depende de dónde y cómo busque, puede escoger su verdad personal.

Y cuando se trata de noticias y actualidad, el poder de la falsedad digital puede contar mucho.

A principios de este mes, unos hackers colgaron un mensaje falso en la cuenta de Twitter de la agencia de noticias Asssociated Press que decía: “Últimas noticias: dos explosiones en la Casa Blanca y Barack Obama herido”, provocando la caída temporal de 150 puntos del índice Dow Jones y disparando una investigación del FBI.

Y, tras el atentado en la maratón de Boston, los rumores y teorías de conspiración eran casi imposibles de evitar, e iban desde acusaciones contra un testigo inocente saudita a un corto de la serie animada “Family Guy” manipulado.

No obstante, quizás la mentira en línea más intrigante de las últimas semanas -y tal vez la prueba más reveladora de los hábitos de reacción rápida de las redes sociales- no fue un tuit o una atribución, sino toda una persona: Santiago Swallow.

Las credenciales de Swallow dejan a los más notables gurús tecnológicos en la sombra.

Conferencista en las prestigiosas organizaciones TEC y South by Southwest (SBSW), su muy detallada página en Wikipedia lo describía como un “orador motivacional, educador y autor” dedicado a “entender la cultura moderna en la era de redes sociales, medios globalmente interconectados, contenido generado por usuarios e internet”.

Tenía un libro que se publicaría este año y 80.000 seguidores en Twitter pendientes de sus gnómicas palabras.

El único problema es que no existe. Swallow fue creado como un experimento por Kevin Ashton, un tecnólogo (real) más conocido -hasta ahora- por acuñar la frase “la internet de las cosas”.

¿Cómo lo hace?

En un artículo para la revista Quartz, llamado “Cómo ser famoso en internet por US$68″, Ashton explicó cómo le tomó apenas dos horas y menos de US$70 darle vida a su creación.

“Generé su nombre en Scrivener, un procesador de palabras para escritores (…) Le di a Santiago una cuenta de Gmail, que fue suficiente para conseguirle una cuenta de Twitter. Luego, en un sitio llamado fiverr.com, busqué a personas que venden seguidores de Twitter. Le compré 90.000 seguidores por US$50…”.

Y así continuó formando a su persona ficticia, produciendo un retrato con imágenes de Google y creando un programa que genera automáticamente y sin cesar opiniones banales: “Los clichés (que publica en Twitter Santiago) son hechos con media docena de frases de ‘liberales’, más una lista de sustantivos del vocabulario que usan quienes hablan en sitios como TED/SXSW: delfines, phablets, Steve Jobs, mobile, zapatos Tom…”.

Con esto, junto con el falso perfil en Wikipedia y un sitio en la web, Ashton confeccionó una imitación casi perfecta de las identidades manufacturadas por miles de “expertos” en línea. Perfecta, si uno no se fija mucho en los detalles

Pero esa es gran parte de la razón de ser de los servicios de las redes sociales: los números y la popularidad son un potente atajo para lograr credibilidad.

Adaptando el proverbio: una vez alguien da la vuelta al mundo, uno no siempre se fija si tuvo tiempo de ponerse las botas.

                 ***

Puede leer el artículo completo aquí.

Prodavinci 

Comentarios (2)

Ignacio
21 de Mayo, 2013

Le compro 90,000 seguidores y después 10,000 desaparecieron, es decir que no sumó seguidores más bien fue perdiéndolos jajaja.

Mario González Lares
28 de Mayo, 2013

¿Qué esta pasando? fue la pregunta original que inspiro a los creadores de “Twitter”, para contestar esa pregunta bastaban 140 caracteres. Hoy, podríamos contestar, esta pasando que “Twitter”, se degenero y se ha convertido en un instrumento para responder un sin fin de preguntas: ¿A quien insulto?, ¿Qué mentiras difundo, sin ningún escrúpulo?, ¿Detrás de que pseudónimo me escondo para ofender?, ¿Qué rumor riego, sin haberlo confirmado?, ¿A quien “le quito la vida hoy” para divertirme?, ¿Cómo demuestro que no tengo educación?,¿Como prostituyo el lenguaje con mi mala ortografía?, en fin ¿Cómo hago para seguir degenerando esta útil herramienta tecnológica?

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.