Actualidad

“La oposición” de la oposición, por Francisco Suniaga

Por Francisco Suniaga | 19 de diciembre, 2012

Visto en un primer plano, la oposición venezolana recibió el pasado domingo una aplastante derrota. El país, como alguien dijo, amaneció el lunes más chavista (y militarista, habría que añadir) que nunca. De las cinco gobernaciones que la oposición había obtenido hace cuatro años, apenas mantuvo una. Y es precisamente esa gobernación, Miranda, la que permite también decir que hay derrotas aplastantes que no lo son tanto, y que, al considerar todos los factores que participaron en la contienda, bien parecen victorias.

En Venezuela, quien quiera hacer política contra Chávez tiene ante sí a un enemigo formidable que pareciera querer convertir a todos los opositores en polvo cósmico. De hecho, en estas últimas elecciones del 16-D casi lo logra. En el caso de Miranda, después de dos meses y una semana de un trabajo de demolición de la figura de Henrique Capriles, por poco se sale con la suya y consigue derrotarlo. Pero, como los grandes, Capriles tenía más reservas de las que le suponían y concretó algo más que un enorme triunfo político, hizo un milagro contra esa fuerza maligna. Que conste que no me estoy refiriendo al chavismo (en fin de cuentas ese era su trabajo); el enemigo más encarnizado de Capriles, el que casi consiguió el domingo pasado descarrilarlo de su camino es “la oposición” de la oposición.

“La oposición” de la oposición está formada por los que desde la noche misma del 7 de octubre se empeñaron en desconocer el liderazgo de Henrique Capriles (basados en una alucinación más o menos de este estilo: Chávez se va a morir y yo –o mi candidato o partido o grupo o qué sé yo– sí tengo chance contra el sucesor).

Desde entonces, comenzando por la decisión de reconocer la victoria de Chávez y continuando con la decisión de ser el candidato de Miranda, HCR ha sido fustigado de la peor manera (públicamente, las menos de las veces, y de manera subterránea la mayoría, la que se repite ad infinítum en todos los corrillos donde los integrantes de “la oposición” ejercen alguna autoritas política o intelectual) y con una saña ni siquiera usada contra Chávez. Capriles ha sido criticado hasta por afirmar –a mi juicio con la dosis precisa de malicia– que no deseaba que Chávez muriera sino que se curara, que se encargara de la Presidencia y cumpliera las promesas que hizo durante su campaña. ¿Qué querían, que dijera que deseaba la muerte de Chávez?

La cosa ha llegado a dimensiones de aguacero: “Es un junior que se conforma con ser gobernador y no asumió su rol de líder de la oposición”. “Es un bobolongo, que no tiene guáramo”. “Ante Jaua y Maduro es un enano”, y otras afirmaciones destempladas, incluso algunas de contenido escatológico. Estas descalificaciones, acompañadas con una serie de “análisis” en torno al fraude, la inutilidad de las elecciones y el acto de votar como arma de una oposición democrática, desmovilizaron a un electorado opositor que después de la derrota de octubre necesitaba de todo menos eso. El pasado domingo se abstuvieron 3 millones de venezolanos que votaron por Capriles el 7-O, en gran medida estimulados por ese empeño en autogolearse que tiene “la oposición”.

Una de las críticas más recurrentes, que por virtud de estas elecciones devino en más significativa, fue aquella de que Capriles no debió ser candidato a gobernador de Miranda. “Se rebajó, él tenía que mantenerse a nivel presidencial y salir a recorrer el país, a buscar votos en las demás gobernaciones”, fue el argumento. En lugar de aceptar su decisión y confiar en ella, de inmediato comenzó el runrún: “Si pierde Miranda ya no podrá ser candidato”, para, acto seguido, hacer todo lo que sibilinamente se pudiera hacer para que esa mala intención se concretara. El pasado domingo por poco lo consiguen.

Pero perdieron. Capriles acertó una vez más, y lo menos que podrían hacer ahora es aceptar que para los venezolanos opositores de buena voluntad –los que no tienen planes B, ni están llenos de reconcomio por sabe Dios qué avatar político relacionado con Capriles o su partido–, vale decir, la oposición sin comillas, hay un líder que puede conducirla atinadamente en la larga lucha por venir. Visto lo ocurrido, tal vez entiendan que es una fortuna tener ese líder. Un dirigente político que tiene la piel de cocodrilo y una gran determinación para afrontar la adversidad. Un líder que no sólo ha tenido que librar una desigual lucha contra el chavismo (que hasta lo puso y lo mantuvo preso durante cuatro meses, en las peores condiciones, sin poder quebrar su voluntad), sino también ha tenido que imponerse a una “oposición” que ni bocha ni arrima.

***

Publicado en El Nacional

Francisco Suniaga 

Comentarios (15)

José Guevara
19 de diciembre, 2012

Definitivamente una gran parte de nuestros líderes de la oposición no han entendido el momento político en el cual nos encontramos, y todo por una ansiedad de poder y un egocentrismo más anárquico que el mismo gobierno que tenemos. Necesitamos cambios profundos en los partidos políticos, nuevos líderes que quieran trabajar por el país, no lo que tenemos en la actualidad que no son más que seudo-líderes con convicciones retrógradas que sólo ostentan cargos y/o buscan el beneficio personal. Como me dijo un estudiante este lunes después de las elecciones: “Porquería de oposición la que tenemos…”

RJ
19 de diciembre, 2012

Capriles, Falcón y Guarulla hicieron la tarea en cada una de sus gobernaciones y sacaron 20, es la única manera de poder vencer al monstruo tramposo y con los bolsillos llenos de billetes que es el gobierno. A ellos debemos emular, apoyar y seguir, ellos son la oposición que queremos y en un futuro no muy lejano tendrán la oportunidad de guiar nuestro país. La esperanza está intacta

omar rojas
19 de diciembre, 2012

Creo que la oposición debe revisarse ,sí , revisarse sin prejuicio y ubicarse en el momento histórico que vivimos,porque no es gratuito todo esto que paso en las elecciones inmediatas.Capriles es un ser trasparente ,eso es lo que persivo de él pero para estar en política(y más en nuestro país )debe tener mucha astucia y rodearse de gente que de verdad quiera un cambio y transformación de nuestro país.

Erica Suniaga
19 de diciembre, 2012

En general opino que la mayor parte del artículo es acertado, excepto por lo de “derrota aplastante”, porque los resultados de los comisios no fueron motivados a una reñida competencia o cercanos resultados finales, sino al (desde mi manera se verlo) absurdo comportamiento de la oposición en la ocasión, pues a sabiendas de que nuestros candidatos fueron pre electos en primarias y por tal los consideramos los más capaces, decidieron no votar… Fueron por lejos victorias nefastas. Candidatos por los que la gente votó porque Chávez se los dijo y punto, de cuando acá eso es democracia si se supone que la gente “vota bien” ea cuando discierne, usa el sentido común y su derecho/deber ciudadano de elegir a quien mejor le parezca a la mayoría (como en las primarias) en muchisisisismos centros de votación hubo abstención de más del 50 porciento… Por eso “victoria aplastante”? no. malcriadez? SI. Opino que el próximo año no estaremos entre los 10 países más felices del mundo sino que le ganaremos a Costa Rica y ganaremos el primer lugar, porque de ahora en mas casi nadie podrá quejarse de lo malo del gobierno, porque no votar por los candidatos de la oposición ea lo mismo que avalar a los del oficialismo y por ende deberán hacer lo que es peor que estar cegado por el fanatismo y creer que los que haga el chavismo es li mejor y peor que quejarse de absolutamente todo: deberán conformarse y quedarse callados, no tienen derecho a decir ni “ñé” porque esos candidatos ganaron porque les dio la gana a quienes no vot aron, esos con los que no estaban conformes muchos chavistas incluso. Yo si me quejaré más que nadie porque voté.

Oswaldo Aiffil
20 de diciembre, 2012

Había una vez un país…

Héctor Aníbal Caldera
20 de diciembre, 2012

Creo que fue José Igancio Cabrujas que expresaba que eramos un país-campamento, así como en las minas donde extraigo y extraigo, sin importar ni el cuido del entorno donde se extrae ni menos aún el cuido de las condiciones del campamento. Creo que buena parte de ese desprecio y descalificación conlleva, desde hace muchos años, la dificultad de realmente ver, escuchar y comprender al otro, en especial si ese otro es “distinto” a nosotros.

Es nuestro drama en lo social, por ejemplo, por citar sólo uno, muchos de clase media, que en teoría tienen mayor formación que nuestros coterráneos de clases populares ni se les ocurre tender puentes hacia ese otro “distinto”, preferible no verlo, inclusive continuar despreciándolo, y hablar de lo que un otro debe hacer por mí, sin percatarse que en esa chachara escupen hacia arriba.

El modelaje de los líderes emergentes, como Capriles y Falcón, que sea contagiante en el hacer. El desafío, llegar día a día a los barrios y pueblos olvidados… Con el hacer veremos quienes se contagian, consciente de lo titánico, entonces hacerlo de uno en uno, casa por casa…

Ezio Serrano
21 de diciembre, 2012

Con todo el respeto y admiraciòn que me inspira el autor del artìculo, me permito disentir de su centro argumental: En polìtica como en el amor, uno no puede atribuir los fracasos propios al desamor del otro. De ser asì, estarìamos frente a un liderzgo que es seguidor de sus seguidores. La mal llamada oposiciòn venezolana es en realidad un conglomerado plural y muy heterogèneo que no responde a ninguna señal especìfica para encauzar sus posturas polìticas. Partiendo de esta base, el lìder exitoso serà aquel que logre articular esa pluralidad bajo un discurso coherente y armònico. El gran reto del lìder es hacer que la “orquesta no desentone”. Si no lo logra, ya està derrotado. Pero es “su” fracaso, es su falta de tino. No puede buscar culpables fuera de su propia intenciòn de ser lìder. Cierto que ese fracaso es tambièn un drama colectivo, es un trauma social, pero la consagraciòn del liderzgo pasa por anticiparse a las derrotas y sus efectos. No por victimizarse va a recuperar los pasos perdidos, la victimizaciòn es justamente el camino de su propia desapariciòn como conductor de masas. ¿Quien va a seguir a un perdedor que requiere ser defendido? El lìder debe defenderse solo, si no es capaz de hacerlo, la sociedad se ha salvado de su èxito. Nada bueno nos habremos perdido.

Pedro Velasco Astudillo
21 de diciembre, 2012

Salvando las distancias y las circunstancias del tiempo, la historia política doméstica nos recuerda, que: el Dr. Rafael Caldera ( RIP) fue dos veces candidato de la “derecha” social cristiana, a la presidencia de la república, compitiendo – en la primera – con un lider sin efectivo liderazgo pero con mayoritario apoyo político, como fue el Maestro Don Rómulo Gallegos, candidato del partido fundamental de la llamada “Gloriosa Revolución ( adecomilica ) de Octubre” de 1.945…Fue su primera DERROTA política ! ( “muerte anunciada” por el propio candidato, cuando en plena campaña electoral, se le ocurrió esta infortunada y “autodescalificadora” frase: “Yo se que no soy más que un CAREADOR en una pelea de GALLOS ” …Luego – después de algunos años, dictadura militar incluida , y recuperada la “democracia” representativa- repitió como candidato a la presidencia… y fue DERROTADO- de nuevo- por otro “adeco” ! Sin embargo su PERSISTENCIA ( que más que “tozudez”, fue PERSEVERANCIA y CONFIANZA en su capacidad y liderazgo en el ámbito de las clases privilegiadas, “ampliado” -por “medias clases” populares- ) lo hizo lanzarse de nuevo a solicitar el voto mayoritario del pueblo , que lo había rechazado en dos anteriores oportunidades…y esta vez lo eligió PRESIDENTE de la REPÚBLICA, con todo su inculpado “derechazgo y oligarquismo” a cuestas, y batallando dentro de un ambiente nacional del mas acendrado ADEQUISMO, ( léase: POPULISMO o “JUANBIMBISMO”)…pero aprovechando la “ventaja” inesperada de la substancial división pre-electoral de la “revolucionaria prepotente y mayoritaria” Acción Democrática, logró sus objetivos !…”Todo es VÁLIDO en política”, dicen los “entendidos” en ese “artemágico”. El común siempre ha dicho, que: “a la oportunidad la pintan calva ” …y lo más importante es lograr los OBJETIVOS, con DIGNIDAD y HONESTIDAD, aprovechando las circunstancias favorables; sin dejarse impulsar por el maquiavélico “extremismo”, el cual sostiene que: “el fin justifica los medios ” ! Y ya vimos como la “suerte” , el “destino” o cualquier otro “SINO” lo convirtió en PRESIDENTE por segunda vez, al Dr.Caldera, en su avanzada ancianidad ; y sin contar – esta vez- con el respaldo ni el apoyo electoral de un sólido partído nacional , si no de un “chiripero” politiquero y coyuntural ! El ejemplo histórico-político es válido, para cualquier futuro cercano aspirante a PRESIDENTE; porque a pesar de los “cambios” biológicos, económicos y afectivos, que producen en las gentes: el tiempo y la ENTROPIA de los sistemas biológicos cerrados, no podemos olvidarnos de que nuestro pueblo mestizo en su genotipo y sus “arbitrios”- sigue siendo EL MISMO: con sus FORTALEZAS heroicas y sus DEBILIDADES históricas, susVIRTUDES ciudadanas probadas- en “variopintas” circunstancias – sus VELEIDADES del “oportunismo” y sus…”CAPRICHOS” políticos !!! Así que ADELANTE ! , con indoblegable PERSISTENCIA ( que “El que PERSEVERA, VENCE ! “), los “aspirantes “primofrustrados” a la PRESIDENCIA del ESTADO NACIONAL !!! NOTA al FINAL: Y siempre recordemos, que : el partido político “pérezjimenista” que apoyaba el programa de Estado del “Nuevo Ideal Nacional”, con “Transformación del MEDIO FÍSICO”, mantenido – desde su autoexilio dorado – por el fugado dictador M Pérez J. (RIP) , triunfó por mayoría sustancial y sorpresiva, en la urbanización popular :”2 de Diciembre”, a la cual el pueblo que en ella moraba, lleno de FUROR PATRIO contra el tirano – quien poco tiempo antes, cuando el pueblo se le había “alzado” , habria ordenado reprimir a bala a sus “levantizcos”y revolucionarios” habitantes, muchos de los cuales fueron ultimados a balazos – recién le había cambiado el nombre que le dio el dictador, por el del “glorioso día”:”23 de ENERO”, fecha de su “escapada” en madrugada !!! “MEMENTO, HOMO…” que hay que tener presente, permamentemente. la frase cervantina de El QUIJOTE genial y “cordurado”, a su fiel escudero, gobernador fracasado de la ínsula Barataria: “COSAS VEREDES, SANCHO” !!!

gilaroca
21 de diciembre, 2012

Los análisis situacionales son complejos y no tan simples como con frecuencia queremos verlos. HCR se ganó todo mi respeto durante la campaña presidencial. Su lucha fue extraordinaria, es decir, se sobrepuso a lo ordinario político y partidista. Arrancó con muchas debilidades. Se le sintió crecerse vibrando con todo tipo de ciudadanos y éstos vibraron al unísono con él. La victoria, que debía haber sido suya, se le escapó. Peor, se la quitaron de las manos. Por parte del contrincante, que se aprovechó hasta el último minuto de las super-ventajas que su condición de presidente, tanto del Estado como del PSUV y de las FFAA. le proporcionaban a manos llenas. Por parte de la oposición a la oposición que desarrolló un trabajo de zancadillas, llamativas primero y muy disimuladas después, cuando se dieron cuenta que el aspirante se había superado a sí mismo en su nueva condición de líder. Siempre he afirmado que HCR no debía haberse re-presentado a la gobernación de Miranda. Ni por envidias, ni por debilidades, ni por partidismos mal interpretados. Todo lo contrario. La oposición demostró en las elecciones regionales, carecer de líder. Hubo des-unión, des-animo, falta de organización y de cooperación. HCR hubiese sido el líder necesario con la experiencia ya adquirida. Y eso Chávez lo entendió muy bien. Y colocó a su nominado Elías Jaua como trampa: se luchaba contra el ex-vicepresidente. No podía enfrentarlo un in-nominado. El hombre era HCR. La oposición cayó en la trampa. Ganaron Miranda, pero perdieron el país. Desde la otra alternativa, quizá hubiesen perdido Miranda -aunque no lo creo- pero hubiesen ganado Venezuela con contadas excepciones. La Unidad demostró, desafortunadamente, falta de coordinación, de cooperación, mucho des-ánimo y mucho más des-control. Renacieron las zancadillas de la campaña presidencial y se comieron a sí mismos prefiriendo el sillón a la cola electoral y al dedo entintado y los ramalazos de un partidismo tuerto a la claridad de la acción conjunta y unitaria. Ahora presumen de posición:primer partido, segundo partido, tercer partido…de la oposición. Pero son también los primeros, los segundos, los terceros… en el desorden, egoísmo y apetencias que llevaron al fracaso a la unidad opositora. Aunque no tan unida en la segunda vuelta. ¿Cómo será en la tercera el próximo año?

Arisbruz
21 de diciembre, 2012

Estoy absolutamente de acuerdo con gilaroca en sus apreciaciones. Me permito DIFERIR de Francisco Suniaga. Capriles se había consolidado como un líder nacional, y bien no tenía necesidad política de enfrentar la Gobernación de Miranda. La pelea era contra el Chavismo, manteniendo y aún recuperando gobernaciones rojas. No le echemos TODA la culpa a electores hartos de procesos electorales que lo más que producen es desgaste, amén de la impensable fecha del 16 de diciembre, apenas 8 días antes del 24, en el que todos deberíamos pensar en cómo tener los recursos requeridos para las demandas de ese notable día. Entonces será que Capriles no valoró ese cansaancio y desgaste no sólo emocional, sino físico?…No se dió cuenta, a lo largo de los 3 meses de campaña presidencial que la MUD era un panfleto?…Si no se dió cuenta, es indigno de liderizarnos, y si se dió cuenta, entonces debió apoyar a los candidatos regionales, levantándoles la mano a aquellos que ya su ojo clínico había detectado como mejor opción, independiente de votaciones previas. Los tiempos políticos en Venezuela son cambiantes y acelerados, y la astucia debe prevalecer para beneficio colectivo, entiéndase, de TODA VENEZUELA. Sin embargo, se imaginan si hubiera perdido Miranda?…En conclusión, no hay bases reales que sustenten la maquinaria política de la oposición en Venezuela. No hay penetración de la oposición ni en barrios, ni en sectores clase media, ni mucho menos alta. NO HAY BASES POPULARES en general en el país. Esta condición, que sí logró el chavismo, sumado a las disputas a destiempo lograron decepcionar más a los “opositores” y menos a los chavistas, y de allí los resultados.

David Almenar
22 de diciembre, 2012

El contexto del articulista esta fuera completamente de la realidad política venezolana, me da la impresión que estuviera hablando de un candidato de un país donde están plenamente identificadas las reglas del juego. Con relación al candidato también esta fuera de la realidad venezolana que toda vista pareciera que debe mantener su mini cuota de poder a toda costa. Lamentablemente seguimos con el mismo problema, falta de líderes suspicaces que conozcan las verdaderas necesidades de los venezolanos y trabajar para ello.

Erica Suniaga
22 de diciembre, 2012

David Almenar: falta de líderes? no empiezo a entender el motivo por el cual la elección de un presidente de la república debe depender de liderazgo, si se sigue pensando de ese modo continuarán en Venezuela gobernando militares, pues son ellos los que poseen capacidad de liderazgo, más allá de o independientemente de otras cualidades que según yo si deben poseer, como una propuesta realista respecto a como conducir a un país en el sentido político únicamente. Un líder puede ser un cadete de 3er año de la escuela naval… y no por tener la capacidad de liderizar (que no es más que poder de convencimiento) significa que sea in buen comandante… tal vez nisiquiera sepa resolver ina ecuación de primer grado. Venezuela n o necesita que alguien lo convenza respecto a una ideología personal, necesita que sea conducida hacia el progreso, estamos ya alejándonos de la era moderna y estamos entrando a la era del conocimiento, el país necesita evolucionar, mejoras de gerencia… No un orador. Un prosidente es una persona electa para representarnos ante el mundo y es en manos de quien queda la última palabra en asuntos primordiales de estado, es un empleado público como lo somos muchos.

Maribel Cortell
1 de enero, 2013

Absolutamente de acuerdo con lo expresado en el artículo. El adversario mas temible que tenemos es cierto sector dentro de la oposición. Es este sector el que ha acabado uno tras otro a todos nuestros líderes. Son ellos los que parecen desconocer en qué estamos metidos con este gobierno.

Encarnación Méndez
14 de enero, 2013

Estuve de acuerdo con lo expresado por Suniaga hasta hace poco tiempo. Mi opinión ha cambiado después de las desafortunadas palabas de Capriles hacia Maduro. No son decirle que se dedique a “resolver los problemas del pueblo” una aceptación implícita del “original” golpe de estado (o un reparto ilegítimo del poder en manos de un dúo civico-militar, como quieran llamarlo) que estamos viviendo?

Horacio Idarraga Gil
22 de enero, 2013

Pienso que la regla de oro de la democracia es que cada quien pueda expresar su opinion con plena libertad. Y mi opinion es que Capriles hizo de la mejor manera lo que sus asesores le indicaron. Por lo tanto no es el culpable de perder las elecciones. Los culpables son los que no hicieron su tarea que era depositar su voto. Anoche escuche a Ramos Allup esbozando la idea de convertir a la mesa de la unidad en un partido politico. Partidos tenemos de todos los colores. Lo que necesitamos son militantes para esos partidos. Militantes sinceros y comprometidos, como los seguidores de Chavez.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.