Actualidad

“Yo no fui”

Óscar Collazos, Kerviel y su deuda de 4.900 millones de euros

Por Óscar Collazos | 26 de noviembre, 2010

El domingo pasado, El País de Madrid publicó una extensa entrevista, traducida de Der Spiegel, con Jerome Kerviel. Para quienes no hayan oído hablar de este joven de 33 años, héroe y villano del sistema financiero caído en desgracia en el 2008, baste decir que fue un exitoso agente de bolsa de la Société Générale francesa en el mercado alemán.

Kerviel, ahora con un sueldo mensual de 2.300 euros, acaba de ser condenado a cinco años de prisión. Pasará dos en libertad condicional. Pero lo peor de todo -la dimensión kafkiana de esta historia de bandidos buenos y bandidos malos- es que deberá pagar una indemnización de 4.900 millones de euros a su antiguo empleador.

Para muchos, Kerviel fue un agente genial mientras su banco se embolsillaba millonadas y un apestado chivo expiatorio en la caída estrepitosa del sistema financiero. Él mismo se defiende diciendo que no entiende la sentencia. Demostró con pruebas que sus jefes sabían lo que estaba pasando y nunca lo detuvieron, ni siquiera cuando las autoridades alertaron sobre movimientos dudosos de la empresa.

Kerviel fue acusado de “terrorista” por Daniel Boston, su antiguo jefe, por haber “arriesgado 50.000 millones de euros con sus negocios especulativos”. Pero el ahora condenado se defiende diciendo que sus operaciones tenían el propósito de “maximizar los beneficios” de la empresa y que había entrado “en esa espiral” con el apoyo de sus jefes.

Cuando el fiscal acusó a Kerviel de haber engañado a sus amigos, superiores y colegas, el ex agente de bolsa respondió que no había engañado a nadie. “Mis jefes se aprovecharon de mí al negociar sus bonus. Alardearon del crecimiento de mis resultados para exigir más dinero. Y hoy aseguran que no sabían nada.”

Las piezas son más débiles que la maquinaria. Es lo que se deduce al final de esta película. Europeos y norteamericanos inocentes de la bancarrota de este monumental casino que abre y cierra por ciclos cada vez más repetidos pagan hoy de sus bolsillos los delirios del sistema financiero. Mientras tanto, un joven temerario, con más ambiciones que escrúpulos, lucha por convencernos de que cada uno de sus pasos fue consentido por sus jefes.

Las respuestas de Kerviel permiten pensar en los implicados en los escándalos de las ‘chuzadas’, la ‘Yidispolítica’ y la farsa reeleccionista abortada por la Corte Constitucional. Ya hay condenados. Unos buscan asilo en un país vecino. A una se lo conceden, a otro se lo niegan, el siguiente pule su prosa de perseguido político, tratando de curarse en salud. Por ahora, no hay culpable de la “crisis” ni protagonista de delitos que diga, como Kerviel, que trabajaba para los intereses de un patrón con nombre propio.

El beneficiario de delitos ya tipificados (¡qué más da que sea la cabeza de un gobierno o el presidente de un banco!) nunca ordenó detener la marcha de estos “negocios”; por esto, los eslabones de esta cadena de actuaciones ilegales siguieron hasta los despachos de asesores y consejeros. Estaban seguros de que el beneficiario principal tendría la coartada de monsieur Boston ante los jueces de Kerviel: él no dio las órdenes.

¿Quién va a decir que le parece injusto que se le presente “como único culpable” y se le haga “responsable de todo”? Kerviel argumentó que la sentencia contra él servía “para salvar el sistema y la imagen de la banca francesa”. A diferencia del proceso que condenó a un especulador de 33 años, aquí no hay un “sistema” abstracto sino un hombre poderoso que consintió toda clase de bajezas… a menos que tanto ruido en su casa haya sido hecho a sus espaldas.

Óscar Collazos Escritor y periodista colombiano. Doctor Honoris Causa en Literatura por la Universidad del Valle, en Cali. Su trabajo periodístico, estudiado en universidades y organizaciones dedicadas a la libertad de prensa, se caracteriza por su fuerte crítica política y postura independiente.

Comentarios (5)

Alexandre D Buvat Irazábal
26 de noviembre, 2010

:::Con la Banca hemos topado , Sancho

Alejandro
26 de noviembre, 2010

Que lindo el capitalismo. La mano “invisible” en acción. Sinverguenzas es lo que son.

José Daniel
27 de noviembre, 2010

Ese dinero lo paga con un poco de esfuerzo, que no será tanto, no se escandalicen por la cifra. La verdad es que el mercado de especulación de las bolsas son el escenario de lo más parecido a un juego de monopolio. Sólo hay que arriesgarse cuando y con lo que se debe. Acá mismo en Ccs conozco a alguien que hace un par de años perdió 50 y pico mil dólares de un día para otro en Wall Street, y no andaba dándose golpes de pecho, y era más joven que este, mi amigo ahorita tiene 26.

julio cèsar
27 de noviembre, 2010

Lo interesante de la noticia es la naturaleza de algunos seres poco humanos,no caer en la trampa del sistema de valores No, la idea es salir lo mejor sorteado del asunto entre la ambicioòn y los escrupulos,me da igual el aroma del charco es el mismo sea ABSTRACTO o PERSONALISTA.

María Eugenia Sáez
30 de noviembre, 2010

Granujas

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.