;

Actualidad

Generación Y: ¿quiénes tienen hoy el mundo en sus manos?

Por Prodavinci | 10 de Mayo, 2013
1

Generation-Y-Rockstars

Hoy el mundo está en las manos de una nueva generación: ya existe un corte entre la Generación X (los nacidos entre 1965 y 1979, quienes tuvieron su “momento cumbre” en los noventas) y quienes están debutando en la adolescencia y la vida adulta en el tercer milenio. Esta afirmación parte de los trabajos de estudiosos como los estadounidenses William Strauss y Neil Howe, autores referentes de la Teoría Generacional, y la psicóloga Jean Twenge, autora del libro Generation Me.

Avanzando sobre la segunda década del siglo XXI, con los cambios globales y la presencia, cada vez mayor, de la tecnología en la sociedad, cada vez es más evidente cómo adolescentes y adultos jóvenes nacidos entre 1980 y 2000 comparten una nueva manera de ver el mundo y una común percepción de sí mismos, que engrana perfectamente con una visión del futuro y su facilidad para adaptarse a la Era Digital, al contrario de sus antecesores.

Para Strauss y Howe, lo que caracteriza a esta nueva generación —a la que llaman Millennials— es su nivel de confianza en el futuro, el pragmatismo y una capacidad para incorporar la tecnología a su vida cotidiana. Twenge, en contraste, destaca el individualismo de jóvenes que colocan el Yo como el eje de sus vidas, no siempre de forma egoísta sino siguiendo aquellos viejos principios de sé tú mismo, ámate a ti mismo y aprende a quererte como eres antes de querer a los demás, que ahora se han convertido en una verdad generacional. Por eso Twenge la denomina Generación del Autoestima.

Añade Twenge en su estudio que las expectativas de vida y sueños de estos jóvenes y nuevos adultos no consideran las difíciles condiciones del mundo actual. Incluso, en los lugares donde es más difícil el acceso a la educación y hay mayor desempleo entre los jóvenes y hay crisis económica, esos anhelos se mantienen mediante una confianza en el futuro.

En una cosa parecen estar de acuerdo los especialistas: en lo conectada que está la Generación Y y en su entusiasmo por la tecnología. Según un estudio del Pew Research Center en el 2010, quienes pertenecen a esta generación se conectan como ningún otro grupo a Internet y lo hacen principalmente desde sus dispositivos móviles. Además, tienen una percepción bastante positiva sobre las redes sociales, tanto que han replanteado normas de educación y cortesía e incluso han resignificado el papel de estos dispositivos en las dinámicas cotidianas y construido una “etiqueta” para el mundo virtual, según la cual estar constantemente conectado y responder a las interacciones emprendidas por sus contactos es un acción importante.

Según Ron Alsop, al ser altamente competitiva, esta generación también es presa fácil de la ansiedad. Sumado a esto, está marcada por eventos como los atentados terroristas del 11 de Septiembre, las guerras en Afganistán e Iraq, la crisis económica europea de finales de los 2000 y la Primavera Árabe, precisamente por su condición de individuos informados y globales.

Más allá de los juicios de valor frecuentes, como el exceso de optimismo, la vanidad y la imagen de adolescentes atrapados el día entero en sus teléfonos inteligentes, este momento en específico ha empezado a servir de contexto a una sintomatología que va más allá de la típica diferencia entre los jóvenes de hoy en día y los adultos que ejercen las funciones de poder en la sociedad. Quienes están dejando los veinte y arrancando los treinta hoy tienen el mundo en sus manos.

———–

Algunas referencias:

Millenials Rising: The Great Next Generation, de Neil Howe y William Strauss. Vintage Books. 2000

Generation Me, de Jean Twenge. Free Press. 2006.

Millenials: A Portrait of Generation Next, de Kim Parker y otros. Pew Research Center.

Prodavinci 

Comentarios (1)

frankolian
12 de Mayo, 2013

Realmente esta generación tiene un sentido común con la tecnología, y ello implica la fácil adaptación. También veo mas tolerancia hacia varios temas que se consideran tabú (sexo,ateísmo,religiones), es decir, hemos dejado a un lado la cultura de nuestros padres, sobre casarse por la iglesia, ser católico, entre otros. Observo una sociedad abierta hacia estos temas, pero tampoco metería en el mismo saco a todos los jóvenes, obviamente porque no todos estaba tan interesados en las redes sociales o en el interés de tener un teléfono inteligente.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.