;

Artes

En blanco

Lucas García enfrenta el terror de la página en blanco o que tienen en común Vargas Llosa, los mineros chilenos y gente orinando en la calle.

Por Lucas García París | 25 de Octubre, 2010
21

Llega ese momento del mes en donde hay que enviar el Word a Prodavinci y mi mente está que ríete del Dalai Lama en posición de loto.

¿De qué escribir? Usted dirá que eso es un tiro al piso. Uno sale a la calle y no hace sino tropezar contra los temas. Es un método, en verdad. No es uno infalible pero en este valle de lágrimas ¿qué cosa lo es?

Me apersono en ese oráculo de lo inmediato que es una barra de panadería. El mundo burbujeando entre cafés y cachitos de jamón.

Los temas que atisbo son:

Expropiaciones / El Nobel de Vargas Llosa /Los mineros chilenos.

Mis taras personales joroban el desarrollo potencial de los temas.

Las expropiaciones son actuales y propician el debate, pero es un tema espinoso, un despertador de susceptibilidades. Y, bueno, yo intento ser light, ahorrarle al lector esos cuchillazos con la realidad.

Además, por la televisión entrevistan a un economista del gobierno. Tranquilo, conciso. Su discurso puede traducirse en algo así: “para los neófitos en el tema y los extremistas de derecha pareciera que nos estamos hundiendo, pero lo que no entienden es que hemos establecido que la ruta es hacia abajo y nos dirigimos hacia allá de la manera más expedita y eficaz”.

¿Cómo superar eso?

Vargas Llosa.

Problema con el flamante Nobel: no me he leído un sólo libro del autor de La Casa Verde. Falla abismal en mi cultura literaria pero sencillamente no es de mis autores predilectos. Ya está, lo dije, Dios me ampare. ¡Ah, si hubiera ganado Cormac McCarthy! ¡Yo hubiese quedado como un pitiyanqui pero tendría como para cuatro artículos!

Además la verdad es que envidio a Vargas Llosa. Usa unos trajes de lujo, da clases en Princeton, casi fue presidente, hizo teatro con Aitana Sánchez- Gijón, salta entre Paris, Londres y Nueva York como un James Bond peruano, Boris Muñoz lo entrevista. Pienso que si se me ocurre bromear sobre el personaje se me va a notar la fruición. Por lo tanto, felicitaciones por el Nobel, Don Mario, pero: ¡el siguiente!

Los mineros chilenos.

Arranca bien. La voluntad humana de sobrevivir a las adversidades, un rescate épico. Por la tele transmiten al primer minero ascendiendo en la cápsula de rescate. Una mezcla de milagro y ciencia ficción. Grita Viva Chile, mierda, a los parroquianos se nos agua el guarapo.

Pero al rato la superficialidad (que en un episodio signado por las profundidades no deja de ser una paradoja mórbida) empieza a permear el asunto.

Ya se están peleando por los derechos al cine y la televisión, los rescatados contratan desde el subsuelo a un abogado para que los represente en estas lides. Oakley, la marca de lentes de sol, ha donado las lunetas que los protegen a los mineros, en uno de los posicionamientos de marca mas osados en la historia del marketing contemporáneo. Sebastián Piñera, el presidente chileno, ha aprovechado lo que podía ser un desastre y lo ha convertido en la hora más luminosa de lo que va de gobierno, con niveles de popularidad estratosféricos. Uno de los mineros, Johny, se ha vuelto célebre por el triángulo pasional, descubierto a raíz del siniestro, en el que se ha visto envuelto junto a su esposa y su amante. Una cobertura mediática implacable especula sobre el momento en que el hombre regrese a la superficie y se encuentre con ese mogollón en el gallinero. En twitter lo están llamando Johny salgo. ¡Madre de Dios!

Yo sigo sin encontrar el ángulo.

Pago mi consumición, reprimo la sacudida que me genera una cuenta de quince bolos por un croissant sencillo y un marrón grande y pateo las calles.

La musa llamó hoy y dijo que estaba enferma. Me empieza a entrar el desespero. Acudo a lo que he dado por llamar los Expedientes X.

Son ocurrencias que he dejado en el cajón a la espera de un mejor momento. Observaciones episódicas, instintos difusos. Las cosas están muuuuy mal cuando te paseas por esos predios. Es como hacer un picnic en la morgue.

Por ejemplo:

La gente que orina en público.

Últimamente los he visto en todos lados. Vas por la autopista, un carro aparcado, una moto ladeada. A pocos metros, detrás de un arbusto, o ahí mismo, de espaldas al mundo, alguien orina. A veces veo hasta tres o cuatro personas por días en esas. Tipos con pinta ejecutiva, jóvenes, viejos. Una vez vi a una señora en cuclillas, detrás de unos carros, en un estacionamiento. ¿Qué pasa con los caraqueños? ¿Qué instinto primario los lleva a convertir a su ciudad en un gran urinario? ¿Estamos volviendo a la barbarie? ¿La pátina de civilización por fin ha comenzado a descascararse?

La perspectiva del artículo me atrae lo que tardo en volver a la casa. De mas está decir que mientras subo por el ascensor me imagino la cara de Alayón leyendo tres cuartillas sobre orine y me las va a tirar por la cabeza.

Me siento frente a la compu. El Word continúa abierto. Veo un pelotón de fusilamiento, un abismo insondable que (Nietzsche estaba equivocado) no me devuelve nada.

Veo un documento en blanco.

Lucas García París 

Comentarios (21)

@amilcarantonio
25 de Octubre, 2010

Lucas (Buen nombre, de Jedi, aunque siempre me han gustado más los sith). Pues me tocará ser repetitivo, porque tal vez todos los caminos llevan a una misma palabra “Genial”, no el tema sino, la conexión ente ellos, a veces la genialidad de una idea está en hacerla florecer partiendo de algo sencillo. Si el texto lo imrprovisaste pues tienes más inventiva que Jay-Z y sino, pues ya ves el resultado, asi que no hay perdida. Siempre he seguido tu trabajo desde que nos conos conocimos en México, y tus textos siempre me recuerdan que el mundo literario no es para los más aptos, sino para los más listos.

Liz
25 de Octubre, 2010

Estoy comenzando a leer los artículos de esta página porque no la conocía. Excelente!! me encanta cómo partes de algo que nos pasa a todos (quedarnos en blanco) y lo conviertes en algo tan interesante y cómico a la vez.

Daniel
25 de Octubre, 2010

Buenísimo, y en Mérida es lo mismo en un día vi a 5 personas orinando en la calle, uno cuando simplemente me asomaba ¡por la ventana! De verdad que super interesante cómo sí tienen en común estos temas tan …variados

Adrenocromo
26 de Octubre, 2010

Al final lo hiciste.

P.D: Es NietzSche

Francsico Pinzón Bedoya
26 de Octubre, 2010

Cuando la página está en blanco y hay la perentoriedad de decir algo, no queda más que hablar sobre la página en blanco. ¡Buena salida!

Me gustó

Un saludo desde Medellín

beatriz
26 de Octubre, 2010

todo es algo y ese pequeno algo da para todo…siempre me gustas tu

igor molina
26 de Octubre, 2010

¡Qué agradable escribes, Lucas! Ostentas el arte de no decir nada con pinceladas de humor bizarro como aquello de la superficialidad de las coberturas sobre el drama profundo de los mineros chilenos. Lo de las expropiaciones simplemente te supera y no entiendes nada, lo de Vargas Llosa es justo -mejor no lo pudo decir Zapata al afirmar que el Nobel se lo dieron por sus opiniones politicas- y lo del orinar en publico sirve para sonreir. Bien.

Gabriela Barrios
26 de Octubre, 2010

Muy amena esta lectura, salvo que debería (el autor) darle sus escritos a un corrector de estilo antes de la publicación final (las lunetas que los protegen a los mineros y de mas está decir no estarían en el artículo). ¡Ah! una pregunta ¿cómo saber si un autor es o no de tus preferidos si no te has leido ni un libro de él? Simple curiosidad.

Alexandre D Buvat Irazábal
26 de Octubre, 2010

Que agradable y que poco reto a la creatividad es decir unas observaciones banales o curiosidades que se le ocurran a uno y escribirlas por obligación en un gesto de sinceridad expresando entre lineas:No pude hacer nada decente, pero no dejes de pagarme. Si además tengo amigos que alaban lo que escribo (como esos investigadores y criticos que se citan unos a otros y publican cuanta ocurrencia les salga, manteniendose enel “top of mind” de su área), la cosa es aún mejor.Perdone mi dureza , pero le he leido cosas mejores y pienso , no por Ud, sino por una especie de tndencia que empiezo a percibir que ProDaVinci ha venido cayendo en una casi exclusividad de pocos participantes y con áreas muy restringidas de “especialidades” y una gran superficialidad en el tratamiento de los temas: Claro etá que hay brillantes excepciones, afortunadamente, pero ¿ no seria intersante temas de economía, ciencia, política, humor fino y una crítica mas real sin que cadauno de los asiduos participantes, ya tengan su barra de “fans”?

César
26 de Octubre, 2010

Me gustó mucho el artículo. Muchas veces nos encontramos en la misma situación: cómo despegar a escribir, o a componer, como es el caso mío. También me hago la misma pregunta que Gabriela: ¿cómo saber si nos gustan o no las peras si no las hemos probado? Creo, Lucas, que te has estado perdiendo la obra de un excelente narrador.

Sydney Perdomo
26 de Octubre, 2010

¡Muy gracioso! El problema es que la mente es una cosa seria y cuando al escribir se te va por un hoyo negro la creatividad, para rescatarlo solo hay que levantarte y dejarlo pasar. Ya la Musa que se va de marcha ha de regresar en algún momento. ;)

Admiro a las personas que mantienen la sinceridad intacta.

Saludos y mis respetos sinceros. :D

César Nuñez
26 de Octubre, 2010

Creo que los caraqueños son inmunes al “Mea culpa”.

Aníbal Girondo
27 de Octubre, 2010

A mi me parece que Lucas García es una de las plumas más finas de la literatura venezolana y latinoamericana, porque tiene una gran agudeza para hablar directamente a la sensibilidad de sus lectores sin pretensiones de índole intelectualosa, confiando siempre en la sensatez y en la sencillez de la prosa para lograr sus propósitos. Aquí otra vez da en el blanco literario, cosa que muchos se proponen hacer sin conseguirlo, llevado por su maravillosa intuición de vidente cultural. Esa cualidad es la que seguramente lo lleva a decir que Vargas Llosa no es de sus autores favoritos aunque no lo haya leído. Yo a drede no he leído a Gallegos ni a Úslas ni al chavista Brito García ni al fastidioso Cervantes porque estoy seguro que me van a aburrir con sus poses. Las letras necesitan más personas como Lucas García, Federico Vegas, el maestro Suniaga, Rodrigo Blanco, Alejandro Rebolledo. Héctor Torres y Gabriel Torrelles, que se conecten con la lectoría por encima de los prejuicios académicos. Ah y que no se me olvide el gran Oscar Marcano =)

Joeiffi Dugas
27 de Octubre, 2010

Nada más, me has encantado hombre y muchisimo, agudo y lúcido!!

carmen r
27 de Octubre, 2010

requetelucido diria yo.

eduardo mujica
27 de Octubre, 2010

Lucas, me gustó mucho tu artículo, tratas temas de mucha actualidad y resumidamente. Felicitaciones

Silmar
31 de Octubre, 2010

Absolutamente de acuerdo con el comentario de Anibal, mejor dicho no podía estar. Escribir, pienso, va más allá de las frases rebuscadas y de pretender gustarle a todo el mundo o de identificarse con un grupito de “elegidos” intelectualosos que pululan por ahí. La gente que publica en Prodavinci deja traslucir un rato largo de escritura y fina creatividad que muy pocos pueden llegar a transmitir. Lucas, sencillo, divertido y refrescante tu artículo.

adalberto caballero
31 de Octubre, 2010

A mí me pareció una cabra. García supo meterla, es todo. Entre las dos puntas, un cinco y un tres, metió un cuatro y cuadró. Y como somos venezolanos y todo nos parece chévere, corremos a aplaudir la trampa. Va bene, García, pero prefiero cuando haces la tarea.

Diana Rísquez
1 de Noviembre, 2010

¡Qué dificil para un creativo exponer su obra!!Esta “Página en blanco” es prueba de ello… Hay que tener el cuero muy curtido para tolerarlo. Confieso que de todo el proceso creativo, me aterra la crítica.¿Quién dice que Lucas García París no hizo su tarea? La hizo. ¿Co qué base un crítico dice esto tiene valor o no?. Mas bien debería decir :Me gustó o no me gustó. A mí me gustó.

sophia
2 de Noviembre, 2010

Yo pinto y pienso que enfrentarse a un lienzo es igual que a una hoja en blanco. Admiro las capacidades de alguien que puede hacerlo como oficio y a pedido…recibiendo un dinero a cambio como una transaccion. El senor Cesar que se queja de que aca hay una barra de fans y que Prodavinci es una casa con favoritismos solo demuestra una vez mas el resentimiento que nos rodea en este pais. Sere fans entonces del senor Lucas del senor Hector y de todo aquel que me trasmita que venezuela no es solo el horror de pais que vemos dia d dia. Mi admiracion a todos y a Prodavinci.

loero pero
3 de Noviembre, 2010

nada! que no tenia que escribir pero es tremendo escritor y se le pasa todo!!!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.