;

Actualidad

Miedo (un texto de “Caracas muerde”), de Héctor Torres

Un texto del más reciente libro de Héctor Torres, "Caracas muerde" (Ediciones Punto Cero)

Por Héctor Torres | 10 de Mayo, 2012
13

Every man… every man has to go through hell to reach paradise.
Max Cady

 

Después de todo, en Caracas se vive como en cualquier ciudad del mundo.

Se vive, se crece, se busca, se encuentra como en todas partes. Se pierde, se gana, se enamora y se despecha como en cualquier ciudad del mundo. En Caracas se puede conocer la sorpresa del primer beso, del concierto de despedida, de la primera cama, de la inesperada reconquista, del último amor. Como en cualquier ciudad del mundo. Podría decirse que, como en cualquier ciudad del mundo, en Caracas la gente hasta puede aspirar a ser feliz.

De no ser por el miedo.

Orlandito tenía miedo de ser distinto a los panas con los que bebe cerveza en las tardes, por eso se cuidó de involucrarse apenas lo indispensable en el trabajo que consiguió de mensajero en un instituto de computación. Y por el mismo motivo rechazó los cursos que le ofrecían gratis, con todo el paquete que la dueña llamaba “oportunidades de superación”.

Tenía miedo de la vieja, de sus maneras seguras, de su interés hacia él, del marido que miraba con recelo cada vez que iba al negocio… No lo sabía, pero a lo que realmente temía era a que la vieja algún día se aburriera y él se quedara en medio de ningún lado, parecido a nadie, ni a ella ni a sus panas.

Por miedo a que los panas creyeran que él comenzaba a sentirse superior con la nueva chambita no sólo rechazó los cursos y las oportunidades, sino que, entre cerveza y cerveza, comenzó a vanagloriarse de su malicia, contando cómo la vieja le dejaba la caja “pagando”. No tardó en temer, además, que lo creyeran débil, y para tener cosas qué contar, comenzó a consumar pequeñas fechorías.

Es decir, por miedo, pasó de los cuentos a las cuentas.

La vieja le tenía tanto “cariño” que estaba dispuesta a dejarle pasar esas pequeñas fechorías delatadas en el cuadre de caja, pero un día el miedo le atravesó el sueño como el corte limpio de una hojilla y se despertó sudando. Dos, tres noches de pesadillas con Orlandito de protagonista detrás de una capucha, la obligaron a contarle todo a su marido. Sabía que con ello le cerraba la puerta a su empleado, pero se la abría al sueño relajado.

De todos modos, ya el miedo se las arreglaría para obsequiarle nuevas pesadillas.

Orlandito podía convenir que abusó y que estaba justamente botado. Pero los panas no pensaban igual. Sobre todo el cuñado. Y comenzaron a bombardearlo con argumentos “irrefutables” que demostraban lo equivocado que estaba. Los mismos incluían la notoria desventaja en la cual quedaba después de cuidarle tanto el negocio a esa vieja mientras él se quedaba “en el aire”.

Entonces, por miedo a lo que pensaran de él, comenzó a escuchar, primero, y a acariciar, después, el plan de su cuñado, una noche mientras bebían. Es decir, lo montaron en la olla y le cocinaron el odio en salsa de anís sin que se diera cuenta.

Una moto, un revólver y un entrompe fueron sus amuletos contra el miedo.

La información de Orlandito y la experiencia del cuñado hicieron una llave que abriría cualquier candado. No había caída, se repetía una y otra vez la noche del jueves, para poder dormir.

El viernes siguiente, luego de haber repasado varias veces el baile, estaban rodando en la moto al encuentro de su conocida víctima. Conocida de hace un tiempo, víctima desde el instante en que la apuntara con el frío y metálico presagio, junto a la precisa instrucción de que bajara el vidrio para que entregara dócilmente el sobre, que el cuñado de Orlandito bautizó como el Paro Forzoso.

Pero el miedo siempre se mete donde no lo han llamado.

Lo esperaban más o menos los riesgos típicos del oficio. Pero para el que no tiene el callo hecho era un campo minado. Era atravesar la frontera de un país en guerra. Intentar un squeeze play en el noveno con dos outs sin probabilidad de éxito. Caminar por un callejón desconocido en la madrugada. En tiempo real el asunto tiene otro ritmo. Más gente y más carros en la calle de lo que él esperaba. Un par de motos de policías que se les atravesaron camino al sitio. Una repentina certeza de que todo el que tuviese chaqueta o lentes o gorra o bolso era un policía esperando que él se resbalara.

El miedo, pues. El miedo en su presentación más elemental.

¿El resultado? Que llegado el momento, titubeó un instante. Uno de esos instantes de más o de menos que han sido los autores materiales de la tragedia o la lotería de tanta gente. ¿Las consecuencias? Que lo que era una coreografía bien estudiada se convirtió en un baile improvisado de estilo libre. ¿El epílogo? Que al ver cómo se le resbalaba un negocito en el que no había caída comenzó a repartir miedo en proporciones iguales entre todos los que les tocaba entrar en escena.

La vieja vio corporizadas sus pesadillas (los ovarios le dijeron que el de la capucha era Orlandito porque sí) y, contrario a lo que le pudiese dictar el sentido común, no pudo contener el grito mientras aceleraba el carro y lo clavaba contra un negocio a unos cinco metros.

Todas las ventanas de locales, oficinas y carros circundantes comenzaron a producirle piquiña a Orlandito en la espalda. Eso hizo que siguiera la trayectoria del vehículo con el cañón del revólver y halara el gatillo. El tiro errado fue a rozar el muslo de un hombre que caminaba con su familia por esa acera en ese preciso momento, y al no sopesar la suerte que había tenido (es decir, que entró en la lista de los instantes que regalan fortuna y no tragedia), entró en pánico al ver su pierna sangrando de pronto, por lo que se refugió en un restaurant chino que estaba al lado, en el que una china vieja ordenaba manteles en soledad. La vieja china entendía muy poco español y lo único que quería era que esa rara historia de gritos y piernas ensangrentadas y estruendo en la acera se salieran de su local. Ella no quería problemas. Es decir, no quería desempolvar su miedo a que llegaran autoridades pidiendo documentos de identidad que no existían.

El hombre no podría explicar qué le había pasado. Sólo sabía que su mujer y su hija aparentemente estaban a salvo y que un carro se estrelló contra una pared a unos pasos de ellos y que escucharon un disparo que debía guardar relación con su pierna ensangrentada. Por eso la mujer del hombre dejó escapar su miedo y comenzó a insultar a la china, tildándola de insensible. Eso, por supuesto, aterrorizó aún más a la china, por lo que blandió un largo tenedor en contra de sus agresores.

En el negocio de al lado también sintieron miedo cuando escucharon el trueno que hizo temblar las paredes y, en medio del polvo, vieron emerger la trompa de un carro azul, como una ballena metálica del profundo océano. Orlandito y el cuñado aprovecharon la confusión para desaparecer, dejando atrás a cada quien con su miedo. Miedo al ruido, a salir heridos sin saber por qué, a no entender lo que te dicen, a la policía que llegó sospechando de todo el mundo, a que los acusen de algo que no hicieron, a que los confundan con los que sí lo hicieron, a la lotería de todos los días, a llegar tarde o haber llegado demasiado temprano…

Y con tanto miedo revuelto se despierta el de los policías, que es de los más peligrosos, porque se disfraza de otros de aspecto “respetable”, pero es más primitivo. Y se sabe que cuando el miedo se apodera de sus cuerpos, su poca sensatez es dada de baja.

Y de inmediato, como un alud, como una tormenta que se anuncia, se repliega y se vuelve a anunciar hasta que al fin estalla, se va expandiendo por toda la ciudad, como una entidad con vida propia, como una versión gigante del viejo Pacman, devorando todo organismo vivo para tomar el control, mutando y cambiando de aspecto para hacerse fuerte. Alimentándose. Como un virus.

Y son los policías dando el alerta por radio, y es la gente que lee en twitter acerca de un atraco con heridos en pleno desarrollo, y son las alcabalas en las que caerán todos los motorizados que vengan del trabajo, y son los que las eluden y amenazan a los carros que se les atraviesan, y es la gente llamando a sus seres queridos que se supone andan por esa zona… Y es el miedo sobreviviendo a costa de transformarse en todas sus caretas conocidas: abuso, arbitrariedad, violencia, indolencia, desconfianza, odio… Y es que el amor es complaciente pero si con alguien no puede vivir es con el miedo. Y se esconde. Y se rinde la ciudad a la jauría.

Hasta nuevo aviso.

En Caracas se estaría bien, después de todo. De no ser por el miedo.

Héctor Torres  es autor, entre otras obras, del libro de crónicas "Caracas Muerde" (Ed. Punto Cero). Fundador y ex editor del portal Ficción Breve. Puedes leer más textos de Héctor en Prodavinci aquí y seguirlo en twitter en @hectorres

Comentarios (13)

Alfredo Ascanio
10 de Mayo, 2012

Si a si mismo nacen los malandros y los que sin saber como matan por no dejar.

José Sánchez V.
11 de Mayo, 2012

Excelente texto. Espero adquirir el libro en los próximos días. Felicitaciones a su autor.

cowills velasquez
11 de Mayo, 2012

Muy buena historia y su manera de contarla, asi nos sentimos cada dia en esta ciudad.

Pedro Mancera
13 de Mayo, 2012

Felicitaciones Hector. Tu texto me recuerda a Noticia de un secuestro en donde García Marquez cuenta el miedo de los secuestradores colombianos cuando rezaban y le pedían a Dios para lograr con éxito sus objetivos. Esperemos que algún momento podamos conseguirle solución a esta pesadilla y disminuir el miedo a niveles tolerables como pareciera haberlo hecho Colombia.

Héctor Torres
14 de Mayo, 2012

Gracias por sus lecturas y comentarios, estimados amigos. Ojalá que sí, que algún día podamos entendernos. Creo que no ver al “otro” de entrada como el enemigo sino como parte del “nosotros”, podría ser un buen comienzo. Saludos

Anabel Rodríguez
17 de Mayo, 2012

Me encanta leer un relato que se aleja de lo malo y lo bueno… y se pone en los zapatos de cada una de las personas envueltas en esta cadena del miedo… me da bastante qué pensar…

claro…. de todos los involucrados, hay una historia que es la historia del revólver! desde su nacimiento, hasta su distribución… y ahí sí que las responsabilidades están claras.

Creo que sería viable caminar con nuestros miedos, si no fuera tan probable que una bala perdida te alcance en nuestra Caracas.

Manuel Solórzano
18 de Mayo, 2012

Indudablemente no es tan sencillo como “me iría demasiado” pero de que nuestra ciudad cada día se hace más insufrible no cabe la menor duda. Mi gente que hace apenas 10 o 15 años vivía con una sonrisa en la cara al menos 90% del tiempo ahora te aflora mas rápido una 9mm por no cederle el paso antes de entrar al túnel, aún cuando no lo viste porque venía por el hombrillo y se te hacía invisible. Difícil ciudad geográficamente hermosa donde aunque te muerdan quieres quedarte… Gracias Héctor.

Héctor Torres
20 de Mayo, 2012

Querida Anabel, el problema del miedo es que nos coloca a la defensiva permanentemente. Nos impide alcanzar ningún tipo de entendimiento con el otro. El miedo es padre de muchos males que nos acompañan: resentimiento, odio, paranoia, rabia… gracias por leer y compartir tu opinión.

Y sí, Manuel, esta es la ciudad que tenemos. Como ya lo he comentado: aún yéndonos, es nuestra ciudad, siempre estaremos pendientes de ella. Y deseando que algún día el miedo la abandone. Gracias por leer. Saludos.

Francisné
22 de Mayo, 2012

Saludos Hector, felicitaciones, acabo de escucharte en el programa de Luis Chataing en la radio y mientras te buscaba o mejor dicho a tu libro por Internet y leyendo el anterior relato quedé con ganas de más, te felicito, se nota que sabes atraer la atención del lector, muy cuidadas tus letras y muy interesante perspectiva, coincido contigo, el miedo el ejecutante de muchos por no decir todos los males que vivimos hoy día en las ciudades, principalmente la gran Caracas, yo soy y vivo en Maturín estado Monagas, un tiempo viví en caracas y fue la locura, nunca me adapté, se sentia el miedo en avenidas, calles, metro, lugares, en todo, es una desesperación apabullante y la gente ni te mira cada quien en lo suyo, la sensibilidad se pierde. muy buen libro que pronto ya buscaré y adquiriré porque es necesario acercarnos de alguan manera y sensibilizarnos, los problemas comienzan solucionandose desde nosotros mismos, no es tarea facil, pero debemos comenzar y continuar. un Abrazo y nuevamente felcitaciones, yo escribo es poesia aun no publico pero si desde hace más de 10 años mis textos andan en la internet. http://elmundomagicodecasfrine.blogspot.com/

Héctor Torres
30 de Mayo, 2012

Muchas gracias, Francisné. Ojalá puedas encontrarlo y disfrutes su lectura. Visité tu sitio. Escribir es una forma de conversar con uno mismo. Saludos

@manuhel
11 de Junio, 2012

Parece que Caracas alguna vez mordió a Gabriel Garcia Márquez.

En “Cuando era feliz e indocumentado” hace referencia a las premuras debido a un perro con mal de rabia, y en otra ocasión dejó caer esta frase: “Siento un afecto especial por los amigos de allá… a pesar de que Caracas me parece una ciudad apocalíptica, irreal, inhumana, que la primera vez, en 1958, me recibió con un bombardeo aéreo, y la segunda vez, el año pasado, me recibió con un terremoto”.

Nota: Frase tomada de “Historia de un Deicidio”

juan langas
6 de Julio, 2012

Confieso que llegué a éste libro tras una entrevista que te realizó creo el Universal en meses pasados. Aún no he comprado tu libro (me prometí hacerlo y lo haré), felicito tu intelecto y celebro tu verbo. Caracas son muchas a la vez pero siempre guarda un lugar para encontrarnos y celebrarla.

Héctor Torres
6 de Julio, 2012

Siempre guarda un lugar para encontrarnos con ella, muy cierto. Hay tantas Caracas como queramos y en cierta manera siempre podremos hacernos una que se parezca a lo que queremos de ella. @Manuhel, Juan, gracias por sus comentarios. Un abrazo

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.