Artes

El decálogo del perfecto cineasta (barato) de Behn Zeitlin

Por Prodavinci | 27 de Abril, 2013
1

beasts textoFragmento del Decálogo del director de Beasts of the Southern Wild, publicado en Página 12

1. Rendí tributo a tus héroes, pero con tu propia voz.

Encontré un VHS de Underground en un videoclub de Nueva York. La vi tres veces seguidas y pensé: esto es lo que quiero hacer con mi vida, ésta es la forma de hacer películas en la que estoy interesado, en oposición a la manera de hacerlas que tiene de Hollywood. Para La niña del sur salvaje me fui a esta región moribunda, bien en el fondo de Louisiana. Vi cómo las ciénagas desembocaban en el golfo, como se puede ver en la película. Me hizo recordar mucho el momento final de Underground, cuando la tierra se parte y se aleja flotando. La inspiración inicial fue que yo quería hacer mi propio Underground: hacer una película que fuese un tributo a un sitio que nunca vamos a volver a ver.

2. Tu película tiene que ser un hecho. Sólo el viaje es negociable.

La mentalidad con la que encaramos este proyecto siempre fue que íbamos a hacer la película, no importaba lo que sucediera. Nunca pensamos en que íbamos a escribir el guión y después esperar a que alguien lo financiara. Lo íbamos a hacer y había una fecha en la que empezábamos. Si conseguíamos el dinero, sería una película más grande. Si no, la filmaríamos con nuestros celulares. El dinero persigue a la determinación. Íbamos hacia adelante tan rápido que éramos casi como un bote atravesando el agua, creando la corriente y el momento.

3. Dirigí la cámara como si fuese un actor más.

Al camarógrafo, más que darle indicaciones técnicas, lo hice actuar. Nunca le permitía anticiparse a la acción. Tenía que estar reaccionando ante el mundo de la misma manera en que lo hacía la pequeña protagonista. Si alguien iba a levantar un vaso de agua, y él movía la cámara antes de la acción, lo hacía cortar y le decía: “No estás escuchando”. Igual que a un actor.

4. Encontrá una historia con la que cualquiera pueda identificarse.

Las películas que la gente más ama son las que son inteligentes, que cuentan vidas, verdades e ideas simples. Mis películas preferidas durante mi adolescencia, como E.T., tenían esa cualidad. Había temas importantes y una sabiduría esencial en ellas. Hay que tomar el lenguaje de un film artístico y lírico, pero que su corazón sea sabio y con grandes preguntas, ideas simples y temas universales.

5. Mantente fiel al tema clave de tu película, en todos los planos de cada una de las escenas.

Hay una pregunta que realmente ayuda a centrarlo todo: ¿Cómo es que uno pierde eso que te constituye? ¿Cómo sobrevivís a perder tu lugar, a perder tu hogar? ¿Cómo sobrevivís a perder a uno de tus padres, no sólo físicamente, sino emocionalmente? ¿Cómo mantenés tu alegría y tu sonrisa y sentido del humor y la pérdida no te destruye, pero al mismo tiempo le hacés frente? ¿Cómo la mirás escurrirse entre tus dedos y lográs mantenerte vivo después de eso, después de que algo tan horrible acaba de suceder? Esa no es una pregunta que aparezca en la película, pero era la roca sobre la que se apoyaba cada escena, rindiéndole sus respetos a lo que se estaba yendo, y sobreviviendo a esa tragedia.

***

Puede leer el texto completo aquí.

Prodavinci 

Comentarios (1)

Saskia Käther
30 de Abril, 2013

Existen películas de muy bajo presupuesto que realmente nos impactan, nos llega su mensaje, y es cuando decimos, que barbara! simplemente la sociedad esta cegada en los efectos especiales y contundentes para poder catalogar a una película como buena, no siendo un argumento fuerte para la crítica. ¿Pero es realmente la sociedad quien nos transforma? o ¿Somos nosotros los que permitimos la transformación? objetivamente no poseemos muchas opciones, pero sabemos con claridad que tenemos caminos para desviar nuestra perspectiva y que somos presos de nuestras propias imágenes!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.