Actualidad

Javier Marías: “Quien no pertenece a una minoría, la tiene mal”

Javier Marías afirma formar parte de una minoría discriminada: la de los zurdos

Por Prodavinci | 30 de mayo, 2011

“Quien no pertenece hoy a alguna minoría más o menos oprimida tradicionalmente -o incluso a alguna mayoría; parece que las mujeres, al menos en lugares y tiempos de paz, son siempre más que los varones-, o a algún colectivo de víctimas o a alguna porción de la humanidad real o imaginariamente desfavorecida, lo tiene mal en muchos aspectos. Cualquier “discriminación positiva” irá en contra suya, y en los Estados Unidos, donde se creó y desde donde se exportó la política proteccionista, es sabido que un hombre blanco, heterosexual, no grueso, con aceptable salud y sin discapacidades notorias, estará en desventaja a la hora de conseguir un empleo, porque con sus características no contribuirá a llenar ninguna de las “cuotas” que toda institución o empresa deben exhibir para no ser acusadas de racismo, sexismo, aversión a tal o cual religión, homofobia o gordofobia. Ya en los años ochenta, cuando di clases en una selecta Universidad de ese país, vi cómo ciertos candidatos eran preteridos porque no “ayudaban” a la buena imagen exigible al College, y cómo algunos de sus responsables se frotaban las manos si, entre los aspirantes a un puesto, había una lesbiana negra y obesa o un hispano invidente, porque con ellos, decían, mataban dos o tres pájaros de un tiro. No digo que ciertas discriminaciones positivas no hayan sido necesarias o no sean todavía hoy convenientes, y si algo me subleva y me parece incomprensible es que siga habiendo mujeres que cobren menos que sus colegas varones por el mismo trabajo e idénticas responsabilidades. Pero también es verdad que, como en todo, se ha creado en este asunto una industria de la picaresca, del abuso, de la ridiculez y de la hipocresía.

Yo pertenezco al tipo de hombre que he descrito antes, y encima soy europeo, fumador y sin religión, tres elementos que me complican aún más las cosas. Me he dado cuenta, sin embargo, de que formo parte de una minoría discriminada y maltratada desde siempre y que, extrañamente en estos tiempos quejicas, nunca protesta de nada -de que el mundo esté hecho “contra” ella, nada menos- ni reclama ninguna cuota: soy zurdo.”

******

Artículo completo aquí

Prodavinci 

Comentarios (2)

Nieves Valentina
11 de junio, 2011

Excelente!!!!!!!!!!!!!!

Edgard J. González.-
28 de julio, 2015

A menudo me quejo porque cuando necesito profundizar en un tema, y es muy poco lo que hallo, Internet no se comporta como en las películas, que en segundos ofrece todo cuanto los personajes de la ficción buscan, y mucho más, pero en cambio hay otras ocasiones en que buscando una simple cosa descubro varias, y si sigo escarbando me puedo conseguir más de un tesoro. Hoy buscaba un artículo reciente de Héctor Abad Faciolince, y la computadora me llevó a rastras hasta una cueva donde había varios de hace años, que yo no había leído, pero la generosidad de la red no terminó allí, pues me trajo hasta este magnífico artículo de Javier Marías, de hace más de 4 años, al que le voy a sacar hasta la última gota de provecho, pues pienso enviárselo a todos mis destinatarios, y sé que ganaré muchos puntos por ello. Es que mi círculo de allegados está repleto de gente a la que no defiende ninguna corriente de lo “politicamente correcto”, nos tenemos que defender nosotros mismos.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.