;

Actualidad

La economía política del chavismo: implicaciones para el 2013; por Francisco J. Monaldi

Por Francisco J. Monaldi | 18 de Enero, 2013
24

nicolas maduro texto

El gobierno de Hugo Chávez recurrió a un “auge en esteroides” del gasto público para ganar la elección presidencial del 2012 (en este caso al parecer más allá de la metáfora). Su estrategia económica ha provocado una dramática apreciación del tipo de cambio real, el aumento de las importaciones a un récord histórico, y un auge considerable de los salarios reales especialmente en el sector público. Confrontando a Henrique Capriles, un formidable rival, y a las limitaciones impuestas por su enfermedad durante la campaña, recurrió a la estrategia ya probada de inyectar dinero en los bolsillos de sus electores, especialmente en los sectores populares. Esta fue la misma estrategia utilizada de manera muy eficaz en los eventos electorales del 2004 y el 2006, y que eventualmente tendrá dramáticas consecuencias económicas, algunas de las cuales ya se pueden observar, pero que aún no impactan de manera contundente al ciudadano común.

Durante 2009 y 2010, la recesión producto de la caída en el precio del petróleo y el mal manejo macroeconómico del gobierno habían provocado una sustancial caída en la aprobación del presidente Chávez a niveles no vistos desde 2003, inferiores al 45%. Esta situación llevó a que el oficialismo obtuviera su peor resultado electoral en las elecciones legislativas de 2010 con 47% del voto popular.

Con el objeto de revertir esta situación, a partir de la segunda mitad de 2011, el ciclo de gasto electoral comenzó con un dramático aumento de la oferta monetaria y el gasto público. Seis meses después, los resultados eran visibles: la popularidad de Chávez aumentó en más de 10 puntos porcentuales en todos los sondeos de opinión. Muchos observadores políticos atribuyeron erróneamente este aumento de apoyo a la simpatía obtenida por el anuncio de su padecimiento de cáncer, o al lanzamiento de la Misión Vivienda. Pero, en realidad, la principal fuente de popularidad del presidente ha sido el aumento de la capacidad de consumo de los sectores populares, que ha sido posible por el incremento del gasto público, alimentado por el auge del petróleo, y por el impulso macroeconómico de corto plazo generado por la manipulación de las políticas monetarias, fiscales, cambiarias y salariales.

En 2012, el gobierno gastó alrededor del 51 por ciento del PIB -el nivel más alto de la región-, aprovechando los altos precios del petróleo y su control sin precedentes sobre los recursos públicos, el sistema financiero y el Banco Central. En el año previo a la elección, el gasto público total se incrementó en más del 40 por ciento en términos reales, similar al aumento en el año 2006 durante la elección presidencial anterior. Este salto en el gasto dio lugar al mayor déficit del sector público en nuestra historia de alrededor del 17 por ciento del PIB –una magnitud impresionante estando en medio de un auge inédito de los precios del petróleo.

El aumento del gasto permitió al gobierno aumentar los salarios públicos en más del 30 por ciento en términos reales, crear un boom de construcción pública y sacar al país de la recesión, a pesar del relativamente pobre crecimiento del sector privado. La inflación del 20 por ciento en 2012 sigue siendo muy alta, pero se redujo significativamente en comparación con el 2011, a pesar del espectacular aumento de la oferta monetaria.

El control de la inflación fue en gran parte resultado de la importación de un récord de más de $ 50 mil millones de dólares en bienes y servicios a un tipo de cambio excesivamente apreciado, y del cual una porción creciente fue realizada directamente por el gobierno, que luego vendió los productos a precios subsidiados. El programa de distribución masiva de electrodomésticos chinos, fue un factor fundamental en incrementar el consumo real de un grupo muy significativo de los hogares.

Una victoria no tan perfecta

Desde una perspectiva de economía política el margen de victoria de Chávez el 7 de octubre, de casi 11 puntos porcentuales, no fue muy amplio. Dado el boom de precios del petróleo y el auge artificial manufacturado por el gobierno, el margen de victoria ha debido ser mucho mayor, en el orden de los 26 puntos que obtuvo en 2006. Especialmente si se considera que se combinó un auge económico con las inmensas ventajas de la reelección. De hecho, en el mundo entero, las dos variables más importantes para explicar los resultados de una elección son esas dos: la situación económica de los hogares en el año electoral, y si el presidente en ejercicio es o no candidato.

En toda la historia de la democracia en América Latina solo dos presidentes que se postularon a la reelección perdieron, Daniel Ortega en Nicaragua e Hipólito Mejía en Dominicana, ambos con situaciones económicas desfavorables. Los presidentes de América Latina que han sido reelectos en los últimos 30 años, lo han hecho en promedio con márgenes superiores a 25 puntos porcentuales.

Por otra parte, los presidentes que recibieron un auge de rentas de recursos naturales en la última década han terminado sus mandatos con niveles de popularidad superiores al 65% o 70%; piensen en Lula, Uribe, Kirchner, Bachelet, Uribe, Vázquez, Correa y Morales. Solo Alan García constituye la notable excepción. La razón fundamental es que durante sus mandatos ha habido un auge económico que se tradujo en mayores niveles de consumo para las mayorías. Pero Chávez recibió un auge de rentas minerales muchísimo más grande que el resto de los países de la región, tuvo mucho mayor control discrecional de los recursos provenientes de ese auge, y unas ventajas mucho mayores de control institucional de los poderes para reelegirse. ¿Cómo se explica entonces el relativamente pobre desempeño de Chávez en 2012?

A mi modo de ver hay dos variables que lo explican. La más importante es la magnífica campaña de Henrique Capriles. Esta logró que una porción de los electores que, según las encuestas, aprobaban la gestión de Chávez, votaran por  Capriles. Cerca de un 10% de los que apoyaban la gestión del presidente, así lo hicieron. El mensaje centrista y centrado en los problemas de las mayorías lo hizo posible. La obra de Capriles en Miranda y su testimonio personal de lucha y esfuerzo, le dieron un gran impulso a su mensaje. La expectativa de sectores de la oposición de que ganaría, hoy les hace ver su derrota como un fracaso en relación con ese marco referencial, pero si se compara con lo que las variables predictivas pronosticaban, el resultado fue de hecho mejor de lo predecible.

La segunda variable tiene que ver con el radicalismo y la incompetencia del gobierno. Los venezolanos no compran la versión radical del socialismo que el chavismo quiere imponer y sufren los efectos de la mala gestión en áreas como seguridad e infraestructura. Por ello, muchos venezolanos de sectores populares que están hoy mucho mejor económicamente que en 1998, no votaron por Chávez.

La enfermedad del presidente, no parece haber tenido un efecto claro en la elección. Ciertamente, afectó negativamente al presidente que no pudiera hacer campaña con su energía habitual. Pero, según los estudios de opinión, la inmensa mayoría de los venezolanos “compró” la idea de que se estaba recuperando. Por otra parte, la ventaja del control de medios le permitió que a pesar de su convalecencia, su mensaje tuviera muchísima más presencia en los medios que el de Capriles.

Implicaciones económicas y políticas para 2013

Con el presidente hospitalizado en Cuba durante el último mes y una crisis de liderazgo en el país, ¿cómo hará el Gobierno para manejar el ajuste que inevitablemente sigue al ciclo de auge artificial?

Los desequilibrios macroeconómicos generados por el ciclo electoral de 2012 son tan significativos que la mayoría de los analistas económicos creen que un importante ajuste es inevitable durante el 2013. La consecuencia previsible sería una disminución en el consumo real, que generalmente se traduce en una pérdida de apoyo hacia el gobierno. De hecho, los efectos de las políticas irresponsables de 2011-2012 ya están empezando a hacerse evidentes. En diciembre, la inflación se disparó a una tasa mensual del 3,5 por ciento, el nivel más alto desde 2008. Asimismo, durante el mismo mes, el Banco Central observó que el nivel de escasez de bienes era el más alto en más de cuatro años.

Después de la victoria de Chávez en octubre, muchos analistas habían pronosticado, razonablemente, una devaluación significativa a finales de 2012, y el gabinete parecía estar estudiando opciones para hacerlo. Pero con el presidente en Cuba desde mediados de diciembre, cualquier ajuste de políticas ha sido suspendido.

La incertidumbre ahora impregna el discurso político y económico en Venezuela. ¿Seguirá adelante el gobierno con un ajuste, como se esperaba previamente, a sabiendas de que es probable que haya nuevas elecciones en el 2013? ¿Pueden permitirse no hacerlo? ¿Cuánto tiempo puede ser pospuesto?

Algunos ajustes parecen ser inevitables: el ritmo de gastos e importaciones después de las elecciones ha disminuido. Esto puede ser un problema serio para Nicolás Maduro. Él sabe muy bien que el chavismo ha ganado utilizando las ventajas de estar en el poder y la manipulación del ciclo electoral. Así que, llegado el momento, puede esperarse que Maduro insista en plantear elecciones rápidas, mientras el chavismo sigue siendo mayoría y antes de que cualquier ajuste importante ocurra.

Sin embargo, convocar elecciones con Chávez gravemente enfermo parece poco plausible. Por ello, Maduro y los dirigentes del chavismo tendrán que esperar y ver si ocurre la muerte del presidente, o si este se mejora y puede regresar para ayudar en la campaña de Maduro. Pero ¿qué pasa si el presidente sigue gravemente enfermo dentro de un par de meses? ¿Pueden arreglárselas para seguir postergando las decisiones económicas importantes?

Lo más probable es que tengan algo de espacio para maniobrar. Por ejemplo, una de las razones principales por las que se espera una devaluación es que tendría un impacto positivo en las finanzas públicas y permitiría al gobierno transformar los petrodólares en una mayor cantidad de bolívares, lo que reduciría el déficit fiscal de manera importante. Sin embargo, el gobierno ya está haciendo algo similar, ya que el Banco Central está financiando PDVSA en bolívares. Esta es una política muy poco ortodoxa e irresponsable, pero que se puede seguir utilizando durante un tiempo para evitar una devaluación abierta.

Sin embargo, la principal restricción que el gobierno enfrenta es externa. Para mantener los niveles actuales de consumo tienen que continuar con los mismos niveles altos de importación; la pregunta es si tienen (o pueden encontrar) los dólares suficientes para hacerlo. Con los actuales altos precios del petróleo y niveles estables de producción de crudo, el balance externo de Venezuela debería ser confortable. Sin embargo, dada la dramática sobre-valuación del tipo de cambio y el nivel masivo de importaciones, si el gobierno quiere mantener el actual nivel de consumo probablemente tendrá que agotar todos los fondos de divisas que dispone. Esto dejaría al país en una posición extremadamente vulnerable para finales del año.

En conclusión, el gobierno puede ser capaz de mantener parcialmente la bonanza por lo menos durante el primer semestre del año y tal vez más, pero los costos de hacerlo serán cada vez más altos, a menos que el precio del petróleo se dispare. En este sentido, la estrategia óptima para el chavismo parece ser la de celebrar elecciones lo antes posible, mientras que el dinero siga fluyendo.

Por otra parte, Maduro quiere tener las ventajas de ser el presidente en ejercicio durante la campaña para tratar de lograr algunas de las “ventajas de la reelección” mencionadas anteriormente. Sin embargo, el tiempo conspira contra él en la esfera económica. Si el chavismo logra realizar elecciones rápidas con Maduro como presidente en ejercicio y toma ventaja del efecto de “simpatía” por el duelo emocional, será difícil que pierda. Por otra parte, Henrique Capriles, no puede ser subestimado. La economía no será la misma de 2012 y Chávez no estaría en el tarjetón. Si Capriles juega bien sus cartas, todavía tiene una buena oportunidad.

Lamentablemente, quien sea que asuma el cargo tendrá que hacer frente al terrible legado de un presidente que estuvo dispuesto a acabar con la economía del país para reelegirse y llevar adelante su proyecto político. Paradójicamente, en el recuerdo de la mayoría de los venezolanos, la imagen de Chávez siempre estará unida a la bonanza, por lo que su mito, como el de los esposos Perón, probablemente perdurará.

Francisco J. Monaldi  es Profesor Visitante de la Cátedra Robert F. Kennedy en la Universidad de Harvard, Profesor Titular del IESA y Profesor Agregado de la UCAB. Doctor en Economía Política de la Universidad de Stanford.

Comentarios (24)

Ugo Biheller
18 de Enero, 2013

No comparto completamente el analisis; puede ser que los gastos publicos se hayan manejados para la reelección de Chávez, sin embargo, más allá de los futuros problemas macroeconomicos, la verdad es que por primera vez los sectores populares tienen la posibilidad de tener dinero suficiente para compras de bienes, servicios y alimentos. Este es un acontecimiento historico, más allá de los problemas. Hay varias tendencias por una sociedad socialista en el PSUV, pero todo esto se crea día por día. Todavía estamos en una sociedad de mercado y no se preve a corto plazo un cambio de ruta.

Juan C
18 de Enero, 2013

Vaya! Al fin un análisis bien argumentado de la situación. Sin entrar en mas detalles… gracias por el mismo! Felicitaciones!

Alexandre Daniel Buvat
19 de Enero, 2013

Faltaría agregar al análisis, que Capriles generó merma en el margen chavista tal como Monaldi dice, planteando los problemas del pueblo y ofreciendo “soluciones” al mismo estilo populista de Chávez..O sea que con Maduro, con chavez y otros por el estilo, sus conclusiones sobre la “Racionalidad “política para triunfar y mantener al pueblo , simplemente será antitetica con una adecuada política macroeconómica …y de ser así estaremos cada vez mas cerca de un gran abismo

Diego
19 de Enero, 2013

Ugo Biheller: que los sectores populares tengan dinero para hacer gastos no se traduce en mejores fuentes de empleo, capacitación del sector, desarrollo ni crecimiento económico. En pocas palabras, hay cada vez mayores perspectivas de pobreza a largo plazo. Simplemente se traduce en mayor consumo, mayores importaciones y en votos para HOY.

Jose cardenas
19 de Enero, 2013

El hecho de que los pobres hayan o esten manejando un mayor flujo de dinero, este es nada mas que dinero ficticio. Son fondos deatinados al lograr una alianza y lograr un objetivo. Para que el nivel economico de la clase menos pudiente se mantenga en niveles adequados para satisfaser las necesidades de una vida decente es necesario producir, educar y crear las oportunidades. No injectando fondos a los mas necesitados para cambiarles su manera de pensar, la cual se daran cuenta que no han avanzado a ningun lado.

Pedro Benítez
19 de Enero, 2013

Ugo Biheller: No es verdad que sea la primera vez que los sectores populares tienen la posibilidad de tener dinero suficiente para comprar bienes, servicios y alimentos. Eso es desconocer la historia de la segunda mitad del siglo XX venezolano. Por lo demás excelente análisis del Dr. Monaldi, aunque la campaña opositora pudo ser mejor.

Pirugenia
19 de Enero, 2013

José, ¿con ese “dinero ficticio” se compra comida ficticia o de la masticable? claro que esos son problemas mundanos para ti, de “los pobres”, de los otros, de esos-del-pueblo, no del 10% superior. ¿Es que eres descendiente de algún conquistador español como Losada, Ojeda, etc?

Nestor Gabriel Ramirez Hernandez
20 de Enero, 2013

los pobres jamas en su vida han tenida tanto dinero en sus manos y los ves en el sambil gastando, tienen mas que muchos profesionales q aunque ganen mas su neto es menor que sus empleados domesticos que les queda todo el sueldo para gastarlos, y asi con todos, jardineros, empleados, motorizados, taxistas, ganan mas que los profesionales, no se diga de los medicos que son muy mal pagados al igual quelos maestros, se esta crando una distorcion insostenible en el tiempo. bueno para los mas pobres pero malo para los mas preparados y eso es una aberracion, que hay que corregir. muchos jubilados estan empobrecidos que llegaran a la mendicidad pues no les alcanza la pension para nada, hay que hacer tantos ajustes quee seraa doloroso para muchos, y ojala lo hagan bien p no causar una guerra civil. saludos, nestor g ramirez

David
21 de Enero, 2013

La repartición de dinero a la clase más pobre es simplemente temporal, que al finalizar el ejercicio de este gobierno, cesará paralelamente. Esa inyección de fondos momentanea será un abrir y cerrar de ojos de los beneficiados que aún permanecerán estancados. La construcción de futuro se lleva a cabo mediante educación, creación de fuentes de empleos que consecuentemente generarán un crecimiento económico. La buena gerencia es lo que siempre se ha requerido en Venezuela y con quitarle al rico para darle al pobre no se genera el punto de equilibrio de la economia.

rvivas
21 de Enero, 2013

Es importante balancear el uso de los recursos publicos en atender las necesidades basicas inmediatas de la poblacion mas menesterosa con esas inversiones inteligentes que van a permitirle a largo plazo forjarse ella misma una vida de bienestar sostenible sin subsidios del Estado. Asimismo que el gasto y uso de esos recursos se haga sin corruptelas , despilfarros ni grotescas inepcias .Es meritorio que el regimen haya logrado en el plazo inmmediato aumentar el consumo de la poblacion mss pobre (lo que le ha reportado buenos dividendos politicos) , lo es menos que lo haya hecho a un costo tan alto que ponga a riesgo la salud de nuestra econommia y los prospectos de su futuro desarrollo.

pkramos
21 de Enero, 2013

Antes de que se deteriore mas el tono de esta discusión: (Pirugenia) El dinero no es ficticio, y las cosas que se compran con él tampoco lo son. Lo que es ficticio es que el venezolano de las clases populares haya visto mejorada su situación económica de una manera real y permanente. Si a tí alguien te entrega $1000 en la puerta de tu casa, eso sin duda mejorará tu situación, mientras dure ese dinero. Igual si te regalan un refrigerador o una lavadora.

Se generó empleo? Se redujo la inseguridad? Se mejoró la educación para que tus hijos tengan una formación que les permita ganarse la vida dignamente?

Esos son los cambios estructurales que no han ocurrido.

Jumping Jack Flash
21 de Enero, 2013

Hummmm….. Con inflación del 20% o más, los recursos trasladados a los sectores porpulares, o se desvanecen o se financian con más inflación. Pero eso no es lo malo. Lo que es verdaderamente complicado, el el daño permanente que, el disponer de la teta del estado todo el tiempo, en ausencia de sacrificio y/o emprendimiento, causa sob el incentivometro de la gente, del pueblo. Aquí, el pueblo se vuelve dependiente y no inventa soluciones ni tiene necesidad de educarse ni en lo político, ni en lo socioeconómico ni en nada…. Esto es grave, y obliga a quienes quieran hacer negocios con venezuela, a dar un giro y buscar otros mercados….

Ugo Biheller
21 de Enero, 2013

He leído todos los comentarios y observo que casi todos dicen que ayudar a los pobres no ayuda al progreso del país. Entonces debería, según ustedes, el gobierno abandonar a los pobres a su triste destino. En Europa, lo digo con conocimiento directo, puesto que soy de allì la pobreza representa el 40% de España, el 30% de Italia, el 25% de Alemania, el 60% de Grecia etc. Todo eso porque no existe ninguna diferencia ideologica entre izquierda y derecha, para esquematizar las diferencias de colocación política, sino que los dos grupos piensan resolver los problemas sociales con una política de racionalización del mercado, es decir capitalista. En Venezuela, al contrario, la mayoría ha votado y ha confirmado una linea de tendencia de superación del capitalismo neo liberal. Léan por ejemplo lo que dice el papa Benedicto XVI: hay una obsesión sobre el spread, es decir el diferencial bolsistico entre los bonus de la deuda de un país en comparación con otro de Europa. Benedicto XVI se pregunta: ” del spread entre ricos, siempre más ricos, y pobres siempre más pobres, quien piensa? Como puede afirmar, y personalmente esoy muy atento a lo que dice la Iglesia Católica, siendo yo católico practicante e activo en obra de apostolado, ustedes lo pueden ver en el portal web del Vaticano. A parte esta breve parentesis que ameritaria un discurso más extenso, estoy convencido que America del Sur se ha convertido en un laboratorio social-politico-ideologico de profunda revisión del sistema economico actual, basado en el consumismo, en los modelos de vida ficticia y frivola que inculca los medios. En sisntesis, la superación del capitalismo puede llegar a través la toma de conciencia de todos, oficialistas y oposicionistas. De hecho estoy convencido que los mismos que no comparten la politica social del gobierno bolivariano, no quiere el retorno del neoliberalismo salvaje que tantos daños ha hecho a Venezuela. Después todas las obras humanas no están exoneradas de errores, fallas, individuos que se asocian al gobierno para sus intereses personales etc. Ya lo dije antes, aquí nadie cree ser infalible, tampoco el Comandante Presidente Hugo Chávez, Maduro o Diosdado Cabello, para citar los más conocidos. La transformación de Venezuela para superar el neoliberalismo necesita tiempo, después de 200 años de capitalismo radicado entre la gente, no se puede pretender el cambio de la mentalidad, sino incurririamos en un gobierno totalitario y no democratico. La democracia necesita tiempo, en el tiempo hay errores, pero este es el unico camino para la convivencia pacifica entre los venezolanos.

Pirugenia
23 de Enero, 2013

Ugo Biheller, estoy muy de acuerdo con tu análisis; gracias

Pirugenia
23 de Enero, 2013

Alexander Daniel, y hablando de “abismos” y crisis financieras a nivel planetario y Goldman SacKs y “bail outs”, ¿qué te parece la gran “política macroeconómica” del Consenso Washington-banksters?

Pirugenia
23 de Enero, 2013

Néstor: me gusta tu comentario; es sopesado, de tono sensato

Pirugenia
23 de Enero, 2013

David: ¿crees tú que hay alguna relación entre el alimento y la educación? No sé como seas tú pero yo necesito comer para poder estudiar, y cuanto menos preocupación me causa el conseguir alimentarme tanto mejor estudio.

Pirugenia
23 de Enero, 2013

rrivas: el que la clase popular tenga mayor acceso a la educación, ¿no te parece una buena inversión a [no muy] largo plazo? Claro, claro, no es el Ivy League, peeeeeero…

Pirugenia
23 de Enero, 2013

pkramos, sin osar elevarme al Olimpo desde el que pronuncias tu dictum, y sin permitirme dudar de que hablas como portavoz de la clase popular (“Lo que es ficticio es que el venezolano de las clases populares haya visto mejorada su situación económica de una manera real y permanente”), sostengo que sí se generó empleo y sí se mejoró la educación; el punto a definir quizá sea en qué consiste para ti lo “real” y “permanente”.

alexandre Daniel Buvat
23 de Enero, 2013

Pirugenia. obviamente o no supe decir bien o tu no entiendes la crítica (diplomática) que hice a Monaldi y a su artículo Simplement6e dije que no se puede defender a ultranza a Capriles y su diseño de política económica y de acercamiento al electorado (o sea “el pueblo mas necesitado”9 Y ATACAR A LA DE cHAVEZ PUES AMBAS POSICIONES POPULISTAS AL EXTREMO SE ASEMEJAN MUCHO Y SIENDO ASÍ EL sR mONALDI Cae en contraduicción consigo mismo y por ende, segun sus propias maneras de razonar caeríamos en un abismo sea con Chavez, Maduro o Capriles y los planteamientos de politica económica y “social” (dádivas mientras haya con que y endeudandonos sin generar riqueza produccion y trabajo) semejantes…. Por otra parte me atreveré a decirle que las politicas y planteamientos y decisiones económiucas y de acción social de este gobierno y de todos lo que se asemejan , son un enredado híbrido, de proteccionismo, bolivarianismo, malas lecturas de Marx y Keynes, etc de sus acciones se pueden extraer algo positivo y buenas intenciones sociales, pero de conjunto el balance es negativo… Y respecto a lo del Consenso de WC y la crisis tramposa financiera eso no tiene nada que ver con mi análisis y mi opinion respecto a eso es totalmente negativa Le sugiero trate de tener mayor detenimiento y objetividad e investigaión y menos sesgo cuando opine

SAMUELZAVARCE CARVAJAL
1 de Febrero, 2013

ES IMPORTANTE SEÑALAR, QUE EN LA ACTUALIDAD HAY MAS FUENTES DE TRABAJO (GRAN MISION VIVIENDA VENEZUELA, EMPRESAS BASICAS, EMPRESAS DE PDVSA, Y UN POCO DE LIQUIDEZ EN LA CALLE, ETC). lA POBLACION EN GENERAL TIENE MAS POSIBILIDADES DE DESEMPAÑAR UNA LABOR PRODUCTIVA; HAY MAS OPORTUNIDADES DE CRÉDITOS PARA LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA, EL GOBIERNO A PUESTO AL SERVICIO UNA SERIES DE FACTORES SOCIOS PRODUCTIVOS QUE PERMITEN A LA POBLACION LA ADQUISICION DE PRODUCTOS DE LA CESTA BASICA A MAS BAJOS PRECIOS, HAY PRODUCTOS SUBSIDIADOS, OTROS CON LOS PRECIOS REGULADOS, PARA EVITAR ASI, LA ESPECULACIÓN HACIA EL CONSUMIDOR FINAL, QUE SOMOS TODOS. bUENO TAMBIEN HAY QUE CRITICAR LAS COSAS NO CORRECTA QUE HAGAN PERSONAS DEL GOBIERNO Y DE LA OPOSICION, ESTA ULTIMA TAMBIEN EN LAS GOBERNACIONES QUE CONTROLAN DEBEN TENER PROGRAMAS DIRIGIDOS A LA POBLACION MAS NECESITADA.

LOS TEQUES ESTADO MIRANDA. 01/02/2013. Venezuela. Hay que amarla.

Pirugenia
1 de Febrero, 2013

Gracias Sr. Zavarce Carvajal; muy a punto e informativo su comentario.

carlos a. Ottati M
21 de Abril, 2013

es tremendo este analisis,ojala que no sea tan duro,(solo Dios puede cambiar ese pronostico)ya sucedieron algunas cosas previstas en este relato,falta el desenlace del capitulo,en este pais es inviable el comunismo dijan lo que digan (lo dijo hernesto guevara cuando estuvo,en venezuela)por algo no regreso a la habana.

El Tuqueque
21 de Abril, 2013

Más que implicaciones, diría “explicaciones de su rechazo”. No le veo margen de maniobra. En todo caso será el “Cordero para el sacrificio” llevándonos a los venezolanos en los cachos, obviamente y una tarea poco sencilla para mente tan limitada: TENDRÁ QUE RECOGER LOS VIDRIOS dejados por “nuestro amado Comandante Supremo, HChF”

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.