Actualidad

Carta de Mario Vargas Llosa al dictador Jorge Rafael Videla

Por Mario Vargas Llosa | 17 de Mayo, 2013
5

Videla 2 txto

En 1976 el escritor peruano Mario Vargas Llosa, premio Nobel de literatura 2010, dirigió una carta a Jorge Rafael Videla, jefe de la dictadura militar argentina. En su condición de presidente de la asociación mundial de escritores, PEN Internacional, Vargas Llosa critica enfáticamente la quema de libros, censura a la prensa y cierre de editoriales, así como la persecución a escritores y periodistas, entre otros atropellos a los derechos humanos llevados a cabo por su gobierno; instando al entonces mandatario argentino a frenar dichos abusos. A continuación pueden leer la carta escrita siete meses después del Golpe de Estado:

Lima, 22 de octubre de 1976

Presidente de la República Argentina
Casa Rosada
Buenos Aires, Argentina

Señor Presidente:

El PEN Internacional, organización mundial de escritores que tengo el honor de presidir, ha recibido el informe titulado La persecución a artistas, intelectuales y periodistas en Argentina que me permito adjuntarle, así como un complemento documental —fotocopias de publicaciones periodísticas— en que se apoyan algunas de sus afirmaciones.

Aunque en el informe aparezcan, de cuando en cuando, expresiones que puedan atribuirse a la pasión política y algunas apreciaciones de carácter subjetivo, el grueso de su contenido, sin embargo, constituye una relación de hechos de una gravedad tal que no puede dejar de consternar a cualquier persona civilizada. La lista de acciones que atentan contra principios básicos de la cultura cubre un amplísimo registro: libros secuestrados de bibliotecas universitarias y particulares que han sido quemados públicamente, clausura temporal o definitiva de periódicos y revistas y establecimiento de una rígida censura, detención de escritores y artistas, sin especificar los cargos que pesan sobre ellos y sin transferirlos al Poder Judicial, hostigamiento y cierre de editoriales, allanamiento de instituciones dedicadas al arte y a la investigación sociológica.

Paralelamente a estas acciones oficiales hay las que llevan a cabo comandos armados de gentes vestidas de civil, que su gobierno hasta el momento no ha impedido ni castigado, y que han sembrado el horror en muchos hogares argentinos. El informe cita a intelectuales que han sido secuestrados en sus casas y luego asesinados, a otros que han sido torturados, a otros que han desaparecido sin que se tenga noticias de su paradero. Asimismo, decenas de escritores, artistas y periodistas han debido huir del país, porque habían recibido amenazas de muerte. Ni siquiera el exilio es un lugar seguro para algunos, pues se ha visto, en el caso reciente del poeta Juan Gelman, cómo sus hijos y su nuera eran secuestrados en Buenos Aires por una de estas bandas terroristas en represalia por sus opiniones políticas.

Quiero, en nombre del PEN Internacional, hacerle llegar nuestra más enérgica protesta por estos hechos, que constituyen crímenes imperdonables contra el espíritu, y que resultan particularmente insólitos en un país con el grado de civilización de Argentina. En nombre de la rica tradición de pensamiento y creatividad que ha hecho de su país un centro cultural de primer orden, lo exhorto a poner fin a la persecución de las ideas y los libros, a respetar el derecho de disentir, a salvaguardar la vida de los ciudadanos y a permitir que los escritores argentinos desempeñen libremente la función que les corresponde en la sociedad y contribuyan de este modo a su progreso.

Cumplo asimismo con hacerle saber que, por la gravedad de sus acusaciones, voy a recomendar al PEN la publicación de este informe y su difusión internacional. Ésta no es una medida inspirada en convicciones políticas partidistas de ninguna clase, sino, dentro del espiritu de la Carta del PEN, una estricta acción de solidaridad humana y de defensa de los más elementales principios morales que hacen posible la cultura.

Atentamente,

Mario Vargas Llosa
Presidente Internacional del PEN

Mario Vargas Llosa 

Comentarios (5)

Gabriela
17 de Mayo, 2013

Al parecer los argentinos no aprendieron la lección, fue tan terrible esa dictadura y todo lo que trajo como consecuencia, sin embargo nuevamente se dejaron engañar con la pseudorevolución chavista-kirchnerista, que ha arruinado a Venezuela y ahora a la nación Argentina. Confiemos en que estos tristes episodios nunca vuelvan a repetirse, es incomprensible que en nuestra era existan personas con infulas de perpetuidad eterna en el poder, en detrimento de los derechos fundamentales de los pueblos bajo su régimen, afortunadamente somos finitos y los mitos caen.

David Datica
18 de Mayo, 2013

Ayer murió ese monstruo, dicen, que en santidad y sin arrepentirse de nada. Ni en cielos ni en infiernos creo, por esto, rechazo cualquier aliento de perdón para estos asesinos. El mismísimo Jehova era implacable. Entonces, ¿cual indulgencia merecen?. Admiro el tesón y la legendaria persecución que los infatigables judíos mantienen contra los nazis. Y celebro con euforia que la bestia depredadora de guatemaltecos se pudra en prisión.

CARLOS ALVAREZ
18 de Mayo, 2013

GABRIELA, comparar la dictadura de Videla con el Proceso Argentino actual, es como mezclar el agua y el aceite. La izquierda Argentino-Peronista fue precisamente la derrocada en marzo de 1976, Isabelita Peron, presidenta argentina tras la muerte del Gral Juan Domingo Perón, fue tumbada por una cupula militar que quemó libros principalmente de la izquierda, los mismos que en aquel momento defendió el escritor derechista (hoy día) Mario Vargas Llosa

r vivas
18 de Mayo, 2013

El caso del gnral Videla me hace recordar el caso de Eichman que brillantemente analizo Hannah Arendt , el del pulcro disciplinado y banal funcionario de una burocracia (militar) que las circumstancias llevan a transformarse en el agente desapasionado de un monstruoso crimen moral . Ni Eichman ni Videla jamaz se reconocieron los culpables de un delito que para ellos consistian simplemente del cumplimiento de un deber . Ni el gnral Videla ni Eichman manifestaron obrar con sed de sangre, solo con ciega y serena obediencia a un principio superior que no podian traicionar. Otra vez conocemos un ejemplo de eso que el libro de Arendt califica de la banalidad del mal.

Luis George
19 de Mayo, 2013

Videla y su militarismo representa una faceta oscura que al parecer esta presente en muchos lideres de esa epoca. Videla en Argentina, Velazco Alvarado en Peru, Trujillo en Dominicana, nuestro Perez Jimenez, Fidel Castro en Cuba, Strosner en Paraguay, etc. Hoy los modus operandi han cambiado, se han perfeccionado con el mismo fin. Nuetra Venezuela actual es el producto de un aborto ideologico, desarrollado en la Habana y puesto en practica en nuestra querida patria, hoy ya no hace falta quemar libros o detener escritores solo hay que marginarlos y hacerlos padecer la exclusion economica y politica, el unico fin es aplastar la disidencia, pero de una forma institucional. Asi tenemos que muchos artistas son invisibilizados por el regimen por pensar diferente. En cuanto a la violencia politica, pues vea usted como grupos oficialistas vestidos de rojo y con capucha agreden a cualquiera que se atreva a protestar. Y esto es unido a la violencia ejercida por el hampa comun que ha ocacionado cientos de miles de muertos con total impunidad. Ahora en estos tiempos el libreto a cambiado pero los rusultados son los mismos: Imponer el pensamiento unico y si no te dejas “te convertien en polvo cosmico”

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.