Cultura

Entrevista a Daniel Dennet

Por Prodavinci | 20 de Octubre, 2012

Entrevista realizada por Lluís Amiguet, publicada en La Vanguardia. A continuación un extracto:

Daniel Dennet: “Mi vecino me confiesa que la tensión política no le deja dormir. Le recomiendo las reflexiones de Dennett sobre patria y fe como fuerzas para el bien mientras no te las creas demasiado. Junto a otra que me hizo Woody Allen: “Siempre que empiezan a hablarme de Dios, acaban pidiéndome dinero”. Si donde dice Dios ponen patria -o la añaden- y donde pone dinero ponen el voto -o lo añaden-, verán que quienes viven de las banderas -y no hablo de los amigos chinos que las fabrican y venden- siempre quieren vivir mejor. Pero si todos sonreímos y trabajamos juntos, la bandera da igual, la ira nunca llegará al río y tenderemos nuestros puentes hacia el futuro. Felices sueños, vecino”

Me encantó el Barça-Madrid del otro día: el Barça aquí es como una religión benigna y suave.

¡Pero si usted es un ateo convencido!

¡Por eso mismo! Esas formas de patriotismo y religión light: con himnos y banderas, mucho rito, y emociones positivas, pero sin intimidar ni amenazar a nadie, me encantan.

Yo iba al catecismo y me lo pasaba bomba cantando himnos. Hoy soy ateo, pero aún los canto y leo la Biblia: ¡qué gran libro! De hecho, las religiones y las patrias -si no te las crees- son estupendas para relacionarse.

Religión: del latín religare (unir).

Eso debería ser: formas de vincularse sin excluir: una especie de enormes clubs sociales abiertos a quien quiera… Como el Barça. Así crean valor para todos. Son estupendos.

¿Cuándo dejan de serlo?

Cuando el sentido de pertenencia y vínculo de los patriotas o creyentes excluye y rebaja a los que no lo son. Y, en ese sentido, los modelos matemáticos son preocupantes.

¿Por qué?

Demuestran que existe una desgraciada e inexorable correlación entre la intensidad de los sentimientos de pertenencia a una comunidad y los de exclusión y superioridad hacia los que no pertenecen a ella.

¿Perteneces a una comunidad para ser superior a quienes no pertenecen a ella?

Lo esencial es que quienes sabemos del peligro de esas fuerzas irracionales cumplamos el deber moral de mitigarlas y transformarlas en formas suaves y benignas de relación, para que la patria y la religión sirvan también a los que no son patriotas ni fieles.

¿Escepticismo profiláctico?

Es sanísimo. Y tenemos muchísimas oportunidades de ejercerlo: sólo hay que contemplar con lucidez el circo de la política en cada país para ver lo ilusorio que es pretendernos superiores a cualquier otro.

¿Cree que sólo tendremos una oportunidad de equivocarnos?

Me interesa la idea del “eterno retorno” de Nietzsche, quien sin duda había leído a Darwin, y sostenía que la evolución no era lineal, sino circular. Todo y todos estamos condenados a repetirnos ad infinítum.

Una idea mareante.

Nietzsche creía tener su demostración matemática: si la materia tiene un número finito de átomos y puede estar en un número finito de lugares y, en cambio, el tiempo es infinito, las combinaciones de materia y espacio se repetirán también de forma infinita.

¿Y usted lo cree?

A mí me interesa el cerebro como anticipador de futuro: un sistema de adaptación al medio cambiante, que nos permite sobrevivir porque extrae información del pasado y la proyecta en el porvenir.

A veces también falla.

Sobrevivimos porque acierta mucho. Y una bacteria también: anticipa cambios en la química del medio y adapta su organismo. Los humanos, además, creamos símbolos poderosos como el lenguaje, que potencian exponencialmente la anticipación y adaptación.

¿Qué es lo último en neurociencia?

Me preocupa la errónea interpretación de experimentos -en apariencia espectaculares- de predecir nuestras decisiones gracias a la resonancia magnética (FMRI).

¿Con ella adivinan qué decidiremos?

En condiciones muy limitadas y tras un complejísimo tratamiento informático predicen qué letra va a elegir usted de una serie. Para mí, la única conclusión válida de esos test es: no juegues a piedra-papel-tijera con el coco conectado a la resonancia. Perderás.

Me tranquiliza usted.

No leerán las mentes, porque las personas también aprenderían a no dejarse leer. Progresan, en cambio, los modelos de predicción de código (predicting coding models), que son muy prometedores, no.

¿Un peligro para nuestra libertad?

El peligro es que se interpreten como demostración de que no somos nosotros quienes tomamos decisiones, sino de que nuestros genes, neuronas, bioquímica neuronal las toman por nosotros.

¿Por qué le preocupa tanto?

Porque es falso: el determinismo no está reñido con el libre albedrío. Son compatibles. Estamos determinados, pero al mismo tiempo somos libres. La genética y todo cuanto interviene en nuestras decisiones nos determinan, pero no deciden por nosotros.

¿Tan grave es esa confusión?

Es muy peligrosa, porque otros experimentos también demuestran que, cuando no nos sentimos responsables de nuestras acciones, hacemos trampas.

*******

Lea la entrevista completa aquí.

Prodavinci 

Comentarios (1)

Maribel Cortell
18 de Enero, 2013

Que regalo es leer esta entrevista.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.