Artes

Ridley Scott: “Es ridículo pensar que estamos solos en el universo”

Por Prodavinci | 4 de agosto, 2012

Artículo de Luís Martínez, publicado en El Mundo (España). Un extracto a continuación:

¿Cuántos años tiene Ridley Scott? Aproximadamente 40 más que su criatura más famosa. Y que cada uno haga sus cuentas. Eso, si se le mira de lejos y con la partida de nacimiento delante. De cerca, en la proximidad de las entrevistas a las nueve de la mañana, el director británico apenas parece un recién nacido. Y no por los bostezos ligeramente descontrolados (que también), sino por el declarado y declamado entusiasmo por todo, incluido eso llamado cine. «Me gusta hacer cosas distintas. Me entusiasma mi trabajo. Ahora estoy leyendo ‘westerns’ y acabaré haciendo uno», dice para justificar quizá el errático viaje que le ha llevado a regresar al género de la ciencia-ficción después de casi una vida entera.

Y así, en la perezosa calidez de la mañana, Scott luce exactamente la edad de su Alien en ‘Prometheus’, la película que retoma la aventura espacial del ‘octavo pasajero’ en el punto cero; en el momento exacto en el que no había más que nada. Antes de que surgiera todo. Antes incluso del antes. No en balde, y para situarnos, la película no sólo cuenta el origen de la bestia de marras sino de todo lo demás, humanidad (terrestre y extraterrestre) incluida.

— De repente, lo que parecía una película de extraterrestres y marcianos raros se transforma en una reflexión sobre asuntos tales como la naturaleza de Dios, el origen de la humanidad, de dónde venimos… ¿es usted un hombre religioso?

— Crecí en un ambiente religioso, fui a la iglesia con mis padres e incluso llegué a ser monaguillo. Supongo que tuve bastante con esto. Luego, al cumplir los 18 o 19 años, con el sexo y el rock & roll [se ríe], todo esto desapareció. Lo que sí quedó fue un sentimiento, no sé si llamarlo de culpabilidad o simplemente moral sobre lo que es y no es correcto desde un punto de vista moral.

— Y en este caso, ¿siente que ha hecho lo correcto en ‘Prometheus’?

— Bueno, digamos para desdramatizar que esta película no es ni una lección religiosa ni científica. Aunque haya algo de eso. Esto es simplemente una película de entretenimiento.

Cuando ‘Alien, el octavo pasajero’ irrumpió en la cartelera en 1979, el cine, así en toda su amplitud, se preparaba para un cataclismo. Un año antes, su director, el mismo Ridley Scott que ahora bosteza (lo ha vuelto a hacer), hacía probar a los asistentes del festival de Cannes el dulce sabor de la adrenalina con un sencillo, perfecto y eterno duelo de espadachines. ‘Los duelistas’, así se llamaba su primeriza película, descubría al ancho mundo la pericia visual de un cineasta que poco tardaría en revolucionar los modos, usos y costumbres del cine de género.

El relato claustrofóbico de un ser extraño, entre un demonio y un cangrejo de río radiactivo, se incrustó literalmente en los sueños de media humanidad. De paso, se convertía en la película más imitada de los últimos tiempos.

— ¿Es consciente de que si hubiera recibido un euro por cada película que ha copiado o se ha inspirado en ‘Alien’, probablemente ahora tendría una fortuna considerable?

— Al principio, cuando veía una película demasiado parecida a las mías, me enfadaba. Y mucho. Luego lo he terminado por asimilar y lo considero un halago. En cualquier caso, con el tiempo me he dado cuenta de que a lo que todo artista debe aspirar, ya seas actor, pintor, músico o director, es a mejorar en lo que hace. Si eres serio siempre te fijas en ti mismo, no en los demás.

Scott, de hecho, se fija en Scott y vuelve al universo de su criatura en la que sin duda (y con permiso de ‘El caballero oscuro’) es la película más esperada del año. Su estreno ha desatado tanta tensión como la mismísima escena del gato (hagan memoria) de la original. Pero, cuidado, no es lo que parece.

— Ha estado sin ocuparse de la ciencia-ficción cerca de 30 años. ¿Por qué volver ahora? ¿Por qué regresar al universo de Alien?

— No lo he hecho antes simplemente porque he estado ocupado en otros asuntos. De todas formas, siempre tuve la idea de que algún día regresaría al origen de toda la saga. La idea no es explotar una vez más aquel universo, sino abrir una puerta. La película es independiente y, de alguna forma, mucho más grande e importante. Nada de lo hecho ahora tiene que ver con los monstruos y los demonios.

Y, en efecto, es otra cosa. Por resumirlo, se trata de un grandioso y espectacular esfuerzo empeñado en dotar de respetabilidad al cine de género. Y en el pecado, como casi siempre, va la penitencia. Si en la película original el director conseguía el máximo con los mínimos elementos, hasta alcanzar el punto exacto de la fiebre con el temblor apenas apuntado de una sombra, ahora se trata de apabullar al espectador en el ruido de una imaginería visual deslumbrante. La frase es larga; la sensación, de desconcierto. Si en ‘Alien’, como decía la mítica frase promocional de la cinta, nadie podía escuchar los gritos en el vacío del espacio, ahora en ‘Prometheus’ es la grandilocuencia de la banda sonora de Marc Streitenfeld la que obra el mismo efecto.

Empieza la película y la cámara se desliza por un paisaje de metal líquido situado probablemente en un lugar incierto entre el cielo y el infierno. Allí, un titán hipermusculado (tal cual) se disuelve literalmente en algo parecido al río de la vida. La nuestra. La metafísica del extraterrestre. Acto seguido, una expedición dirigida por dos científicos se dirige al planeta de esa extraña criatura. La idea no es otra que encontrar a nuestros creadores. Dar con Dios. ¿Recuerdan al marciano con el pecho abierto de la primera película (el piloto o el Space jockey)? Pues ya saben de dónde venimos.

La estrategia de la película consiste en trazar líneas con la cinta madre pero desde el sitio exactamente opuesto. Así, tanto Noomi Rapace como Charlize Theron reproducen el espíritu intacto de Ripley (Sigourney Weaver); de este modo, los pasadizos de ese raro mundo en el que aterrizan nuestros argonautas recuperan los pasillos macilentos de la nave Nostromo, y de idéntica manera, las construcciones orgánicas de la civilización perdida (con una cabeza humana gigante como icono) sugieren la extrañeza de algo profundamente extraño.

Cuenta el director que lejos de su intención proteger algo así como su legado. Y lo dice justo en el momento en el que, además, se encuentra enfangado en la continuación, secuela o algo más grande de su otro título mítico, ‘Blade Runner’. «Sinceramente me importa un bledo. Mi trabajo consiste en contar historias y que éstas enganchen al público», dice, respira hondo (¿otro bostezo?) y repite: «Me entusiasma mi trabajo». Dice que esta vez se trata de una nueva historia que nada tiene que ver con Deckar, el personaje de Harrison Ford («Estaría bien que volviera con un pequeño papel»). «Si piensas en el ‘Blade Runner’ original, la pieza, en conjunto, es muy completa, tiene un principio, un desarrollo y un final. Por eso hemos decidido dejarla aparte en la nueva película; No tocar esa historia sino otra, con un lapso de tiempo en medio, tal vez 30 o 40 años más tarde».

Y mientras habla y amontona proyectos (lo próximo será ‘The Counselor’, sobre una novela de Cormac McCarthy y con Penélope Cruz y Javier Bardem en el reparto), Scott no puede por menos que mirar al pasado con una gota tal vez de amargura. Su primera nominación a los Oscar le llegó con ‘Thelma y Louise’, muchos años después de que la industria ignorara completamente sus trabajos más aplaudidos e imitados. ‘Alien’ a la cabeza. «No diré eso de que los Oscar no son importantes. Claro que lo son, y lo son porque es un reconocimiento de tus colegas a lo que haces. Pero, al final, todo se reduce a una cuestión tan pueril como si ganas o pierdes… Filmar es otra cosa, es más sutil, no es un deporte».

— Por cierto, y volviendo a Prometheus. ¿Cree que estamos solos en el universo?

— Vamos, es completamente ridículo pensar que en todo el espacio no hay absolutamente nada ni nadie más que nosotros. Hace poco se descubrió agua en Marte. El agua es el origen de la vida. Y Marte está aquí al lado. Pero sin movernos de la Tierra, el razonamiento es igual. La idea de que la Tierra existe desde hace 4.500 millones de años y pensar que no ocurrió nada hasta los últimos miles de años es un sinsentido. Y no me refiero a Atlantis y ciudades bajo el agua que ya hace tiempo pudieron desaparecer. Eso habría existido en un pasado relativamente cercano… ¿Acaso tenemos derecho a pensar que el planeta ha estado vacío todos estos años? Creo, sinceramente, que no.

*******

Lea el artículo completo aquí.

Prodavinci 

Comentarios (1)

Lucho
5 de agosto, 2012

No creo que seamos la única especie inteligente en el universo, pero cuando oigo o leo afirmaciones o titulares tan prejuiciados como los de Scott, claro que me dan ganas de gritar: “¡Seamos razonables! ¡Seamos ridículos!” y proclamar estamos solos en el universo. Hasta eso es preferible que ser irracional.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.