Actualidad

La personalidad según los zapatos que usamos

Por Prodavinci | 20 de junio, 2012

Artículo publicado en ABC.es. A continuación un extracto:

Un equipo de psicólogos de la Universidad de Kansas, liderados por Omri Gillath, ha realizado un estudio que prueba que solo con ver los zapatos podemos adivinar el 90% de las características peronales de un desconocido.

Publicado en el Journal of Research in Personality, el estudio consistía en que 63 estudiantes miraban las fotografías del calzado de 208 personas. Previamente, estos voluntarios había rellenado una ficha con datos sobre su personalidad y algunos pares de sus zapatos más habituales.

A los observadores se les pedía que adivinasen la edad, el género y estatus social del dueño de cada par de zapatos. Y detalles como si es extrovertido o introvertido, liberal o conservador, estabilidad emocional, escrupulosidad, agradabilidad y franqueza.

«Los zapatos sirven para un práctico propósito y tienen también señales no verbales con mensajes simbólicos», explican en el estudio. «La gente tiende a prestar atención a sus zapatos y a los del resto. Hay gran variedad de estilos, marcas y funciones. Debido a esta variedad, los zapatos contienen información de las diferencias individuales. ¿Realmente es así? Nosotros pensamos que sí», sentencian los psicólogos.

Algunas conclusiones del estudio son obvias: los zapatos caros pertenecen a personas con altos salarios, los llamativos son de personas extrovertidas. Zapatos muy limpios, aunque no nuevos, pertenecen a personas escrupulosas y cuidadosas. Otras son más sorprendentes: calzado práctico y funcional es de persona agradable, botines son para personalidades agresivas y los más tranquilos optan por zapatos incómodos, pero bonitos.

Las calificaciones más precisas correspondías a la edad, género e ingresos seguidas por estabilidad emocional y agradabilidad.

Según los psicólogos, el factor de la estabilidad emocional es vital, ya que incluye un miedo al abandono, problemas de rechazo y la capacidad para hacer frente a diferentes tipos de relaciones. Las personas con el «anexo de ansiedad», donde estaban preocupados por sus relaciones, tienden a tener zapatos de marca nuevos y bien cuidados. Un cuidado excesivo de la apariencia por el «qué dirán»

Las personas de izquierdas utilizan zapatos menos costosos y menos arreglados, expone la investigación. La misma que asegura que son muy pocas las personas que escogen su calzado a propósito para dar una imagen contraria a su verdadera personalidad.

*******

Lea aquí el artículo completo.

Prodavinci 

Comentarios (3)

Pedro Velasco Astudillo
20 de junio, 2012

Si resultasen ciertas las “conclusiones” del trabajo científico, realizado por los psicólogos de la prestigiosa universidad mencionada; cabría preguntarse: Cuánto de VANIDADES y de otras características conductales personales, conocerían los zapateros de antaño, que hacían los zapatos a mano y a la medida de los parroquianos ?…Y qué “cosa extraña” y “reveladora” habría visto- el “observador y acucioso”” zapatero del cuento, en los zapatos del afamado personaje que se mostraba en el célebre cuadro; cuando recomendó al afamado pintor, que los modificara ?

Pedro Velasco Astudillo
20 de junio, 2012

Por un “lapsus teclado” no identifiqué al AFAMADO PINTOR de la anécdota comentada…que no fue otro que APELES , el virtuoso de la “paleta” helénica; nacido en COLOFÓN , ciudad de la Grecia “antica”, en el siglo IV a.C….Y la frase que dijo al zapatero, cuando éste quiso opinar sobre otros aspectos del cuadro – que no eran los zapatos- , fue: “NE SUPRA CREPIDAM SUTOR JUDICARE”…que traducida al Castellano, quiere decir: “El zapatero no debe juzgar por encima de las sandalias” que se convirtió en el conocido refrán popular , “apocopado”, de : ZAPATERO, A TUS ZAPATOS” !…Valga la “Fe de LAPSUS” !

Lucho
21 de junio, 2012

Puede ser también factor cultural esta cosa de los zapatos. Hace muchísimos años mi mamá tenía un amigo estadounidense que vino a visitarnos a Maracaibo. Una de las cosas que necesitaba comprar dijo que eran zapatos. Lo llevamos a varias zapaterías, en esa época había buenos calzados en Venezuela, tanto hechos aquí como importados. Luego que los compró le preguntamos si quería otra ropa y dijo que no. Y ahí nos contó que en Estados Unidos la gente era muy fijada en los zapatos de los demás. Así que antes de una buena camisa o traje, para él era muy importante tener unos zapatos de primera calidad, así costaran cientos de dólares. Eso nos sorprendió mucho. Usaba la marca Florsheim, que es afamada. Allá a uno lo juzgan por los zapatos que usa. Aquí hay gente que cae en esa manía, pero por suerte son pocos.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.