Actualidad

Venezolanidad número 1: Sinseso el 2 de enero; por Fedosy Santaella

Por Fedosy Santaella | 4 de Enero, 2013

Esta historia pudo haber sido un cuento, un cuento más de mi personaje Sinseso, ese pobre hombre a quien la dura realidad le da siempre duro por la cabeza. Pero no, un cuento no es suficiente, hay que decir con detalle algo más al respecto. Algo más que tiene que ver con cómo estamos y cómo somos (no sé desde cuándo, a lo mejor desde siempre) los venezolanos. Ah, cabe la posibilidad que, luego de leer este texto, los lectores lleguen a la conclusión de que el protagonista es un absoluto pendejo. Pero me arriesgo.

El 2 de enero de 2013 y con sus recién estrenados 43 años, Sinseso fue a comprarse una tortita en una famosa pastelería de Caracas. Allí estaba nuestro personaje, esperando ante el mostrador de los dulcitos, de lo más tranquilo, de lo más sereno. ¿Quién puede andar estresado un 2 de enero? Los empleados se ocupaban de otros clientes previos y Sinseso aguardaba su turno. Cabe destacar que aquella famosa pastelería funciona por llamado de número. Pero era evidente que, quizás por la poca clientela durante la fecha, nadie era atendido bajo ese sistema en esa zona de los dulces. Estaba pues Sinseso a la espera, cuando notó que un empleado que se había desocupado se fue directo a un señor con cara de boxeador ruso que había llegado luego (recalco la obviedad), y le dijo: Dígame, ¿en qué puedo servirle? Era 2 de enero, y Sinseso lo dejo pasar. Coño, año nuevo, vida nueva, tranquilidad de alma y todo eso. Quedaban pocas tortas en el mostrador, y Sinseso se sintió aliviado cuando el señor con cara de boxeador ruso eligió otra torta que no era la que él quería. Pero entonces, aquel señor señaló otra torta: nada más y nada menos que la Milhojas que nuestro querido Sinseso anhelaba para su cumpleaños. La esposa de Sinseso, es decir, Maigualida, veía a su marido con cara de no puede ser, se llevan nuestra torta, haz algo, no te quedes ahí con la boca cerrada. Sinseso se armó de valor, ayudado claro por la rabia, y entonces le soltó al boxeador ruso que no era justo, que acababa de elegir la torta que él se quería llevar, y decía que no era justo, porque él había llegado antes, pero que, como solía ocurrir, el empleado no había preguntado quién era el siguiente, sino que se había ido directo al primero que se atravesó en su campo visual. El boxeador ruso se le quedó viendo con aire desinteresado, incluso despectivo, y le preguntó: ¿Pero tú ya la habías pedido? Sinseso respondió que no, y entonces el señor con cara de boxeador ruso se encogió de hombros y dijo: Entonces no hay nada que hacer. Sinseso, impotente, enfurecido, apretó los dientes y el alma. No, no iba a decir que era su cumpleaños, no, no se iba a rebajar a la lástima. Así que se dio media vuelta y se largó, hecho toda una furia se largó.

Ahora, para aquellos que pudieran comentar que qué tiene que ver mi pequeña anécdota con el país, les recuerdo que existe una cosa llamada parábola, y otra llamada moraleja. Una cosa llamada metáfora y otra alegoría. El asunto es que la convivencia humana empieza por la regla. El ser humano necesita reglas, porque su tendencia es la violencia y centrarse en sí mismo. El egoísmo, ese desorden del alma, genera violencia. La regla, la ley digamos, reduce tales niveles de violencia y de egoísmo, y nos lleva hacia el llamado pacto social, a la convivencia, al disfrute de la paz y de la libertad. No se dejen engañar, en el caos, en la ausencia de reglas, no crece la paz ni la libertad. En la ausencia de límites no existe el bien. Si, como en la famosa pastelería de la que hablamos, tenemos un sistema, un orden preestablecido, que es el de los numeritos, ese sistema no debe ser ignorado o abandonado, porque entonces se creará confusión y caos. Ocurre que vivimos en un país donde cada vez la ley ocupa menos espacio. Sencillamente, cada día tenemos menos libertad porque estamos, y me van a disculpar si parece que me contradigo, bajo el imperio de las reglas particulares, de las reglas pequeñas y egoístas de cada quien. Estamos en el imperio de lo fragmentado donde sobrevive quien sólo actúa para sí mismo. Porque, vamos estar claros, aquel señor con cara de boxeador ruso, aunque no salió corriendo a colearse, pudo haber preguntado en el mismo momento en que el empleado de la pastelería pretendió atenderlo, si alguien a su alrededor estaba antes que él. Pero no, es más fácil pararse allí y dejar que el empleado, que tampoco preguntó quién estaba primero, lo atienda.

En la ciudadanía debe haber algo de conciencia colectiva. La ciudadanía no se puede permitir ese falso andar por las nubes, encerrado en el mundo de tus únicas necesidades, dejando que las cosas pasen sin mirar a los lados. La ciudadanía requiere de un estar consciente de la gente que te rodea. La ciudadanía es un estar despierto. Pero no, nuestro empleado (representante del poder organizador) no fue consciente, no fue ciudadano, y nuestro señor con cara de boxeador ruso (con ojos azules incluidos), tampoco. Él simplemente estaba parado allí, y simplemente se dejó atender, como si estuviera él solo en el mundo; tanto que, como ya nos enteramos, no le interesó en lo más mínimo cuando supo por boca de Sinseso que el empleado de la famosa pastelería lo había privilegiado, y que él se había dejado privilegiar «inconscientemente». Para colmo, suele ocurrir que cuando uno reclama a quien «inconscientemente» se ha coleado, éste va y te dice indignado: Bueno, está bien, sí, disculpa, ¿cuál es el apuro, estás apurado?, deja el apuro, no me di cuenta, vale. Pues señores, no se trata de apresuramiento, y menos de pedir disculpas; se trata de estar plenamente conscientes de nuestra ciudadanía. Si estuviéramos más conscientes de ello, pediríamos menos disculpas. Pero no, es más fácil la dinámica del desentendido. En este país, últimamente, no hemos hecho tanto los locos, que ya no nos hacemos, sino que estamos.

Pero volvamos al 2 de enero. Tenemos entonces que el señor con cara de boxeador no miró para los lados antes de ser atendido, y luego ni siquiera recapacitó ni pidió disculpas, ni le cedió la torta a Sinseso. Bueno, hay quién dirá que estaba en su derecho, y sí, puede ser, no lo niego. Pero igual lo ocurrido hizo estallar la furia en nuestro personaje, quien tampoco se escapa de una crítica. Sinseso se enfureció de entrada, sin más. Sinseso, como muchos de nosotros, lleva por dentro el caos que ha generado esa falsa libertad que nos promulgan. Aunque nuestro amigo, como muchos de nosotros, es crítico de lo que está mal, de esa carencia de ciudadanía y de reglas, no se escapa, sin embargo, de la violencia y de la explosión iracunda, de la indebida reacción. No lo justifico, pero lo que ocurre es que esa violencia, lo sabemos, es pandemia. Eso sí, una cosa que no hizo Sinseso fue acudir al sentimentalismo. Es decir, no apeló al señuelo de su cumpleaños, no llamó a la lástima del otro. Y eso estuvo bien, ya tenemos demasiado de lástimas y sentimentalismos en nuestra Venezuela. El infierno venezolano está plagado de sentimentalismos.

Ah, por cierto, Maigualida, la señora de Sinseso, luego le dijo: Es que tú te paraste en el sitio donde no debías; para los pasteles pequeños, uno se para donde tú estabas, para las tortas, donde lo hizo el señor, y por eso el muchacho fue directo atenderlo. Posiblemente Maigualida tenga razón. Pero ése es otro gran problema de este país: el baquianismo. Por alguna extraña razón, en Venezuela, las personas asumimos que los demás saben de algo en específico, que uno ya sabe cómo es todo. Este país adolece de carteles, de indicaciones, este país carece de leyes generales, y todos asumimos, así como así, que quien llega a un sitio determinado, conoce, porque sí, la pequeñita ley que impera en ese sitio, aunque esa pequeñita ley sea incluso la ausencia de toda ley. Imagine una gran autopista sin carteles, eso somos desde hace rato. ¿Por qué? Porque donde hay un cartel hay orden, y donde hay orden nadie puede beneficiarse a modo propio, nadie puede hacer sus negocios particulares. Donde hay orden, no hay egoísmo.

En un país donde se ha roto el sistema moral y justo, donde la palabra libertad se ha cargado de significados oscuros y sentimentalistas, donde la regla egoísta de unos pocos se ha traducido en caos, en ese país, no puede haber sino violencia. Violencia en todos los sentidos, porque, queridos lectores, acá no sólo hay violencia del pueblo contra el burgués, o del burgués contra el pueblo (y discúlpenme que use estos términos anacrónicos, pero son los de uso común en nuestro país anacrónico), sino de la gente contra la gente. Yo no estoy hablando de un motorizado malandro comprando una torta (debemos alejarnos del lugar común y de los prejuicios de clase), sino de un señor en apariencia educado, incluso con ese aspecto de extranjero que en tantos venezolanos nos crea una inexplicable genuflexión. Era un señor bien hablado y bien vestido, ¿me explico? Repito, estamos sumidos en una violencia de todos contra todos, de la gente (me gusta gente y no pueblo) contra la gente.

Quiero aclarar que todo esto no es nuevo, ni se lo achaco en exclusiva a la mentada revolución. Pienso que desde hace muchísimo tiempo los venezolanos somos así. Pero, ¿hay alguna razón que haga que sigamos siendo como somos, o alguna razón que justifique que las peores cosas nuestras sean las que nos dominen y sojuzguen cada vez con mayor fuerza? Y sí, los venezolanos somos la mejor gente del mundo, somos chéveres y todo lo que ustedes quieran; pero no es suficiente repetirnos estas cosas en nuestras casas mientras nos tomamos un vinito. Tampoco es válido hablar del venezolano como si fuera otro distinto a nosotros, y creernos así diferentes. Salga a la calle, y dese cuenta cómo muchas cosas que usted hace terminan siendo idénticas a las que usted critica. Despertemos, cuestionemos no sólo al gobierno y los que se han esforzado por quebrantar todas nuestras leyes (cosa que debemos hacer sin parar), pero volteemos también hacia nosotros mismos, seamos capaces de observar lo que nosotros también hacemos mal, y entonces, dentro de ese gran plano de consciencia, dentro de ese gran plano de ciudadanía, empezaremos realmente a cambiar, a ser un país mejor.

¿Le pareció que Sinseso es un pendejo? Quizás lo sea, pero lleva la frente en alto.

Fedosy Santaella 

Comentarios (13)

Alix Elena Rosales
4 de Enero, 2013

Respetar por sobre todas las cosas y obvio hacerse respetar. Un pricipio de vida. Se necesita mucho y nada para organizar un país: pensar, generar ideas para organizar, seguirlas sin buscar los atajos que arruienan a los semejeantes y a nosotros mismos.

Nelly Tsokonas
4 de Enero, 2013

Buena alegoría, Fedosy. Sinseso salió con la frente en alto porque pertenece a esta categoría: “el pendejo optimista, el pendejo que cree que no es pendejo” (Facundo Cabral)

No colaboramos en nada a adecentar el país, a generar cambios, si no sabemos ejercer nuestros derechos, y reclamar a quienes pretendan vulnerarlos; con educación, pero con firmeza. Tener conciencia de nuestros deberes y derechos. Respetar y hacernos respetar. Saludos, @abezeta

Oswaldo Aiffil
4 de Enero, 2013

Desde hace mucho tiempo caímos en esta vorágine desalmada en la que la anécdota de Sinseso no es más que un sutil evento. Hay casos mucho peores, como tener que caminar por un hilillo de acera que dejan los buhoneros, y, Dios nos libre, no vayamos a medio pisar la mercancía expuesta en la propia acera, porque la andanada de insultos que nos viene es terrible. Allí lo que queda es seguir caminando, so riesgo de recibir una puñalada. En otros tiempos se recurría al buen juicio, a la “autoridad” en casos graves. Hoy todo es diferente. Y no es solo en Caracas. Podemos ponernos como Pedro Castillo en el comercial de Telcel: Valencia, Punto Fijo, Barquisimeto, Guacara, Puerto La Cruz, Barinas, San Felipe…

Solange
4 de Enero, 2013

¡Cómo me identifiqué con Sinseso! La pastelería es una simple referencia, la carnicería, el área de chracutería de los supermercados, algunas farmacias, en fin, los escenarios pueden ser variopintos y el resultado el mismo …la viveza y la insensibilidad nos ahogan. No creo en falsos nacionalismos que a cuatro vientos gritan que somos el mejor pais del mundo, pues no, no señor, no lo somos y tenemos que aprender y mucho desde nuestra conciencia colectiva. Un pais es mucho más que playas, montañas emblemáticas y paisajes de ensueño. Un pais es su gente y eso no lo hemos internalizado todavía. Gracias Fedosy por tan esclarecedora anécdota.

Antonio
4 de Enero, 2013

Existe toda una estrategia de comportamiento en ese gigantesco “rin” que es la calle. Hay cosas que ocurren (casi todas), independientemente de la opiniòn que tengamos sobre ellas. Todo , tiene que ver con nuestra reacciòn. Los sicologos le llaman, asertividad, algo asì como una respuèsta no agresiva, pero clara en cuanto a nuestro derecho “vulnerado”. Es màs, existen casos en los que ni siquiera una respuèsta vale, sòlo desaparecerse y, buscar otras opciones. Una actitud leguleya de defensa de los derechos vulnerados, no funciona en una sociedad , precisamente anòmica y desorganizada. Evalùa el escenario y elige tu reacciòn. Si eliges mal, cualquier cosa desagradable puede ocurrirte. La Asertividad està plena de soluciones y, de paso, de humor, tan necesario para neutralizar las vivezas propias de un mundo moralmente violento.

José R Pirela
5 de Enero, 2013

La inconsistencia común es reclamarle responsabilidad ciudadana a la gente, precisamente en un orden político donde reina el caos y la violencia, provocado por los propios gobernantes y por el culto social al Poder del gobernante (Padre-Presidente) como forma de organización social. La cultura es lenta y progresiva, pero comenzar por reclamar el numerito en una panadería no creo que la podamos cambiar.

Beatriz
5 de Enero, 2013

Microcosmos: pastelería, servicio al publico. Norma: atención por numero, orden de llegada. Situación excepcional: el sistema de números no funciona. El individuo debe estar atento a la situación que ocupa ante el mostrador, al llegar debe preguntar quien es el ultimo y hacer valer su situación entre el ultimo y el siguiente a el para ser atendido. Quiere decir, ante la falta de norma, el individuo por si mismo debe dirigir su destino y hacer valer su derecho. Lo demás es querer traspasar al dependiente del mostrador y al ciudadano que viene detrás de usted en el orden de llegada la obligación de ejercer su derecho. Dicho esto, estoy de acuerdo en que los venezolanos somos desordenados, irrespetuosos y abusadores

mayela calles
5 de Enero, 2013

Sinseso es definitivamente un pendejo que no reclamo asertiva y educadamente su derecho en el momento que tenia que hacerlo, antes de que atendieran al otro cliente. Dejar pasar las cosas pasivamente te convierte en complice de la agresion.

dariela
6 de Enero, 2013

Sinseso no estaba de verdad sin seso… solo que estaba cómo todos los venezolanos: tratando de olvidarnos un poco de nuestro excesivo y acaudalado seso, hablo por mi, acostumbro a tener tanto seso en mi vida que en nuestra actualidad nos hace sentir eso cómo un gran peso. Moraleja? Usemos el seso solo lo necesario, no para cosas tan vanas pero, que nos pueden hacer tanto daño! posdata: Sinseso Feliz Cumpleaños!!!!!!!!!

Soledad
6 de Enero, 2013

A Sinseso le pasó lo que a muchos nos está pasando ahora, y es que aún reclamando con asertividad un derecho, corres el riesgo de ser, cuando menos, tratado con despotismo si el otro no saca una pistola y te mete un tiro en medio de la frente, porque a ese extremo hemos llegado. Entonces qué hacer? Comerse la rabia e irse a otra pastelería como hizo Sinseso inteligentemente, porque no vale la pena perder la vida en tratar de hacer valer tu derecho en medio de tanta agresividad, tanta violencia y de ver perplejamente cómo se pone en práctica la “viveza criolla” que es un componente también de la falta de ciudadanía venezolana.

R.
8 de Enero, 2013

Sinseso debió indicar, tanto al empleado como al otro cliente, que era su turno y exigir que se respetase el orden al momento que le tocaba ser atendido, en lugar de esperar a que otros adivinen o vengan a preguntarle. Al momento de ceder su turno, está directamente asumiendo el riesgo de que se lleven la torta que él quería.

De hecho, me parece una actitud bastante infantil dejar que otro pase primero y luego cruzar los dedos para que no se lleven “nuestra torta” y, peor aún, arrecharnos porque así fue. Más aún, creyendo que estás siendo amable ó simpático, cuando la otra persona ni siquiera se enteró que le cediste tu turno.

En mi opinión, quien debió mantener el orden de llegada era el empleado, ya sea mediante los números o preguntando, pero si él no lo hace, nos corresponde a nosotros asegurarnos de que así sea. Especialmente en Venezuela, donde cualquiera es más “vivo” que tú y se te colea intencionalmente con cara de pendejo.

Neybe
8 de Enero, 2013

Excelente! es lamentable el deterioro de los valores en mi país, y es verdad no es de ahora, esto es algo que se ha sembrado y hoy en esta generación estamos viendo los frutos de aquella siembra…como venezolana me siento avergonzada de esos mensaje que hacen alusión al famoso ventajísmo criollo como una NOBLE CARACTERISTICA DEL VENEZOLANO si no he visto conducta más espantosa que esa! Esta situación de la pastelería la vemos en todos lados, el que tiene empresa cree que es cuestión de tener un empleado y ya, sin pensar que ese empleado es la imagen de su negocio, de que él depende de su atención al cliente para volver muchas veces y recomendar el sitio sin que nos paguen. En los bancos en el área de las promotoras, cuántas personas por no esperar su turno se cuelan mientras la promotora atiende a un cliente que si esperó su turno, e interrumpe y la promotora termina dando una asesoría “express”, de 5 min quitándole del valioso tiempo del que si esperó, claro el “vivo” su tiempo es más importante que el de los demás….en fin.

Pero también debemos muy educadamente hacerle ver al Sr. cara de boxeador que una está esperando el turno y con sutileza, con mano izquierda seguir nuestro turno, porque no es caer en el otro extremo el de ser 100% víctimas, si estamos consciente de lo que pasa en nuestro entorno porqué no sembrar haciendo lo correcto, no es irse enojado y atropellado, aprende el “cara de boxeador” (que inconscientemente ha ignorado lo que ha vivido SINSESO)no tiene porqué saberlo, aprende el empleado que ha sido un descuidado porque sólo trabaja para un 15 y un último (no ve de dónde proviene su salario)y nos vamos felices con mi torta, con la satisfacción que pude cambiar o intervenir en un pequeño cambio, pude dejar una semilla y hasta un nuevo amigo.

Reí mucho leyendo el artículo y mil gracias!

David
8 de Enero, 2013

Excelente alegoría, Fedosy. Magnífico escrito, totalmente pertinente para lo que viven nuestras colectividades. Genial la noción de “la dinámica del desentendido”… Saludos.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.