;

Actualidad

Pina Bausch [+ Videos] #DíaInternacionalDelaDanza

Por Prodavinci | 29 de Abril, 2013
0

La importante bailarina y coreógrafa alemana que motivó el film de Wim Wenders Pina (2011) fue, sin duda, una de las más grandes figuras de la danza contemporánea. Y esta época en la que llevó a cabo su arte, sumada la fascinación que despertaron sus propuestas en otros creadores, permiten que su trabajo sea de los más difundidos en el mundo, gracias a las potencias audiovisuales que llevaron varias de sus piezas a formatos de video.

Nació en 1940 y en su carrera estuvo en la Folkwangschule de Essen-Werden, fue dirigida por Kurt Jooss, estudió en la Julliard School de Nueva York donde bailó en el Metropolitan y en la New York City Opera. Su maestro Kurt Jooss la “recuperó” como solista en 1962 y en 1968 montó su primera coreografía. Fue su sucesora en 1969 en la cabeza del Folkwang Ballet Company.

Bausch se convirtió en directora artística del Wuppertal Opera Ballet, en 1972. Esta agrupación luego fue conocida como Tanztheater Wuppertal Pina Baush, quedando vinculado por siempre a su nombre y a su obra. La segunda mitad de la década de los setenta fue el contexto de sus más conocidas coreografías. Una de ellas es La consagración de la primavera, de Stravinsky, ejecutada muchas veces desde entonces.

Imagen de previsualización de YouTube

Las coreografías de Pina Bausch siempre han estado vinculadas con el cine. Ella actuó en Y la nave va (1983), de Federico Fellini. Incluso, Bausch hizo El lamento de la emperatriz (1990), una película escrita y dirigida por ella en la que se terminó de difundir lo que sería reconocido como su estilo particular. Su revolucionario Café Müller, una coreografía de 1978, tuvo un repunte y despertó un especial interés en estudiantes de danza de todo el mundo cuando Pedro Almodóvar utilizó un fragmento en su película Hable con ella (2002).

Imagen de previsualización de YouTube

Bausch estuvo casada con el diseñador Rolf Borzik, hasta que él murió de leucemia en 1980. Luego sostuvo una relación con el poeta y artista visual chileno Ronald Kay, alguna vez yerno de Nicanor parra. Para muchos esta relación resultó determinante en el aumento de su interés en las manifestaciones creativas latinoamericanas. En la ya referida película de Wim Wenders, una de las coreografías tiene como música “Luna de Margarita”, de Simón Díaz.

Imagen de previsualización de YouTube

En 2009, cuando había decidido trabajar en una pieza inspirada en la canción “Volver a los 17” de la cantautora chilena Violeta Parra, murió de cáncer de pulmón. Hasta el último paso mantuvo la fuerza que alguna vez supo ver en su futuro.

Imagen de previsualización de YouTube

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.