Economía y negocios

Políticas públicas y el incremento de los precios mundiales de los alimentos otra vez

Gary Becker analiza las reacciones de diversos gobiernos ante el incremento de los precios de los alimentos

Por Gary Becker | 18 de diciembre, 2010

Desde el 2002 al 2008, los precios de los alimentos, incluyendo maíz, trigo y arroz, se han incrementado de forma sustancial. El índice de precios de los alimentos del Banco Mundial ha aumentado en más de 100% durante ese período. Los precios de los cereales y otros alimentos cayeron rápido durante la crisis financiera, al igual que lo hicieron los precios del petróleo y otros commodities. Pero los precios de los alimentos han comenzado a subir otra vez. La FAO indicó que su índice de precios de los alimentos ya alcanzó niveles que se vieron por última vez durante el pico del 2008.

Los precios de los alimentos se disparan nuevamente principalmente debido a la recuperación de la economía mundial luego de la crisis. Economías de rápido crecimiento como China están incrementando su demanda de trigo, carne (los animales consumen granos como alimento) y otros alimentos que estaban fuera del alcance de una familia típica de esos países. Las reacciones frente al incremento de precios de los alimentos incluyen desde la prohibición “temporal” de exportación de trigo y otros cereales ordenados por Rusia y Ucrania hasta la amenaza de China de imponer controles de precios a varios alimentos, como el jengibre y el ajo, que son importantes en la dieta china, y cuyos precios han crecido rápidamente.

Un poco de economía básica es útil para evaluar estas y otras propuestas. El precio mundial de los cereales resulta esencialmente de la interacción de la oferta y la demanda mundial de cereales. Un incremento en la demanda mundial de cereales y otros alimentos –quizás debido a que el desarrollo económico en las naciones más pobres ha incrementado la demanda de trigo, maíz y carne en la familia promedio- incrementará tanto los precios de los cereales como las cantidades producidas y consumidas. Un incremento en la oferta mundial –quizá debido al buen tiempo en las regiones productoras de trigo, o a una mayor eficiencia –producida, por ejemplo, por el desarrollo de alimentos genéticamente modificados- incrementaría el consumo de cereales, y disminuiría los precios mundiales de los cereales debido a una mayor oferta.

Un factor que complica el tema de los precios de los alimentos es el uso creciente del maíz y de la caña de azúcar en la producción de biocombustibles para la sustitución de la gasolina. En particular, los Estados Unidos dedican, erróneamente, una fracción considerable de la producción de maíz a la producción de biocombustible. En consecuencia, es necesario distinguir la producción de maíz de su consumo como alimento bien sea por humanos o por animales cuando se utilice el marco analítico de la oferta y la demanda. De acuerdo con el USDA, la producción de Etanol en los Estados Unidos se ha incrementado desde los 3 mil millones de galones en el 2003 a más de  6 mil millones de galones en el 2007, y se estima que exceda los 12 mil millones de galones en el 2020. En el 2008, cerca de un cuarto de la producción de maíz de los Estados Unidos se utilizó en la producción de biocombustibles, y esa proporción se ha venido incrementando desde entonces hasta llegar a casi un 35%.

La mayoría de las políticas que se han implementado en contra del incremento de los precios de los alimentos son contraproducentes y afectarán la eficiencia. Por ejemplo, la prohibición de exportación de trigo ruso implementado por Putin supuestamente hasta el fin de este año obliga a los productores agrícolas rusos a vender toda su producción en el mercado doméstico en lugar de vender una parte en el mercado mundial. Esto reducirá el precio del trigo en Rusia por debajo del precio mundial de trigo. Por lo tanto, los productores rusos obtendrán menos dinero por su trigo que si hubieran exportado una parte de su producción y los consumidores rusos pagarán menos por el trigo debido a que tendrán  una mayor oferta de trigo disponible para ellos.

Este resultado será políticamente popular si los consumidores urbanos en Rusia tienen una fuerza política mayor a la de los productores de trigo. Sin embargo, Rusia, como un todo, estará peor debido a que los productores  obtendrán menores ingresos por no poder vender parte de su trigo en el exterior. Adicionalmente, los productores rusos sembrarán menos trigo de las cantidades eficientes debido a que recibirán un precio menor al que podrían obtener en el mercado mundial. Rusia estaría mejor si permitiera a sus productores acceder a los precios mundiales, mientras que, al mismo tiempo,  se implementaran transferencias de dinero a las familias urbanas para compensar, al menos parcialmente, el mayor costo del trigo y otros alimentos.

Los controles de precios propuestos por China para los vegetales y otros alimentos son una medida incluso peor que la prohibición de exportaciones en Rusia. Los controles mantendrían los precios bajos para los consumidores, lo que incrementa la demanda por los alimentos controlados, comparado con la demanda que existiría si las fuerzas de la oferta y la demandan operaran libremente. Al mismo tiempo, los productores del campo en China comenzarán a sembrar productos que están fuera de la regulación, afectando negativamente la oferta disponible de los alimentos regulados. El resultado será una escasez “artificial” de jengibre, ajo, lechugas y otros alimentos con precios controlados debido a la respuesta a los controles de precios tanto de los consumidores como de los productores.

Otro conjunto de malas políticas son las restricciones que muchos países, incluyendo a los Estados Unidos y otros países ricos, le están imponiendo a las importaciones de alimentos provenientes de los países en desarrollo y otras naciones. Estas restricciones desestimulan la producción de alimentos en los países más pobres, precisamente los países en los que la producción de alimentos es una fuente importante de generación de ingresos. La restricción de importaciones también produce un desplazamiento excesivo de la producción de alimentos mundial hacia los países de la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos, en perjuicio de la producción de alimentos en África y otros países pobres y en vías de desarrollo.

La gran ventaja del sistema de precios como mecanismo para asignar recursos es que se generan señales tanto para los productores como para los consumidores. Mayores precios desestimulan el consumo, pero al mismo tiempo estimulan una mayor producción de los productores agrícolas que buscan ganancias. En todo caso, vale la pena advertir que la demanda de cereales y otros alimentos no es muy sensible a los precios en el corto plazo, aunque el grado de sensibilidad aumenta a medida que los consumidores tienen más tiempo para ajustarse a los mayores precios. Similarmente, la oferta de alimentos no es tan sensible a los precios en el corto plazo debido a que los productores necesitan tiempo para hacer sus ajustes en la siembra, uso del capital y en otras decisiones de producción.

En el largo plazo, sin embargo, la oferta de alimentos es muy sensible a los precios. Los alimentos no son como el petróleo, el gas natural, o el cobre, productos en los que la oferta está limitada por las cantidades existentes de esos recursos bajo tierra o bajo agua. La producción de alimentos puede incrementarse de forma importante con el tiempo suficiente usando más tierra, más fertilizantes y más capital para extraer mayor producción de la tierra, y estimulando la investigación científica y la adopción de tecnologías en temas de producción de alimentos para encontrar nuevas maneras de incrementar la productividad, tal como sucedió con la “Revolución Verde” y los alimentos genéticamente modificados.

Por todas estas razones es debemos esperar que la oferta mundial de alimentos sea muy sensible a los precios de los alimentos en el largo plazo, en la medida que se permita que las fuerzas de la oferta y la demanda operen libremente en el mercado de alimentos.

Gary Becker  es Premio Nobel de economía

Comentarios (22)

María Eugenia
14 de diciembre, 2010

Peligroso artículo por su mezcla de verdades con datos “científicos” manipulados a favor de Monsanto y de otras transnacionales de los Alimentos Genéticamente Alterados en el Laboratorio (AGAL). El maíz mexicano, base de la cultura mesoamericana, fue sustituído por AGAL, bajo fuerte presión política de USA y en un momento en que la economía mexicana estaba muy de baja tras el fiasco de Bank of America. El resultado fue doblemente desastroso, porque las variedades importadas de AGALes interfieren con la reproducción natural del maíz y además porque con los precios ya no baratos sino risibles de la competencia desleal de USA, se arruinó a los pequeños y medianos propietarios de México, los cuales se vieron forzados a emigrar. En segundo lugar, USA es el país con mayor número de obesos y diabéticos, aun entre niños, y eso se debe a que su dieta diaria es dictada por el marketing de las transnacionales; es el país que llenó de pesticidas al tomate, como denunció con huelga de hambre el líder perseguido y hoy “reivindicado a-la-MartinLutherKing”, César Chávez; es una práctica que se sigue haciendo ahora con la fresa (rociada de “methyl iodine”, aprobado aunque denunciado ante la E.P.A.). En vez de alimentar con productos vegetales y sanos a los pollos, se les da “harinas cárnicas” (¿alguien se acuerda de las vacas locas inglesas o ya se nos borró del cerebro?), con respaldo del sector médicocorporativo de USA que aprueba lo que le echei$$$ (y ahi meto a “San Al Gore”, que dice una cosa y hace otra, p.e. con el tabaco y con la “aceleración” de los procesos de aprobación de las drogas “legales”, del tipo de las que tomaban su ex esposa y su hijo arrestado). Hay experimentos de médicos europeos a los que no se les da cobertura en USA, pero sugieren que a las ratas de laboratorio alimentadas con transgénicos se les empezó a notar síntomas de raro comportamiento y disminuyó su capacidad reproductiva. Y eso en un bicho tan recio como la rata. Ejem Los latinoamericanos, como los norteamericanos y todos los del resto del planeta que aún puedan resistirse a las avanzadas de la guerrilla corporativa. Recordemos la leche en polvo USA que hizo idem a muchos bebés latinoamericanos cuyas pobres madres fueron convencidas de que no debían amamantar a sus hijos sino darles Leche Klim o lo que fuera. Hoy día es China la que intenta meter leche en polvo en lugares como Nueva Zelanda, con gran escándalo y rechazo de parte de todos los pensantes. China, ese viejo terror comunista al que USA cambió por arte del toque de Midas en su principal correlativo en el campo de la economía y de la contaminación ecológica del planeta (léase Protocolo de Kioto, Copenhagen, etc). USA, ocupada por banqueros, vulnerable pueblo, siempre espantado. USA que cree —porque la han convencido a base de miedo, manipulación, mentiras y arms de distracción masiva en los “medios de comunicación”— que el único modo de sobrevivir como superpotencia es el de competir con los chinos esclavos. ¿Cómo competir con ellos? ¿Volviendo al sistema de plantaciones? USA, un pobre pueblo digno de compasión. Sin embargo, muy peligroso, porque el elefante herido es peligroso. Debemos, todos los americanos del norte y del sur, volver a comer sano: pescado, verdura, grano y fruta, sin olvidar nuestras “raíces”; uso el término a propósito porque quiero hacer referencia a la yuca. También volvamos al ñame, al ocumo, la batata y otras suculentas (raíces y tubérculos), sin olvidar la calabaza de los indios o indígenas o “natives” de NorteAmérica, el grano quinoa de los incas, las sardinas españolas y el aceite de oliva y el buen tinto, la avena nordoeuropea, el tequila no adulterado sino 100% agave, los nopales, el chivo y toda carne a la que todavía inyectando hormonas (a menos que los hombres se quieren verse/sentirse algún día como modelo de Victoria’s Secret). Pídanle a la abuelita que saque del baúl de los recuerdos esa receta de chivo coriano (no coreano, ojo). El futuro alimentario del mundo será uno de escasez (en torno al arroz y al maíz en particular), multitud de noticias confusas (a propósito), degeneración de tejidos, y miedo que producirá verdaderas estampidas animales con su subsecuente represión, a menos que no nos dejamos intimidar. No comamos cuento.

Ricardo
14 de diciembre, 2010

María Eugenia, te cuento que no soy un creyente en las teorías de las conspiraciones. Hablas de Monsanto, pero se te olvida un detalle. Brasil, gran vendedor de alimentos para Venezuela, es un gran productor mundial de alimentos genéticamente modificados. Curiosamente, Becker propone que los Estados Unidos y los países ricos quiten las restricciones a las importaciones provenientes de países como Brasil. Becker, concluye que estas restricciones castiga a los países más pobres. Entonces, debo concluir que el artículo manipula a favor de Brasil. Pues no lo creo. No creo en esas conspiraciones a lo Michael Moore. Creo que Becker sólo está tratando de hacer el punto de que las respuestas de políticas públicas en países como Estados Unidos, Rusia y China ante el incremento de los precios mundiales es inadecuada.

Le pides al mundo que volvamos comer sano. No podría estar más de acuerdo. Ahora, no te olvides que aunque tengamos ganas de autoflagelarnos, nunca como antes hay menos pobres en el mundo en términos porcentuales. Suena paradójico, pero es así.

Por cierto, no creo que este sea un artículo peligroso, si te preocupan los alimentos genéticamente modificados. Peligroso sería entonces lo que están haciendo gobiernos como el brasileño y lo que estamos en peligro seríamos nosotros y los brasileños, que estamos comiendo sus alimentos…genéticamente modificados.

Victor
14 de diciembre, 2010

Maria Eugenia, Yo no note nada a favor de las transnacionales ni de modificaciones genéticas. El artículo simplemente aboga por la oferta y la demanda como mecanismo optimo para fijar el precio de los alimentos, y de como la intervención de los gobiernos lejos de tener un efecto positivo, a largo plazo lo que hacen es empeorar la situación.

Obviamente, estoy de acuerdo en que debemos alimentarnos mejor y no solo tu y yo, muchas personas lo piensan. Las corporaciones (grandes, pequeñas compañías, y artesanos) detectaron esta tendencia y desde hace tiempo comenzamos a ver los llamados “Alimentos Orgánicos” en los supermercados. Al final, los consumidores son los que tienen la ultima palabra.”LA MANIPULACION DE LOS CONSUMIDORES POR PARTE DE LAS CORPORACIONES ES UN MITO”. Es lo primero que te dicen cuando estudias mercadeo.

Los Estadounidenses (y cualquier otro país, China, Rusia, El Congo, etc.) siempre van a velar por sus intereses, esta de nuestro lado, prepararnos (estudiar, leer, entender, no solo escuchar a nuestro presidente) para saber negociar con ellos. Si el caso que tu expones de México es cierto, la culpa es del gobierno Mexicano y no de USA que los pequeños agricultores hallan sido afectados. OJO: No me hagas hablar de nuestro gobierno, ni de como sus decisiones afectan negativamente nuestra producción, y favorece la de otros.

“USA, un pobre pueblo digno de compasión.” Definitivamente tienes tiempo que no te paseas por allá”.

Por último “El futuro alimentario del mundo será uno de escasez” esa frase la dijeron hace un par siglos, cuando se proyectó el crecimiento de la población y la capacidad de la producción agrícola futura. Afortunadamente llego la tecnología y permitió una mayor producción de alimentos por hectárea disponible y la predicción no se cumplió. Sera que estamos frente a otro reto.

Estoy de acuerdo. No comamos cuento!!!!!

Saludos

Victor

Alejandro
15 de diciembre, 2010

Ricardo: Michael Moore nunca jamás ha hablado de “conspiraciones”. Si algo tiene él es que todo lo que muestra lo doble chequea con pruebas. En su página web están todos los “pies de pagina” con información detallada con las fuentes de dónde sacó la información. Son bastaantes páginas. Son documentales, no ficción, y como tal se le toma. Por ejemplo, Cuando el dijo que la familia de Bin Laden tomó un avión al día siguiente del 9/11 fuera de los Estados Unidos, es algo que sale reflejado en la bitácora del aeropuerto y en entrevistas que le hace a varios agentes de inteligencia retirados y que accedieron a salir en pantalla. Que los periódicos no quisieron informar al respecto es otra cosa. Tan es asi, que cuando la industria de la salud en los Estados Unidos se enteró que estaba filmando “SICKO”, se dió la orden de tratar de arruinarlo y llevarlo “off a cliff” (al suicidio) por la cantidad de verdades que ahi decia, que podian llevar a acciones de calle por parte de la gente. Es información que salió hace un par de semanas en los EEUU. Es decir, si fuera un “conspiranoico” no tendrían de que preocuparse

Siguiendo esa misma tónica (la de los pies de página) me gustaría saber cuál es tu fuente para decir que nunca ha habido tan poca pobreza como ahora. Porque los datos que manejo – públicos- dicen justamente lo contrario. Saludos.

Ricardo
15 de diciembre, 2010

Sobre la reducción de la pobreza en proporción a la población hay trabajos muy serios. Te dejo un enlace rápido: http://global-ejournal.org/2009/03/09/globalization-poverty-reduction-and-economic-rights/

Los datos son más o menos los mismos en varios trabajos: Para 1820 el 90% de la población mundial vivía en pobreza y para el 1992, los pobres reprensentaban un 50%. Y esto ha seguido bajando. Incluso en tiempos recientes en África. Por cierto, los países que más han contribuido con la reducción del número de pobres en los últimos años son China e India. Nada más China ha sacado de la pobreza entre 200 y 300 millones de personas de la pobreza.

Por cierto, no he leído este libro aún: http://www.rationaloptimist.com/

Pero me dicen que trata sobre el tema.

Ahora, una cosa es reconocer que la humanidad ha reducido la proporción de gente que vive en pobreza y otra es reconocer que hay mucho por hacer para que nadie viva en pobreza, que es el ideal.

Saludos

Anónimo
16 de diciembre, 2010

Está claro que ley de oferta y demanda funciona sobre el papel pero en el mundo de hoy hay gobiernos, operadores, especuladores que interfieren en la “verdad” de Adam Smith. Los biocombustibles sólo emlean materias primas agrarias que se sembraron en el 1,5% de todo el terreno cultivado a nivel mundial, es difícil que tuvieran una incidencia tan directa en el alza de precios alimentarios (datos Banco Mundial). Los transgénicos constituyen una innovación biotecnológica con muchas aplicaciones, sobre todo si se van cumpliendo algunas de las proyecciones de la FAO como el aumento de población o la proliferación de sequías, inundaciones y la erosión. Además deben permanecer vírgenes los ecosistemas que, como selvas y humedales, juegan un papel insustituible en los ciclos hidrológicos y del carbono. Es decir ¿Cómo vamos a producir más alimentos si la superficie agraria apenas puede crecer y la existente está sometida a fuertes presiones ambientales? La respuesta pasa sólo por aumentar rendimientos sin cometer desmanes pasados (ej. contaminación de ríos con nitratos). Creo que cultivos transgénicos resistentes a la sequía o la salinidad y otros enriquecidos como el arroz con provitamina A pueden aportar soluciones.

Epson
16 de diciembre, 2010

La presencia de la intervención del Estado no invalida a la oferta y la demanda. Si Rusia (El Estado) prohibe las exportaciones, habrá menos oferta de trigo en el mundo. El Estado lo que logra es modificar precisamente a la oferta y la demanda, pero el fucionamiento de la llamada ley no se invalida por ello. Otra cosa es que hay mercados en los que los oferentes y demandantes actúan más libremente que en otros.

Por otra parte, Anónimo me recordó como todos los malthusianos que han predicho que la escasez de alimentos será inevitable y morirán cientos de millones de personas de hambre han fallado, gracias a, entre otras cosas, a los cambios tecnológicos.

María Eugenia
17 de diciembre, 2010

¡íjole qué buen ojo tengo y que esposo tan informado! Este Becker me olió a Monsanto desde el primer párrafo pero, como no tenía tiempo de irme a Google a averiguar quien era pues puse lo que podía de memoria sin chequear mis datos ni abrir libros. Hoy que tengo tiempo veo en wikipedia que es un laureado con el Nóbel, que es de los Chicago Boys de Milton Friedman el ultracapitalista que defiende el sistema que llevó al planeta a la bancarrota siguiendo las iniciativas de Bush, quien por cierto condecoró a Becker por (su utilidad como vocero de alto perfil internacional) sus altos conocimientos. Lo otro que le interesa a Becker, aparte del control del alimento mundial a través de las corporaciones especializadas en grano transgénico (los AGALes que mencioné arriba), es el control de la criminalidad joven, es decir, el control social sobre las masas de jóvenes que pueden causar problemas en el futuro (en caso, de a ver a ver, jummmm, ¿hambre tal vez?). Oh sabio profesor y como se te ve el plumero desde el Tercer Mundo. El nexo con Monsanto se me confirma con un artículo de New Times del 2 de junio del 2009, “Answer to the Freakanomics Quiz” [Freak (Mónstruo) + Economics + Quiz (examencito)], en el que el articulista menciona un homenaje que le hizo a su profesor Becker uno de sus ex alumnos, alto ejecutivo de Monsanto.

Ricardo
17 de diciembre, 2010

María Eugenia, que celebres tu ojo por buscar en wikipedia quien es Gary Becker sólo indica que en efecto nunca has leído un trabajo o libro de él, lo que explicaría in extenso tu comentario. Luego dices, como una revelación, que a Becker le interesa, aparte del control del alimento mundial a través de las corporaciones especializadas en granos transgénicos, el control de la criminalidad joven…” e insinuas que es por medio del hambre. Santos argumentos. Permíteme sonreir, pero ya se que nunca has leído a Becker ni conoces sus trabajos sobre dscriminación, criminalidad, capital humano (ey, el concepto de capital humano es de él), desarrollo económico, economía familiar, economía política y espero me aceptes un etcétera para no sobrecargar a los lectores.

Te pido que leas sus trabajos sobre el crimen, para que no repitas el error que cometes en tu comentario, y un Becker como interesado por el control mundial de los alimentos…bueno,creo que el artículo habla por si solo.

Sólo un detalle. Becker propone que los Estados Unidos y otros países ricos levanten las restricciones a las importaciones de los países pobres. Dice además que po esa razón, se produce menos alimentos en los países pobres que los que se debería. Un secreto: si le hicieran caso, habría una reducción importante de la pobreza en los países pobres, principalmente los que dependen de la agricultura. Me pregunto: ¿qué pensará Monsanto y otras coporaciones estadounidenses de esa propuesta? ummmm, no creo que les guste mucho.

María Eugenia, te pido consideres algo que se sabe desde los tiempos de los retóricos: no es intentando descalificar a las personas la forma más constructiva de discutir ideas. Es más, las descalificaciones es la forma como se evita discutir ideas. ¿Qué estás en desacuerdo con los alimentos transgénicos? Bien, plantea tus ideas, rebate con ideas, convénce con razones. Pero intentar descalificar personas que ni siquieras has leído no le hace bien a la discusión.

María Eugenia
17 de diciembre, 2010

Seguí tu consejo de leer más y al primer minuto esto es lo que hallé (y sigo leyendo): “de hecho, algunos gerentes parecen creer, como Becker, que el costo privado y el costo social convergerán a largo plazo y que las estrategias que anticipen esta convergencia serán las que, de aplicarlas con sentido de la oportunidad —en el momento adecuado— ganen la ventaja competitiva a los que las aplican. Esta es la estrategia que [per]siguen, agresivamente, las transnacionales de la agrotecnología, como Monsanto, y también las transnacionales del petróleo como BP [la del Golfo de México]”. Remember?

Aquí va la notica de pie de página, in inglish In fact, some managers appear to believe, like Becker, that private and social cost will converge over the long term, and that strategies that anticipate this convergence will, if timed properly, yield a competitive advantage. This is the strategy pursued aggressively by agricultural technology firms such as Monsanto… and also by energy firms such as BP [British Petroleum] and Shell (“The Global Competitiveness Report, 2002-2003″, World Economic Forum)

Ricardo
17 de diciembre, 2010

Bueno María Eugenia, esto está interesante. Leer un párrafo en el que mencionan a Becker -que no está escrito por Becker- no es leer a Becker, no? Ahora, independientemente de eso, fíjate lo que hice: leí la página completa y sabes que es lo que se dice de Becker allí: un anatema para muchas empresas privadas. Que en situaciones donde los precios no reflejan los costos sociales (externalidades negativas, lo llaman los economistas) las empresas deben procurar corregir, es decir, invertir -aún sin intervención del Estado- esa situación porque el que logre hacerlo lo convertirá en el largo plazo en una ventaja competitiva, aún cuando sufra costos en el corto plazo. ¿Qué te parece? Becker propone que las empresas inviertan en contaminar menos aun cuando sea a pérdida y apostando a beneficios futuros inciertos.

Luego, los autores del reporte -no Becker- dicen que eso es lo que están haciendo Monsanto y BP cuando utilizan energía solar como fuente de energía-nada dicen los autores de Monsanto como productor de alimentos transgénicos o de plataformas marinas que contaminan que insinuas en tu comentario. Los autores se refieren en concreto al uso de la energía solar para utilizar menos energía proveniente de combustibles fósiles. Creo que es algo con lo que tu estarías de acuerdo.

Por otra parte,y en todo caso, mi recomendación fue que leyeras a Becker directamente. Aquí está el enlace al reporte comentado para el conocimiento de los lectores:

http://books.google.co.ve/books?id=xGIXXZZJZOoC&pg=PA263&lpg=PA263&dq=%E2%80%9CThe+Global+Competitiveness+Report,+2002-2003%E2%80%B3,+World+Economic+Forum+gary+becker&source=bl&ots=UNtTJE__74&sig=2unNZ78pBYQUUsB_K6PJYS40iq0&hl=en&ei=ctsLTaCjFYP78Aaemvi7Dg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CBEQ6AEwAA#v=onepage&q&f=false

María Eugenia
17 de diciembre, 2010

gracias Ricardo y voy a leerlo aunque no es mi área de pericia ni mucho menos; desde luego que a Becker no le dieron el Nóbel de Economía ni la condecoración de Bush por ser tonto; será un hombre muy hábil

Alfredo Ascanio
17 de diciembre, 2010

Aquí en nuestro país e aumento de precios no sólo tiene que ver con una oferta de bienes y servicios en retroceso, sino que el salario mínimo sólo alcanza para cubrir el 46% de la canasta alimentaria y se cree que el salario minimo va a caer en un 7% al cierre de este año. Además de las cosechas perdidas por los torrenciales aguaceros, el INTI sigue expropiando fincas productivas al sur del Lago de Maracaibo, fincas que son productoras de leche y que al pasar al Estado bajará la productividad y ello de nuevo contribuiría al aumento de precios. Es decir no existe un política pública racional para combatir la inflación y aunque Oscar Meza, Director del CENDES señale que el gobierno aumentará el salario en un 30%, ello confirma que la inflación se elevará al 30%, como lo había estimado el Dr. Maza Zavala, entes de su muerte.

María Eugenia
17 de diciembre, 2010

Sigo leyendo: Gates compró US$23 millones en Monsanto, medio millón de acciones, hum, ¿será que Bill sabe algo sobre la “nueva ola” del futuro alimentario del planeta? Bueno, sigo leyendo commondreams.org

http://www.commondreams.org/view/2010/08/27-1

Luis S.
18 de diciembre, 2010

Reconociendo el nivel del diálogo lamento como se ignora en la(s) argumentación(es) el fondo del problema, que trasciende a Becker, a Monsanto, a México, a Gates y que no a Ricardo y a María Eugenia. Porque importante es, en mi opinión, que todo esto se refiere a miles de millones de humanos que son los sujetos, desde China a San Francisco iendo siguiendo al sol, y desde Gorenlandia a Ciudad del Cabo en diagonal, que no leen a Becker pero si tienen y tendrán que comer todos los días y de la manera más sana posible, y no sólo para seguir vivos, sino para lo que lo puedan lograr también sus nietos. A favor de María Eugenia: Ricardo te imaginas si para tratar de interpretar lo que alguien lanza a la luz pública hay que leer todo lo que esa persona escribe, creo que tu nunca tendrías una opinión.

Ricardo
18 de diciembre, 2010

Luis S., mi punto es que si tratas de hablar de la obra de un académico o de un intelectual o de un escritor, debes haber leído sus trabajos -y aún más si lo que intentas es rebatir sus ideas-. Otra cosa es comentar sobre el artículo, y rebatirlo con ideas, con argumentos, si te parece. En efecto, no tienes que conocer la obra de Becker para comentar este artículo -lo que si sería útil es que el que lea el artículo lo entendiera, pero ojo, entenderlo no es una condición para comentarlo-. Google y wikipedia pueden servir para muchas cosas, pero no sustituye la lectura directa de un autor si lo que pretendes es hablar justamente de su obra. Y ni hablemos, para no repetirme tanto, si lo que intentas es descalificar a la persona y con eso piensas que eliminas la fuerza de las ideas -Ad hominem, que llaman-. Por otra parte, hay tantas cosas en la que no tengo opinión o me la reservo, precisamente porque reconozco mi ignorancia absoluta en ellas, y no tengo problemas en vivir con eso. No es que no pueda pensar sobre cualquier tema -creo que cualquier puede hacerlo-, pero reconozco cuáles son las (poquísimas) áreas del conocimiento mi opinión puede ser más sólida debido a mis lecturas, trabajo, tiempo dedicado y en definitiva conocimiento sobre el tema. Me hiciste recordar las primeras páginas del libro Meditaciones sobre la vida, del filósofo Robert Nozick, cuando decía algo así como que de joven pensaba que debía tener una opinión de todo, pero al pasar el tiempo se dio cuenta que era una insensatez.

Por otra parte, precisamente lo que se plantea en el artículo es que ciertos gobiernos están tomando decisiones equivocadas para su propia gente y para la gente de otros países, en especial los más pobres, en relación con el tema de los alimentos. Seguro que los miles de millones de personas que se alimentan diariamente no leen a Becker,como dices, pero si pueden beneficiarse de ideas que ayuden a mejorar su situación alimenticia, como las planteadas en este artículo.

María Eugenia
18 de diciembre, 2010

Gracias a ambos por compartir sus altos conocimientos sobre el tema y estimularme tanto y seguir leyendo. Leer y ver en CNN al economista venezolano Ricardo Hausmann, de Harvard y Cornell y Foreign Policy y el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial, me está siendo muy útil a la hora de iluminarme en esto, en la futura “situación de desabastecimiento de Venezuela”

http://edition.cnn.com/video/data/2.0/video/spanish/2010/06/15/WEBpadient.cnn.html

María Eugenia
26 de diciembre, 2010

Alemania, Francia e Inglaterra bloquean la importación de Maíz Monsanto (del alterado en el laboratorio por manipulación genética de Monsanto, transnacional que aspira al monopolio de las semillas alteradas, tan peligrosas para la reproducción natural del grano natural). Bush puso presión a estos gobiernos pero no le funcionó. Monsanto dio a la humanidad regalos como: la sacarina, el glisofato que es un pesticida peligroso, el Agente Naranja exfoliante usado contra la vegetación en la guerra de Viet Nam, carne de animales clonados y pollos torturados con una vida encerrados en una cajita, la hormona de crecimiento para inyectar a las vacas y que se hinchen de agua retenida, por nombrar algunos regalitos.

http://uk.altermedia.info/general/germany-bans-monsanto-genetically-modified-corn-good-news_2072.html

http://warincontext.org/2010/12/22/wikileaks-us-ambassador-planned-retaliation-against-france-over-ban-on-monsanto-corn/comment-page-1/

http://www.mindfully.org/Pesticide/Monsanto-Roundup-Glyphosate.htm

Hay una iniciativa mundial contra esta plaga

http://www.combat-monsanto.co.uk/spip.php?rubrique26

María Eugenia
1 de enero, 2011

Wikileaks revela que el embajador estadounidense (y la transnacional Monsanto) pusieron presión sobre el Vaticano para que declare que usar el grano transgénico es “obligación MORAL”, pese al furor y protesta internacional ante la trayectoria letal de Monsanto (pesticidas, exfoliantes, Agente Naranja, genes humanos en la patata, pollos clonados presos en cajitas, envenenamiento de las aguas con PBT en el pueblo de Anniston, Alabama, con resultado de pago de casi un billón de dólares por haber silenciado que se publicaran los informes internos de Monsanto)

http://www.truth-out.org/us-vatican-genetically-modified-food-is-a-moral-imperative66369

María Eugenia
3 de enero, 2011

W Bush mandó a su embajador a que se tomaran represalias contra los países europeos que rechazaran los transgénicos de laboratorio

http://www.commondreams.org/headline/2011/01/03-5

María Eugenia
20 de enero, 2011

¡HAITI, un regalito de los 3 Reyes Magos para los pobres campesinos! de parte de la benévola MONSANTO 60 mil sacos de semillas alteradas en laboratorio, fumigadas con pesticidas tan tóxicos que están prohibidos en USA… los campesinos haitianos los recibieron y acto seguido procedieron a quemarlos con todas las semillas adentro

http://www.truth-out.org/the-new-earthquake-manifest-haiti-monsantos-destiny66930

María Eugenia
5 de febrero, 2011

ALFALFA TRANSGENICA OBLIGATORIA POR LEY EN USA SIN GARANTIA ALGUNA. OTRA MAS DE MONSANTO. “EL MAL NO DUERME”

WASHINGTON, DC, January 28, 2011 (ENS) – Over the objections of organic farmers and organic food consumers, and despite a legal challenge, the U.S. Department of Agriculture has decided to allow commercial planting of alfalfa genetically engineered to tolerate Monsanto’s Roundup herbicide without any federal requirements to prevent contamination of the rest of alfalfa seed and plantings.

http://www.ens-newswire.com/ens/jan2011/2011-01-28-092.html

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.