Actualidad

Ser del Madrid, por Rodrigo Blanco Calderón

Del porqué Rodrigo Blanco es fanático del Madrid.

Por Rodrigo Blanco Calderón | 16 de Abril, 2011

Jugué fútbol desde los tres hasta los doce años. En algún momento de ese novenio fui seguidor simultáneo y traicionero de tres equipos: el Marítimo F.C, de Pedro Febles y Herbert Márquez, el A.C Milan de Marco van Basten y Ruud Gullit, y el Real Madrid de Hugo Sánchez y Emilio Butragueño.

Mi lealtad única se fue decantando poco a poco. El Marítimo dejó de existir y desde entonces no me he vuelto a interesar por el fútbol nacional. Una vez traté de acercarme a mi antigua casa de El Paraíso, el estadio Brígido Iriarte, para conocer a los nuevos inquilinos y me marché asqueado por la mediocridad del juego y la actitud de la barra facha del Caracas F.C.

El dilema entre el Milan y el Madrid se me hizo evidente un día en que tuve que ver un juego entre ambos equipos. Parecía una broma pesada del destino. No recuerdo si fue algún partido de la UEFA o de la Champions, pero sí me veo claramente celebrando primero un gol de Hugo Sánchez y luego uno de Marco van Basten. Y aunque aún no alcanzaba los diez años algo me decía que aquello no estaba bien. El juego, si todo esto no lo estoy inventando con la memoria, terminó empatado pero con un ganador: a partir de entonces fui sólo y exclusivamente militante del Madrid. Luego, como diría Cortázar, vendrían los motivos.

Mucho tiempo ha pasado desde entonces y en ese transcurrir he detectado un perfil del equipo que reconozco como propio y una imagen refleja, conectada de manera íntima con ese perfil, que aborrezco. Esto ha ocurrido en esa etapa de maduración como fanático que a la vez es un absoluto retroceso como persona: cuando uno descubre, por ejemplo, que ser del Madrid es estar en contra del Barcelona.

El Barcelona es como una versión futbolística de una utopía. Más que un equipo, es una gran familia; en medio de una dinámica mercantilista, sólo le brindan publicidad en sus camisetas a la Unicef; sus técnicos, jugadores y masajistas jamás subestiman al oponente; y muestran con orgullo de madre gallina el fruto de su cuidadosa empolladura, la famosa cantera. Todo un conjunto de rasgos encomiables, ciertamente, pero aburridos. El Barca es una república estable, donde todo funciona bien y nadie sabe cómo se llama su presidente.

En el Madrid, en cambio, existe un Florentino Pérez que te permite, como en todo país que verdaderamente esté vivo, odiar a la figura de mayor poder. Existe un Jorge Valdano que le brinda a esta trama toda la intriga de la que son capaces los personajes secundarios. Y está, sobre todo, un antipoder aún más poderoso que todo el poder establecido, que es el del técnico José Mourinho.

El gran “Mou” es el director con más agallas y personalidad que ha tenido el Madrid en estos primeros años del siglo XXI. Es el técnico que mejor se adapta a ese tumbado gansteril del equipo (de hecho, desde su llegada, los fanáticos del Madrid nos sentimos como uno más de los Corleone). Prescindir de Vicente del Bosque ha sido el error más evidente en el fútbol contemporáneo: la copa del Mundo ganada por España demostró las dimensiones globales de esa equivocación. Fue una decisión cruel y sin embargo, estéticamente, acertada. Del Bosque es tan buen director y tan buena gente que calza mejor con un equipo como el Barca.

Mou, con sus desplantes en el campo y sus desmesuradas declaraciones, recuerda a Mohammed Alí fuera y dentro del cuadrilátero. Es la genialidad que se desboca. Pero es también la apuesta del todo por el todo, incluidos el honor y la más profunda vergüenza.

Algo de razón tiene que haber en todo lo que digo, y en todo lo que dice Willy Mckey en su artículo, y en todo lo que dicen merengues y culés, pues los dioses, como en una versión menos sangrienta que la Guerra de Troya, han dispuesto cuatro clásicos en menos de un mes: La liga española, la Copa del Rey y el finalista más poderoso para la Champions, se decidirán entre el mejor y el segundo mejor equipo del mundo: Barcelona y Real Madrid.

El resultado de estos cuatro juegos va a darle su forma específica al fútbol (a secas) de esta época. La metáfora entre el balón y el mundo nunca ha estado tan amenazada de literalidad. Una mitad simbólica del planeta celebrará y la otra llorará.

Dicho lo cual, sólo queda gritar: ¡HALA MADRID!

*******

Lea también: Ser del Barcelona, por Willy Mckey

Rodrigo Blanco Calderón 

Comentarios (16)

Luis Garcia
16 de Abril, 2011

Buenas, tuve la oportunidad de leer los dos artículos “ser del Barcelona” y “ser del Madrid”. Simpatizo con el Barcelona pero nunca le quito prestigio al Real Madrid, y creo que este fanático es un poco pesimista y hasta conformista! creo que de ser fanático del Madrid me sentiría ofendido jajaja “Del Bosque es tan buen director y tan buena gente que calza mejor con un equipo como el Barca” que es eso??? tu equipo no es digno de un gran director técnico? solo hay reseñas malas, como que Florentino Perez es odiable y Mouriño no cumple sus objetivos! jajajaj así lo entendí espero estar equivocado pero deberías apoyar mas a tu equipo solo alabaste al Barcelona y dejaste mucho que desear como fanático… jajaja sin ánimos de ofender ¡Visca, Barça!

ATAMAICA MAGO
16 de Abril, 2011

EH! Perdón, pero la ironía de Rodrigo es impecable, extraordinaria, tanto así, que confude a sus lectores jejeje ;) ¡Fanático al máximo!

Valmore Munoz Arteaga
16 de Abril, 2011

Debo suponer que Barcelona y Real Madrid son clubes de football? No tengo muchos datos de los primeros, pero de los otros entiendo que no ven luz con un club germano llamado Bayern Munchen.

ATAMAICA MAGO
16 de Abril, 2011

Amigo Valmore, ¡qué grata sorpresa! Pasaste por acá a hacerle la cuña al Bayer. Bueh, válido porque el partido de hoy es para decir ¡¡¡ARRIBA EL MANCHESTER UNITED!!! jejejeje

Federico Vegas
16 de Abril, 2011

¿Y qué dice el señor Blanco Calderón de ese penalty regalado? Para hablar de un hecho concreto. Ahora, si vamos al meollo del asunto, es entre obvio y cursi que Rodrigo sea fan de un equipo que viste de blanco y juega en El Calderón.

José Luis
16 de Abril, 2011

No soy madridista pero provengo de una familia de madridistas y lamento decirte que estás enarbolando exactamente lo contrario de lo que ha definido por más de un siglo al Real Madrid: la pulcritud, el respeto, la clase, cierta conciencia de historia y familia. El Real Madrid presume de ser, junto al Barcelona, el único equipo de primera división en España que no se transformó en Sociedad Anónima Deportiva y que por tanto no es propiedad de sus accionistas, sino de sus socios. El Real Madrid, hasta comienzos de los 90, alimentaba y se alimentaba de su cantera, de la que salió la mítica quinta del Buitre. El Real Madrid ha sido el menos copero y bronco de los grandes clubes españoles y presumía de jugar limpio y respetar al contrario. Los nombres de Di Estéfano, Gento, Amancio, Miguel Ángel, Juanito, Santillana, Butragueño o Raúl se asociaban a esa filosofía del fútbol a la que canta el himno del equipo. Pero los tiempos han cambiado y ahora el mejor club del siglo XX tiene complejos, rebusca su identidad y juega a ser rebelde. Si Santiago Bernabéu levantara la cabeza…

María Eugenia
16 de Abril, 2011

¡Viva el Manchester con Rooney y el Chicharito! lo digo bajito porque acá uno que juega fútbol me dice del Chicharito que “así cualquiera, se lo ponen el balón en las paticas” y yo qué le voy a replicar. Lo que sé es que a Hiniesta no se la ponen en las patas y que bien corrió con lo bajito que es, ¡mucho corazón tiene y marcó el gol que le dio el triunfo a España! Lo que no les perdono a los españoles es el jalonazo de camiseta que le dieron al paraguayo cuando estaba frente a la portería

José Luis
16 de Abril, 2011

Lo olvidaba… y decir que Del Bosque encaja mejor en el Barcelona es tirar a la basura sus once temporadas jugando de blanco (73-84), en las que ganó cinco ligas y cuatro copas. O su década y media como entrenador en la cantera y luego en el primer equipo (dos champions y dos ligas). Ese es el problema del nuevo madridismo… que no tiene memoria.

César Nuñez
16 de Abril, 2011

Sólo una aclaratoria: el équipo que juega en el Calderón es el Atletico de Madrid. Don Rodrigo, obviamente se le respeta su simpatía por el club merengue, pero de ahí a elogiar a ese impresentable payaso de baja estofa llamado Mourinho (artifice del fútbol más mezquino y rácano que se ha visto en años)…¡Por favor!…¡Visca el Barca!

Rodrigo Blanco
17 de Abril, 2011

José Luis, en el artículo hablo del Madrid que he conocido, el que me tocó ver de pequeño, en los ochenta, pasando por los noventa y hasta el presente. Decir que el estilo de juego y de manejo del equipo de los últimos años NO es el Madrid es caer en esencialismos facilistas y fascistoides.

No me propongo rebatir los datos que usted ha citado (y que lo revelan, afortunadamente, madridista hasta la médula, a pesar de lo que diga) y que cualquiera puede encontrar en la web o comprándose el librito maravilloso que venden en el museo-tienda del Santiago Bernabéu (que no pude comprar en mi visita de peregrinaje por culpa de Cadivi).

Como consejo tardío para este artículo y temprano para los que vienen, sólo le recomiendo que se relaje un poco. Existe un cosa mágica llamada ironía que hace que aparezcan otras palabras debajo de las palabras.

Ese el problema del viejo madridismo…que no tiene humor.

ATAMAICA MAGO
17 de Abril, 2011

jejejeje Exacto, estimado Rodrigo. Quien lea con ojode gavilán (o buitre) el artículo se daría cuenta del planteamiento de una jocosa y magistral ironía que no debería pasar inadvertida, sea de cualquier equipo o cantera que defiendan como especie de “lero, lero” ;). Por eso subrayé más arriba lo de la “ironía”, sobre todo, con lo de Vicente del Bosque ¡Gran estocada que me sacó sonrisas! Bueno, la fanaticada es un ombligo, ya nosotros con el tema pelotero conocemos bien cómo viene la mano y en ese sentido sacamos estadísticas, sumamos, restamos, pronosticamos, tabulamos resultados históricos e inmediatos, apostamos.; en fin, alardes de fe en lo que creemos. No es de extrañar que hasta un artículo como éste lo usen para el chalequeo jeje. Discusiones bizantinas. ;)

Valmore Munoz
17 de Abril, 2011

Curiosamente quiero decir que me hice magallanero en los 80, es decir, cuando Magallanes no le ganaba ni al Madrid. Sin embargo, sigo creyendo que es el mejor equipo del universo. Lo cual me hace pensar en que, sin habermelo establecido, soy seguidor de lo mejor de lo mejor, Magallanes, Bayern Munchen, New York (Yankees y Mets), Alemania, de tal manera que no me entiendo y no entiendo que hago aqui metido. Disculpen la inexistencia de las tildes. Por cierto, Atamaica, dos cosas, la serie particular entre Leones y Magallanes ya sabes a quien favorece. La otra, el Bayer del cual hablas es el Leverkusen, goleado sin misericordia en este momento por el Bayern del cual hablo.

ATAMAICA MAGO
17 de Abril, 2011

Yo hablo de tu Bayer, nene, no de otro. Y sí, la serie sé a quién le favorece y a pesar de ello sigo siendo de Leones. Como te darás cuenta, -en mi caso, al menos- no cambio de camiseta como tampoco coreo el triunfo de otras fanaticadas. ;)

En cuanto al súper clásico de ayer, la curiosidad despierta interés y más con un 1-1 de guiñito y todo.

Ruben
18 de Abril, 2011

3 TRES años sin poder ganarle al grandioso Barcelona…he dicho!

Daniel Casique
27 de Abril, 2011

De verdad no puedo entender como puede escribir este tipo asi sobre el real madrid? Que barbaridad lo que mencionas sobre Del Bosque, porfavor pisa tierra hombre! Poco beneficioso tu articulo..Hala Madrid desde Venezuela

María Eugenia
27 de Abril, 2011

un gusto leerte aunque no soy del Madrid

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.