Actualidad

Ricos y famosos, por Óscar Collazos

El tema no es un millonario colombiano. El tema son los símbolos exteriores de la riqueza y la manera como se simplifican los métodos para obtenerla

Por Óscar Collazos | 1 de Julio, 2011
4

Las columnas de María Jimena Duzán y Daniel Samper Ospina, publicadas en entregas consecutivas de la revista Semana, pusieron de moda la búsqueda de un delicioso video que circula en YouTube (pueden verlo abajo) y es la comidilla envenenada de la jet set doméstica. En el video aparece un empresario colombiano llamado Carlos Mattos entrevistado por una periodista española que, de espaldas a su entrevistado, se burla de aquello que le parece seguramente increíble o excéntrico.

“Mattos representa esa nueva estética que distingue a este tipo de millonarios recién venidos a más y que es acaso más ostentosa y fastuosa que la que distinguía a los millonarios de vieja data”, escribió María Jimena. Samper Ospina, por su parte, salió en irónica y más envenenada “defensa” del personaje. “No me dejaré llevar por el resentimiento que despierta ver a un empresario fino. Al revés: creo que, para la economía colombiana, Carlos Mattos es un sostén casi tan grande como el que aparece poniéndose la deslumbrada española que lo entrevista”.

Me divertí mucho con artículos y video, pero, sin ánimo de ofender, creo que la estética dominante del programa puso la exhibición del lujo y la riqueza por encima de toda identidad humana. Sabemos más de la riqueza que del personaje que la posee, convertido ante las cámaras en un maniquí que recita cosas de su vida que se parecen a las cosas y a la vida de mucha gente como él.

No es la primera vez que un millonario colombiano sale de las noticias económicas que informan sobre su fortuna y la diversidad de sus negocios para convertirse en fetiche de farándula. El personaje del video es algo más que un hombre riquísimo, algo más que un “hortera” que se jacta de su riqueza. Es una persona tragada y anulada por las cosas que posee y exhibe.

Desde el momento en que el personaje sale del ascensor hipermoderno de una casa del centro colonial de Cartagena, todo empieza a ser superior al ser humano: el traje de lino blanco, los mocasines, las gafas oscuras, el comedor donde se han sentado presidentes y ministros, el sofá donde están sus hijos y su esposa, el cuero del inodoro, la brillante grifería, el avión privado, su asiento giratorio y reclinable, el carro que lo lleva a su despacho.

Lo bueno del video, después de verlo más de una vez, es que aparece el personaje pero en ningún momento una persona. Y cuando aparece la persona, esta es, como en el teatro griego, una máscara. Si se cambiara al personaje y se le diera otro nombre, no se modificaría el sentido de esta lección moral dada desde la frivolidad de unas imágenes. Sus primeros quince mil dólares, las panelas que vendía a la peonada en los latifundios de su padre, todo esto es más significativo que el personaje que recomienda tener cabeza fría en los negocios.

Confieso que me gusta el video, no tanto porque el personaje sea un empresario colombiano que he visto de lejos, sino porque algo abstracto, a veces atrozmente abstracto como la riqueza, se vuelve el verdadero personaje de la historia. El tema no es un millonario colombiano. El tema son los símbolos exteriores de la riqueza y la manera como se simplifican los métodos para obtenerla.

Al final de la entrevista, la periodista tiene un instante de lucidez. El personaje acaba de ser condecorado en el Congreso y ella habla del encuentro de la política con los negocios. ¿Quién condecora al personaje?, me preguntaba entonces. No creo que lo condecoren sus amigos, los políticos. Lo condecora la Política como institución, que está hecha por peones tan intrascendentes como el condecorado. Lo que prevalece es el encuentro ceremonioso de política y riqueza como símbolos de una época.

********

Imagen de previsualización de YouTube

 

Óscar Collazos Escritor y periodista colombiano. Doctor Honoris Causa en Literatura por la Universidad del Valle, en Cali. Su trabajo periodístico, estudiado en universidades y organizaciones dedicadas a la libertad de prensa, se caracteriza por su fuerte crítica política y postura independiente.

Comentarios (4)

Beto mirabal
3 de Julio, 2011

Tanta ostentación de lujos y riqueza me atraganta y casi me dan ganas de vomitar. ¿que hace una gente( no una persona) con tanta riqueza? ¿su día a día lo invierte en algo más que no sea incrementar ese patrimonio? Vanidad de vanidades,

Gabriel
8 de Julio, 2011

Ese video corresponde a un documental llamado “21 Dias en el Lujo” Perteneciente a la serie “21 Dias” de la periodista en cuestión. Por esa razon se hace énfasis en la fortuna amasada de Mattos y en los lujos y el estilo de vida que lleva. De ser un documental Empresarial o de Economia pues, ahi, si seria relevante los otros aspectos. Porfavor, Pordavinci, Son una excelente página, corrovoren bien los articulos y no permitan que opiniones descalificando el trabajo de otros, como en éste, diciendo que la periodista, se burla, oque no resalta lo que realmente representa Mattos a colombia, se hagan presente.

GC
9 de Julio, 2011

Que bueno por el comentario de Gabriel arriba, al menos no soy el unico que cree que la persona que escribio la nota esta llena de envidia o simplemente es un Socialista que lo unico que puede hacer en la vida es criticar a las personas que piensan diferente a el… Y por eso mismo hacen dinero (y si el dinero se hace facilmente, no se requiere de MBA para comprar barato y vender caro).

EStoy seguro que mucho de nuestros gobernantes tienen lujos mucho mas grandes que los del video!!! Al menos estos ricos no tienen que enganhar a sus electores para acceder a estos beneficios.

Ah!!! y finalmente. Leccion moral??? cual leccion moral si se ve a leguas que tanto la senhora del video como el escritor de esta nota estan deseosos de poder disfrutar de todo este lujo… Si no es asi, entonces porque perder el tiempo en vivir unos dias como ellos o escribir tantas tonterias en una nota tan corta???

Saludos GC

OSMAN URREA
12 de Febrero, 2012

de seguro … y todos los que conocemos la historia de este pais, sabemos q ningun rico se ha hecho a pulso y con las manos limpias.. tan pronto el dinero corre por sus cuentas,, la ambicion los transforma, y cuando digo que no tienen las manos limpias me refiero a toda clase de vejamenes como por ejemplo.. no pagar los impuestos debidos, patrocinar politicos corruptos para q les hagan las leyes a su acomodo, violar los derechos de los trabajadores, pagar salarios de hambre, contrabandear…o digame q no! entonces lo q se trata la entrevista no es de mostrar al personaje q como dice oscar este ya no esta .. solo existe la ostentacion y la opulencia..

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.