;

Actualidad

El último adiós a la primera chica Cosmo

Por Prodavinci | 16 de Agosto, 2012
0

Artículo de Eva Sáiz, publicado en El País (España). A continuación un extracto:

Helen Gurley Brown, la editora responsable de revitalizar la revista Cosmopolitan durante las más de tres décadas en las que estuvo al frente de la publicación, e impulsora de la revolución sexual de la mujer en la década de los sesenta, falleció el pasado 13 de agosto en un hospital de Manhattan a los 90 años. El consejero delegado de la editorial Hearst, Frank A. Bennack, fue el encargado de informar de su muerte a través de un comunicado.

Antes de tomar las riendas de Cosmopolitan, Brown ya se había hecho célebre gracias a su libro El sexo y la mujer soltera, que se convirtió en un éxito de ventas y en un fenómeno cultural nada más publicarse, en 1962. Desde sus páginas invitaba a las mujeres a disfrutar de su sexualidad, a disfrutar de sus escarceos, a no obsesionarse con el matrimonio… “La mujer soltera no da, recibe; es una ganadora, no una fracasada”, defendía Brown en su obra. Su visión sobre cómo debía comportarse y actuar la mujer de los sesenta sentó un hito en la revolución sexual femenina que otras de sus novelas, como Sex and the Office o The Late Show: A Semiwild but Practical Survival Plan for Women over 50 no hicieron sino apuntalar. En esta obra, la escritora hablaba abiertamente del descontento en el que se desenvolvía la mujer en los Estados Unidos de la posguerra.

El contenido y el éxito de ambos libros atrajeron la atención del gigante editorial William Randolph Hearst, que contrató los servicios de Brown en 1965 para levantar las ventas de Cosmopolitan, una revista que hasta entonces estaba dirigida fundamentalmente a un perfil de ama de casa, con niños, nada más alejado del tipo de mujer que defendía Brown, una mujer trabajadora, sin una alfombra económica, que debe abrirse camino por su cuenta; alguien, en definitiva, muy parecido a ella. Desde el primer número del que se hizo cargo, el de junio de ese año, hasta que abandonó la dirección de la revista, en 1996, la nueva editora jefe plasmó a través de portadas provocativas, titulares rayanos en ocasiones en lo obsceno y, sobre todo, sus propios artículos, su particular filosofía sobre la liberación de la mujer, siempre desde la premisa de que el sexo es su “arma más poderosa”.

Helen Gurley Brown nació en Arkansas el 18 de febrero en el seno de una familia humilde. Tras la muerte de su padre, cuando ella tenía 10 años, se trasladó con su madre una temporada a Los Ángeles. “Allí se dio cuenta de que no era muy guapa, pero de que el éxito y el poder podían conferirle su propia belleza”, escribió Jennifer Scanlon en la biografía Las chicas malas van a cualquier sitio, que escribió sobre la editora en 2009.

*******

Lea el artículo completo aquí.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.