;

Artes

Diane Arbus, del mundo chic al mundo freak, por Rayma

Por Rayma | 16 de Marzo, 2012
4

“La fotografía es un secreto que habla de un secreto” (Diane Arbus)

¿Existe un mundo paralelo a la “normalidad”? Ese espacio donde habitan seres desagradables e imperfectos que no pueden ser exhibidos en la vida pública, el territorio oculto del freak: ese paisaje vivió hasta no hace mucho en la periferia de las retinas de muchos, en la lejanía de los mortales que alimentan bellezas artificiales de un sistema y sus supuestas perfecciones humanas.

Enanos, travestis, ancianas, gemelas, negros, nudistas, deformados, discapacitados, locos, niños con retardo, gay, disfraces, hombres lobo, obesos, físicoculturistas, prostitutas, tatuados, princesas… Toda la representación de la cultura estrafalaria, o lo que los más poéticos querrían catalogar como caprichos de la naturaleza, fueron la gran inspiración del ojo de Diane Arbus en los años 70.

Diane nació en una familia acomodada de Nueva York en 1923. Su posición opulenta nunca le fue grata, ni la manera como estaba construido su mundo alrededor de la Quinta Avenida.  Muy joven se marchó de ese entorno, casándose con Allan Arbus y adoptando su apellido. Con esta dupla, empieza la búsqueda de su propio trabajo, su mirada y el disparo certero en el camino de  la fotografía.

La cámara fue su herramienta para develar la belleza que existe muy adentro en el alma de los hijos del freak. Ser considerado un monstruo social o una deformación de lo establecido no ha sido una posición fácil para ningún individuo en la historia. El castigo de vivir en la separación, en un guetto, o entre el desprecio de las mayorías, es la base de estas fotografías y de la construcción de estos personajes robados de la cuna de sus propias historias desgarradoras y personales.

Hoy el freak es una moda que se vende como un producto enlatado y en diversidad de colores de pokemón, pero en el tiempo de Arbus, no era más que un espacio para los desahuciados sociales y sus múltiples formas. Entre el blanco y el negro su fotografía dibuja la soledad de las almas por contraste, el lado oscuro de los mundos estrafalarios, las vidas subterráneas que aman o buscan entre sí ser aceptados, aun cuando salir a la luz horroriza a los otros. Es por eso que el trabajo de Arbus nos traspasa en su mirada penetrante, nos aborda y nos invita a despojarnos del fanatismo de lo establecido, para empezar a mirar aceptando las diferencias y, peor aún, reconociendo las escalofriantes semejanzas…

La vida de Arbus fue un recorrido por un mundo raro, una especie de Alicia en el país de las pesadillas. Vivió fiel a sí misma, comulgó con su yo en tantas miradas depresivas, se sintió parte de los desterrados del paraíso, asumió su condición de ser freak por libre albedrío,  y después de regalarnos la más interesante y profunda muestra de una cultura  a la que se le negó ser parte del sueño americano, en 1971 se suicidó.  Aunque no existe prueba, muchos dicen que hasta le dio tiempo de tomarse, antes de morir, una última fotografía.

Rayma 

Comentarios (4)

Liliana Amundaraín
16 de Marzo, 2012

Uno de los pocos textos de Rayma que he leído es éste, me gustaría seguir haciéndolo. Buen trabajo el suyo y el de Arbus.

omar rojas
16 de Marzo, 2012

Para mi ha sido un gusto leerte,me gusta tu presenciacuando la veo,y me encantaría seguir leyendote más amenudo ¡¡¡por fa¡¡¡

Lucho
19 de Mayo, 2012

Hicieron una película sobre la vida de ella, que se llama “Retratos de una obsesión” (en inglés: “Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus”, en casa le decimos al DVD de esa película: “Retrato de un peludo”). Es con Robert Downey Jr. y Nicole Kidman, dirigida por Steven Shainberg. Bien extraña la cinta a veces, pero otras entretenida y muy cómica. Era buena fotógrafa Arbus, y dicen que en sus planteamientos y su obra se han inspirado algunos fotógrafos un poco “heterodoxos”, como Joel Peter Witkin.

Maria Belén Panizo
24 de Junio, 2012

Muy corto, pero es uno de los textos más interesantes y relexivos q he leído en inernet sobre su obra. A uno le dan ganas de seguir leyendo. Sería intresante que lo amplíes! Gracias.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.