Actualidad

Entrevista al arquitecto David Chipperfield

" Las viviendas públicas son el gran reto para los arquitectos. Nos implicamos poco en esta área cuando en realidad este tipo de vivienda es la que configura nuestras ciudades."

Por Prodavinci | 9 de Agosto, 2011
2

La periodista Vis Molina entrevistó al arquitecto Sir David Chipperfield. Entrevista publicada en El Cultural (España). Un extracto a continuación:

Pregunta: Se estrenó como arquitecto en el estudio de Richard Rogers y después en el de Norman Foster. A eso se le llama empezar con buen pie.

Respuesta: Sí, fue una suerte iniciarme en la profesión de ese modo. Los dos son estudios de arquitectura con unos equipos de gran categoría y en los que pude aprender cómo se trabaja en proyectos muy importantes. Fue una experiencia muy valiosa para mí, aunque mi arquitectura se mueve en una dirección muy distinta a la de ellos.

P.: Su debate intelectual siempre se ha situado entre el hacer muy poco y el hacer lo suficiente ¿sigue moviéndose por esos derroteros?

R.: El diseño en sí mismo no es algo que me atraiga, pienso que debe estar al servicio de una idea. Me altera concebirlo como una elaboración innecesaria en busca de la actividad del diseñador y no en busca de un producto. Me encanta que la resolución de un proyecto sea tranquila y no el portavoz espectacular de algo, creo que debe ser así.

P.: ¿Es bueno que la obra de un arquitecto sea fácilmente reconocible?

R.: No lo sé pero, en cualquier caso, mi obra no es identificable. No me interesa que se note la firma, mi firma. (…) En ocasiones conviene hablar en voz alta y firme y otras veces hay que susurrar.

P.: ¿Qué opina de los edificios icono que ahora proliferan en muchas ciudades por encargo de unos alcaldes que quieren imprimir su sello?

R.: Los hay buenos y los hay malos. Hay momentos en los que es necesario que un edificio tenga un cierto perfil, una cierta personalidad y una cierta publicidad. Pero a veces me parece un deseo innecesario de llamar la atención a expensas de la esencia, de la sustancia y de la experiencia y en mi opinión estas tres cosas nunca han de sacrificarse y menos por el aspecto físico.

P.: ¿Banalizan la arquitectura?

R.: Pueden llegar a hacerlo, sin duda. No me opongo a la experimentación en la forma arquitectónica, pero creo que la novedad no es algo que case necesariamente bien con la arquitectura de forma sistemática.

P.: Ha hecho de todo, vivienda privada, obra pública, tiendas de lujo, edificios históricos… ¿Qué es lo que más le interesa en estos momentos?

R.: Las viviendas públicas son el gran reto para los arquitectos. Nos implicamos poco en esta área cuando en realidad este tipo de vivienda es la que configura nuestras ciudades. En España, como en Gran Bretaña, se ha dejado muy de lado la vivienda de protección oficial y nosotros tenemos que hacer un papel decisivo en dignificar este tipo de construcciones.

P.: ¿La arquitectura puede hacer más feliz a los ciudadanos?

R.: Como mínimo es capaz de hacerlos menos desgraciados. De hecho la arquitectura es un buen sustitutivo de la naturaleza. Del mismo modo que sentarse en un jardín bonito con unas condiciones climatológicas agradables puede hacerte experimentar la vida de una forma más intensa, la arquitectura tiene una gran importancia en nuestra cotidianidad porque interfiere de modo decisivo en los pequeños momentos de cada día.

P.: ¿Se ha hecho usted millonario con este trabajo?

R.: Algunos ganan mucho dinero, como Norman Foster. Pero yo mi satisfacción no depende de la compensación económica. (…)

*******

Lea la entrevista completa aquí.

Prodavinci 

Comentarios (2)

maria teresa
9 de Agosto, 2011

Me gustaría que los arquitectos tomaran más en cuenta las viviendas de protección social. Quiero decir que aunque sean de construcción sencilla (abaratada) no carezcan de seguridad ni de armonía, tanto en su entorno interno como en su exterior, y que tomaran en cuenta los espacios. Menos paredes y pasillos y más claridad y unificación entre los ambientes, y por supuesto con ventanas que aunque no den al exterior, puedan tener pequeños patios ajardinados. Ese sería para mí un sueño que no lo veo como algo “imposible e irrealizable” de lograr, dado que los barrios nuevos suelen construirse en el extraradio de las ciudades y no en sitios céntricos. Y también por supuesto dotarlos de servicios de transporte público para los traslados de los trabajadores. Saludos

Casi una Neandertal
9 de Agosto, 2011

Totalmente de acuerdo con lo que escribió María Teresa. Si los mas pobres estan rodeados de belleza sabran apreciarla. Se puede ser pobre pero no por eso se es idiota. Las viviendas de calidad para los mas pobres al final darian mejores ciudadanos.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.