Ciencia y tecnología

Entrevista a Howard Gardner sobre inteligencia y educación

Por Prodavinci | 27 de octubre, 2011

Entrevista realizada por Judith de Jorge, publicado en ABC.es. Un extracto a continuación:

Howard Gardner, laureado psicólogo y profesor de Harvard, pudo ver escenificada la teoría que le hizo famoso, las inteligencias múltiples, el pasado viernes en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, rodeado de personalidades de los campos de las artes, el deporte, la ciencia, la economía… Este investigador, hijo de alemanes huidos del nazismo, recibía el galardón en la categoría de Ciencias Sociales por mantener, precisamente, que no existe una única inteligencia, sino ocho: la lingüística, la lógico-matemática, la visual-espacial, la musical, la corporal, la intrapersonal, la interpersonal y la naturalista (observación y clasificación de las cosas). Este concepto, además de reconocer al máximo nivel capacidades que antes eran menospreciadas frente a las habilidades académicas tradicionales, ha obligado a replantear el sistema educativo.

—¿Cómo podemos identificar nuestro potencial?

—Creo que el mejor modo de hacerlo es intentar enseñar algo nuevo a alguien y ver cuánto tarda en aprenderlo. Por ejemplo, enseñamos a un grupo de estudiantes a jugar al ajedrez. Después de 20 partidas, algunos ganarán casi siempre. Claramente esos son los que tienen más potencial.

—¿Hay gente competente en todos los tipos de inteligencia?

—Todo el mundo tiene todas las inteligencias, pero la vida no es justa… Hay gente que brilla en todos los tipos, como Leonardo Da Vinci, y otros… bueno, no las desarrollan igual. Pero lo importante de esta teoría es que existen una serie de perfiles: algunos tienen picos altos en algunas tareas y otros en otras, pero siempre podemos mejorar en las más bajas.

—¿Qué aconsejaría a los padres para potenciar la inteligencia de sus hijos?

—Présteles mucha atención y averigüe qué es lo que les interesa y les apasiona sin proyectar en ellos sus prioridades, pasiones ni debilidades.

—¿Qué opina de los test que miden el coeficiente intelectual?

—No sirven, es como poner a alguien un sello en la frente: tú eres listo, tú no. Eso es muy negativo. Es mucho mejor descubrir en qué destaca alguien, qué debe aprender y darle ayuda para ello. Y si no es así, probar otra cosa.

—Si tuviera en sus manos la educación de un país, ¿qué es lo primero que cambiaría?

—La educación no debe centrarse únicamente en la escuela: también depende de la familia, los medios de comunicación, el vecindario, todo lo demás… Además, los profesores deben ser profesionales. Tienen que tener vocación y demostrarlo. Aceptar una responsabilidad, tener estatus y ser respetados.

—¿El sistema educativo actual desperdicia el talento?

—Nuestras comunidades desperdician el talento porque solo los privilegiados tienen opciones. Una de las cosas más interesantes de los sistemas educativos de Finlandia y Singapur, los mejores del mundo ahora mismo, es que son totalmente planos y justos. Es decir, no hay manera de saber cuánto dinero tiene la familia de cada estudiante en un colegio. En un sistema realmente justo, los alumnos con desventajas tendrían a los mejores profesores y las mejores escuelas.

*******

Lea el artículo completo aquí.

Prodavinci 

Comentarios (6)

Pedro Velasco Astudillo.
28 de octubre, 2011

Frente a esta coherente TEORÍA de las “multinteligencias”,que pueden desarrollarse,cabría preguntarse: Cómo se educarían las tales en los países pobres, donde los de menor fortuna carecen de acceso a buena educación y las más de las veces, a NINGUNA ? Pero no solamente en paises como éstos, se cumple el hecho de la deficiente o nula formación escolar; que tambien en muchas naciones con mayores ventajas económicas, los educandos no tienen el acceso CONVENIENTE y suficiente, a la educación formal…y algo que conviene anotar, es que; cuando el programa de la educación oficial es de buena calidad, no hay suficiente CUPO en las escuelas públicas, o se carece de ellas…y -en todo caso- los “puestos” o posibilidades de ingreso que hay ( y siempore son escasos ), están en los institutos privados, donde se debe pagar -a veces muy CARO- el acceso a los buenos profesores y educadores de nombre ! Así las cosas,podríamos suponer, que los paises pobres o de recursos económicos precarios no podrán desarrollar las “potencialidades” de la inteligencia de sus nacionales; que se mantendrán en el tiempo cuasi “ignorantes”, teniendo todas las posibilidades de no serlo!…En VENEZUELA tuvimos, hace tres décadas, un MINISTERIO de la INTELIGENCIA, que quiso demostrar la TEORÍA,que ahora se publica como nueva,que afirmaba que la INTELIGENCIA se ENSEÑA…y así se hizo un ensayo con INDÍGENAS de la Etnia “PEMÓN”, a quienes, sin haber conocido jamás un instrumento musical clásico y complejo, se les enseñó a TOCAR el VIOlÏN, con PROPIEDAD y habilidad, en pocos meses de aprendizaje…demostrando su INTELIGENCIA, para ser “competentes ” y “acertivos”, frente a situaciones nuevas y *proteicas”…Pero allí quedó la “experiencia”, porque no hubo “maneras” de extenderla a todos los educandos, porque el ESTADO no contaba con los recursos suficientes y adecuados, para ofrecer las ESCUELAS apropiadas…Qué lástima de las INTELIGENCIAS naturales,en los pueblos pobres, “irredentos” o MAL GOBERNADOS,que se quedan-ELLAS-“durmiendo” en su Genética, por no contar con quien las AVALE…Hasta que aparezca un NUEVO ESTADO de COSAS “internacionales”, que consiga…DESPERTARLAS !!

María Eugenia
28 de octubre, 2011

Gracias a ProDaVinci podemos leer lo que leen los privilegiados de Harvard o los de Singapur, que es uno de los mayores socio$ de esta universidad Ivy League a la vez que uno de sus “business models”. Este hijo de refugiados de campos de concentración alemanes, Howard Gardner, profesor de Harvard, es popular desde hace una década o más, por su propuesta del “streaming”, la canalización de los estudiantes hacia varias “inteligencias”, “campos de estudio”, escuelas y, en definitiva, hacia diferentes niveles de educación y, por lo tanto, hacia diferentes niveles de salario y de posición social. No hace falta ser Einstein u Openheimer para percatarse de que si un niño no aprende a leer bien pero, dejando esa “inteligencia particular” de lado, se le induce a que desarrolle “la inteligencia física” del ritmo del tambor, pues es más fácil canalizarle o encarrilarse hacia una profesión de percusionista en una banda de tecno-cumbia o hacia una prometedora carrera en el campo del entretenimiento. El gobierno le queda muy agradecido al profesor que haga descubrimientos sobre las nuevas inteligencias: la minera, la pesquera, la bracera, etc.

María Eugenia
28 de octubre, 2011

Por cierto que los modelos de inteligencia del Prof. Gardner ser pusieron en práctica en Singapur y han originado protestas cómicas, como la película “Yo no ser estúpido” http://en.wikipedia.org/wiki/I_Not_Stupid

Mariana Veciño
30 de octubre, 2011

Buena nota, ciertamente pueden existir distintos tipos de inteligencias y creo que se van “mostrando” naturalmente, se pueden observar durante el aprendizaje tanto de niños como de adultos. Se manifiestan “facilidades” hacia algunas àreas en particular. Si bien es un desafìo para las escuelas/colegios, tambièn lo es para los PADRES, quienes “elijen” traer a un niño al mundo, no deben olvidarse de algo tan importante como es su educación.

Ruben
1 de noviembre, 2011

Me quedo con los comentarios de Maria Eugenia mucho menos Darwinistas creo yo. Saludos!

Gustavo Ramírez
4 de noviembre, 2011

Si vamos afinando más, llegaríamos, tanto Gardner como nosotros los lectores-opinadores, a “descubrir” lo que los entrenadores deportivos, coachs, managers o como quieran llamarlos, saben y conocen perfectamente con la sola asistencia de sus propias experiencias, experticias y capacidades de observación: Que todas las personas tienen talentos, habilidades, disposición, inciativas, mañas, fortalezas, resistencias, ánimos, Etc., de diferentes niveles. Estos niveles, o la suma de varios destacados de ellos, definen a su vez que, digamos, en un equipo de baseball o de football, para hablar de los deportes de conjunto más populares, un catcher no será bueno para lanzar; un delantero tendría un pobre rendimiento en la defensa. Y viceversa en ambos ejemplos. Si nos salimos del ámbito deportivo, ¿podemos imaginarnos a nuestro Jacinto Convit, recién graduado de médico o siendo aún estudiante de medicina, buscando votos para una alcaldía? ¿O a Gustavo Dudamel, de muchacho, soñando con montar una licorería para salir de abajo? En mi opinión, y con todo respeto, la profundidad del esquema del profesor Gardner, se palpa, con mucha antelación, y de una forma muchísimo más simple y nada académica, en una expresión que siempre, a través de los siglos, han usado los padres, abuelos y maestros: “Est@ nuchach@ es buen@ para esto, En eso es que debería empeñarse”. Por otro lado, no ví ni en las declaraciones de Gardner ni en los comentarios de los respetados foristas, una interrogante necesaria: ¿Cuáles de las “inteligencias” poseen los respectivos maestros, tutores o ductores de sus pupilos, que los capacita para, con certeza poder determinar la habilidad, vocación o “inteligencia” especial que posee el educando, y así poder establecer el desarrollo correcto de ese específico estudiante? Hay veces en que a uno no le queda más remedio que recordar aquella popular expresión: “No expliques que complicas”

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.