Actualidad

Entrevista a Jean-Marie Lehn, Premio Nobel de Química

Por Prodavinci | 9 de Agosto, 2012
0

Entrevista realizada por Ima Sanchís, publicada en La Vanguardia. Un extracto a continuación:

Hijo de un humilde panadero aficionado a la música que llegó a ser el organista de su ciudad, Jean-Marie Lehn se ocupó, junto con su madre, de atender la panadería. Así que de jovencito sus intereses iban del pan a la filosofía, quería entender el proceso de pensamiento. Cuando obtuvo el premio Nobel de Química junto a los científicos Donald J. Cram y Charles J. Pedersen por la síntesis de moléculas que imitan procesos biológicos, su gran pregunta seguía siendo cómo el cerebro es capaz de pensar en sí mismo, y buscó la respuesta en la interacción molecular, lo que después se bautizó como química supramolecular. Una vez más la vida demuestra que una mente abierta halla respuestas.

Iba usted para filósofo.

Sí, a los 18 años quería hallar respuestas a los grandes problemas, leí a Freud y a Nietzsche, quería entender cómo pensamos, pero me di cuenta de que las soluciones que da la filosofía no se pueden probar.

¿Y en la química halló respuestas?

Muy humildes pero comprobables. El cerebro es el organismo más complejo que existe en la tierra. Empecé adentrándome en el sistema nervioso.

Cuando yo le doy una orden a mi dedo, la orden viaja por moléculas de sodio y de potasio hasta llegar a él. Y esa es la cuestión.

¿Qué cuestión?

Que dentro de los nervios existen moléculas que reconocen lo que es sodio y lo que es potasio; me pareció interesantísimo entender cómo las reconocen.

Así llegó al reconocimiento molecular y al premio Nobel.

Sí, y hoy puedo decirle que todo lo que usted hace empieza por un reconocimiento molecular.

¿Y eso le ha llevado a alguna conclusión filosófica?

La forma que tienen las moléculas de pasar a estructuras mucho más complejas se hace de manera espontánea, es decir, ya saben lo que tienen que hacer, lo cual me lleva a la idea del determinismo en la evolución del universo y del ser humano.

Pues le lleva muy lejos.

No creo en el libre albedrío, la libertad se basa en la diversidad de opciones. Científicamente podemos desandar el camino, ver qué opciones se fueron tomando, observar que fue la opción A en lugar de la B e ir hacía atrás, hasta el origen, pero no se puede hacer a la inversa, eso ya es filosofía.

Entonces seguimos sin saber por qué la evolución nos ha llevado a un cerebro que reflexiona sobre su propio origen.

Para mí esa es la gran pregunta, cómo es posible que nuestro universo produzca un organismo que puede pensar sobre el origen del universo. No lo sabemos, ni siquiera sabemos cuántos universos hay. Los cosmólogos hablan de los multiversos, y eso para mí ya es poesía.

La física cuántica también se encarga de los universos paralelos.

La física cuántica ha introducido el concepto de la antimateria, ha hecho que el cerebro imagine una teoría desconocida para el mismo, y eso es increíble.

¿Adónde quiere llegar?

El problema básico es entender el proceso del pensamiento, y la base es la química, las moléculas interactuando y formando organizaciones muy complejas.

¿Cuáles son las fronteras entre lo animado y lo inanimado?

No estoy seguro de que exista una frontera, es un territorio que se solapa el uno al otro. Por ejemplo: los virus son inertes, están entre la vida y la no vida.

¿Perdón?

Por sí solos no son un ser vivo, pero si se introducen en una célula la utilizan para hacer sus funciones y se convierten en un ser vivo.

Entonces ni siquiera sabemos lo que es la vida.

No, tienes una entidad que puede reproducirse y crecer, pero la realidad es mucho más complicada. Y en eso estoy investigando, las moléculas son el origen.

¿Cómo el hijo de un panadero se convierte en premio Nobel?

Es como la evolución: no se sabe. Es una mezcla complicada de muchas cosas, pero tiene que ver con mucho trabajo y la perspectiva de cómo te miras las cosas.

En su caso, ¿desde dónde las miraba?

La filosofía me ayudó a tener una perspectiva amplia. Muchos descubrimientos ocurren porque el investigador ha sido capaz de darse cuenta de que el experimento le está intentando decir algo.

Pura interacción.

…Y muchos descubrimientos no se han realizado por no estar atentos. Pasteur dijo que la suerte sonríe a las mentes preparadas.

Muchos descubrimientos también son el resultado de la casualidad.

*******

Lea el artículo completo aquí.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.