Actualidad

20 austriacos en Venezuela, por Karl Krispin

Por Karl Krispin | 15 de Octubre, 2012

Las únicas dos revoluciones que ocurrieron en el siglo XX venezolano fueron la explotación petrolera masiva y la también masiva inmigración europea, fundamentalmente entre 1936 y 1958. Estos dos hechos, especialmente el segundo como consecuencia del primero redefinieron nuestro país y trazaron el reacomodo venezolano hacia la modernidad. En 1936 cuando el presidente Eleazar López Contreras mira hacia el pasado para no repetirlo, escribe junto al entonces lúcido doctor Diógenes Escalante uno de los documentos políticos de mayor significación en el diseño de la Venezuela que llega hasta nuestros días. Este papel de trabajo que el gobierno puso seriamente en práctica se llamó el “Programa de Febrero” y buscaba insertar a Venezuela en el contexto del siglo XX. De alguna forma este texto hizo más que valer aquella frase de Mariano Picón Salas que asomaba que “Venezuela había ingresado en el siglo XX en 1936”. El presidente López, luego de haberse paseado por los temas más urgentes que requerían la atención del Ejecutivo Nacional, decide crear el Instituto de Colonización e Inmigración. En aquel febrero azaroso de 1936, después de que la población de Caracas salió a reclamar libertades, López escribió: “Entre las grandes necesidades del país está la de una población relativamente densa, físicamente fuerte, moral e intelectualmente educada, y que disfrute de una economía próspera. La inmigración y colonización contribuirán poderosamente en ese sentido”. La Guerra de España seguida por la II Guerra Mundial precipitaron la llegada de inmigrantes a nuestro país. En la década de oro de los cincuenta, Venezuela sonaba a quimera en las oficinas de selección de migrantes en Europa. Las largas colas que se formaban representaban el camino hacia uno de los países que unánimemente llevaba la marca indeleble del futuro.

Gracias a las oleadas migratorias Venezuela mejoró, cambió sus hábitos alimenticios, incorporó mano de obra al naciente sector industrial, remozó el ambiente académico e intelectual y, sobre todo, aprendió a ser un país múltiple y con visión panóptica. Esos años comienzan a sembrar en el colectivo la idea de un país cosmopolita, formado por diferentes voces alrededor de la idea nacional. Una de las virtudes de la inmigración es que inculca la cultura de la diversidad y conduce a sus habitantes a reconocer en los otros una forma diferente de vida e incorporarla a la suya. Nuestro país, entre los países del planeta, y con ello no marco ningún nacionalismo trasnochado, es de los que ha sabido entender y asimilar esta influencia foránea ayudado por el carácter hospitalario de nuestro pueblo. Leer la historia de las migraciones en Venezuela se convierte en una de las formas de reconocer nuestro propio reflejo y en seguir la evolución histórica de Venezuela en los últimos años.

20 austriacos en Venezuela es el libro que se inmiscuye en los personajes de la inmigración austriaca en Venezuela y ha sido escrito por María Cristina Silva-Díaz. Este proyecto se originó hace algunos años con una iniciativa editorial de la hoy tristemente extinta “Fundación para la Cultura Urbana”. La idea era buscar una interpretación de todos esos hombres y mujeres que se avecinaron en nuestras costas, la mayoría de las veces apenas con unas cuantas monedas en los bolsillos pero con toda la maleta de la esperanza, para contribuir a la construcción de la Venezuela del porvenir. Esos hombres que miraron el sol del trópico sufrieron lo que es inevitable: el desarraigo pero al cabo de los años cuando se les pregunta por cuál es su país, ninguno se atreve a dejar de nombrar a Venezuela. En esta selección de migrantes hay artistas plásticos, naturistas, aventureros, inventores, educadores, botánicos, aeromozas, exploradores, músicos, arquitectos, antropólogos, empresarios, comerciantes, sobrevivientes del Holocausto, músicos y trabajadores sociales. Toda una colección variada en esta suerte de Arca de Noé particular. Los entrevistados han sido: Eva Czerny de Aristeguieta, Freddy Dauber, Susy Dembo, Carlos Fischbach, Otto Gratzer, Otto Huber, Susy Iglicki, Edith Kugel, Peter Leitner, Willy Mager, Werner Moser, Lotte Müller, Angelina Pollak-Eltz, Martin Schöffel, Freddy Schreiber, Raimundo Schwarzenauer, Erwin Sensel, Alix von Schuckmann, Gerry Weil y Reinhard Zahn.

Johann Wolfgang Goethe escribió que quien fuera capaz de narrar con profundidad la vida de un hombre, ofrecería el mejor texto imaginado. Los testimonios que aparecen aquí pertenecen a la estirpe de los hombres luchadores. Y lo que nos cuentan es estrictamente eso que parece tan simple que es la historia de sus vidas. Cómo sobrevivieron algunos al horror, a la guerra, a la persecución o simplemente como superaron un momento de la historia para ingresar en otro. Se trata de un amenísimo libro de buenas historias, algunas trágicas y desoladoras, otras optimistas y vidistas, porque da cuenta de gentes que nos revelan algún secreto, una confesión o el modo cómo los definió la vida en el tránsito entre dos sociedades. Y estas dos sociedades, especialmente la de nuestro país, se vio beneficiada por esta construcción individual porque cada uno de ellos ostenta la marca de un extraordinario aporte a esta geografía. Pero más allá de la lectura de la historia en sus letras capitales, de la que no nos olvidamos, están las pequeñas historias, las que escribimos en singular, la del hombre en su tránsito por esto que jubilosa o dramáticamente llamamos vida.

Karl Krispin 

Comentarios (8)

carla hummel
15 de Octubre, 2012

donde puedo conseguir el libro¿? vivo en maracaibo. gracias.

José Daniel Fernández
15 de Octubre, 2012

Muy buen artículo, refleja la verdad histórica acerca del inicio del siglo XX en Venezuela con el valioso aporte de los inmigrantes europeos, época de construcción de la modernidad y progreso, no como la actual de atraso y destrucción, una verdadera lástima, pero esta en nosotros mismos al igual que ellos lo hicieron el construir una nueva Venezuela

Karl Krispin
16 de Octubre, 2012

Gracias por sus comentarios. El libro se consigue en la librería Kalathos de Los Galpones, en Caracas. KK

Sydney Perdomo Salas.
16 de Octubre, 2012

Muchas gracias por dar una breve narración del libro, el conocer ésta parte de Venezuela, resulta realmente interesante e importante.

¡Saludos y mis respetos sinceros! :)

Jonathan Seckermann
16 de Octubre, 2012

Interesante material para conocer un poco de aquellos “venezolanos importados” (como les digo a los inmigrantes que vinieron a hacer vida en este país.

Los austríacos representan parte de la minoría inmigrante no latina que acogimos. Veré si consigo este libro

María Cristina Silva-Díaz
17 de Octubre, 2012

Ya se agotó en Kalathos quedan algunos ejemplares en El Buscón. Paseo Las Mercedes. Caracas. Y estoy trabajando para sacar una versión electrónica. Muchas gracias

Yraima Calhoun
17 de Octubre, 2012

Que bellas sus historias , muchas gracias por dar una historia tan bella por que venezuela es un pais de inmigrantes Me puede decir si usted vende el libro en los Estados Unidos, Oklahoma Gracias por su infromation

carlos barvie
31 de Octubre, 2012

Sin dudas, la descripcion del sr krispin, es fluida y refrescante, obliga al lector, con placer, a investigar y profundizar en el tema expuesto, he leido algunos articulos de este joven escritor venezolano quien refleja es sus lineas a una Venezuela que pocos conocen. Muchas gracias

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.