Actualidad

La nueva subasta de dólares en Venezuela [y William Vickrey], por Angel Alayón

Por Angel Alayón | 19 de Marzo, 2013

William Vickrey fue encontrado muerto con su cabeza apoyada sobre el volante de su auto en la autopista Hutchinson Parkway en Harrison, Nueva York, la noche del jueves 10 de octubre de 1996. Se dirigía a Boston, donde participaría en una conferencia académica. Dos días antes, a sus 82 años, la Academia Sueca le había otorgado el Premio Nobel de Economía. Era el reconocimiento a una productiva carrera académica de más de sesenta años. Cuando le preguntaron sobre el premio, su único comentario fue: “ahora mis ideas serán escuchadas con más atención”. Ha sido así, aunque desde la muerte ya no pueda saberlo. Quizás no exista un grado mayor de asimetría de información que la que ocurre entre los vivos y los muertos.

Hoy William Vickrey fue invocado en la rueda de prensa en la que se explicaba el nuevo mecanismo de asignación de divisas y fue inevitable recordar la frase de Keynes: “los hombres prácticos que se creen libres de toda influencia intelectual generalmente son esclavos de algún economista muerto”.

***

Lo que se anunció y lo que no. Hoy fue anunciado el Sistema Complementario de Administración de Divisas (SICAD), un mecanismo de asignación de divisas que ha sido planteado como sustituto del desaparecido SITME. La expectativa no era poca. Las divisas que entrega CADIVI a la economía son insuficientes para satisfacer la demanda en una economía que el año pasado importó 59 mil millones de dólares. Y no es un asunto de ninfomanía. De acuerdo con lo informado en la rueda de prensa, el SICAD funcionará de la siguiente manera:

1) Subastará dólares para las empresas que estén inscritas en el Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (RUSAD). No hay una frecuencia prevista para la realización de las subastas. Las personas naturales no podrán participar en este mecanismo de asignación de divisas.

2) La asignación de divisas responderá a las prioridades de la economía nacional, de acuerdo con lo que determine el Órgano Superior de Administración de Divisas.

3) Las divisas serán pagadas al proveedor internacional directamente por el Banco Central de Venezuela.

4) Habrá control posterior del uso de las divisas asignadas.

La rueda de prensa fue críptica. Los funcionarios dijeron que esperaban que durante los próximos días se aclararan las dudas sobre el mecanismo. No se dijo si habrá un precio-meta para las subastas. No se anunció cuánto sería el monto ofertado. Hay lagunas evidentes. Lagos. Incertidumbre sobre incertidumbre que generan más preguntas que respuestas.

¿La oferta de dólares a través del SICAD bajará el precio de-aquel-que-no-puede-ser-nombrado? ¿Aliviará este mecanismo la necesidad de divisas de las empresas que no pueden acceder a divisas en CADIVI? ¿Bajará el precio de reposición de los insumos y productos importados? ¿Funcionará la entrega de divisas de manera fluida como para no afectar las carteras de crédito de las empresas? Pista: todas las respuestas dependerán de cuántos dólares se entreguen y cuán rápido se haga. No hay que olvidar que nadie ha podido suspender la ley de la oferta y la demanda.

***

En la rueda de prensa se anunció que el mecanismo de asignación de divisas será mediante un tipo de subasta denominada Vickrey, llamada así por el economista William Vickrey, ya presentado líneas arriba. Una subasta tipo Vickrey no es más que un sistema de pujas en el que el activo subastado es asignado a quien realice la oferta más alta, pero el ganador paga por el activo el segundo precio más alto ofertado en la ronda.

La subasta es un mecanismo interesante para vender un activo cuando existe asimetría de información. En estos casos, el vendedor (BCV) no conoce cuánto es lo máximo que están dispuestos a pagar los compradores, así que diseña y aplica un mecanismo de venta que incentiva a que se revele, voluntariamente, esa información. Una vez diseñada la subasta, la estrategia dominante de los participantes es revelar cuánto es lo máximo que están dispuestos a pagar por  el activo.

El método es el mensaje. Que se haya seleccionado a la subasta como mecanismo de asignación nos dice varias cosas, algunas obvias, otras no tanto, pero todas reveladoras. El BCV está actuando bajo asimetría de información. No sabe cuánto es la disposición a pagar de los agentes económicos y tiene como intención maximizar los ingresos de la venta de divisas. La diferencia con el SITME es que el demandante no influía en el precio.

En otra versión de la subasta anunciada, el BCV pudiera establecer un límite máximo al precio al que se podrían comprar las divisas. Esto no fue anunciado, pero pronto sabremos si será implementado. Hay razones políticas para pensar que un límite máximo al precio de la divisas será establecido, pero no podemos asegurarlo. En tal caso, si el precio máximo se fija por debajo del precio al que están dispuestos a comprar los participantes en la subasta, el límite superior se convertiría de facto en el tipo de cambio al que se transarían las divisas en el SICAD. Cosas del mercado.

Que el método de asignación de divisas sea una subasta también implica que habrá ganadores y perdedores. La subasta es un reconocimiento de que no hay dólares suficientes para todas las empresas inscritas en el RUSAD. Es decir, habrá empresas que están en el RUSAD y no obtendrán divisas mediante el SICAD. ¿A dónde irán esas empresas —si es que pueden ir— a adquirir divisas? Se dijo que uno de los criterios de asignación serán las prioridades de la economía. El inconfundible sonido de la planificación centralizada del siglo XX.

¿Implica el nuevo mecanismo un devaluación? Sí, en la medida que el tipo de cambio sea superior al piso establecido en 6,3 Bs., cualquier precio implícito implicará una devaluación sobre el 5,7 Bs. por dólar que entregaba el SITME.

¿Notaron que el SICAD no se anunció en cadena nacional?

***

William Vickrey trabajó toda su carrera tratando de entender las consecuencias de la asimetría de información y el funcionamiento de los incentivos. Su nombre fue invocado hoy en Venezuela pero lamentablemente no podemos saber qué nos diría sobre el funcionamiento actual de nuestra economía. Nos quedan sus trabajos y nos queda también una frase suya que se hizo popular en las escuelas de Economía y que ronda como un espectro por todas las oficinas del mundo donde se hace política económica: “¿No creen ustedes que simplemente están reubicando las sillas del Titanic?”.

Angel Alayón es economista. Puedes leer más textos de Angel en Prodavinci aquí y seguirlo en twitter en @angelalayon

Comentarios (18)

maría alvarez
19 de Marzo, 2013

gracias, gracias mil a don ángel alayón por clarificarnos muchos rollos pues eso es el tema del bigotón y el calvito, que todo se enrolle mientras nos van mareando…y por eso, de nuevo, agradecida al autor de este escrito y lo mejor, imperdiblemente mejor la última frase y sí, tiene gran razón este caballero, están reubicando las sillas del titanic…ajajajajajajaja..qué bueno está esto, qué bueno pero qué doloroso!!!!

JesusG
19 de Marzo, 2013

Con la creación del sistemas de pujas para obtener las divisas por parte de las empresas, basado en las subastas de sobre cerrado y la variante Vickrey, no se estarían limitando así la producción de algunos productos en el país? Por ejemplo la Cerveza ellos importan lúpulo de otra zona del mundo, entonces el SICAD asignaría un monto máximo de divisas disponibles para la importación de ese ítem, si una empresa gana paga x’s cantidad de dinero, pero ya consumió todo el cupo de divisas para ese ítem, la compañía perdedora no tendría que recurrir al dólar paralelo para poder producir ¿? Se va tratar de asignar recursos “escasos” a una población con mayor demanda de la que se puede cubrir, el SICAD pasaría ser el único capaz de saber la demanda real de divisas y el precio que pueden pagar cada jugador, no se presta a tratos por debajo de mesa para ser seleccionado como pujador más alto por parte de algunos?

Francesca Ruiz
19 de Marzo, 2013

Otro aspecto que tambièn conviene incluir en el análisis, es que pareciera que aunque el demandante cancela los bolívares de inmediato no se sabe cuando entregarán la divisa. Adicionalmente el mecanismo de cartas de credito es engorroso y no existen lineas otorgadas por la banca extranjera suficientes para canalizar esta operatoria.

Humberto Mendoza D’Paola
19 de Marzo, 2013

En toda subasta debe existir un precio base. No se dijo nada. Para participar en ellas se requiere prestar una garantía…(?)

Miguel Mónaco
19 de Marzo, 2013

Al final, en esta situación lamentable, lo importante será cuánto se ofrezca, pues de nada sirve el mejor mecanismo, si no hay nada que ofrecer. Por eso, después de todo, lo importante no es si están reubicando las sillas en el Titanic, sino de cuántos botes salvavidas se dispongan.

Dame que te doy
20 de Marzo, 2013

Excelente articulo .. agradecido por el mismo

Melquiades Lopez
20 de Marzo, 2013

Subasta, que subasta? Todos pujaremos con el precio máximo, quien se arriesga a no poder participar, de todas maneras no hay nada claro, esperar el reglamento…, y la picaresca en el incluida

Milagros Mata Gil
20 de Marzo, 2013

Excelente artículo, muy didáctico. Es un artículo de economía, hecho por un economista, sin duda, pero perfectamente inteligible para la mayoría. Gracias. Queda preguntarse qué pasará con las necesidades de dólares de estudiantes, personas que viven en el exterior y misioneros cristianos-

Boris Muñoz
20 de Marzo, 2013

Angel, gracias una vez más por poner en claro lo que el gobierno se esfuerza por que nadie entienda.

Alexandre Daniel Buvat
20 de Marzo, 2013

Existen miles de empresas no inscritas en el rusad que importaban bienes con dólares SITME, Si aunque ahora logren realizar con exito los trámites de Milcco, etc para inscribirse o lograr alguna certificación necesaria, ¿cómo saber si lo que importan le parece a los funcionarios q sean artículos de interés al desarrollo productivo y demás bla bla Habrá alguna publicación o providencia que lo explique? Y si acaso calificaran hasta donde se podrá satisfacer su demanda si al parecer no hay suficientes reservas de divisas ? la practicamente evidente conclusion es que el paralelo seguirá alto, habrá especulación y poca transparencia, habrá escasez de muchos bienes….y de alli en adelante ¡¡amarrense los pantalones!!! Cuando podrán entender los Sres del gobierno y algunos otros que las monedas flotan y el mejor precio lo ajusta el mercado y mas aún si los bancos y los particulares nacionales en el exterior poseen varios cientos de miles de millones de $ y aquí hay un mercado ávido de inversiones, consumo, empleo y obras por hacer

Quico Toro
20 de Marzo, 2013

Asimetria de información es la que viene después: Cuando el Organo Superior “anuncie” el precio al que se asignarán las divisas, diciendo que es el precio promedio de las ofertas ganadoras, no habrá manera de saber si ese es el precio promedio “de verdad” o si es un invento de Giordani – porque las ofertan son selladas. En ese momento el gobierno sabrá cual es el valor de los dólares para los ofertantes, pero los participantes en la subasta no recibirán a cambio un precio referencial que comunique información real sobre la escasez del dólar. Y eso, ESO sí que es una asimetría de información!

Ana Perez
21 de Marzo, 2013

Muy bueno!!! lo felicito maestro!!! gracias… gracias por tan claro mensaje, lastima que es denso para la mayoria de la poblacion que no entiende politica economica y sera la ignorancia el mecanismo ciego de su propia destruccion… esperemos que NO

Jesus Castillo
21 de Marzo, 2013

Extraordinario y didáctico artículo. El monje Giordani no pierde tiempo en despotricar de los Economistas, me imagino que Merentes le abra contado que Vickrey era un matemático como el.

Pedro I Sosa
22 de Marzo, 2013

Como diría el fallecido Joselo acerca de la rueda de prensa de los ministros y el BCV…”No es el hecho en sí, sino la trascendencia de la frase que involucra el acto.” Están mas enrollados que un borracho en un barrial!!!

Carlos Vargas
22 de Marzo, 2013

Excelente artículo. Me sorprendió la precisión en acertar sin lugar a dudas sobre algunos aspectos sobre el tema, entre otras cosas por el poco tiempo que tuvo Alayón para “escupir” soberbio análisis.

Ahora bien “Hay lagunas evidentes. Lagos. Incertidumbre sobre incertidumbre”, no será esta precisamente la estrategia para solicitar indirectamente ayuda técnico-académica? o tal vez tantear políticamente las opciones que allanen el camino hacia una devaluación menos traumática? sacar información sobre un debate de “Edición Nacional”?

Maripili Salas
24 de Marzo, 2013

Supongo entonces que es imposible que haya control de precios porque si la puja llega a niveles superiores al presupuesto de inversión, el precio del producto final se verá afectado. ???!!!

Julián Salas
1 de Abril, 2013

SI SE ESTABLECE UN LIMITE MAXIMO ES OBVIO QUE NO APLICA EL METODO DE SUBASTA VICKREY POR QUE LOGICAMENTE TODOS LOS OFERENTES IRAN POR ESE ULTIMO PRECIO PARA SER EL GANADOR Y NO HABRA SEGUNDO PRECIO MAS ALTO. ASI QUE TENDREMOS QUE ADAPTARNOS AL METODO DE SUBASTA GIORDANI/MERENTES O MEJOR DICHO EL METODO DE EUDOMAR SANTOS, (COMO VAYA VINIENDO VAMOS VIENDO).

gilberto
9 de Julio, 2013

yo no soy economista pero me gustaría saber que hacen las empresa con los dolares de producto de la importaciones, los reutilizan para financiar su industria o lo dejan en los bancos extranjeros

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.