Artes

Un premio y una discusión, por Antonio Ortuño

Por Antonio Ortuño | 1 de Diciembre, 2012
0

Como para todo efecto práctico este año no hubo Premio FIL, los medios de comunicación han dado más cobertura de la usual al Premio Sor Juana Inés de la Cruz, que se entrega desde hace veinte años y galardona exclusivamente libros escritos por mujeres. La ganadora de este año, la chilena Lina Meruane, es una gran autora y es de celebrarse que haya recibido el grado de atención que se le ha deparado y que apunten hacia ella todos los reflectores, cámaras y grabadoras de la feria. Pero Lina misma, en su mensaje de aceptación del reconocimiento, leído el miércoles en la feria, ha llamado la atención sobre varios puntos relacionados con la lectura y difusión de las letras escritas por mujeres que creo que vale la pena detenerse a reflexionar.

El eje del asunto es la falta de paridad. En un medio presuntamente progresista, como el literario, salta a la vista el hecho incontrovertible de que hay más hombres publicados y se les cita y comenta mucho más que a sus pares femeninas. La mayoría de los catálogo editoriales están compuestos por obras escritas por hombres, sí, y también la mayoría de los jurados de los premios lo son. Hombres son la mayor parte de los críticos y de los profesores y hombres son, generalmente, los autores más celebrados, leídos y seguidos por los medios. Sin embargo, diferentes encuestas resaltan que buena parte del público lector está compuesto por mujeres. Sí: ellas leen, porcentualmente, más. También compran más libros. Y nadie puede sostener seriamente (sin babear) que la calidad de lo que escriben las mujeres sea diferente a la de sus colegas masculinos.

El discurso de Meruane señaló eso y reivindicó la batalla de siglos que han librado las escritoras para subsistir. Es decir, en ese sentido, que la discriminación positiva que hace posible un premio como este sigue siendo necesaria, porque seremos muy progresistas los escritores pero seguimos pensando como personas del siglo XVIII. Es más fácil, para un hombre, ironizar sobre el asunto que reconocerlo.

Tuve la fortuna de ser parte del jurado que decidió el premio Sor Juana de este año. Sostengo que Sangre en el ojo, la novela ganadora, es uno de los mejores libros publicados en los últimos meses a escala internacional. Y me parece, además, que en torno a este tema hay largas reflexiones y discusiones pendientes.

***

Publicado en el Informador.com.mx y reproducido en Prodavinci con autorización del autor

Antonio Ortuño Narrador y periodista mexicano. Entre sus obras más resaltantes están "El buscador de cabezas (2006) y "Recursos Humanos" (finalista Premio Herralde de Novela, 2007). Es colaborador frecuente de la publicación Letras Libres y del diario El Informador. Puedes seguirlo en Twitter en @AntonioOrtugno

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.