Cultura

La raíz histórica y antropológica de los muertos vivientes

Por Prodavinci | 5 de Abril, 2013

zombie-haitiFragmento de un artículo de Ezequiel del Bianco, publicado en Página 12

Algunos historiadores afirman que las reuniones clandestinas de practicantes de vudú fueron una buena oportunidad para organizar las primeras revueltas en 1790, que terminaron en la revolución e independencia de 1804. El vudú se había convertido en el germen de la libertad de una isla poblada por personas de raza negra, cerca del sur de Estados Unidos, donde recién se aboliría la esclavitud 60 años después.

La imagen externa del vudú se hacía cada vez más turbia a medida que los comerciantes de esclavos rechazaban a quienes profesaban esta religión, por miedo a que se contagiaran las ideas de revolución. Los sureños norteamericanos promovían la idea de las atrocidades que realizaban los “bárbaros pobladores del país negro”. Algo que si bien era exagerado, tenía un poco de cierto: el ex esclavo y primer emperador de Haití, Jean Jacques Dessalines, ordenó una masacre contra los pocos blancos que quedaban en la isla apenas tomó el poder.

Dentro de la religión vudú, existen hechiceros capaces de comunicarse con los espíritus mediante rituales para lograr diversos objetivos. Se denominan Houngan, los hombres, y Mambo, las mujeres, y vendrían a ocupar el lugar de los sacerdotes en el cristianismo. Una de las diferencias es que no existe una autoridad central y “cada Houngan y Mambo son líderes de su propia casa”, como reza el dicho popular, por lo que la estructura de creencias y ritos es un tanto heterogénea. Si bien el papel que cumplen estos hechiceros es positivo (pedir una buena cosecha, agradecer la buena salud, atraer a un ser amado), existen hechiceros que hacen “magia negra”: los Bokor.

Los haitianos suelen rehuir al tema de qué pueden hacer estos personajes, especialmente cuando se les pregunta sobre la zombificación. Según se cuenta, es un hechizo que les permite levantar a los muertos de sus tumbas para hacerlos trabajar como esclavos en el campo. Si bien no hay pruebas de primera mano que indiquen que algo así es posible, desde los años ’80 algunos científicos vienen proponiendo que los Bokor podrían inducir un estado de signos vitales débiles (con extractos de pez globo que contienen una neurotoxina llamada Tetradotoxina) para hacer pasar a la víctima como muerta, y luego del funeral lo seguirían drogando con algún psicotrópico natural (extraído de plantas del género Datura) para mantenerlo cautivo. Por otro lado, en el artículo “Zombies and Tetrodotoxin” publicado en 2008, el profesor de Psicología Terence M. Hines critica las hipótesis sobre estos químicos y atribuye el fenómeno más a una psicosis colectiva.

En Haití, el siglo XIX fue agitado por embargos económicos, revoluciones, luchas raciales entre negros y mulatos, asesinatos de gobernantes, golpes de Estado, invasiones de islas aledañas y la independencia del lado este de la isla: República Dominicana, en 1844.

El mundo no podía conocer en detalle cómo funcionaba la cultura de la isla negra. “La revolución de Haití privó a los europeos y americanos blancos de poder ‘civilizar’ el mundo negro formalmente conocido como Saint-Domingue; por lo tanto, Haití tenía que ser demonizado con el objetivo de crear una situación donde las ‘fuerzas civilizadoras’ del mundo blanco pudieran salvar a esta nación de sí misma. Por lo que la revolución y el país que resultó no podrían ser vistos nunca como un proceso exitoso”, comenta Chera Kee en el libro Better Off Dead: The Evolution of the Zombie as PostHuman.

La desinformación de lo que estaba sucediendo dio rienda libre a la imaginación de más de uno. El explorador Spencer Saint John publicó en 1884 el libro Hayti, or the Black Republic sobre sus experiencias como cónsul en la isla. A pesar de no haber participado en ninguna ceremonia vudú, el británico no tuvo problemas en usar el chismerío como fuente bibliográfica y afirmar que los fieles realizaban sacrificios humanos, robo de tumbas y canibalismo. Encontrar estas truculentas afirmaciones en un libro llevó a que los comentarios al respecto se reprodujeran exponencialmente, y para principios del siglo XX los blancos habían concluido que los haitianos eran unos salvajes que no podían autogobernarse y debían ser democratizados. Así, Estados Unidos ocupó militarmente la isla entre 1915 y 1934

La palabra zombi pisó suelo norteamericano en 1929 con la publicación del libro The Magic Island, del explorador William Seabrook. La historia está llena de relatos racistas, exagerados y totalmente prejuiciosos sobre la religión vudú y los Bokor. Pero dio pie a que en 1932 saliera la película White Zombie. Los muertos vivos ya formaban parte de la cultura y habían cumplido su cometido de justificar y prolongar la invasión de la isla. La siguiente vuelta de tuerca que les dieron a los muertos caminantes fue mostrarlos en King of the Zombies, en 1941, con un Bokor que era en realidad un espía nazi. Más adelante se reemplazó la magia negra por productos radiactivos en Creature with the Atom Brain (1955), en donde el que los controlaba también era nazi.

No fue sino hasta 1968 que George Romero les quitó el “maestro controlador” (sea Bokor o nazi) a los muertos vivientes para transformarlos en criaturas simplemente motivadas por el hambre de carne humana, con La noche de los muertos vivos. El paso del tiempo los fue haciendo más habilidosos y violentos.

***

Puede leer el texto completo aquí.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.