Actualidad

Despachos desde Guadalajara (I) -Sobre autores y otros personajes-

Un viaje al centro de la escritura: ¿Quién dijo que la literatura es el frío terreno negro y blanco de la letra sobre el papel? Un recorrido por la FIL es como una selva de letras o un bosque de idea, porque cada cabeza, como cada escritor, es un mundo

Por Michelle Roche Rodríguez | 28 de Noviembre, 2010
6

Foto © FIL 2010 / Ana Karen Reyes

La vigésimo cuarta Feria Internacional del Libro de Guadalajara empezó con una muestra variopinta de óleos literarios. Cada una de las casi 2000 editoriales aquí convocadas mostró su mejor pinta, los más de 170 agentes literarios desfilaron entre el salón de derechos y el de profesionales o buscaron novedades y jóvenes autores entre las calles y avenidas que formaban librerías improvisadas. Los primeros en llegar de los 500 autores que convoca esta fiesta de las letras avanzaban por allí mismo tratando de reconocer cada kiosco y memorizar las novedades que vendrían a comprar luego, cuando la vorágine baje un poco.

Xavier Velasco abrazaba a viejas conocidas cerca del stand de Santillana, mostrándoles su más reciente y voluminosa novela, Puedo explicarlo todo y, unos metros más allá, Arturo Pérez Reverte se negaba enérgicamente a dar entrevistas. Guillermo del Toro, mientras tanto, intentaba escabullir su rolliza humanidad detrás de unas pancartas que lo anunciaban como el presentador de uno de los tres libros que Carlos Fuentes publicó este año: Vlad, nada menos que la primera novela de vampiros del escritor de La región más transparente (1969).

Foto: Michelle Roche

Francisco Suniaga había llegado unas horas antes a la sala de exposiciones donde se lleva a cabo el encuentro y se había declarado estupefacto por el tamaño y la oferta editorial. Mientras tanto, Julio Ortega avanzaba errante por el área de editoriales internacionales. Buscaba el stand de Monte Ávila Editores Latinoamericana, pero no pudo conseguirlo. La editorial estatal de Venezuela estaba pautada para venir como parte de la delegación de la Plataforma del Ministerio de la Cultura Popular para un stand que compartirían con la delegación cubana, pero en lugar de los representantes venezolanos, en la mitad del stand nn14, hay una gran vacío.

La patria la salva la empresa privada. En un pasillo que antecede al vacío de la Plataforma Cultural se encuentra la iniciativa de la Cámara Venezolana del Libro (Cavelibro) a la que coronan dos franjas que ponen en relieve, por encima de todos los quioscos del lugar, dos largas pancartas que muestran en semicírculo el nombre del país que puede apreciarse desde cualquier lado.

Foto: Michelle Roche

Mientras los venezolanos se muestran tan divididos en Guadalajara como en su país, la autora estadounidense Rivk Galchen espera sentada en una de las sillas altas que se han dispuesto dentro del stand de la editorial mexicana Almadía. El sello es una iniciativa que nació de verdaderos artesanos de los libros en Oaxaca, el año 2005. La autora mira de un lado a otro y celebra el colorido que la rodea, pero sus ojos muestran una sorpresa extraña: en el restaurante donde apenas le iban a servir botanitas, de repente se le apareció un exquisito chile en nogal. Sus editores están contentísimos porque su novela Perturbaciones atmosféricas es una de las novedades editoriales que ha resultado de sus negociaciones en la complicada área de la traducción—la otra es una joya que había estado perdida del mundo editorial, una colección de cuentos de Jean Marie Gustave Le Clézio titulada La fiebre.

El autor que sí no apareció –ni lo hará este año—es Carlos Fuentes, que ya se le consideraba asiduo a la FIL. Se excusó diciendo que su falta era debido a una “emergencia de carácter familiar”. De no haber faltado, se hubiera reído entre sus bigotes blanquecinos al escuchar que Del Toro aclaraba que el vampiro de su Vlad era “un hijo de la chingada”, un verdadero descendiente del conde Drácula de Bram Stoker: “En Vlad, Fuentes no habla de la banalidad del malo, sino de la banalidad del bien y eso es muy perturbador”.

Todos estos escritores—y muchos más, tantos que los ojos de una sola periodista no pudieron reconocer más por exceso de información que por falta de esta— caminaron entre los pasillos identificados con las letras del alfabeto y a través de los sectores dedicados a sus héroes literarios, cuyas caras pululaban en el cielo del recinto ferial y marcados por cada género de la escritura. Así, sobre cada “avenida” y frente a las editoriales, flotan las caras de los dioses que conjugan estas ferias: los escritores. Rafael Cadenas pulula sobre la “Avenida de los Poetas” y la media sonrisa de Carlos Monsiváis se descuelga por una esquina de la avenida de los ensayistas.

Entre los escritores consagrados y los que están construyendo su salón de la fama personal, transcurrió la primera Jornada de la FIL Guadalajara que este año se ha dedicado a la región de Castilla y León como una metáfora geográfica del idioma español, que resulta el verdadero homenajeado de esta edición. Así, la palabra que construye pensamiento y pinta la cultura de cada nación, escribirá historia en FIL.

*******

Foto portada: © FIL / Ana Karen Reyes

Michelle Roche Rodríguez 

Comentarios (6)

kira
28 de Noviembre, 2010

Excelente crónica. Lo maravilloso de las ferias es poder ver de cerca a los autores y terminar energizado a seguir trabajando en nuestro medio del libro a pesar de la tristeza del contraste con nuestras ferias locales… y todo lo demás.

Black
28 de Noviembre, 2010

Esperamos las próximas entregas. Me gustaría saber que es lo que más se está vendiendo allá. Gracias. Por cierto, que imagen tan desoladora la del stand oficial de Venezuela allá. Alguien debería dar una explicación.

Marianne
29 de Noviembre, 2010

Monte Ávila no tiene stand en ninguna feria, nacional o internacional, porque Monte Ávila no maneja sus ventas desde hace años. Quien va a las ferias (suponiendo que va) es la Fundación Distribuidora Venezolana del Libro, que maneja las ventas de MAE, El Perro y la Rana, CELARG, Casa de las Letras Andrés Bello y Biblioteca Ayacucho.

María Eugenia Sáez
30 de Noviembre, 2010

Marianne, gracias por la información sobre la FDVL y no entiendo porqué a la articulista se le pasó un dato clave como éste. Aun así, cabe preguntarse cómo fue que la iniciativa privada salvó el honor de Venezuela y con qué obras notables se presentaron y nos representaron los de CaveLibro

Michelle Roche Rodríguez
6 de Diciembre, 2010

Hola, AL amigo Black, acá está la información: Tarde pero segura: Aquí están los más vendidos en la FIL, de los 375.000 títulos que se vendieron: 1. El sueño del celta, de Mario Vargas Llosa 2. El asedio, de Arturo Pérez-Reverte (agotado) 3. Arrebatos carnales II, de Francisco Martín Moreno 4. El laberinto de Praga, de Umberto Eco 5. El retorno de los Tigres de la Malasia, de Paco Ignacio Taibo II 6. Los señores del narco, de la periodista mexicana Anabel Hernández

A Marianne y Mará Eugenia Sáez: si releen la crónica, se darán cuenta que en el párrafo hago alusión a la “Plataforma del Ministerio de la Cultura Popular” cuando me refiero a la organización que estaba llamada a compartir el stand con la delegación de Cuba. La única persona que estaba buscando el stand de Monte Ávila era Julio Ortega, que como deben saber bien, es un crítico literario peruano que vivió algunos meses en Venezuela y que se fue mucho antes de que la editorial estatal pasara a formar parte de la citada Plataforma. Espero que esto aclarare sus dudas. Saludos, Michelle

Marianne
6 de Diciembre, 2010

Sí, Michelle. En efecto haces alusión a la Plataforma. Aún así consideré conveniente hacer la aclaratoria, por Monte Ávila. Simplemente ampliaba la información. Espero que lo hayas entendido así, y no a manera de crítica. Saludos.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.