Artes

Almodóvar vuelve al humor

Por Prodavinci | 12 de julio, 2012

Artículo publicado en El Mundo (España). Un extracto a continuación:

Tras varias semanas de ensayos, Pedro Almodóvar ha dado el primer claquetazo para que “despeguen” ‘Los amantes pasajeros’, decimonoveno filme del realizador y su esperado regreso a la comedia desenfrenada y coral, con un reparto capitaneado por Javier Cámara, Cecilia Roth y Lola Dueñas.

Almodóvar vuelve a filmar en Madrid y ha buscado localizaciones en el aeropuerto de Barajas, pero el primer día de rodaje, que ha llegado como tanto vuelos con un poco de retraso, se ha desarrollado en un set.

Tras encerrar a Elena Anaya y a Antonio Banderas en el terrorífico quirófano de El Cigarral en La piel que habito, ahora será un avión el que generará el pánico ante una catástrofe inminente, esta vez cómica, como si fuera el célebre camarote de los hermanos Marx.

“Me siento como en ‘Pepi’, pero con más canas”, dibujan las primeras declaraciones del realizador. “He tratado de dejar la realidad a un lado, aunque a veces la realidad se cuela sin que te des cuenta. No he tenido ninguna referencia cinematográfica consciente durante su gestación, está más presente el teatro, incluso la televisión, y mi claustrofobia, que el cine”, escribe. A modo de sinopsis explica: “Los amantes pasajeros cuenta la historia de un grupo de personas atrapado en un único decorado, y desconectado del exterior”, resume.

Sin iPhones, teles, ni Internet

“El reto de mis ‘pasajeros’ es que deben luchar contra su angustia, sus miedos y sus fantasmas sin la ayuda de la tecnología, (algo que hoy es difícil de imaginar) sin imágenes que les entretengan, les informen, o les anestesien. Desnudos, sin iPhones, vídeos de películas, Internet, iPads, condenados a ser ellos mismos, rodeados de desconocidos”, afirma.

Y así, aunque curiosamente se ha quedado afónico antes de empezar el rodaje señala que “el arma de los atrapados en un solo espacio es la palabra. La palabra para relacionarse, desahogarse, mentir, mentirse, reconocer que se ha mentido, seducir y ser seducido, compartir, luchar contra el miedo, la soledad y la idea de la muerte”, agrega.

Y se extiende: “Palabra desvergonzada, patética, artificiosa, divertida, exagerada, frágil, engreída, rota, complaciente, hedonista, libérrima y sobre todo entretenida (que me perdone Borges por usar tantos adjetivos)”.

“La gente por la calle le pide que haga una comedia como las de los 80″ y “ahora que cada día hay una mala noticia, él quiere cambiar de alguna manera la realidad con su humor trasgresor”, había comentado su hermano Agustín, también productor, en mayo.

*******

Lea aquí el artículo completo.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.