Artes

Los Fitzgerald en viñetas

Por Prodavinci | 3 de Diciembre, 2012

Artículo publicado en La Vanguardia.  A continuación un fragmento:

Zelda Fitzgerald, además de ser la esposa de F. Scott Fitzgerald, el máximo exponente de la llamada Generación Pérdida, y autor de El gran Gatsby, también fue una mujer rebelde y moderna, que en los años veinte reivindicó la vida “desenfadada”. Ahora una novela gráfica narra y pone luz a su vida.

Una vida intensa y aventurera en los locos años veinte, marcada por los viajes por toda Europa, la literatura, las fiestas, la creación, los altibajos económicos, y regada por el alcohol. La bebida, la ginebra, acabaría con Scott Fitzgerald en 1940, año en el que murió tras sufrir un ataque al corazón en Hollywood, donde vivía escribiendo guiones y narraciones breves.

Ella, Zelda, murió en 1948, a los 47 años, en el incendio del hospital psiquiátrico de Highland, en Aheville, en Carolina del Norte, donde estaba internada en los últimos tiempos diagnosticada, de “esquizofrenia”, una enfermedad que llenó de altibajos la vida emocional de esta mujer que bailó, escribió, pintó, bebió, experimentó y se comió el mundo a bocados, pero que también estuvo a la sombra “de un grande”.

Así, esta apasionante biografía que desvela y descubre a la mujer que inspiró muchas obras de Fitzgerald, su musa, como en Suave es la noche, cuya protagonista Nicole es calcada a ella, ha quedado trazada en viñetas, mezclando pura literatura y cómic, en Superzelda, un libro creado con los italianos Tiziana Lo Porto y Daniele Marotta, y que publica en España y Amarica Latina 451 Editores.

Para el editor del libro, Samuel Alonso, esta obra tiene la función de “reivindicar a Zelda, que perteneció a una generación, a la Jazz Age, pero que como fue mujer quedó en la sombra, como ocurrió con en el boom latinoamericano que ahora celebra sus 50 años, y que nunca habla de grandes mujeres escritoras, como Elena Garro, la ex de Octavio Paz, y que quedó en su sombra o a María Luis Bombal o Clarice Lispector”, subraya.

Zelda reivindicó por todo el mundo el club de los desenfadados, la forma de vida de los años veinte. Quería vivir y eso se lo quería trasmitir a su hija -”porque los hijos nunca tienen que ser una molestia”-decía-, un amor por la vida aventurera.”Dentro de su familia era una out sider y en este cómic se descubren muchas anécdotas de su biografía que no se conocían mucho”.

Una vida con mucho humo, jazz y ginebra, con el acelerador pisado, libérrima, con separaciones y abundante correspondencia por medio; con peleas, escándalos, salidas por la puertas traseras de los hoteles de lujo en Nueva York, muchas infidelidades; pero eso sí, con mucho amor.

Y una mujer, que fue acusada por Hemingway, otro miembro de la Generación Pérdida, junto con Dos Passos, de haber destrozado la vida de Scott.

Esta novela gráfica que acaba de salir a las librerías coincide con la publicación de una reedición ilustrada por el artista norteamericano Jonny Ruzzo de El gran Gatsby, publicada por Sextopisoilustrado.

Y esta fiebre por los Fitzgerald, que comenzó con la publicación hace unos años de Alabama Song, del escritor Gilles Leroy, la novela publicada por RBA y en la que se daba voz a Zelda, se completará con la película El gran Gatsby, que protagoniza Leonardo DiCaprio, dirigida por Baz Luhrmann, el mismo de Mouline Rouge, que estrenará en 2013.

*******

Lea el artículo completo aquí.

 

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.