;

Actualidad

Sobre Jason Collins, primer jugador de la NBA en declararse homosexual

Por Prodavinci | 29 de Abril, 2013
0

collins texto

En su edición del 6 de mayo del 2013, la revista Sports Illustrated publicó una carta abierta de Jason Collins, jugador profesional de baloncesto en la NBA e integrante de los Washington Wizards. En el texto, Collins revela que es homosexual, dando detalles de su experiencia y travesía como jugador de uno de los deportes más seguidos en Estados Unidos y el mundo, y a la vez lidiando con el secreto de su sexualidad. A continuación, un fragmento de dicha carta:

“Tengo 34 años y soy un jugador pivote de la NBA. Soy negro. Y soy gay.

No me propuse ser el primer atleta abiertamente gay que juega en un popular deporte de equipo estadounidense. Pero ya que lo soy, estoy feliz de poder iniciar la conversación. Desearía no ser el chico en el aula que levanta la mano y dice: “Yo soy diferente.” Si fuera por mí, ya alguien más lo habría hecho. Nadie lo hizo, y por eso estoy levantando mi mano.

Mi viaje de descubrimiento y reconocimiento propio comenzó en mi ciudad natal de Los Angeles y me ha llevado a través de dos campeonatos estatales de secundaria, el Final Four de la NCAA y el Elite Eight, y nueve playoffs en 12 temporadas en la NBA.

He jugado en seis equipos profesionales y he participado en dos finales de la NBA. ¿Has oído hablar de un juego llamado los Tres Grados de Jason Collins? Si estás en la liga, y no he sido tu compañero de equipo, seguramente lo he sido de alguno de tus compañeros. O de compañeros de tu compañero.

Ahora soy un agente libre, literal y figurativamente. He llegado a ese envidiable estado de vida en el que puedo hacer casi todo lo que quiero. Y lo que quiero es seguir jugando al baloncesto. Todavía me encanta el juego, y sigo teniendo algo que ofrecer. Mis entrenadores y compañeros de equipo lo reconocen. Al mismo tiempo, quiero ser genuino, auténtico y veraz.

¿Por qué estoy “saliendo del clóset” ahora? Bueno, empecé a pensar sobre esto durante el paro laboral de jugadores de la NBA en el 2011. Soy una criatura de rutinas. Cuando la temporada regular termina me dedico de inmediato a preparar mi juego para el primer partido de la próxima campaña de otoño. No obstante, el paro causó estragos en mis hábitos y me forzó a confrontar lo que realmente soy y lo que realmente quiero. Con el retraso de la temporada, me entrené y trabajé. Pero me faltó la distracción que el baloncesto siempre me había proporcionado.” (Pueden seguir leyendo la carta en inglés aquí)

La respuesta de la prensa deportiva ha sido más que positiva, brindándole apoyo entusiasta y reflexionando sobre el prometedor papel que jugará la discusión sobre Collins en cambiar la mentalidad de los jugadores, entrenadores y fanáticos respecto a la homosexualidad en los deportes.

En The Atlantic, un panel de escritores deportivos comentó las múltiples ramificaciones del anuncio de Collins, tanto en la vida personal del jugador como en el contexto de la NBA. Jake Simpson opina que, si hay un jugador “ideal” para revelar su homosexualidad y continuar ejerciendo profesionalmente como deportista, es Collins. Explica que no sólo es un jugador experimentado y un bien codiciable para cualquier equipo, sino que su presencia física —mide 2.13 mt. y pesa 120 kg.— haría a más de uno pensar primero antes de molestarlo. En el mismo post, Hampton Stevens y Patrick Hruby acentúan la importancia sociocultural de la declaración de Collins, quebrando la dura categoría impuesta por el modelo tradicional —y machista— del típico jugador que vincula lo varonil con la heterosexualidad.

Otra cuestión son los beneficios que acompañan al anuncio de Collins para la comunidad LGBT en el mundo del deporte. Ahora, miles de jóvenes temerosos de perseguir una carrera profesional en deportes y ser abiertos respecto a su sexualidad pueden reflejarse en Collins, y pensar que también hay un lugar para ellos en la NBA o cualquier otra disciplina popular. A la vez, los autores minimizan la segura reacción negativa de parte de perseguidores e iracundos homofóbicos, notando que serán avasallados por la oleada aún mayor de fanáticos e instituciones que lo apoyen.

En un acercamiento diferente, Garance Franke-Ruta escribe también en The Atlantic sobre la revelación de Collins, apuntando que la razón por la que la orientación del jugador es una noticia importante se basa en que Collins es un hombre. Comparando su caso con el de Brittney Griner, jugadora estrella de la WNBA que también salió del clóset recientemente, Franke-Ruta hace notar que, mientras las mujeres deportistas suelen levantar sospechas de homosexualidad y son designadas como ‘marimachos’ por su fuerza y actos de atletismo, los hombres (excepto en deportes como gimnasia o ballet sobre hielo, donde sucede lo contrario) suelen idealizarse como la definitiva versión de lo que un hombre —heterosexual— puede ser. Por esta lógica, las noticias de atletas femeninas saliendo del clóset suelen pasar inadvertidas, mientras que los casos masculinos despiertan conmoción internacional.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.