;

Artes

De Barbacoas a NY: mis historias con Simón Díaz, por Aquiles Báez

Historias y anécdotas sobre Simón Díaz

Por Aquiles Báez | 8 de Agosto, 2011
43

Simón Díaz y Aquiles Báez

Por sus habilidades podría haber sido un perfecto hombre del renacimiento. Caricaturista, cuentista, poeta, actor, cantante, compositor, publicista, humorista y generador de una cultura que representa la venezolanidad. Nació en Barbacoas, que entonces pertenecía al estado Guárico y ahora es parte del estado Aragua. Su obra esta en el corazón de todos nosotros, así como su espíritu y su simpatía. Es, como dice la canción que le compuso Ignacio Izcaray, “Simón para cada día / de los días venideros./ Simón para el día entero, / Simón de todos los días”.

Los oficios de Simón

El Tío Simón, o Simón a secas, como lo llamamos quienes le tenemos confianza, posee una capacidad sorprendente para mutar de oficio. Es conocido como compositor e intérprete de música venezolana, pero muchas personas desconocen sus capacidades como actor y no precisamente cómico. Además de haber protagonizado películas como La Isla de Sal, de Clemente de la Cerda, con figuras como Lila Morillo, Simón puede cambiarle a cualquiera la percepción de sus habilidades histriónicas al verlo trabajar como actor dramático. Una actuación magistral como la de La empresa no perdona un momento de locura, basada en la obra teatral de Rodolfo Santana y dirigida por Mauricio Wallenstein, le modifica a cualquiera la imagen del llanero con liquiliqui que muchos tenemos de él.

Recuerdo una vez que estando en casa de Mauricio Wallenstein, en México, lo oí comentar sobre la actuación de Simón en su película, la cual catalogó como genial. Esta actuación le mereció el premio de Mejor Actor en el prestigioso Festival de Cine de Huelva, en España. Pero, además, Simón hizo algunas obras de teatro y por supuesto tuvo durante años su programa cómico. Hacer reír a la gente es todo un arte en el que Simón es un maestro y eso no es nada fácil.

Otro de los oficios poco conocidos de Simón es el de caricaturista: es fabuloso con un lápiz. Con la chispa que posee habría podido tranquilamente vivir de sus caricaturas, algo que me comentó una vez el no menos genial Pedro León Zapata. Otro de sus oficios ocultos es el de cuentista: Simón tiene un libro de cuentos del llano que fue publicado hace algunos años, lo que convierte a Simón un contador de caminos, un hombre que dialoga con su entorno.

Betsimar, mi linda Betsimar……

Mi cercanía con Simón viene por mi amistad con su hija Betsimar. En los años ochenta yo asistía a clases con el maestro Gerry Weil y la estudiante que me sucedía era Betsimar Díaz, la hija de Simón. Por ahí empezó una amistad que ha perdurado. Empecé a hacer proyectos con ella, quien es una poeta fabulosa y posee una habilidad con la palabra que es única. Es mi hermana, con la que he compartido desde despechos hasta despachos.

De esas notas graciosas con Betsimar, hace unos años realizamos una gira apadrinados por Simón. A esa gira fuimos Betsimar, la fabulosa soprano Elvia Sánchez (quien es la hija del no menos importante Alfredo Sadel, el tenor favorito de las Américas) y este servidor. Solíamos dar recitales de poesía-música y voz. Una vez estábamos en la radio de Barinitas, haciéndole promoción a uno de esos eventos, y el locutor dijo: “Acá tenemos a Betsimar Díaz, la hija de Simón Díaz, luego está Elvia Sánchez, la hija de Alfredo Sadel, y está Aquiles Báez, el hijo de… Aquiles Báez, el hijo de…”. A la tercera vez, le dije: “…el hijo de Ana María”.

A partir de mi amistad con Betsimar, todo el entorno de Simón se me hizo cercano. Hemos compartido desde lo familiar de un cumpleaños hasta participar con él en conciertos en Puerto Rico, Chicago o Nueva York. Betsimar muchas veces, cuando hemos andado por ahí, me lo ha endosado (cosa que le agradezco), ya que me encanta conversar con este personaje. Después de celebrar uno de sus cumpleaños en Nueva York, nos fuimos a un juego en el Yankee Stadium. Éramos el padre Alexis Bastidas, mi compadre Ernesto Rangel, Simón y yo. Cuando Simón está concentrado en algo se pone sumamente serio, casi no abrió la boca en todo el juego, y si lo hizo fue sólo para decir un par de cosas puntuales. La primera fue: “¿Quién es ese catire, que le toman tantas fotos?”, a lo que respondimos: “Ése es Paul McCartney”, a lo que nos contestó “¡Ahhh! Gordo, ¿y quién es ése?”. Luego, en el tercer inning, dijo: “¡Esta vaina si es grande!” y en el quinto: “¡El juego está güenísimo!”, para ripostar en el séptimo: “Catire, no veo esa pelota, ¿por qué no nos vamos antes de que salga esta marabunta?”. Yo pensaba que estaba fastidiado, pero lo que estaba era nervioso porque nos regresábamos en el subway. Apenas nos montamos en el vagón no paró de hablar de la maravilla de haber ido a ese juego.

Pero con Simón tengo muchas historias, como aquella vez en la que nos pusimos a contrapuntear en el camino de regreso de su casa en San Sebastian de los Reyes, donde no repetimos versos, o cuando estuvo toda una noche contando sus anécdotas con Aquiles Nazoa en casa de Jacobo Borges y todos quedamos encantados escuchando esas historias de humor y amor, o las veces que hemos jugado bolas criollas y él se ha molestado conmigo porque no sé jugar… al menos eso dice él.

Colaboraciones con Simón

Simón, cuando canta, posee un carisma y un encanto que acaricia. Tiene un sentido estético alejado de los patrones convencionales del canto. La música hecha con el corazón tiene esa particularidad. La vida le regala a uno lo mas preciado, y eso es lo que queda. He tenido la oportunidad de participar en dos discos con Simón y ambos me han marcado como músico.

Una vez me encontraba en su casa comiendo unas arepas y, como tenía la guitarra, me dijo: “Acompáñame ahí un tanguito…” y después nos quedamos pegados en varios tangos. A partir de ese día, cada vez que coincidíamos en una fiesta le acompañaba un tango. Así surgió la idea de que hiciéramos un disco de ese género, donde aparte de la dirección musical grabé la guitarra. Por casualidades de la vida, estaba en Venezuela un israelí que es uno de los duros del jazz, pianista de Paquito de Rivera y que, además, toca tango como los dioses: Alon Yavnai. A Alon lo conocí en Boston, en donde nos hicimos grandes amigos. Luego él se casó con una chica francesa que vivió en Venezuela y cuyo padre todavía vivía en Caracas. Para todos fue un regalo divino que estuviera Alon en Caracas y coincidiera con esta grabación.

Todo tango necesita un bandoneón. Para eso llamamos a otro gran amigo mío y maestro de ese tan particular instrumento: Raúl Jaurena. Raúl es uno de los más celebrados bandoneonistas, ganador del Premio Grammy. Las casualidades es que Raúl no sólo vivió en Venezuela, sino que está casado con una caraqueña y tiene dos hijos  venezolanos. Para cerrar el grupo, necesitábamos a un contrabajista que pudiera tener el fuelle del tango y con una técnica de arco impecable. Así fue como llamamos a quien es, a mi juicio, uno de los bajistas más versátiles de Venezuela: Roberto Koch. Nos adentramos en esta aventura de hacer un disco de tangos en el Caribe, que a mí en lo particular me encanta. Definitivamente algo exótico en la carrera de Simón, quien cantó como si hubiera nacido en la región austral de nuestro continente.

Un par de años más tarde, Betsimar y yo conversamos sobre cómo hacer un disco que fueran las tonadas de Simón pero que sonara a siglo XXI. Recuerdo que le comenté que sería bueno hacer algo con características acústicas… con un par de músicos. Llamamos a Nené Quintero para la percusión, quien maneja increíblemente los espacios en la música, es un mago de los sonidos y una pieza que encajaba perfectamente con este concepto. Y luego, una vez más, mi hermano Roberto Koch, quien brota música por todos lados. Yo interpreté la guitarra así como el cuatro y estuve a cargo de la dirección musical. Este disco se llama Sabaneando y realmente me encanta el resultado. Es uno de los trabajos de los cuales me siento totalmente orgulloso.

Caballo le dan sabana

Es difícil ser objetivo cuando está el cariño de por medio. Me une un nexo fraternal con sus hijos Betsimar, Juan, Simón Jr., y un nexo filial con su esposa Betty y con el propio Simón… además de los perritos de la casa.

Lo importante en este mundo es la huella que se deja. Simón ha dejado no sólo una huella sino un rastro inmenso. Me alegró mucho el Grammy honorario que le fue otorgado, más allá de lo que significa para la persona, por lo que significa para el país. Sin embargo siento que lo hermoso de un creador es cuando su obra trasciende la obra misma y deja de ser del autor para convertirse en objetos apreciados por la gente. Un “Caballo viejo”, “El becerrito”, “Mercedes”, una “Tonada de luna llena” o “El pasaje del olvido” no son composiciones de Simón: ya son parte de todos nosotros. Por eso, para mí, Simón es dueño de un premio mucho más contundente que cualquier estatuilla: el amor de un pueblo que se identifica con lo que él es, un llanero que se adueñó de nuestros corazones para después regalarnos el suyo a todos sus compatriotas. Razón por la que uno como venezolano se llena de orgullo al verlo cantar en el Carnegie Hall.

Simón Díaz y su caballo viejo han cabalgado los esteros, han arreado los sueños de una llanura que se extiende en el horizonte, le ha cantado a un país ordeñando a su vaca mariposa, y ha llenado de ese sentimiento bonito todo el territorio nacional.

.. .*******

Pulse aquí y participe en la encuesta: ¿Cuál es su cancíón favorita de Simón Díaz?

Foto portada de pedroluismartinolivares.wordpress.com

Aquiles Báez 

Comentarios (43)

Fernando Granados
14 de Abril, 2011

Si me llegaran a preguntar alguna vez en mi vida con que identificaría yo a Venezuela, sin duda alguna respondería: con Simón Díaz, y después con sus bellas mujeres, su música, sus platos típicos… Pero primero, Simón Díaz.

María Eugenia
14 de Abril, 2011

yo también como Fernando: primero Simón Díaz junto a nuestra triada de grandes literatos internacionales; gracias Aquiles por este regalo

Alirio Capella
14 de Abril, 2011

Muy buen artículo de Aquiles sobre Simón, leyendolo se me ocurrieron dos versos los cuales copio a continuación

Simón para siempre es y sera por mucho tiempo la tonada y el pasaje joropo y el llano adentro

Simón recuerdo de siempre de la vaca mariposa de todo ese campo mio y de las cosas hermosas

Acker
14 de Abril, 2011

Bueno, no sabía de la faceta del maestro Simón como caricaturista, qué bueno!! gracias por el artículo

Dimar Anez`
14 de Abril, 2011

Gracias Aquiles por esta refrescante muestra de talento y cariño,que Dios bendiga siempre a Ana María! Un abrazo!

rogelio zafra
14 de Abril, 2011

En total acuerdo con mis antecesores. El tío Simón como lo he conocido y lo reconozco es un símbolo de la venezolaneidad, es patrimonio artístico cultural de nuestra patria. y al excelente Aquiles un millón de gracias por compartir sus anécdotas y regalarnos tremendo artículo

Milagros Belisario Guerra
14 de Abril, 2011

Simón fue amigo de mi papá que tambien era del Estado Guárico, la hacienda de una tía de Simón, la Sra Josefina Díaz colindaba a la hacienda de mi papá más abajito de Las Mercedes del LLano.Tuve el placer de compartir con Simón en nuestra casa, en ese entonces según recuerdo él trabajaba en el entonces Banco Unión.Que puedo decir de Simón Díaz que no se haya dicho.Sólo espero que Venezuela entera reconozca y nos sintamos orgullosos del hermoso legado musical y moral que este Señor con mayúscula nos ha regalado a lo largo de su vida.Mis respetos Maestro Simón

Luis Guillermo Rangel
14 de Abril, 2011

Llevo en mi corazón el honor de haberlo conocido y haber compartido ratos en Casa de Chelique Sarabia y de haber navegado en la Tia Pancha en ratos y momentos muy cordial. En su finca familiarmentela pasamos de lo mejor con la sencillez y la humildad que a él lo caracteriza, llanero llano. Fotos en cantidad de una parte de su vida junto a su familia, en especial de su amadisima Betty y sus hijos, semillas que ya crecieron. Simón en nuestro. Dios lo bendiga!

Belkis López
14 de Abril, 2011

Qué grande Simón, patrimonio nacional, orgullo de Venezuela y dueño de nuestro afecto y nuestro respeto. Qué hermosa y entrañable crónica nos ha regalado Aquiles, quien escribe cada vez mejor. Gracias mil y enhorabuena..de paso, donde puedo encontrar el disco Sabaneando?

Jorge
15 de Abril, 2011

Muy bueno Aquiles. Una vez más me sorprende tu habilidad para escribir. Un abrazo y te veo en Miami. Saludos Jorge Quintero

Aquiles Baez
15 de Abril, 2011

Gracias a todos por sus comentarios.Para Belkis, el disco Sabaneando lo vi en Esperanto, pero insolitamente ese disco tambien lo sacó la gente de EPA.Espero lo consigas y lo disfrutes.Saludos a todos

Valentina Hidalgo
15 de Abril, 2011

Aquiles, gracias por compartir estas anécdotas. Son un pedacito de país que gracias a tus artículos no quedan en el olvido sino por el contrario se quedan clavadas como una estaca en la memoria. Abrazo.

Zobeida Ortega
15 de Abril, 2011

Gracias Aquiles, por ese paseo tan hermoso con la expresión más genuina de la venezolanidad positiva y hermosa de este “Gran Hombre”. Yo puedo decir que en una oportunidad lo conoci en su oficina de la Castellana, ya que el pequeño hijo de unos amigos lo llamó por teléfono para conocerlo personalmente. Este niño participó en un festival de música venezolana en su colegio donde interpretó dos pasajes de Tío Simón. Yo asistí a ese encuentro en la oficina(coleada) y tuve el privilegio de saludar al Tío cual niña y además me obsequió un libro de ël y me hizo una caricatura. Ese detalle de tanta gentileza de un hombre de un corazón tan grande estará en mi memoria por siempre. Que bonito poder compartir pequeños anécdotas en este espacio sobre la inmensa generosidad de los grandes de nuestra música y de la esperanza. Un gran abrazo Zobeida Ortega

Ronald Chirinos
15 de Abril, 2011

Excelente Aquiles!

Dimar Anes, estabas muy grande o muy chiquita cuando el programa de tío Simón con chusmita, coquito, etc! jaja… siempre hacía caricaturas en el programa…

100% de acuerdo con lo de Robertico, increible contrabajista, y eso que acá hay varios extraordinarios contrabajistas y polifacéticos además como David Peña, Toñito Naranjo, Carlos Rodriguez, Gonzalo Teppa y otros que se me escapan y/o no conozco!!!

Gustavo Ramírez
15 de Abril, 2011

Una vez, hace unos buenos años, almorzando en el ya desaparecido Hostal de la Castellana, surgió la información por parte de Simón que él había vivido un tiempo , cuando era joven (¿Cuándo ha dejado de serlo?) en mi querida y natal parroquia de La Pastora; recordamos entonces ciertos sitios y eventos de esa zona, lo que me hizo proponerle a Simón el escribirle una canción a esa caraqueñísima parroquia “lo cual aceptó”, pero, Simón, te quedaste debiéndonosla a los caraqueños y en especial a los pastoreños. No obstante, esa velada en el restaurant fue inolvidable por “culpa” de las interminables salidas humorísticas de “ese tipo”. ¡Qué personaje! A lo largo de los años coincidimos en otros eventos, la mayoría de índole publicitaria, y en todos ellos nunca dejó Simón a un lado su eterno buen humor ni sus salidas geniales. ¡Honor a ese gran venezolano! Y felicitaciones a Aquiles por su muy agradables y muy bien escritas reminiscencias.

Irene Trujillo
15 de Abril, 2011

Aquiles Querido,

No puedo decir que me sorprendes, pues se de tu fina y honesta pluma, pero tengo que expresarte mi agradecimiento una vez mas, por tanto que nos das. Este relato hermoso sobre nuestro amado Simon, nos lleva de la mano junto a ese personaje que esta impreso en nuestro corazon venezolano. Tu amiga Siempre, Nene

Mary Pabón
15 de Abril, 2011

Hasta escribiendo eres bueno!!!! que regalo tan maravilloso contar con tu talento y la bondad de compartir tus hermosos recuerdo. Gracias y que sigamos teniendote presente!!!!

Ana María Hernández Guerra
15 de Abril, 2011

Hermoso artículo Aquiles. Concuerdo con los comentaristas anteriores sobre Simón. Mira, tú vas a tener que hacer un libro con tus artículos, son magistrales y necesarios para la memoria musical del país. Un abrazo grande!!!

Juan Maldonado
16 de Abril, 2011

Excelente artículo aunque creo que Elvia Sanchez no es una excelente cantante ni de ópera ni de música venezolana.

Ana Isabel Dominguez
16 de Abril, 2011

Estoy 100% de acuerdo con Ana María Hernández, somos muchos los que esperamos un libro de Aquiles con todos estos artículos que narran parte importantísima de nuestra historia musical y de la cultura en general, de la manera más amena y sentida; sería una joya para nosotros, nuestros hijos, nietos, y todas las generaciones venideras. Este artículo en particular, me lleva a sentir una alegría inmensa porque sencillamente ser venezolano significa tener un pedacito de Tío Simón en el ADN, y el orgullo que ya sentía ha crecido al conocer lo multifacético que ha sido. Me sumo a los agradecidos con Aquiles por este regalo hermoso.

Marga Mitchell
16 de Abril, 2011

Querido amigo: Que orgullo se siente como venezolano saber que engalanan nuestro arte y nuestra cultura nombres como Simon Diaz, Aquiles Baez, Aquiles Nazoa, Pedro Leon Zapata, Alfredo Sadel…y tantos otros. Gracias por existir!

willy
16 de Abril, 2011

maravilloso AQUILES. UN GRAN SALUDO DESDE ESTAS TIERRAS GUARAS Y CREPUSCULARES, POR SUPUESTO ADNIRADORES DEL GRAN SIMÓN. cROE AQUILES QUE DON TODAS ESAS CRONICAS QUE NOS HAS REGALADO DEBES HACER UN LIBRO! DE VERDAD QUE LO VAMOS A DISFRUTAR! UN ABRAZO

Aquiles Baez
17 de Abril, 2011

Gracias una vez mas por sus comentarios. Estoy añadiendo un link que es un artículo que escribió el buen amigo Sir Augusto Ramirez sobre Simón. http://www.mundo-oriental.com.ve/DetalleNoticia.aspx?IdNoticia=15187 En cuanto al Sr. Maldonado puedo entender que no le guste como canta Elvia Sanchez, pero creo que es poco cortés tratar a una dama de esa manera. Yo a Elvia la admiro y la respeto. Lo otro es que este no me parece el espacio para un comentario de este tipo. Sus juicios personales los puede escribir en un blog, emitiendo la opinion que quiera sobre lo que usted quiera.Una de las cosas que me he propuesto con este espacio es de hablar cosas positivas, hacer criticas constructivas y argumentar cualquier opinion. No me parece necesario por otro lado generar una polemica, solo le estoy haciendo una recomendacion.Si usted tiene algo que decir de la calidad de mi amiga Elvia, argumentelo por lo menos sin caer en sujetividades. Una cosa es hablar de gustos y otra de la calidad de un artista. Por favor lean el articulo de Sir Augusto que tiene unas anécdotas muy hermosas.

Héctor Molina
17 de Abril, 2011

Excelente Aquiles!! Sabes, siempre recuerdo que por allá a finales de los 80 y principio de los 90 a las 5pm en VTV estaba de lunes a viernes los programas liderados por Tío Simón! Te acuerdas? Los lunes de Coquito, martes de Zurima, chusmita, Teresita etc etc etc. Y los viernes contesta por Tío Simón. Bueno, ese era un programa absolutamente brillante, cargado de mucha identidad, ecología y cosas buenas para los chamos. Recuerdo que tenía una sección donde cambiaba las chinas de los niños por bates, guantes o pelotas, para evitar la matanza de pájaros y educar a los niños en el tema. También estaban las preguntas hechas por chusmita en géneros venezolanos y que sabiamente respondía Simón. Y ahí fue donde vi hacer caricaturas al Tío Simón porque tenía otra sección del programa donde en vivo y directo le hacía caricaturas a algunos niños que asistían al programa y se las daba de obsequio!! No te imaginas la envidia que siento por esos niños (que hoy deben estar treintones como yo) y las ganas que tenía de asistir a ese programa para ser dibujado por Simón! Sin duda alguna un personaje irrepetible en nuestra cultura!

Alex
18 de Abril, 2011

Aun extraño el programa de Simón Díaz en VTV. Simón es Venezuela y Venezuela es Simón.

Natalie Gamero
18 de Abril, 2011

Aquiles, cada vez mejor! gracias por compartir esas hermosas anécdotas con nosotros y permitirnos conocer más a fondo a “nuestro Simón”… Quedo a esperas de tu próximo relato, ansiosa de descubrir más tesoros a través de tu oído, tu pluma y tu corazón :) Abrazos!!

Alba Rocío Pedreáñez
18 de Abril, 2011

La música de Simón Díaz da alegría de vivir y es uno de mis amores!!!

Pedro C. Morles Olivera
21 de Abril, 2011

Aquiles, muy hermoso tu escrito sobre el tío Simón, ese anecdotario que muchos como yo desconocemos, decir Simón Díaz es decir Venezuela, un hombre grande que le ha dado a nuestro pueblo: amor, conocimiento, música, alegría, sueños, hermosos sueños que el lleva por dentro, limpios como su alma y su corazón, como los versos de su canción, de su tonada “ya tengo la ropa limpia, ayer tarde la lavé”, un hombre que ha tenido el privilegio de ver “una garza blanca dándole combate a un río”, todos los homenajes son pequeños para ese grande hombre, ojalá se los demos estando vivo físicamente, aunque ya Simón Díaz para el mundo, es inmortal.

Diomar Lorenzo
22 de Abril, 2011

Excelente Aquiles. La verdad es que transmites con un sentimiento increible lo que ya muchos conocemos de ese gran venezolano. Esas anécdotas tuyas y esos comentarios que hacen otros, te lleva hacia esos buenos tiempos en los cuáles pudimos disfrutar de la presencia del Tío Simón. Sobran las palabras…y gracias por estos escritos.

Victor Cadet
11 de Mayo, 2011

Muy bueno Aquiles. En cuanto a la faceta actoral de Simon que mencionas al comienzo de tu escrito, te cuento que él sentía una especial fascinación por la actuación. Se le daba sola, como sin esfuerzo. Me toco ser asistente de dirección de Jorge Godoy en “Un Fausto anda por la Avenida” de Cesar Rengifo, obra que participó en el IV festival Nacional de Teatro en el año 1979 y que se represento en el Teatro Nacional de Caracas. Simon alternaba con actores de la talla de Alberto Alvarez (que hacia de El Diablo), Berta Moncayo, Enrique Benshimol y Aura Rivas, entre otros y siempre tenia esa actitud de niño grande, de estar pasandola muy bien. Mientras los demas enfrentaban sus papeles con las serias y respetadas tecnicas de los actores de carrera, Simon jugaba y se divertia sobre el escenario. Y no es que no lo tomase en serio, todo lo contrario, sino que para él la actuacion era un hecho natural, espontaneo; era la perfecta expresion de ese aspecto ludico de la interpretacion de la que nos hablan los teoricos del teatro. Recuerdo los momentos que conpartimos, yo ayudandole a “pasar letra”, como le decimos al hecho de memorizar los dialogos ayudados por un compañero. Recuerdo su trato cordial, su eterno buen humor y su chispa travieza siempre a flor de labios. Godoy, el director, se desesperaba con sus retrasos en los ensayos producto de su apretada agenda, pero Simon siempre supo administrar su tiempo para cumplir con el elenco y con la produccion de la obra. La musica en vivo la hacia un grupo que estaba naciendo: Un Solo Pueblo. Fue, para mi, una experiencia inolvidable. Coincido contigo, Aquiles: Simon es como un hombre del Renacimiento. Y añado: un artista de mil talentos, una enciclopedia del sentir venezolano.

luis felipe
3 de Junio, 2011

que hermosas las palabras que expresas no sòlo del tìo simòn sino siempre de venezuela, muy agradecido por tus escritos me han sido de mucha utilidad en mi encuentro acadèmico con estudiantes de la UNEFM, siempre converso con ana maria, espero conocerte en estos dìas creo el 22 de junio, ya me contò venìas a coro, llevare a mis estudiantes para conversar y apreciar tu discuso identitario maravilloso ..

Juvenal Freites
8 de Agosto, 2011

Simon, retrata lo bueno del Venezolano, abierto, mamador de gallo, autentico, solidario, y en su caso,,particular, en extremo, talentoso. Aquiles, felicitaciones desde tu tierra, por ese escrito, tan sentido y familiar y por el link de ese otro escrito también familiar y laboral, de mi paisano Sir Augusto Rodriguez. Seguimos necesitando no nos sobra, Venezolanos Incluyentes, como el gran Simon Diaz.

Juvenal Freites
8 de Agosto, 2011

Perdón, corrijo el nombre del paisano del Tigre, Anzoátegui, Sir Augusto Ramirez.

Tamara
8 de Agosto, 2011

Es que se le hincha a un el corazón de tanto orgullo venezolano, Caracha negro.

Margot
8 de Agosto, 2011

Excelente! Tio Simon es de Venezuela como Venezuela es de Tio Simon

Claudia
8 de Agosto, 2011

Gracias Aquilito… tqm

Claudia
8 de Agosto, 2011

Aquiles Me encantó leerte. Ambos discos tuyos con Simón son una joya. El de tango lo oí por vez primera en San Cristóbal, con mi abuela Cecilia en el 2004. Me enamoré de tu disco. Es maravilloso. Y Sabaneando, una joya musical, extraordinario disco, hermoso, absolutamente maravilloso. Está entre mis favoritos, que es bastante decir. Yo tengo una anécdota divertida con el tío Simón… pero esa es mejor echarla en persona, aunque te resumo en que estaba Simón Díaz en mi carro, de copiloto, yo dándole la cola al Club Los Cortijos, por obra de la casualidad, y entonces el me dijo: Tu conoces Epa? jajaja entonces yo le dije, claro tio Simón, y entonces me dijo, yo trabajo con ellos… Y entonces, me habló del disco… Y yo le pedí si podía cantarme algo y fue cuando empezó a cantar… ahí en mi carro, fue el viaje más memorable que he hecho en mi vida, desde mi casa hasta los ruices… inolvidable… Gracias por tus anécdotas. TQM

isabel
9 de Agosto, 2011

Gracias! Muchas gracias! Me encanta ud aca estoy escuchando mi pequeña de su disco la cancion de venezuela! Pero saber q ud se expresa asi de quien es un valor venezolano! Rinde homenaje a Simon y deja constancia de su calidad humana! Gracias

Ramón Jaramillo
9 de Agosto, 2011

Un gran artículo, equilibrado y necesario para el conocimiento de ese hombre fuera de serie que es el “Tío” Don Simón Díaz. Me he quedado con la curiosidad de que a alguien (no se si Ud. mismo, Don Aquiles) investigue acerca de como llegó Simón Díaz a la disquera Palacio de la Música, que le respaldo en muchos de sus proyectos y sus locuras humorísticas al lado del Maestro Don Hugo Blanco. Ni siquiera sabemos de la discografía completa del Tío, por estar dispersa en diversos géneros y disqueras, como Latin World Music ahora desaparecida quizá con sus archivos y que respaldó a Díaz cuando grabó boleros y tangos.

En cuanto al comentario descortés hacia Elvia Sánchez diría que ella no es una excelente cantante sino una GRAN CANTANTE, que es mucho decir y digna heredera de su padre, Don Alfredo Sadel, EL MEJOR.

La verdad me hubiera gustado que mis padres hubiesen sido amigos de artistas como Ud. Don Aquiles, como el Tío Don Simón, como Aldemaro Romero y un largo etcétera. Creo que mi conocimiento de la música de Venezuela, NUESTRO país hubiera sido mucho mejor que el que ahora tengo…digo yo.

maritza
9 de Agosto, 2011

Que bello y emotivo articulo dedicado a nuestro Tio Simón , expresiones de otro gran valor venezolano como lo es Aquiles Baez por quien tambien sentimos gran afecto en Falcon , por su calidad musical y por ser hijo de una valiosa mujer veleña, defensora de nuestro patrimonio historico

Arturo Marcano
10 de Agosto, 2011

Pocas personas lo han comentado, Aquiles lo ilustra con unas pinceladas compartiendo con Simon rumbo a San Sebastian de los Reyes, pero hay una habilidad que en extremo estaba disponible en Simon y que ha sido poco enfatizada, y era su capacidad para improvisar versos. Recuerdo como si fuera ayer en 1966, me encontraba en Lima y recibimos la visita del Tio Simon en la Embajada de Venezuela..alli pasamos unos 30 venezolanos una velada espectacular con Simon. Recuerdo que se mantuvo por mas de una hora haciendo en retahila el solito, sin ninguna otra interrupcion que las risas y aplausos de los presentes, graciosos versos,algunos con varios sentidos- sobre todos los presentes y en particular halagos a las venezolanas que se encontraban en la audiencia , con gran talento, gracia, sentido del humor. Felicidades a Simon, venezolano ejemplar !!

Elvia Sanchez
8 de Agosto, 2012

Simón es parte de la historia musical de nuestro país. Un cultor y un creador sin parangón. Aquiles es igualmente un valor altísimo de nuestra cultura y con el paso del tiempo, estoy segura, le dará un sitial de honor junto con figuras como las de Simón. Al señor Jaramillo que escribió hace un tiempo ya y que consideró descortés hacia mi persona el comentario que Aquiles hizo, quiero aclararle que para nada me lo tomo a mal. Todo lo contrario, si conociera los lazos fraternos que me unen a Aquiles, sabría que esta anécdota es un chiste de proporciones épicas en nuestra amistad y que cada vez que lo recordamos no paramos de reirnos.

Juan Carlos Azuaje
19 de Febrero, 2014

Que buen escrito de Aquiles y el del recordado Sir Augusto. Simón siempre estaba ccerquita de todos y continuara al lado de todos. Muchacho dame esa china. No se cuantas veces he propiciado el análisis de la cancion Mercedes y cada vez que le oigo encuentro cosas. El Alcaraban. El manejo del humor popular con El Superbloque, Por Elba y su inolvidable interpretación de Dos Almas. El loco Juan Carabina. Sus piezas me recuerdan una funcion de Titeres con muchos niños, yo quisiera ser cantante y cantar en la opereta, para que escuches mi voz igualita a una trompeta. Siempre miro y me conmuevo con la produccion de RCTV los niños de Venezuela saludan al nuevo milenio, busquenla en you tube y le pasara lo mismo. Si a esto se le agrega Caballo Viejo y lo inmensamente venezolano de Simon tenemos un gigante inmenso que nos regalo Barbacoa…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.