Actualidad

¿Y qué pasó el 10 de enero?, por José Ignacio Hernández G.

Por José Ignacio Hernández G. | 11 de enero, 2013

luisa estela

Exclusivo para Prodavinci.com/  Llegó el 10 de enero de 2013 y pasó lo que muchos temían y otros esperaban. El Presidente electo (o reelecto) para el período 2013-2019 no tomó juramento (ni en la Asamblea ni en el Tribunal), pese a lo cual continuó como Presidente en ejercicio. Con él, continuaron también el resto de funcionarios del Gobierno Nacional, incluido el Vicepresidente. Se materializó de esa manera la tesis –ya tratada en el primer artículo de esta serie- de la “continuidad”, con ciertos ribetes, como veremos.

Que ésa era la solución que se impondría había quedado ya claro cuando el Presidente de la Asamblea Nacional, el 8 de enero, leyó una carta en la cual, fíjese bien, Vicepresidente informaba que el Presidente había informado que por razones de salud no podría regresar a Venezuela a prestar juramento. Tras un intenso debate (más intenso de lo que cabe esperar, con Diputados lanzando la Constitución por los aires) la mayoría de la Asamblea aprobó el Acuerdo que, basado en la soberanía del pueblo –artículo 5 constitucional- ratificó la vigencia del permiso concedido al Presidente el pasado 9 de enero de 2012 para ausentarse del país.

Un día después la Sala Constitucional refrendó la tesis de la continuidad, en una sentencia en la cual, en resumen, se señala que el Presidente reelecto por el voto popular ejerce sus funciones en continuidad y aun estando en el extranjero, con lo cual no se requiere una nueva toma de posesión. Eso sí: cuando el Presidente reelecto retorne al país, prestará el juramento, que como la Sala Constitucional señala, no es un mero formalismo.

Por lo tanto, el 10 de enero comenzó el período presidencial 2013-2019 con un Presidente reelecto que está ausente del país pero sin falta, que no ha tomado posesión pero que ejerce el cargo, y que –por ahora- no se ha juramentado. Y como hay continuidad administrativa, se mantiene el mismo Gobierno correspondiente al período ya vencido. Es decir: todo se mantiene.

Muchas de las dudas relacionadas con esta situación y con la interpretación del artículo 231 de la Constitución han sido ya tratadas en mis artículos anteriores. Por ello, pasaré a responder las preguntas relacionadas con la solución final que se ha implementado, en este tan esperado 10 de enero de 2013, sobre el tantas veces citado artículo 231 de la Constitución.

¿El Presidente reelecto puede ejercer el cargo para el nuevo período sin juramento y toma de posesión?

La sentencia de la Sala Constitucional, como ya había sido sostenido por la Asamblea en el Acuerdo del 8, acota que el Presidente Hugo Chávez no es un simple Presidente electo: es Presidente reelecto. Y precisamente por tal condición, para la Sala Constitucional, a “pesar de que el 10 de enero próximo se inicia un nuevo período constitucional, no es necesaria una nueva toma de posesión en relación al Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, en su condición de Presidente reelecto, en virtud de no existir interrupción en el ejercicio del cargo”.

En realidad, la Sala Constitucional crea un término que no está en el artículo 231 de la Constitución: el de “Presidente reelecto”. El artículo 231 de la Constitución hace referencia al “candidato elegido”, el cual deberá tomar posesión del cargo mediante juramento. Es decir, el régimen constitucional de la toma de posesión se regula en la Constitución de manera única para un solo sujeto: el candidato elegido, sin que se haga alusión al Presidente reelecto.

¿Quién es el candidato elegido? Aquí la norma constitucional emplea erróneamente los conceptos. El candidato es el que participa en una contienda electoral para un cargo público, pero si ha sido elegido y proclamado, entonces, ya no es candidato: es –en nuestro caso- Presidente electo, o Presidente elegido. En efecto: cuando yo me casé con mi esposa, no me convertí en novio aceptado. Me convertí en esposo. Así, el candidato electo y proclamado se convierte en Presidente electo.

Bajo este concepto, el Presidente reelegido es Presidente electo. En efecto, el Presidente reelegido es el sujeto que, siendo Presidente en ejercicio, se postula para el cargo de Presidente para el período inmediato y resulta electo y proclamado. Es decir, todo Presidente reelecto es, por definición, Presidente elegido. Tanto es así que en el acto de proclamación del pasado 10 de octubre de 2012, se entregó la credencial de “Presidente electo” al ciudadano Hugo Chávez.

Por lo tanto, el artículo 231 de la Constitución sí aplica al Presidente reelecto, en tanto éste es candidato elegido. En consecuencia, el Presidente electo debe tomar posesión del cargo mediante juramento. La norma es clara, enfática y taxativa en este punto: el candidato elegido, y por lo tanto, el Presidente reelecto, debe tomar posesión del cargo. Y sólo podrá tomar posesión del cargo mediante juramento.

¿Puede el Presidente reelecto juramentarse en fecha posterior al 10 de enero?

Una de las hipótesis sostenidas es que el artículo 231 de la Constitución permite la juramentación del candidato elegido ante el Tribunal Supremo, y no exige que esa  juramentación sea el 10 de enero, con lo cual, puede realizarse en fecha posterior. La hipótesis fue aceptada por la sentencia de la Sala Constitucional.

El punto es en realidad irrelevante. Me explico: el candidato elegido puede ciertamente juramentarse después del 10 de enero, cuando por una causa distinta a las faltas absolutas no concurre a la Asamblea Nacional en ese día. Lo verdaderamente importante no es eso, en realidad. Lo que importa resaltar es que antes de prestar juramento el candidato elegido no puede ejercer el cargo. El juramento es, en efecto, previo al cargo, tal y como se recoge en la vigente Ley de Juramento, que por cierto, no fue invocada en la sentencia de la Sala Constitucional.

Aun cuando no es ello determinante, si quiero detenerme en cómo debe ser leído el artículo 231 constitucional en este punto. La toma de posesión debe ser el 10 de enero ante la Asamblea, y se acota “si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente no pudiese tomar posesión ante la Asamblea, lo hará ante el Tribunal”. La interpretación lógica de la norma es que la causa sobrevenida es imputable a la Asamblea, no al Presidente. Por ejemplo, si la Asamblea no se instala el día 5 y el Presidente no puede juramentarse ante ese órgano, entonces, lo hará en el Tribunal, pero lo hará el día 10, que es la fecha prevista al efecto. Si ese día no se juramenta, habrá que determinar si esa ausencia es o no atribuible a una falta absoluta y, además, habrá de designarse al funcionario que  interinamente lo suplirá.

En cualquier caso, si el candidato elegido no puede prestar juramento el día 10 por una causa distinta a las faltas absolutas taxativas del artículo 233, entonces, podrá juramentarse después, ciertamente, pero no podrá ser Presidente en ejercicio, pues de acuerdo con el artículo 231, el único modo de ejercer el cargo es mediante juramento.

Por ello, la Sala Constitucional creó una figura que no existe: el Presidente reelecto que no toma posesión pero ejerce el cargo y se juramenta en una fecha posterior. ¿Qué sentido tiene juramentarse para un cargo que ya se ejerce? El juramento siempre se conjuga en futuro: “juro que cumpliré los deberes del cargo”. Ahora, sin embargo, el Presidente electo que ejerció un cargo sin tomar posesión, jurará que cumplió o ha cumplido los deberes del cargo. Retomo el ejemplo de mi matrimonio: sería como aceptar a mi esposa después de haberme casado.

¿El permiso de la Asamblea Nacional otorgado el 9 de diciembre sigue vigente?

El Presidente reelecto no pudo asistir el 10 de enero, al estar ausente del país por una autorización o permiso otorgado por la Asamblea (por “unanimidad”, se acota). Luego, según la tesis de la continuidad, el Presidente tiene un permiso constitucional que le permitirá ausentarse del país hasta que pueda regresar y juramentarse ante el Tribunal Supremo.

Este criterio, afirmado por la Asamblea y la Sala Constitucional, le otorga al permiso regulado en el artículo 235 de la Constitución un carácter indefinido contrario a su naturaleza, pues la Sala nunca fijó un límite a la ausencia del país ni a la vigencia del permiso. Entonces, ¿podría la Asamblea otorgar permiso a un Presidente para ausentarse cuatro años del país? Ciertamente no: el permiso del artículo 235 constitucional, como acto que levanta un obstáculo bajo ciertas condiciones, debe ser siempre limitado y excepcional.

Ese permiso tiene un límite claro: el fin del período presidencial. La Asamblea Nacional sólo puede autorizar al Presidente de la República para ausentarse del país por más de cinco días cuando es Presidente en ejercicio. Cuando el permiso fue otorgado, el Presidente ejercía el período 2007-2013, pero desde el 10 de enero ya ese período venció fatalmente, y con él, el permiso. Aquí se me podrá replicar que la Asamblea puede “prorrogar” el permiso para el período 2013-2019. Pero no lo puede hacer, en realidad: el artículo 235 constitucional sólo permite a la Asamblea a autorizar al Presidente a salir del país, como expresamente señala el artículo 187 numeral 17 de la Constitución.  Una norma que, curiosamente, tampoco ha sido muy invocada cuando se defiende la tesis del permiso indefinido bajo el artículo 235 de la Constitución.

¿Cuáles son las faltas temporales del Presidente en ejercicio?

La Sala Constitucional también interpretó el artículo 234 de la Constitución: las faltas temporales del Presidente serán suplidas por el Vicepresidente, sólo cuando el Presidente así lo decida mediante Decreto. Por lo tanto, como el Presidente Hugo Chávez no decretó su falta, entonces, no hay falta temporal, a pesar que sí está ausente del país, y a  pesar que existen motivos sobrevenidos que impiden su juramentación.

Esta interpretación parte de la tesis de la continuidad del ejercicio del Presidente: no sólo se niega efectos a la ausencia del Presidente electo durante el día 10, sino que también se niega los efectos de la falta producida desde el pasado 9 de diciembre. Por el contrario, el Presidente reelecto fue, es y será Presidente en ejercicio, aun siendo Presidente ausente.

Resulta obvio que la falta temporal no puede ser Decretada por el Presidente para que se produzca. Ello puede valer para ciertas causas voluntarias, pero hay faltas temporales que se dan incluso cuando no sean decretadas. Veamos este ejemplo, de una célebre serie de televisión: un grupo terrorista secuestra al Presidente por, pongamos, tres días. En ese caso el Presidente no decretó su propia ausencia, con lo cual, habría que concluir que sigue siendo Presidente en ejercicio. La tesis de la Sala, ciertamente, no luce muy convincente.

Vuelvo entonces a insistir que la falta temporal es una situación de hecho, que no debe ser decretada o acordada: cada vez que, de hecho, el Presidente se separa del cargo –sin que medie falta absoluta- estaremos ante una ausencia temporal. Exigir que el Presidente siempre decrete su ausencia temporal, es tanto como que yo le pida a mis alumnos que al pasar lista y no estén, decreten primero que no están para colocarles “ausente”.

Al ausentarse del país para un tratamiento médico, el Presidente no puede, de hecho, ejercer las atribuciones de la Presidencia, no sólo por estar en el extranjero sino además, como la sentencia reconoce, por existir motivos sobrevenidos que impiden su juramentación, y que por esa misma razón, deben impedir –temporalmente, salvo de existir falta absoluta- el ejercicio de la Presidencia. A pesar que la Sala extremó la lectura literal de la Constitución para negar la aplicación de regulaciones que no están escritas, sí exige una condición para decretar la falta temporal que no está escrita en la Constitución.

La tesis de la Sala genera posteriores complicaciones. Tomemos solo una. Asumamos por válida la tesis de la continuidad, con lo cual tendríamos a un Presidente reelecto que ejerce un cargo sin toma de posesión ni juramento, y está además ausente del país. El artículo 237 de la Constitución ordena que dentro de los diez primeros días siguientes a la instalación de la Asamblea, el Presidente deba presentar “personalmente” un mensaje en el cual rinda cuenta de su gestión, pues eso es parte del ejercicio de su cargo.  Si el Presidente reelecto, no juramentado y ausente del país es Presidente en ejercicio, ¿cómo hará para presentar personalmente ese mensaje? Quizás la respuesta sea que esa norma regula un simple formalismo, que ella no aplica al Presidente reelecto, o que la expresión “personal” no impide que la rendición de cuentas sea efectuada por medio del Vicepresidente, como se anunció.  Lo cierto es que la imposibilidad real de cumplir con la letra y espíritu del artículo 237 constitucional, sólo evidencia una cosa: se quiera o no, hay ausencia temporal del Presidente reelecto.

¿Se puede citar a la Constitución derogada?

Se cuestiona que la ausencia del Presidente electo a la juramentación deba ser suplida interinamente por el Presidente de la Asamblea Nacional; pues esa solución, si bien estaba prevista en la Constitución derogada de 1961, no se reconoció en la Constitución de 1999. Para la Sala, ello fue eliminado en el Texto de 1999 atendiendo a que se contempló la figura de la reelección.

Esta afirmación no es consistente con el diario de debates de la Asamblea Nacional Constituyente. En efecto, durante la segunda discusión de la Constitución de 1999 se debatió el artículo 265, según el cual: “Las faltas temporales del Presidente electo antes de la toma de posición las suplirá el Presidente de la Asamblea Nacional”. Si esa norma hubiese sido aprobada, yo no hubiese escrito tres artículos sobre el tema. ¿Por qué fue eliminada? ¿Acaso por considerarse el mecanismo de la reelección, como afirma la Sala? No. La norma fue eliminada por un error de apreciación. Durante el debate, el constituyente Claudio Fermín propuso eliminar ese artículo pues el “Presidente electo no es ningún funcionario público, lo será cuando tome posesión; por lo tanto, propongo la eliminación de ese artículo”. Y así se acordó. Lamentablemente, lo que olvidó el constituyente Fermín es que el Presidente electo (que no es funcionario hasta que tome posesión) sí debe cumplir un deber: juramentarse. La falta de juramentación, por ello, sí podía ser suplida por el Presidente de la Asamblea.

Como la Constitución de 1999 no regula esta situación (visto que el artículo 295 fue eliminado), entonces, es válido acudir a la Constitución de 1961 para entender cómo se regulaba la ausencia del Presidente electo, en lo que se conoce como el método histórico de interpretación.  En este punto la Sala Constitucional afirma que bajo la Constitución de 1961, ante la ausencia de juramentación, debía procederse “como si se tratara de una falta absoluta”. En realidad, ésa no es la solución de la Constitución de 1961.

El artículo 186 de la Constitución de 1961 disponía que ante la ausencia de juramentación, asumía quien debía suplir la falta absoluta, pero –y esto es obviado en la sentencia- hasta que el Presidente electoasuma el cargo”. No hay pues ausencia absoluta, sino temporal, pues el Presidente electo no pierde esa condición por la falta de juramentación, en tanto el Presidente del Poder Legislativo (hoy Asamblea Nacional) asume sólo interinamente.

¿Y entonces, quién Gobierna en Venezuela?

Llegados a este punto, queda una pregunta por hacer: ¿quién Gobierna en Venezuela desde el 10 de enero? ¿hay vacío de poder? ¿Hay un golpe de Estado? ¿Se quedarán los funcionarios sin sueldo pues no habrá nadie que firme los cheques?

La pregunta es, a la vez, difícil y fácil. De acuerdo a lo que han afirmado distintos funcionarios, actualmente Gobierna en Venezuela el mismo Gobierno correspondiente al período ya vencido 2007-2103, pues ha imperado –en la práctica y por decisión (vinculante, se subraya) de la Sala Constitucional- la tan mencionada tesis de la continuidad. El Presidente en ejercicio por el período 2013-2019 es el ciudadano Hugo Chávez, pues es Presidente reelecto, sin necesidad de toma de posesión, pero eso sí, sujeto a una posterior juramentación ante el Tribunal Supremo.

¿Pero ejerce realmente la Presidencia Hugo Chávez? Asumamos que en efecto, es esa la persona quien hoy día ejerce las atribuciones del cargo de Presidente de la República. De ser así, ese ejercicio violaría la Constitución, pues se incumplieron los requisitos constitucionalmente exigidos para poder ejercer el cargo de Presidente, incluso, en caso de reelección: no ha habido juramentación como medio único para tomar  posesión del cargo. Cuando explico función pública a mis alumnos, siempre les digo que hay que diferenciar entre el órgano (la Presidencia) y el titular (el Presidente). La adquisición de la condición de titular es consecuencia de un procedimiento formalizado, conocido como investidura, que requiere dos trámites, a saber, la designación y la posesión o ejercicio efectivo del cargo. En el caso del Presidente, esos trámites son la proclamación y el juramento como medio de toma de posesión del cargo. Cuando el titular ejerce el cargo incumpliendo ese procedimiento, estamos ante un caso de ejercicio irregular del cargo. Es lo que en Derecho se ha llamado como “funcionario de hecho”.

El Presidente reelecto, de estar ejerciendo el cargo, sería entonces un funcionario de hecho. ¿Implica ello que ha habido un golpe de Estado?  Como dice un buen amigo, que exista o no golpe de Estado, en la historia y en política, siempre dependerá de quién resulte ganador. Pero jurídicamente, que es lo que aquí ocupa, el concepto estricto de golpe de Estado requiere el desplazamiento de la autoridad legítima y democrática de acuerdo al delito de rebelión tipificado en el artículo 143 del Código Penal.  En el presente caso, estaríamos ante una figura jurídica distinta: la Presidencia de la República sería ejercida incumpliendo los trámites formales y vinculantes exigidos para tal fin en el artículo 231 de la Constitución, lo que genera un ejercicio de hecho de la función pública. Incluso por parte de los otros órganos de Gobierno (Vicepresidencia y Ministros) que se han mantenido en ejercicio de su cargo, pese haber vencido el período.

Todo esto es así, asumiendo que el Presidente es quien ejerce las atribuciones de la Presidencia. Sin embargo, hay elementos que permiten dudar que el Presidente esté ejerciendo la Presidencia, incluso, en violación del artículo 231 constitucional. No ha habido al menos un acto público de ejercicio de la Presidencia, pues el Vicepresidente ha dictado Decretos en virtud de la delegación que le fuera otorgada. Es decir, no hemos visto ni al Presidente ejercer el cargo, ni hemos visto manifestaciones de tal ejercicio. La carta del 8 de enero, por ejemplo, fue presentada por el Vicepresidente, no por el Presidente.

Si el Presidente no está en ejercicio de la Presidencia, ya no se trataría sólo de la violación del artículo 231 constitucional. Se trataría de algo más grave: de la usurpación de las facultades de la Presidencia por la persona (o personas) que en efecto ejercen la Presidencia. De haberse cumplido la Constitución, esta incertidumbre no existiría.

Epílogo

Voy a citar una frase, e invitaría al amigo lector a adivinar quién es el autor: “el ejercicio de cargos de elección popular requiere ciertamente de una juramentación, momento a partir del cual se inicia el período. Por ello, los artículos 230 y 231 de la Constitución no requieren aclaración alguna, pues sus textos son explícitos. La duración del mandato es de seis años y la toma de posesión, mediante juramento, el 10 de enero del primer año del período constitucional.”

¿Quién es al autor? ¿Será alguno de los que han propuesto una interpretación del artículo 231 de la Sala Constitucional opuesta a la tesis de la continuidad? No. El autor de esas frases es la Sala Constitucional. El lector encontrará las citas en las sentencias Nº 457 de 2001 y 449 del 2004.

Había una solución constitucional, simple y pacífica, para afrontar la coyuntura del 10 de enero, preservando la voluntad popular. Pero se optó por el camino más complejo que es, en mi opinión, contrario a la Constitución: ignorar que el Presidente reelecto es Presidente electo; ignorar que el ejercicio del período presidencial es de seis años, incluso en caso de reelección; ignorar que el ejercicio de la Presidencia requiere la juramentación, e ignorar que el ejercicio ordinario de la Presidencia requiere no sólo la presencia en el territorio nacional, sino la inexistencia de condiciones sobrevenidas que impidan incluso retornar al país. Se optó, pues, por crear una figura que no está en la Constitución: la del Presidente reelecto que ejerce el nuevo período sin tomar posesión del cargo, ausente del país y en condiciones que le impiden regresar,  pero que no está en situación de falta temporal. Un Presidente que en cualquier caso, algún día, será juramentado.

Al final, quedará la duda que todos se hacen, al margen de la interpretación que se tenga del artículo 231 de la Constitución: ¿quién debería estar gobernando en Venezuela?

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (20)

@manuhel
11 de enero, 2013

No soy experto en la materia, pero me pareció excelente.

Ya lo recomendé a mis conocidos.

Alberto Lovera V.
11 de enero, 2013

Sólo una acotación jurídica. Con todo respeto por el profesor José Ignacio Hernández G. No existe un “empleo erróneo de los conceptos” como señala el profesor. Se trata de dos figuras distintas en el tiempo, el candidato elegido y el Presidente electo, aunque coinciden en una misma persona. El candidato electo es el que obtiene la mayoría de los votos válidos, conforme al artículo 228 constitucional. El Presidente electo, siguiendo la misma norma, es aquél que es proclamado como tal por el ente electoral, en un acto solemne en el cual le es entregada una credencial al efecto, elaborada en un rollo de pergamino. Entre el primer acto (anuncio del resultado electoral) que convierte al vencedor en candidato elegido, y el segundo (acto solemne de proclamación) median varios días, durante los cuales dicho ciudadano no es Presidente electo, sino sólo candidato elegido.

Y ahora un comentario político. Creo que es hora de mirar más allá, porque lo que viene no se agota en esta diatriba sobre la no presencia del Presidente electo. Con todo respeto, me parece inoficioso continuar criticando, como mero ejercicio intelectual, una decisión que, pese a su inconstitucionalidad, no será revisada ni revocada, y hacia donde debe dirigirse la atención, es que la sentencia de la Sala Constitucional no es más que un ensayo o un avance de lo que será la fundamentación de un próximo acto que se puede vislumbrar desde ahora: después que sea imposible negar, como hecho comunicacional, la incapacidad permanente o la muerte del Jefe del Estado, será impuesta la doctrina según la cual existe continuidad en la decisión popular, y se negará la aplicación del artículo 233, no serán convocadas nuevas elecciones y el Vicepresidente Nicolás Maduro será investido y juramentado como Presidente Encargado por el resto del período 2013-2019. Invito a quienes duden a recordar este comentario dentro de pocos meses…

LuchoB
11 de enero, 2013

Profe, en una democracia saludable y legal, si asumimos q la situ del 10e es excepcional y q la constirucion no la contemplaba, no era mejor q la Sala le devolviera el tema a la AN para q ellos decidieran?

Diego
11 de enero, 2013

Clarisimo. Lo resolvieron al mejor estilo Banana Republic.

Gustavo Quintini
11 de enero, 2013

También sin ser abogado, suscribo las opiniones de otros lectores acerca de la claridad de los análisis del Profesor Hernandez, obviamente redactados para ser entendidos por los legos en la materia. Es evidente que los artículos de la Constitución referentes a este tema fueron redactados y aprobados antes de la enmienda que estableció la reelección presidencial y, aparentemente, no fueron modificados. Y una pregunta con respecto a la obligación del Presidente de presentar personalmente ante la Asamblea Nacional un mensaje rindiendo cuenta de su gestión. Si hay un nuevo presidente en funciones, después de haberse juramentado “apropiadamente”, ¿quién debe presentar el mensaje sobre la gestión del año anterior?

Robert Rodriguez Ibarra
11 de enero, 2013

Una vez más coincido con otros comentarios EXCELENTE y DIDÁCTICO análisis del Profesor José Ignacio Hernández. Desgraciadamente, en el país NO HAY ESTADO DE DERECHO, la CONSTITUCIÓN y las LEYES no tienen valor. Tenemos un gobierno corrupto e irrespetuoso de las leyes, unos poderes públicos carentes de autonomía e independencia, cómplices del régimen y un pueblo seducido, fanático e ignorante.

fernando
11 de enero, 2013

Lo “sobrevenido” y la influencia de “lo notorio” Es de coincidirse con todo lo que señala el Profesor Hernández, pero vale la pena comentar dos tópicos suficientemente esclarecidos: 1.- Sobrevenido según el Drae significa Acaecer o suceder además o después de otra; Venir improvisamente; Venir a la sazón. Se pretende que la enfermedad del Presidente sea sobrevenida; pero a qué: a) ¿a la reelección?, obviamente que no, está enferrmo hace más de dos años, paladinamente sabido de boca del propio enfermo; b) ¿Sobrevenido al acto de la toma de posesión?, mas que rete-obviamente que no. Entonces la situación en la cual se encuentra la persona Hugo Chávez, no obedece a algo que quepa en la idea de sobrevenido. c) ¿Será que se trata de alguna circunstancia que atiene a la Asamblea Nacional? P.e se destruyó, se quemó o se inundó el muy feo edificio del parlamento, no se pudo constituir la asamblea?, pues tampoco calza el concepto. Entonces es de concluirse que la palabreja ahora de moda, no se aplica a ninguno de los hechos. Chávez es un enfermo, seguramente terminal, de una enfermedad que lo aqueja desde tiempo, que hasta ahora le ha sido incurable y la Asamblea no ha tenido ningún problema para constituirse; 2.- El principio notoria non egent probatione, o sea lo notorio no necesita de prueba (art. 506 del Código de Procedimiento Civil), no ha sido aplicado al presente caso. Los brillantes magistrados sentenciadores o lo desconocen, pero con seguridad, lo temen. La enfermedad de Hugo Chávez es notoria por él mismo a) quien lo participó al país en cadena nacional; b) engañó al electorado señalando que estaba curado; c) La Asamblea Nacional le concedió permisos varios, publicados en la Gaceta Oficial, para irse a tratar por la maravillosa medicina cubana y goza actualmente de uno INDEFINIDO¡¡. Pues bien, esa NOTORIEDAD, como Principio General de Derecho, no solo procesal sino substancial, dispensa toda prueba a la enfermedad presidencial, por lo cual no requiere certificación por parte de junta médica designada por el TSJ. Despertemos las ideas como decía Carnelutti, por ejemplo, alguien cojo, que le falte una oreja, una persona a la que le falte la nariz, no requiere del dictamen de nadie para que se lo considere como tal. Chávez está notoriamente enfermo, faltó al acto de juramentación de su cargo y consiguiente toma de posesión y continua ausente indefinidamente: IMPLICA que hay una notoria incapacidad física para detentar el cargo (o sea hay falta absoluta), la cual debe ser cubierta en los términos del artículo 233 constitucional. Lo demás es monte y gamelote: sofisma de sofismas y ficción sobre ficción. Este gobierno es DE FACTO y está en curso de aplicación el artículo 350 constitucional.

José Ignacio Hernández G.
12 de enero, 2013

Gracias por sus comentarios! En cuanto al punto de Alberto, creo que su interpretación es válida. Sólo que la Constitución no puede referirse al candidato ganador no proclamado, pues quien toma posesiòn es el candidato proclamado. O sea, el Presidente electo. Al final, se ha inventado una figura que no existe (Presidente reelecto) para sostener una continuidad que, como bien dice Alberto, se sabe cuándo comenzó, pero no cuándo terminará. La enmienda de 2009 no pudo haber cambiado el régimen constitucional, pues ya la reeleción se contemplaba (por una sola vez) en la Constitución.

En cuanto a la pregunta de quién debe presentar la rendiciòn de cuenta cuando hay nuevo Presidente, es un punto no resuelto. Creo que el ex-Presidente, pues la rendición de cuena es un acto personal. O pudiese esa rendición hacerse antes del 10.

Saludos y gracias de nuevo,

B
12 de enero, 2013

Excelente cátedra de interpretación constitucional. Debería escribir una versión para la gente de a pie, para que tenga mayor divulgación aunque con la explicación no se logre mucho. Los habitantes de este trozo de tierra históricamente han sido ajenos a las reglas. Saludos.

Walter
12 de enero, 2013

Esclarecedora serie de artículos, profesor. Muchas gracias. Lamentablemente no pasará de un ejercicio académico y jurídico, en un país en el que la ley es un bulto inerte y cuando conviene maleable. Sin embargo, quisiera una aclaración: el artículo 231 habla en un primer instante de candidato elegido y luego del cacareado punto y seguido, dice que el “Presidente” podrá juramentarse en el TSJ, elemento éste que se ha utilizado para justificar el esperpento de juramentar a HCF después. Pudiera darme luces al respecto? De nuevo, gracias!

PEDRO MOLINA
12 de enero, 2013

EXCELENTE DEBERIA SALIR ESTA CATEDRA DE DERECHO LOGICO EN TODOS LOS DIARIOS YA QUE TIENE UNA EXPLICACION MUY FACIL DE ENTENDER LA SITUACION, NO ES NECESARIO SER UN CONOCEDOR DE LA MATERIA. JURAMENTACION ES PROMETER EN PRESENTE,LUEGO DE EJERCER TE JURAMENTAS DICIENDO QUE “PROMETO QUE CUMPLI”

Tony Char
14 de enero, 2013

Colega, todo lo que Ud. dice es muy bonito, pero en la Venezuela actual quien tiene la última palabra es el pueblo soberano cuya voluntad se expresó el 10 de enero. Art. 5 (completo).

José Ignacio Hernández G.
14 de enero, 2013

Nuevamente gracias por sus comentarios! 1.- Cuando el artículo 231 se refiere al “Presidente” que puede juramentarse ante el TSJ; está aludiendo al “candidato elegido” o “Presidente electo”, que es el estado antes de la juramentación.

2. En especial para Tony Char: fue la soberanía del pueblo la que otorgó validez a la Constitución de 1999. Violar esa Constitución es violar la soberanía.

Saludos y gracias de nuevo,

Alberto Lovera V.
14 de enero, 2013

El artículo 5 constitucional, por demás claro y preciso, a la vez que hermoso por su contenido, consagra dos formas de ejercicio de la soberanía popular: la forma directa mediante los mecanismos que enumera el artículo 70 (la elección, el referendo, la consulta popular, la revocatoria del mandato, la iniciativa legislativa y constituyente, el cabildo abierto y la asamblea de ciudadanos y ciudadanas); y la indirecta, mediante el sufragio, a través de los órganos del Poder Público.

Pretender que la soberanía del pueblo consagrada en el mencionado artículo 5, se expresa en un mitin al cual sólo fueron convocados y trasladados quienes votaron por una parcialidad, mediante un vocerío anónimo y bajo la conducción de líderes que hacen corear a la masa congregada cualquier consigna que se le antoje, en el cual participan -además- personas extranjeras, que intervienen en dicho acto a manera de refuerzo solicitado por la orfandad del liderazgo, no es otra cosa que, al decir de Polibio, pervertir la democracia convirtiéndola en demagogia.

fernando
15 de enero, 2013

A estas alturas del partido hay que pensar pro-futuro: HABEAS CORPUS YA¡¡ Significa presentar a la persona de inmediato¡¡. Aunque generalmente la expresión se utiliza en el ámbito penal, es perfectamente aplicable a las situaciones en las cuales no hay seguridad de la existencia de alguien o que su libertad haya sido vulnerada. La institución de origen medioeval (Carta Magna) fue empleada para controlar las prisiones ilegales de Carlos I. Chávez, Presidente en ejercicio o no, resulta ser hoy un verdadero prisionero político en el extranjero, invisible e inabordable. Como personalidad pública, el público tiene el derecho a saber de su seguridad, de su estado, si está vivo o consciente; el interés es evidente, si no lo está hay falta absoluta. El malhadado fallo del TSJ, es ante la situación incierta en la cual vivimos es papel y tinta desperdiciados; contenido jurídico ninguno, puro sofisma. Por tanto ex-Chávez HABEAS CORPUS YA¡¡

Moisés Agreda Fuchs
16 de enero, 2013

Estamos en presencia de un candidato que ya es Presidente y está en plenas funciones de su cargo. De manera, que el tratamiento de las ausencias, temporales o absolutas de su condición de Presidente, deben ceñirse a las previsiones constitucionales.Veamos que dice la Constitución en torno a esto: Artículo 225 . El Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente o Presidenta de la República, el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, los Ministros o Ministras y demás funcionarios o funcionarias que determinen esta Constitución y la ley. Artículo 226 . El Presidente o Presidenta de la República es el Jefe o Jefa del Estado y del Ejecutivo Nacional, en cuya condición dirige la acción del Gobierno . Artículo 228 . La elección del Presidente o Presidenta de la República se hará por votación universal, directa y secreta, en conformidad con la ley. Se proclamará electo o electa el candidato o la candidata que hubiere obtenido la mayoría de votos válidos. Nadie ha dicho nada en relación a estos artículos, a mi modo de ver importantísimos. No obstante, hay otro artículo que tampoco nadie ha mencionado que, desde mi modesto punto de vista cobra una relevancia vital para la comprensión delpunto, el 232, veamos que nos dice: Artículo 232.

El Presidente o Presidenta de la República es responsable de sus actos y del cumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo … omissis…

Es allí en el cumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo donde debe ubicarse cualquier discusión.El 8 de Diciembre, ya reelecto por el poder originario (el pueblo), proclamado por la autoridad electoral, reconocido su triunfo por el candidato contendiente y en pleno ejercicio de sus funciones, dejó encargado de la Presidencia al Vicepresidente, previa autorización unánime de la Asamblea Nacional para ausentarse del país temporalmente. Estamos entonces ante una falta temporal de un Presidente en funciones. Falta ésta, que se ve prolongada por su estado de salud, que le impide acudir a la Asamblea Nacional a prestar juramento para un nuevo período. No debe tratarse como un “candidato electo” como reza la primera parte del manido 231 de la CRBV, plataforma donde se han subido algunos sectores para pretender crear un clima de un supuesto “vacío de poder”. Nada más alejado de la verdad. Lamentablemente,la gente seria de oposición está sirviendo de tonto útil a oscuros intereses, que ven, en esta coyuntura, una oportunidad para desestabilizar al país.En materia de Derechos y Principios constitucionales, no cabe la tesis de las interpretaciones analógicas, ni lógico-extensivas, ya que en materia constitucional no existe remisión normativa. No es posible válidamente. Mucho menos cuando se está debatiendo sobre ¡la falta del Presidente!No existe falta absoluta. Para que tal supuesto ocurra deben darse las condiciones previstas en el 232 de la CRBV. Talcosa no ha ocurrido. Extremando el análisis, ubiquémonos enel supuesto de la falta temporal. Aquí si comienza aenrarecerse la situación. Este supuesto, válido y regulado,está señalado en el artículo 234, veamos: Artículo 234.

Las faltas temporales del Presidente o Presidenta de la República serán suplidas por el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva hasta por noventa días, prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional por noventa días más. El qui del asunto está en el tratamiento que se debe dar al Presidente. ¿Es Presidente electo? o, ¿Es Presidente en funciones y responsable del cumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo? Lo realmente importante es el verdadero estado de salud del Presidente de la República. No estamos ante falta absoluta ni de un Presidente Electo ni de un Presidente en funciones. La falta, que es innegable, es una falta temporal. Ahora bien,la Constitución es muy clara en el tratamiento de las Faltas Temporales. Estas deberán ser suplidas por el Vicepresidente a tenor del Artículo 239 de la CRBV Artículo 239 . Son atribuciones del Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva: …omissis… 8.- Suplir las faltas temporales del Presidente o Presidenta de la República. Cuando bien se lee el texto constitucional, en el único aparte del precitado artículo 234, que reza: Si una falta temporal se prolonga por más de noventa días consecutivos, la Asamblea Nacional decidirá por mayoría de sus integrantes si debe considerarse que hay falta absoluta Es forzoso concluir que dentro de noventa (90) días, contados a partir del 08 de Diciembre de 2012, fecha del permiso unánime del parlamento, la Asamblea Nacional deberá reunirse (08-3-13) para decidir, si prorroga el permiso otorgado o si declara la Falta Absoluta del Presidente.

De manera que, forzosamente, habrá que esperar hasta esa fecha para que la Asamblea Nacional se pronuncie sobre el asunto. Hasta entonces, será el Vicepresidente de la República, quien ejerza las funciones del Presidente.Salvo mejor criterio, dejo plasmada mi opinión sobre un tema que debe dársele un tratamiento adecuado, por lo delicado dela situación. Hasta entonces estaremos de LUTO POR LA VERDAD. Dr. Moisés Agreda Fuchs.

Moisés Agreda Fuchs
16 de enero, 2013

Peor que la mentira es una media verdad. La causa de la ausencia, no es sobrevenida; es preexistente .Los invito a buscar en http://es.scribd.com/doc/119823453. Alli dejo plasmada mi opinión sobre este asunto. Un saludo para todos. Ojo: No soy chavista

mirna marin
22 de enero, 2013

Muy acertada su argumentacion. Lamentablemente muchos juristas, doctrinarios y constitucionalistas buscando publicidad y propaganda solo se han estancado en explicar sobre una situacion sobrevenida, ignorando que tal situacion existia antes de que el presidente inicra su carrera a la reeleccion. Una vez electo y suplida sus faltas por el Vicepresidente, evidentemente que estamos ante una FALTA TEMPORAL, y de manera legal la ejerce la persona legitimada para ello que es el VICEPRESIDENTE. Se engalletan en una analogia, como si desconocieran que la Carta Magna es la LEY SUPREMA, y esta por encima de una ley ordinaria, por lo tanto el articulo 4 del Codigo Civil no se puede aplicar ni remotamente porque ello esta dado a la Sala Constitucional por imposicion del articulo 335. Por fin conozco , con Usted, tres (3) personas con las cuales coincido. Mil Felicitaciones. Dios lo bendiga.

Anibal L.
24 de enero, 2013

Buenos días Profesor José Ignacio Hernández G. Después de leer detenidamente sus artículos que tratan el tema Constitucional, con todo respeto, considero que el Sr. Hugo Chávez es “candidato electo a la Presidencia de la Republica” y que su condición de “Presidente”, aún cuando fue reelegido durante su gestión anterior, dejó de serlo el 10 de Enero del 2013, y lo será nuevamente, cuando haga su juramentación ante el Tribunal Supremo de Justicia al momento de estar en el territorio nacional, en un tiempo no mayor de 180 días contados a partir del día 10 de Enero del 2013, que es el tiempo máximo que establece la Constitución para que obligatoriamente la Asamblea Nacional declarare la ausencia absoluta del candidato elegido. Solo a partir del momento de su juramentación, podrá decirse que es “Presidente de la Republica”. No antes, tal Ud. lo dice: >“Cuando explico función pública a mis alumnos, siempre les digo que hay que diferenciar entre el órgano (la Presidencia) y el titular (el Presidente). La adquisición de la condición de titular es consecuencia de un procedimiento formalizado, conocido como investidura, que requiere dos trámites, a saber: la designación (agrego: por el CNE) y la posesión o ejercicio efectivo del cargo (agrego: por la AN o el TSJ). En el caso del Presidente, esos trámites son la proclamación y el juramento como medio de toma de posesión del cargo.”<

lucia alvarez-corvaia
8 de marzo, 2013

o sea que el que se murio no era el presidente, sino un presidente electo. yo pregunto: ¿es que un gobierno no puede ser un equipo? ¿es que hay que mirar todo desde ese esquema presidencialista personal? creo que lo que hemos visto aqui, desde que chavez se ausento para operarse, ha sido un ejercicio del poder ejecutivo por parte de un equipo, mas que probado que el equipo ha funcionado, el pais se ha mantenido estable, las actividades fundamentales productivas, la educacion, la atencion de salud funcionando. duelale a quien le duela. fallecido chavez, el pais esta de duelo y nos urge una clarificacion, un plan sobre lo que vendra en ese aspecto del maximo poder ejecutivo. mientras tanto, la gente sigue trabajando, los funcionarios supongo que saben que les toca cumplir con su trabajo, y el pueblo trabajador va a cumplir concientemente. ¿sera que podemos ver que ya estamos en presencia de un tiempo nuevo en que tambien la forma de gobernarse los pueblos es diferente? ¿sera que podemos imaginar al menos, que venezuela -a pesar de los tipificadamente anarquica como cultura- este experimentando una conciencia y una responsabilidad en cada uno de sus ciudadanos que nos permita seguir siendo un pais decente y digno por un rato, mientras los politicos se organizan? como dijo aquel, la politica es asunto demasiado importante para dejarselo a los politicos. con chavez ausente fisicamente, con un vicepresidente sin base legal para emitir decretos, igual, el pais marcha. marcha porque la gente esta organizada, porque no hay ningun vacio de poder, porque el equipo de chavez esta en la calle y en contacto con el pueblo. alla los leguleyos que quieren ejercitar sus neuronas en casos por demas interesantes para sus “hallazgos criminologicos”. las leyes no pueden estar por debajo de la vida y la gente.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.