Actualidad

Sobre el incómodo subsidio a la gasolina, por Asdrúbal Oliveros

Por Asdrúbal Oliveros | 12 de Septiembre, 2011
14

La gasolina no deja de ser uno de los temas de principal preocupación para la economía venezolana. Este argumento se refuerza después de las declaraciones del ministro Alí Rodríguez quien señaló que la “lógica reclama” un aumento en la gasolina y las tarifas eléctricas y admitió que el presidente Chávez no ha creído que sea “prudente”. Hace algunos meses, Rafael Ramírez, presidente de Petróleos de Venezuela, dijo en la Asamblea Nacional (AN) que este subsidio está dirigido a ayudar a los estratos más bajos y a frenar los aumentos inflacionarios.

La situación se vuelve cada vez más crítica y los costos de ajuste cada vez mayores, dado que han pasado más de 13 años desde el último incremento de precios. A esto se le suma que Pdvsa se encuentra en una situación de gran necesidad de recursos para inversiones y mantener el sistema económico social establecido por el actual gobierno.  Veamos cuán importante es este subsidio para la economía venezolana.

Para calcular el monto del subsidio a la gasolina se debe comparar el precio de venta para el consumo interno con el costo de oportunidad de la gasolina, es decir, con el precio que percibiría de ser exportada o vendida al precio de los mercados internacionales, de manera de identificar cuánto es lo que Pdvsa deja de obtener por el beneficio. Este monto equivaldría al subsidio por litro vendido en el mercado interno, que luego debe ser multiplicado por el número total de litros vendidos, obteniéndose así el costo completo.

En la tabla que mostramos a continuación se puede evidenciar lo que representa el costo del subsidio gubernamental a la gasolina, en un contexto de declinación de la producción de acuerdo a cifras aportadas por las fuentes secundarias de la OPEP.

Si observamos el cuadro, podemos constatar que el monto del subsidio por litro sufrió un descenso importante en 2009 si lo comparamos con 2008. Sin embargo, no es más que la caída que sufrieron los precios del petróleo a raíz de la crisis internacional, tendencia que se ha venido revirtiendo y que, en el escenario de precios previsto para 2011 por Ecoanalítica, nos llevaría a un subsidio de VEB 2,6 por litro vendido.

El incremento del monto del subsidio se debe a tres razones. La primera tiene que ver con el hecho de que en los últimos dos años el Gobierno ha realizado dos devaluaciones de la moneda. Segundo, el consumo interno ha seguido creciendo, aunque a una tasa menor que en años anteriores. Y por último, los precios del petróleo han aumentado progresivamente.

El detalle está en que este cálculo no es el mismo que realiza el Gobierno. Según el presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, el subsidio debe calcularse sobre la base del costo de la producción del barril de petróleo, que está alrededor de los 7 US$/bl, y no debe incluirse el costo de oportunidad del beneficio. Además, este costo no ha variado mucho en el tiempo según lo señaló Ramírez en su intervención a comienzos de año en la Asamblea Nacional. Utilizando el criterio del ministro Ramírez y asumiendo 7 US$/bl como costo cierto, tendríamos que para 2011, el valor de un litro de gasolina en el mercado interno sería de VEB 0,19, lo que implicaría un subsidio de VEB 1.540 millones (US$ 358 millones). Además, como hoy, el precio de la gasolina es VEB 0,10 por litro, llevarla a su “valor costo” según Ramírez implicaría un incremento de 90%.

De continuar con un escenario como el que hemos señalado, estaríamos en presencia de un subsidio de US$10.281 millones durante 2011, lo que se traduce en un incremento de 41,3% en relación con el estimado de 2010. Este registro sería superior al del año 2008 de US$8.824 millones, aunque con una diferencia de precios de 7,6%, lo que resalta la importancia del incremento en el consumo interno. La cantidad de dinero que Pdvsa recibiría si eliminara el subsidio podría mejorar considerablemente la situación actual de la empresa, ahora que la producción está en detrimento.

Midiendo el subsidio en términos del tamaño de la economía, el subsidio pasó de representar 1,7 puntos del PIB en 2003 a 4,8 puntos en 2011. Es necesario aclarar que esta cifra, con respecto al tamaño de la economía, no es aún mayor por la importante apreciación real de nuestra moneda, lo que hace que se “infle” el valor medido en dólares de nuestro PIB”, lo que demuestra que a medida que el Gobierno se vea en la necesidad de habilitar Pdvsa para vender divisas a un tipo de cambio mayor o devalúe la moneda, sin ajustar el precio de la gasolina, el costo para la economía y para Pdvsa será cada vez mayor.

Ahora que el Ejecutivo ha tomado como bandera el tema de la vivienda, vale la pena preguntarse cuánto es lo presupuestado por el Gobierno en esta materia. La respuesta sería US$402,3 millones según la Ley de Presupuesto 2011, lo que equivale a una diferencia frente al subsidio de la gasolina de US$9.879 millones, (¡el subsidio sería 25 veces más!). Pero no sólo eso, si hacemos la misma comparación con Seguridad y Defensa, podemos ver un resultado menos dramático, pero no menos importante, donde el subsidio representa 2,8 veces lo que estaría presupuestado para el sector, mientras que sectores como Salud y Educación, que son bandera del socialismo del siglo XXI, estarían en 2,4 y 1,5 veces más, respectivamente. En total el subsidio representaría un 22,0% del presupuesto acordado para 2011, cuando en 2009 el registro fue de 11,4%.

Aunque estos indicadores nos muestren lo costoso que resulta el subsidio, consideramos que es importante dar el beneficio de la duda al discurso del ministro Ramírez, cuando dice que este subsidio estaría dirigido a ayudar a los estratos bajos y no a los ricos. Sin embargo, cuando evaluamos el patrón de consumo de gasolina por cada uno de los habitantes de cada estrato social, a partir de la encuesta que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Banco Central de Venezuela (BCV), para el área metropolitana de Caracas, nuestros resultados nuevamente contradicen el discurso del Presidente de Pdvsa.

A medida que subimos de estrato social, tomando en cuenta que el primero es el que percibe ingresos menores y el cuarto es el percibe ingresos mayores y cada uno tiene la misma cantidad de personas (25,0% de la población en cada uno), tenemos que el consumo del estrato IV es 9,4 veces mayor al consumo del estrato I. Además, si realizamos un cálculo por familia tenemos que el Estado estaría regalando VEB 11.050 por concepto de subsidio a la gasolina a las personas de mayor ingreso durante el presente año, cuando el estrato I recibiría sólo VEB 1.773. Esto definitivamente no va en consonancia con lo que profesa el socialismo del siglo XXI.

No nos cabe la menor duda de que cada sociedad tiene el derecho de decidir dónde gastar sus recursos. Al realizar estos cálculos lo que queremos es llamar a la reflexión en cuanto a la magnitud que representa el subsidio a la gasolina y el sector beneficiario.

Tras este resultado nos gustaría terminar diciendo que es evidente la relevancia que tiene el tema de la gasolina y definitivamente necesita revisarse la política tras más de trece años de precios fijos, que ni siquiera cumplen con lo que sería la razón de ser de la decisión; sin embargo, también es cierto que se deben hacer algunas consideraciones a la hora de tomar las medidas.

En primer lugar, dado el fuerte rezago, el incremento del precio de la gasolina debe ser por tramos y en un plan que abarque como mínimo cinco años. Para tener una idea de la magnitud del ajuste, si se deseara que el subsidio terminara completamente, en 2011 el Gobierno tendría que incrementar el precio en 2.480%, dado el nivel de precios del petróleo que se espera para este año. Es decir, si la gasolina es llevada a precios internacionales (implica pasar de pagar VEB 0,10 a VEB 2,67 por cada litro) tendría que incrementarse en ese porcentaje. Por el contrario, si se decide llevarla a su precio costo según el Ejecutivo (pasar de pagar VEB 0,10 a VEB 0,19 por cada litro) el incremento es de 90%.

En segundo lugar, en la medida en que el precio se vaya adecuando a la realidad, el Gobierno debe diseñar mecanismos de compensación para que los sectores más vulnerables y el transporte no sufran un impacto significativo con consecuencias inflacionarias. Finalmente, es necesario que el Gobierno acompañe la medida con un discurso que cree conciencia sobre el valor que tiene el recurso para la economía venezolana y los daños en el medio ambiente.

Por último, y para el debate, cabe hacerse la pregunta: ¿por qué si somos un país petrolero la gasolina debe llevarse a su valor internacional? ¿No debería cubrirse sólo los costos? Lo cual abre una gama de alternativas de incrementos entre 90% y 2480%, con diferentes implicaciones para los hacedores de políticas públicas y por supuesto, los ciudadanos. Este debate apenas comienza.

*******

LEA TAMBIÉN ¿Cuánto puede aumentar el precio de la gasolina?, por Ángel Alayón

LEA TAMBIÉN Llenar un tanque con gasolina venezolana cuesta Bs. 170, por Marianna Párraga

LEA TAMBIÉN El precio de la gasolina y las pérdidas de PDVSA, por Marianna Párraga

 

 

Asdrúbal Oliveros 

Comentarios (14)

Sary Levy
12 de Septiembre, 2011

Excelente articulo por su claridad y precision.

Alfredo Ascanio
12 de Septiembre, 2011

Lo que pasa es que el costo político es muy elevado por eso no toman la decisión al recordar el tema del Caracazo…

Daniel Chalbaud Lange
12 de Septiembre, 2011

¿Internacionalizar el precio interno de los derivados de hodrocarburos? Responder a esta gran interrogante nos obliga a pensar si el vino en Francia o en Chile, el café en Colombia, la carne en Argentina y Uruguay y el cobre en Chile, bondadosas riquezas que les dió su suelo y el trabajo deberían también colocarse en su mercado interno a precios según su valor internacional. El rechazo de la población sería de inmediato. Si el petróleo es el producto que la naturaleza colocó en nuestro suelo para que con inteligencia supiéramos explotarlo en beneficio de todos, lo lógico es que, debido a su monopolio por pocos países productores y exportadores, su precio interno debería ser el resultado del análisis del consumo real interno y de la cantidad exportada. La brecha entre el precio de costo interno y el precio real de exportación, debería en alto porcentaje, ser aplicado como subsidio al mercado interno. Ello nos obligaría a formular una política pública de “sembrar el petróleo en petróleo y otras fuentes de energía” que garanticen nuestro desarrollo indutrial y comercial. Esta política obligaría a garantizar el suministro real que exige la economía nacional, evitando el despilfarro y, sobre todo, el contrabando de extracción de gasolinas, diesel y lubricantes industriales, inmensa cantidad hoy incluída como consumo interno y cuyo susidio va a alimentar economías foráneas. También la política debe dirigirse a aumentar la exportación de derivados de hidrocarburos con una inteligencia de mercado que garantice los mejores precios internacionales. Ello garantizaría un variable excedente que permitiría dar un subsidio tamíén variable, a los precios de las gasolinas en el mercado nacional, sin mayores traumas para el costo del transporte y para su uso industrial y comercial. En fin, considero que el aumento es conveniente y necesario, pero debe ser gradual y concertado dentro de una política pública que incluya a muchos sectores de la sociedad afectados, en mayor o menor grado, pero a todos sin distinción. Este es “un muerto” que por su costo político nadie quisiera cargar y menos aún en períodos electorales.De cualquier manera y en un no muy lejano momento había que tomar la decisión considerando desde ya la minimización del contrabando de extracción, estudiar el o los octanajes adecuados y necesarios a nuestro mercado automotor,-¿un sólo tipo de gasolina con un precio único a nivel nacional?-, la inversión en otras fuentes alternas de energías, expansión y culminación de la red ferrocarrilera, racionalización de la capacidad de almacenamiento en estaciones de servicio, redimensionar la cantidad de expendios realmente necesarios y su ubicación, mejoramiento de la red de carreteras, etc.

Daniel Chalbaud Lange.

Valencia, 12.09.2011

Alfredo Ascanio
12 de Septiembre, 2011

Ojalá Daniel que los líderes de la Oposición que quieren hacer gobierno puedan leer tus reflexiones sobre un tema muy importante y que en cualquier momento es necesario considerar y fijar una política sensata.

Alexandre Daniel Buvat
13 de Septiembre, 2011

Interesante e interesado artículo y buenos comentarios. Hagamos otro tipo de análisis comparativo. Si aplicaramos por año unos 4000 millones de dólares (menos de la mitad del subsidio) a mejorar la infraestructura vial, a tener un amplio y bien formado cuerpo de vigilantes de tránsito, aplicaramos seriamente regulaciones, evitando que se gasten una o dos o mas horas extra en colas (con la perdida en productuvidad, y horas hombre) cuantos litros de gasolina y diesel ahorraríamos? El costo de subsidiar la gasolina mas el costo de la ineficiencia ya secular, suponen no el 4% del PIB sino casi el doble, Y como se ve todo ese despifarro puede reducirse dramáticamente, y así hasta nos quedarían excedentes exportables, sin mucha necesidad de aumentos sensibles en el combustible y sobre todo con un importante mejoramiento en la calidad de vida

Dario Valero
13 de Septiembre, 2011

Al menos creo que el aumento debería ser graudual hasta llegar el costo de producción, o se que el estado no pague subsidios.

Dana
15 de Septiembre, 2011

Gracias por su excelente articulo que abre el necesario debate del precio de nuestra gasolina, asi como estoy de acuerdo en un aumento gradual de su precio, no creo que haya que llegar a los precios de mercado internacional sino mas bien, una soluciòn intermedia, aproximada mas a su costo, tomando en cuenta por supuesto, las inversiones requeridas dentro de la industria para hacer un producto de optima calidad. Ahora bien, sea cual sea el monto real del subsidio que se aplica hoy dia, sabemos que se esta repartiendo entre TODOS los venezolanos. Cuando habla de los montos presupuestados en vivienda o planes de defensa, creo que los venezolanos estamos claros en que pasa igualito como el editorial de Tal Cual escrito por Laureano Marquez sobre la expatriacion del oro venezolano…. cuanto de esos 400 millones de dolares se gastaran en viviendas?, nadie lo sabe, pero mi apuesta viendo el sector construccion es que no llega a 40 millones de dolares… pero los 400 millones de dolares van a desaparecer de las arcas!!asi que por lo menos, el subsidio a la gasolina SI ES DE TODOS!! Lo pagaremos en un futuro proximo..

Quico
5 de Octubre, 2011

El subsidio a la gasolina es una Transferencia Condicionada: la condición es manejar.

http://wp.me/phHUg-35P

Per Kurowski
6 de Octubre, 2011

Gracias por tocar el tema que más debería avergonzar a la inteligencia venezolana.

Llevo años escribiendo y peleando este tema y por lo tanto le auguro muchos correos electrónicos del tipo… ¿xxxx madre… quiere darle aún más recursos al xxxx madre?

Aquí les invito a un youtube que hice hace unos años sobre este tema http://www.youtube.com/watch?v=2sWSoKw69ws

Por supuesto en http://www.petropolitan.blogspot.com/ podrán encontrar por lo menos 50 lamentos más.

Andrew
5 de Julio, 2012

Interesante artículo. Acabo de leer un articulo de la prensa española sobre el fracaso del cumbre Rio-20, ya que no produjo ninguna resolución sobre los subsidios al petróleo. Aquí les paso el link: Versión en castellano: http://blogs.elpais.com/idearium/2012/07/cumbre-de-rio-lugar-para-el-optimismo.html Versión in inglés: http://www.fairobserver.com/article/rio-aftermath-there-room-optimism

Per Kurowski
5 de Julio, 2012

Si pero en España cobran impuestos gigantescos a la gasolina, dizque por razones ambientales, y luego usan parte de esos ingresos para pagar subsidios al carbón.

Alexis Polanco
20 de Febrero, 2013

Algunas ideas operativas aisladas con respecto a la gasolina 1) La Venezuela de hoy tolera un aumento de diez veces el precio actual, es decir, un tanque semanal de gasolina en 50 bolivares 2) Regalar la gasolina para la generacion electrica, es pasar de un bolsillo a otro ese dinero y despues cobrarlo al consumidor; asi evita efecto costo-inflacionario 3) Con ese ingreso extra, 9x, hacer un plan de fundar un transporte colectivo publico, realizable en cinco años, subsidiado digamos 5 bolivares, estoy pensando en mil(1000) autobuses por estado de Venezuela, con todos sus gastos,mantenimiento, reposicion, nomina de control, choferes, mecanicos, parque de talleres, asfaltado de rutas; y tendremos transporte decente y generando empleo.

Iván Avendaño (@avephoenix1408)
30 de Octubre, 2013

La gasolina debe venderse al precio de costo, más allá de eso, cualquier punto porcentual debe entenderse como alguna clase de impuesto dirigido a captar recursos para INVERTIR en algo.

raul martinez
5 de Enero, 2014

En mi opinion, el precio de los combustibles liquidos (gasolina y gasoil) en el primer a#o del aumento, debe ser un precio que no afecte la cadena de produccion y servicios (carga y pasajeros) para no afectar a los estratos D Y E, quienes son los que gastan mas 3/4 de sus ingresos a satisfacer esta necesidad (alimentos y transporte publico). Para los estratos A, B, C quienes son los que podrian pagar un precio mas alto, deberia ser un precio el primer a#o, que este en el orden de 0,60 el litro de gasolina de 95 oct. (Bs 24.00 un tanque de 40 lts, que de acuerdo a lo que se detecta por los comentarios de la red, deberia estar entre Bs. 12.- y Bs. 50.-, para ser asimilado por estos sectores, de aqui una media de Bs. 24.-, luego en los a#os siguintes, en funcion de la inflacion se haria ajustes moderados. En la frontera, habria que establecer un precio internacional para combatir la extraccion ilegal, es decir, si burlan el control, que paguen el precio mas alto. Ahora todo lo que aqui digo al igual que todos esos calculos que hacen los expertos son paja, sino se establece una plataforma informatica que pueda manejar eficientemente el consumo y los diferentes precios (tres por cada tipo de gasolina), lo cual es posible con la tecnologia de punta que existe en la actualidad; se llega hasta el planeta marte y no se puede administrar un negocio como es la gasolina y ademas que disminuya el contrabando. Lo que falta es iniciativa y buen gerente. Le interesa?

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.