Actualidad

¿El liderazgo religioso de Hugo Chávez?, por Ana Teresa Torres

Conferencia dictada en el Seminario: Política venezolana y la construcción de mayorías. ¿El liderazgo religioso de Hugo Chávez? Con Michaelle Ascencio, Enrique Ali González y Arturo Peraza en la Universidad Católica Andrés Bello el 13 de noviembre 2012

Por Ana Teresa Torres | 15 de Noviembre, 2012

 

Hay una división de opiniones acerca de si el liderazgo de Hugo Chávez es político, carismático o religioso. No veo oposiciones infranqueables entre ellas. Es todo a la vez. Un liderazgo mantenido por catorce años invita a preguntarnos de qué fuentes surge el poder del líder para sostener la fidelidad de la masa durante tanto tiempo y a pesar de la precaria gestión de gobierno. Hay dos fuentes que saltan a primera vista y en las que no me voy a detener porque son las que constantemente son citadas y referenciadas por todo tipo de opinadores: el poder económico y el poder político. No hay mucho que agregar sobre esto porque es obvio. Si partimos de la definición de que las masas siguen a Hugo Chávez porque les brinda (o promete brindar) apoyo directo a sus necesidades básicas, que son prioritarias en sectores pobres o pobrísimos de la sociedad, y continuamos con la definición de que esas masas están controladas por un poder político sin barreras ni cortapisas, estaremos, sin duda, diciendo algo cierto y evidente. Pero si eso es lo único que mantiene la fidelidad al líder, entonces tendríamos que pensar que estamos definiendo a esas masas como un conjunto de cuerpos vacíos que solamente responden a la inmediata necesidad y al control intimidatorio de los mecanismos del poder. Debemos recordar que estamos hablando de personas (de muchas, por cierto) y no de máquinas a las que se les suministra combustible o se programa para actuar; y en términos religiosos –que es precisamente el tema que nos convoca–, bien pudiéramos decir que son cuerpos con alma. En ese movedizo terreno de la subjetividad se ancla la tercera fuente de poder del líder: el poder simbólico.

¿En qué se asienta este poder? ¿Cómo se expresa? Los efectos son intangibles, pero su vehículo es perfectamente visible y asible: en el discurso. En las palabras. En los instrumentos simbólicos que disponemos para construir nuestra identidad. Los seres humanos nos construimos y definimos en la palabra del otro, eso, al menos, piensa un psicoanalista. El lenguaje nos afecta y es el instrumento fundamental que nos constituye en personas. Entonces estamos obligados a pensar en la consistencia y naturaleza de ese discurso constituyente que ha logrado en tres lustros convertir a las masas, que durante cuatro décadas suponíamos democráticas, en fieles seguidores de una ideología no democrática, autoritaria, y encaminada día a día hacia el totalitarismo a la venezolana. Es tarea de los politólogos definir las características de esa ideología, de esa construcción política que ha creado Hugo Chávez, y que tiene cualidades muy particulares que no se dejan fácilmente asimilar a las ideologías estándar estudiadas por las teorías políticas. No soy politóloga, así que les invito a pensar en el fenómeno desde otros canales. ¿De qué está hecho el discurso de Hugo Chávez? Si corremos a definirlo como una sarta de palabrería sin sentido, una habladera de pistoladas, como se dice en criollo, no podemos continuar. El prejuicio nos impide comprender. Les invito a desprenderse de ese prejuicio según el cual el discurso de Chávez es pura cháchara. O en todo caso, a admitir que es necesario tratar de comprender mejor esa cháchara. No es una retórica hueca destinada a marear a los escuchas, tiene sentido y puede ser comprendida.

Si levantamos la hojarasca de su verbo encendido podemos distinguir que el discurso tiene dos vértices básicos: por un lado es un discurso histórico-nacionalista-bolivariano, y por el otro un discurso redentorista-cristiano-socialista. Hay que hacer una salvedad, y es que en ninguno de los casos el discurso corresponde palabra por palabra a la base teórica de la que proviene. Es un discurso compuesto de apropiaciones y reapropiaciones de discursos “mayores”, hasta cierto punto universales, pero crea un nuevo producto, único y solo parecido a sí mismo. Este discurso ha construido una versión histórica de Venezuela, que no hace falta que avalen los historiadores; la veracidad histórica no tiene importancia a los fines de la retórica política. Es la historia de Venezuela, tal como el líder la entiende y como la recibe la masa. Tiene efecto simbólico en tanto es un gran relato nacional cuyo protagonista es el pueblo oprimido y engañado por las elites durante cinco siglos que finalmente encuentra su liberación. Simple, poco veraz, pero efectivo. Otro tanto puede decirse de lo bolivariano que habla del Libertador, tal como el líder lo ha construido –imagen en 3D incluida–; y digan lo que digan los historiadores, ese Bolívar, tergiversado o inventado, es el que recibe la masa. Un nuevo Bolívar cristiano y socialista, que opera como la bisagra que une los dos vértices, el histórico-nacionalista y el redentorista; a lo que hay que agregar que Bolívar ya recibía cualidades religiosas antes de Chávez, de modo que aquí el líder se apropia de un discurso prefabricado. Quien es chavista es también bolivariano, socialista y cristiano. O al revés. Los conceptos se intercambian y se hacen sinónimos, a pesar de las contradicciones que puedan contener. Es un conjunto de significantes que flota en el discurso y que cada receptor capta de acuerdo a su propia subjetividad.

Con el discurso cristiano ocurre lo mismo que con el discurso histórico. No es el discurso de un teólogo jesuita, es la apropiación de lo que Michaelle Ascencio ha estudiado como “catolicismo popular”,  y no corresponde por completo a la religión católica de los dogmas y practicas religiosas, al punto que incluye fácilmente creencias y prácticas mágicas provenientes de otras creencias, y tampoco establece una diferencia taxativa con las religiones cristianas protestantes, que en América Latina son conocidas como evangélicas. Es un discurso religioso lo suficientemente amplio para que cualquiera puede encontrarse cómodo dentro de sus referencias. Un ejemplo: “Estoy seguro de que lo vamos a lograr. Hemos sido bañados por el agua bendita del cordonazo de San Francisco. Hoy es día de San Francisco, aquel que era rico y entregó toda su riqueza a los pobres y se volvió santo”. Estas afirmaciones dichas en el cierre de la campaña electoral pasada unen la tradición caraqueña del culto a San Francisco con el milagro y el éxito político.

En cuanto al discurso socialista, derivado del marxismo, que el líder comenzó a hacer explícito hacia la mitad de su mandato, ocurre lo mismo. Un teórico marxista o neomarxista no quedaría suficientemente convencido. Es un marxismo reapropiado. Por poner un ejemplo, si bien el estado comunal, y la propia idea de la comuna, se inspiran en los soviets y en los kolhos de la Unión Soviética, no se propone un estado soviético tal cual fue. Es una versión venezolana, más asequible a nuestra mentalidad que la que impusieron los rusos tiempo atrás, pero al fin y al cabo es una invocación del marxismo que puede contentar a los sectores de la izquierda, y al mismo tiempo ofrece la redención de los desposeídos, que puede animar a las masas. Todo, en conjunto, va creando una construcción barroca en la cual diferentes discursos universales confluyen para generar un discurso culturalmente nuevo, y que probablemente solo funciona en Venezuela porque adopta las características culturales nacionales. Es por eso que si el líder baila joropo o entona coplas llaneras en medio de un discurso, las masas no ven eso como ridículo o fuera de lugar; ni tampoco que cuente anécdotas interminables o chistes perdidos, porque recrea así la manera popular del habla venezolana.

El discurso histórico es también redentorista en tanto la historia se ha planteado como el relato de la dominación de unas clases sobre otras (lo que tiene una reminiscencia marxista, sin duda), pero dentro de la redención no esta solamente la material, que fue la propia del marxismo, sino la cristiana. Cristo es por antonomasia el redentor, y de acuerdo con el líder, el redentor de los pobres porque fue socialista. Cristo es una fuerza espiritual y también guerrera:

Dame tu corona, Cristo, dámela, que yo sangro, dame tu cruz, cien cruces, pero dame vida, porque todavía me quedan cosas por hacer por este pueblo y por esta patria, no me lleves todavía, dame tu cruz, dame tus espinas, dame tu sable que yo estoy dispuesto a llevarlas, pero con vida, Cristo, mi señor.

Estas palabras fueron pronunciadas por Hugo Chávez en una misa de acción de gracias en Barinas, a su regreso de Cuba en abril de 2012, a donde había viajado para continuar su tratamiento. Cristo aparece en este discurso con un sable, lo que tampoco corresponde al cristianismo típico. Es un Cristo guerrero. El sable simbólicamente pertenece a Bolívar, y de ese modo se mezclan ambas figuras en un solo conjunto de significados. El líder se presenta entonces en identificación con el Cristo sufriente, el Cristo redentor que asumió el sacrificio y tormento para salvar a los hombres, pero que al mismo tiempo es un guerrero, que inspira la lucha por el pueblo. De la misma manera en que el socialismo real fue ateo, el Cristo del cristianismo no es guerrero, pero estas contradicciones son obviadas en el discurso, que de algún modo contiene reminiscencias tergiversadas del movimiento de la teología de la liberación.

El líder propone a Cristo como su modelo de identificación, y al mismo tiempo se propone a sí mismo como modelo para sus seguidores. Esa identificación, además, no es estática, genera modificaciones en la propia masa. Como decía en unas recientes declaraciones Moisés Naím (El Universal, 4/11/2012): “Hay muchas características de la ideología, de la personalidad y de las preferencias de Chávez que hoy se reflejan en la nación”.

En tanto los venezolanos son los hijos e hijas de Bolívar, quedan unidos en un doble vínculo sagrado: la unión a través de Cristo y a través de Bolívar. Y más aún, la identidad del pueblo es definida a través de la identidad del líder:

Chávez no soy yo, Chávez son ustedes, somos todos. Ya no soy yo. En verdad Chávez es un pueblo, es un concepto: el chavismo.

Estas palabras corresponden a una concentración en Cumaná en la pasada campaña electoral, pero con mínimas variantes han sido repetidas numerosas veces. Por cierto que la repetición abusiva de su retórica ha sido considerada como un “fastidio”, o como propia de quien no tiene nada que decir. Veámoslo también como la consistencia que el oyente encuentra en el discurso, la seguridad de que su líder no cambia y es fiel a lo que dice; y también como la repetición propia de las retóricas religiosas en las prácticas, ritos y plegarias.

Si observamos con detalle en este discurso el significado principal no es que las masas sean militantes de un partido político (el partido tiene, por supuesto, su propia vida y fines), sino que formen parte de un cuerpo de la patria de la que el líder es órgano vital (“Chávez, corazón de la patria”). Y por otro lado, las promesas que se ofrecen no se expresan en el lenguaje de las políticas públicas, laicas y ciudadanas, sino como “misiones”, que es un término que engloba lo cristiano y lo militar, y que aluden metafóricamente al amor del líder por el pueblo. No se ofrece, por ejemplo, un “programa de atención médico social dirigido a las mujeres con embarazo precoz y a los adolescentes en situaciones de riesgo e incapacidad”, sino la Misión Hijos de Venezuela. O, en vez de “programas de atención integral para las personas de tercera edad de los sectores de bajos recursos” aparece la Misión en Amor Mayor. Los nombres concedidos a las misiones, sin excepción, convocan a los sentimientos, al amor, y a la protección del líder.

Como dije al principio, no hay ninguna duda de que estamos hablando de beneficios materiales concedidos por el gobierno a los sectores de pobreza, y que consiguientemente eso genera una condición de obediencia y sometimiento ante quien los concede. Pero es mucho más que eso. Es la creación de una suerte de iglesia-patria, en la que los fieles conviven unidos por los lazos que los vinculan al padre-líder, y a Cristo-Bolívar, por el amor que les dispensa a todos y a cada uno de ellos por igual (con excepción, por supuesto, de aquellos “infieles” que no forman parte de esa comunidad, y por ello son “antipatriotas”). Todos los fieles forman parte de esa gran comunidad, que es la patria, que es el cuerpo de Chávez, que es el cuerpo de Bolívar (literalmente expuesto), y  “Cristo, mi señor” es el único por encima del líder, y a su vez lo ama y cuida para que su vida alcance a cumplir la misión que le ha sido encomendada en la tierra.

Esos lazos de amor producen una fuerte identificación entre la masa y el líder, que es quien representa el conjunto de valores e ideales que dan sentido a todo. Ciertamente ese conjunto es bastante indefinido, pero por ello mismo permite que todos puedan interpretarlo y comprenderlo desde su propia subjetividad. Si se propusiera, por ejemplo, la dictadura del proletariado, elemento esencial del marxismo tradicional, o se invocara a Marx, como genio iluminador, pocos se verían reflejados; en cambio en la felicidad de la “patria nueva y bonita” cualquiera puede colocar sus propias esperanzas. Y pareciera que así ocurre.

Ana Teresa Torres es narradora y ensayista venezolana.

Comentarios (24)

Ramón Nuñez
15 de Noviembre, 2012

Si así es la cosa, pues nos fregamos, o mejor dicho, Venezuela se fregó, porque contra eso no hay nada que valga. Así, que como decía el difunto Miguel Thoddé: ¡Señores, buenas noches!

RJ
15 de Noviembre, 2012

¿Y como hacemos para revertir ese embrujo?

Alexandre Daniel Buvat
15 de Noviembre, 2012

eN SÍNTESIS DE TODO EL TEXTO, PUDIERAMOS INFERIR QUE CHÁVEZ APROVECHA MUY BIEN ALGO DE LA ESENCIA DEL VENEZOLANO QUE DESDE LA INDEPENDENCIA, PASANDO POR LA FEDERACIÓN LA “DEMOCRACIA DE CUARTA Y EL SOCIALISMO DEMOCRÁTICO PARTICIPATIVO DE QUINTA, HAY UNA MANIFIESTA DEPENDENCIA A LO OTRO, AL MAS ALLÁ, AL JEFE, AL REPRESENTANTE DE LO SUPERIOR, EN SUMA AL QUE PRODIGA PERMISOS Y DÁDIVAS PARA SUBSISTIR SIN MAYORES ESFUERZOS PROPIOS PARA EL LOGRO SALVO LA “FE” EN LO MAS ALLÁ DE MI Y EL PREMIO A LA “VIVEZA” O ADULACIÓN COMO HABILIDAD ESPECIAL

Carolina Gomes
15 de Noviembre, 2012

Me dan escalofrios de solo pensar en esta situación. Ese dem…. lo que ha hecho es burlarse del pueblo venezolano…y como dijo Guacaipuro Lameda: “Mantener a los pobres, pobres y con esperanza”…esa es la esencia del socialismo de Chavez.

@manuhel
16 de Noviembre, 2012

Tenemos la capacidad de analizar y desmenuzar las claves y el por que de tanta fidelidad de las masas chavistas hacia su Lider, pero la impotencia nos asfixia porque no podemos hacer nada por hacerles cambiar de opinion o al menos para hacer que comiencen a cuestionar su gestion.

Triste y cierto.

Jesús Suárez
16 de Noviembre, 2012

Ana Teresa Torres ya lleva tiempo probándonos que es una de las mentes más lúcidas del continente a la hora de analizar un fenómeno tan complejo como el chavismo. Y más allá de las visiones pesimistas que algunos han extraído de esta lectura, me alegra saber que seis millones y medio no compramos ese discurso y que hizo falta la coacción, el ventajismo y una operación remolque de última hora para imponerlo nuevamente. Creo que la batalla más ardua por venir no será tanto la discursiva como la que se debe librar en la acción política concreta frente al formidable Estado-Partido que se ha ido construyendo impúdicamente en estos 14 años.

Lilian Rios
16 de Noviembre, 2012

¿Por qué tenemos que rendirnos – como dicen cada uno de los comentarios publicados-? Mientras existan mentes lúcidas que analicen el discurso, se puede – recomiendo leer comprensivamente, si se puede decir así – el otro texto de la misma autora publicado HOY en la página y encontrar la vía de hacer patente la verdad. Lo que importa es hacerlo ¿tan melodramáticamente como lo de “dame tus espinas…etc? o nos da pena ajena hacerlo ASI? ESTOY SEGURA QUE ESTAMOS EN EL CAMINO!!! ¡Gracias, Ana Teresa Torres por tu lucidez!

monte-negro
16 de Noviembre, 2012

Felicitaciones por tan lúcido y bien hilvanado artículo. Los “infieles” deberían recitarlo tres veces al día como penitencia cada vez que digan algo como “esto es una dictadura, porque no se consigue azúcar, ni aceite”, o cada vez que expresen su menosprecio por las “masas chavistas ignorantes que se dejan comprar”. La ilustración no tiene desperdicio: uniforme de relumbrón, no contemplado en los reglamentos, beso de Judas, pose de idealista y micrófono, suerte de “arma letal” de este tipo de caudillo.

Carolina Gomes
16 de Noviembre, 2012

monte-negro, tu comentario me confunde. ¿Eres oficialista u opositor?.

Mr. G.
17 de Noviembre, 2012

Creo como la Sra. Paulina Gamus: “sin la chequera el amadísimo lider no existe. Feliz fin de semana.

Sra. Almendro
17 de Noviembre, 2012

Pero y entonces ¿por que necesita captahuellas, cierres de consulado y todas las inst. del Edo. para permanecer en el poder? Gracias.

Ezio Serrano
17 de Noviembre, 2012

Pura paja. El liderazgo de Chàvez ha pasado por varias etapas, la condiciòn carismàtica y religiosa, si ha existido, en modo alguno explica su nivel de influencia sobre la poblaciòn. Tenemos una memoria muy fràgil y nos resulta màs fàcil apelar a estas boberìas en lugar de estudiar a fondo los problemas. Basta recordar los sucesos de 2002-2005 en nuestro paìs. Para cuando se inicia la recolecciòn de firmas para revocar el mandato de Chàvez, su popularidad habìa caìdo a un nivel que aseguraba su salida. Los sucesos del 11 de abril, junto a Las Misiones se producen justo cuando los precios del petròleo empiezan a despuntar. El gobierno ganò tiempo, se inventaron el famoso episodio de las Firmas Planas, fueron monitoreando el ascenso de Chàvez en la opiniòn. Cuando finalmente se produce el revocatorio, lo perdimos de calle, el milagro habìa ocurrido, Chàvez volvìa a ser un Santòn, gracias al reparto PERSONALIZADO de la renta. Cuando este personaje se reserva para sì un presupuesto paralelo, producto de la subestimaciòn del precio del barril, se està reservando la fuente sagrada de su popularidad. Ello ocurre porque el reparto tiene su magia y ello es tanto màs real tanto màs corrompida se encuentra la sociedad venezolana. La corrupciòn nos recorre a lo largo y ancho de la piràmide social. Que se revise el gasto pùblico de este año electoral y podrà verificarse nuevamente el encanto magico del reparto. Algunos genios argumentan: Pero en Venezuela ha habido reparto rentista desde siempre. Tonterias, el reparto durante el perìdo democràtico era INSTITUCIONAL, hoy se reparte para obtener fidelidad a un sujeto concreto, el Santòn que nos alumbra el camino. Eso marca un mundo de diferencia que pocos quieren ver.

Insólito
17 de Noviembre, 2012

Lo cierto es que está construyendo un poder con aspiraciones de permanencia indefinida. Pretende dar a ese poder un matiz redentorista con un lenguaje cuasi religioso. Pero ¿es eso lo que explica la permanencia de ese poder? En mi opinión ese elemento simbólico es importante para justificarse y para que los seguidores se justifiquen; pero ese elemento religioso viene a adornar un poder que se sostiene por la debilidad de los actores e instituciones del país (no sólo los actores e instituciones políticas como los partidos, también por ejemplo las universidades que antes eran muy relevantes y hoy están en peligro terminal), el manejo total de una riqueza petrolera enorme (que siempre es un instrumento elemental), el establecimiento de una red de apoyo internacional (muy útil aunque muy costosa, especialmente para los venezolanos que tienen que compartir los recursos), un ambiente de terror que mantiene a toda la población en la postración (por ejemplo, los profesores universitarios que eran un gremio poderoso antaño, ahora no se atreven a reclamar realmente sus derechos y sobreviven con sueldos miserables hasta que el gobierno lance una limosna, que es eso: una limosna).Seguro hay otros factores a considerar. Es interesante ver que en América Latina hay varios presidentes que están tratando de repetir el camino seguido aquí: ¿se dirá que en esos caso también se observa un liderazgo religioso?

Oscar Marcano
17 de Noviembre, 2012

Excelente reflexión de Ana Teresa. Magnífica invitación a leer desprejuiciadamente un discurso ominoso pero altamente eficaz.

Madelaine
19 de Noviembre, 2012

Un buen análisis, sin duda, PEEEEEERO, eso sólo aplica a 2 millones o máximo, 2 millones y medio de venezolanos, la gente ya ha visto la maniobra, este líder ha aplicado otras estrategias para mantenerse en el poder, no sólo el voto y el apoyo de esos anestesiados, posee toda una estructura de fraude, que comprende muchas acciones. Hay gente que lo sigue, pero no es la mayoría, a pesar de que ha podido generar una vulgaridad generalizada, los jóvenes estudiantes, adolescentes, el que maneja un carro,el transeúnte, el vecino y muchos más se expresan sin respeto, con un vocabulario que más parece de bandas de delincuentes, es la resonancia inconciente del discurso sin final, lleno de groserías,que baña los oídos de los venezolanos todos los días, aunque la gente no lo quiera.No me asusta su eternidad, porque no será así, Venezuela es un país que también valora la calidad, el buen vivir, especialmente después de ver tanto caos promovido por el mismo oficialismo.

Valeria
20 de Noviembre, 2012

Para mi es poder, astucia, discurso y muchos recursos… pero por encima de todo Poder, lmentable pero no veo una salida en el corto plazo.

Eduardo Fernández
21 de Noviembre, 2012

Excelente comentario. Lo mejor que he leído para entender el fenómeno. Saludos.

Alberto J
21 de Noviembre, 2012

Esta juventud que crece no tiene otro punto de referencia que Chavez. Yo soy de una generación que vivió desde el congreso de Andrés Eloy, hasta la elección de Chavez. Cuantos puntos de comparación y referencia en relación al país y sus gobernantes. No me doy por vencido, represento la memoria para mis nietos e hijos, la historia que no reflejará el decreto 58 ni los textos oficiales pero que existe y que no podrá ser borrada. Me volví cibernetico, redes sociales, facebook, google, y cuanta herramienta exista, pendrives ( sustituto de casettes),you tube,cualquier cosa para que no se pierda la memoria. El tiempo hará el resto. Cuando Laika orbitó la tierra, y los comunistas celebraron victoriosos la derrota de USA, vieron años después como caia el muro de Berlin sin disparar un tiro; el próximo muro está cerquita y se llama Cuba.

maría alvarez
25 de Noviembre, 2012

ni critico ni coloco en entredicho lo narrado acá por la amiga torres pero en mi humilde opinión, lo único que tiene a flote a este señor y su patético proceso es la falta, la gran falta de auto estima de todos como población, agrego que nunca he creído en él ni voté por él.., el sacar a flote muchos odios y reconcomios en vez de invitar a la comunión y al perdón y, por sobre todo esto, una oposición acomodaticia, blandengue, genuflexa con otras tantas inconfesables razones para seguir con la cabeza metida en tierra…aayyyyy..divide y vencerás..y el que abusa es porque se le permite..hasta cuándo se le maximiza?? cuándo se le comience a ignorar entonces y sólo entonces, otro gallo cantará..

Jose Alberto RR
27 de Noviembre, 2012

Un análisis psicológico magistral que puede ayudarnos a comprender la insólita omisión del electorado, ante la dramática situación que atraviesa nuestro país. Sin embargo, permítanme una “elucubración”: … ¿y si resultara que el hombre no es mas que una especie de muñeco de ventrílocuo, que dice cosas que no se originan en su pensamiento, sino en un comando o “sala situacional” que le prepara libretos de lo que debe expresar para lograr oscuros propósitos?. Entonces podríamos decir que estamos en presencia de un magnífico actor, pero pésimo gobernante. Cualquier cosa es posible en el terreno de la imaginación.

Theowald D´Arago
12 de Diciembre, 2012

Finalmente luego de 14 años, por no decir 20, la oposición en las palabras de ésta magnífica narradora,nuetra Ana Teresa Torres,logra una interpretación semántica, y no solo sintáctica o ligera del personaje Presi.y su “cáchara”( dejando a demás claro,lo importante de los significantes flotantes que deja su “chachara”), subestimada por una oposición cháchara (y no soy chavista-soy pensador, y como tal me toca pensar),que si quiere ser una alternativa, NO YA DE PODER COMO DOMINACIÓN, QUE ES EL ATÁVICO ANIMAL QUE TODAVÍA POSEE A LOS “HUMANOS”, SINO EL DE CREADOR DADOR, QUE ES EL VERDADERO PODER( PORQUE QUIEN LO TIENE NO NECESITA DEMOSTRARLO, NI MUCHO MENOS MOSTRARLO PERMANENTE MENTE COMO LOS NUEVOS RICOS, SI NO DAR…) Que es lo que debería desar la oposición, y no solo el regreso al poder como dominación, sino EL OTRO ESTÍLO DE DAR,EL QUE NOS PERTENECE A NUESTRO AUTÓCTONO TUTEO, COMPADRAZGO CUASI NATURAL DE SIEMPRE Y QUE NOS CARACTERIZA COMO HOSPITALARIOS, GENEROSOS, Y JAMAS DIVIDIDOS(SINO QUE LO DIGAMOS LOS MAGALLANEROS, FRENTA A LOS SECTARIOS CARAQUISTAS JAJAJA). Srs. HA LLEGADO LA HORA DE PENSAR QUE NO HAY PEOR CHÁCHARA QUE LA DEL SECTARISMO,DE AMBOS LADOS,SI NO PREGUNTÉMOSLE A EL PEOR DE LOS TERRORISMO QUE ES EL MANIQUEISMO DE SIEMPRE, QUE NOS HA LLEVADO A LOS HOMBRES A MATARNOS MILENARIAMENTE, AHÍ ESTAN LOS SIONISTAS Y a HAMAS, JODER.-.. ¿QUIEN RESPONDE POR LOS 170 Y PICO DE MUERTOS …de la última matanza EN Gaza? A nosotros los Venezolanos y extranjeros que moramos en sta nación, nos toca VOLVER A LA CVILIDAD- al RESPETO MUTUO- a la ACEPTACïÓN DEL OTRO,…Y Srs. Déjenla lloradera, que el piso político de éste proceso, mal que bien, les ha modernizado en muchos aspectos el Edo.para que cuando sepan ganar, el verdadero “poder” no se vuelva a despilfarrar en el olvido de lo REAL Y VERDADERO QUE ES EL COLECTIVO, QUE ES A QIEN NOS DEBEMOS;SIN DEJAR DE SER PERSONAS COMO HUMANOS, E INDIVIUOS COMO HOMBRES… Creando ESPÍRITO QUE ES LO QUE NOS DIFERENCIA DEL RESTO DE LOS ANIMALES; EN NUESTRAESTACIA AQUÍ: EXISTIR… T.D.

Carolina Negrín
9 de Marzo, 2013

Guao, que análisis tan exacto de la realidad!!! Primera vez que entiendo con claridad el fenómeno Chavez!… Cómo hacer, entonces, para gobernar desde los intereses colectivos, de un país, de una nación y no desde el uso de símbolos patrio-religioso-político,etc.?

Victor J. Cordero
12 de Marzo, 2013

Leyendo este articulo… me doy cuenta de los increíble, la capacidad de liderazgo y de revolución y transformación que tiene ese campesino humilde de un pueblito de Sabaneta de Barinas, ese soldado paracaidista de la patria, ese hombre de amplio conocimiento, que logro reinventar la izquierda, que logro reinventar el cristianismo, el amor al Libertador, que conjugo teorías, religiones y sistemas políticos que se creían irreconciliables o así nos los hacia ver la historia, socialismo; cristianismo, patriotismo en fin unas corrientes q recobraron valor social, moral y espiritual en el mundo entero, no se puede negar que Chávez es un Líder y del gran alcance que ha tenido sobre América Latina Y el mundo entero… a los comentaristas sin oficio les digo, no se quejen ni digan q Chávez dividía al país. Cuando son ustedes mismo los que nos llaman a nosotros los chavistas, marginales, ignorantes y pare de contar, cuando con su discurso lejos de la conciliación llaman al odio y a la confrontación, cuando dicen ser demócratas y no respetan la voluntad de las mayorías, porque eso es Democracia el gobierno de las mayorías, entiendan eso y dejen de decir gafedades, a la señorita Ana Tereza Torres, encuentro tu discurso muy subjetivo lamentablemente y pobre de sentido, y deberías leer la Biblia sobretodo apocalipsis y me dices si Cristo ósea Jesucristo no era un guerrero, te invito que a la hora de hacer artículos te eduques mas sobre los temas que traes a colación. Buen día

Maria
16 de Julio, 2014

Donde puedo conseguir un ejemplar del libro de Ana Teresa Torres referente a el liderazgo religioso de Hugo Chavez?

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.