;

Artes

El hip hop instrumental de Yosi Horikawa

Por Prodavinci | 19 de Junio, 2012
0

Entrevista publicada en El País (España), realizada por Joan Foguet. A continuación un extracto:

Yosi Horikawa responde al tópico de japonés tímido y poco dado a las alegrías para las entrevistas. Pero es empezar a hablar de música, de su música, y Horikawa se abre como una flor primaveral. Echa mano de sonidos cotidianos, domésticos y de la naturaleza. Una batidora y el agua que corre pueden ser sus instrumentos. La etiqueta que le cuelga es la de hip hop instrumental. Es una de las perlas que Red Bull Academy, vivero de artistas, trae a este Festival Sónar, el festival de música avanazada que hoy ha arrancado en Barcelona. Su propuesta de música minimalista y sensorial es original, atmosférica y bailable.

Pregunta. ¿Qué supone para un productor como usted actuar en un festival?

Respuesta. No es que espere nada concreto, tengo curiosidad por ver la reacción de la gente a mi música. En Japón muy a menudo la gente no se siente libre de expresar sus sentimientos, les avergüenza. En cambio en Europa el público no se corta, expresa con sus caras, con su baile lo que siente. Para mí eso es lo más importante, que la gente se exprese porque significa que siente algo.

P. El sonido que propone es muy peculiar.

R. Quizás [sonríe largamente]. Yo intento crear ambientes, que se puedan recrear situaciones.

P. ¿Qué situaciones?

R. Uso sonidos de la naturaleza, de lo que uno se puede encontrar por la calle, en casa, en el bosque. Quiero hacer una película de la realidad. Pero no quiero decir tampoco que lo que yo hago es lo que se debe hacer. A veces con oír una voz sola o una guitarra también me puedo emocionar.

P. ¿Cuál es su receta? No parece fácil.

R. Me encanta la arquitectura, el arte, la escultura. Amo a las cosas, lo material. Sé que suena raro o puede ser un tabú. Pero uso las materias. Uso las materias y los recuerdos que tengo. Por ejemplo, el sonido de la madera puede llegar a recordar sentimientos. Y me siento bien, me siento vivo con los recuerdos. A veces me sorprenden sonidos que vienen de la calle o de la cocina. Y los utilizo. También me gusta sorprender a los demás, se trata de compartir.

P. Pero esos sentimientos de su música, ¿lo tiene pensados antes de grabar?

R. Todos sentimos diferente. Antes de enfocar una pieza sí que tengo una intención, experimentar con el amor o con la tristeza.

P. ¿Y siempre logra lo que quiere?

R. La verdad es que no. [Ríe] Hay cosas que mientras las grabo en el estudio me transmiten algo que luego en casa me da otro sentido. Depende. Me gusta trabajar con el sonido del agua porque es sensible, sexy, frágil y fuerte. Se parece al ser humano.

P. Con todo esto que plantea, ¿además hay que bailar?

R. A veces creo que hacer música de baile no está bien. A veces no me parece adecuado que la gente baile con mi música. Pero bueno, bailar está bien. Yo bailo. Me gusta bailar. Y hacer bailar es hacer mover el corazón de la gente. Eso está bien, pero a veces no quiero el latido, a veces solo quiero agua. De hecho, cada día pienso en cómo afrontar la jornada, en qué será mejor.

P. Pero, ¿está en contra a favor de que se baile?

R. A favor, claro. No me malinterprete. La música de baile, el baile, es un lenguaje común, universal. Y eso a la gente le interesa. Además, eso permite que la gente se pueda conectar con lo que yo expreso. Para conocerme a mí hay que conocer mi música, es más fácil conocerme así.

*******

Lea el artículo completo aquí.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.