Actualidad

Más allá

Lucas García sobre exhumaciones y las fuerzas del "más allá"

Por Lucas García París | 2 de Septiembre, 2010
11

El viernes que regreso de un viaje a San Felipe no para de llover. El paso por Nirgua es una película de terror en Transilvania y en la carretera de Maracay solo falta un tipo construyendo un arca.

Me lleva ocho horas llegar a Caracas, hay truenos y relámpagos y toda el agua que no hubo cuando la sequía.

¿Qué fue, hubo un huracán?, le preguntó a la mañana siguiente al quioskero.

Exhumaron los restos de Bolívar.

¿Qué?

Se metieron con los muertos, compadre.

Me pasa los periódicos con un porte que ríete de Vincent Price.

Le cuento a mi señora la ocurrencia.

Bueno, Lucas, de que vuelan vuelan, me dice. ¿Te acuerdas cuando trajeron los de Manuelita?, fue lo mismo. Tormentas y tal. Relámpagos espectaculares.

¡Por favor!, le digo.

Se están metiendo con las fuerzas de lo desconocido.

¿Y entonces?

Acuérdate de cuando vivíamos en Las Palmas.

Me acuerdo. Nuestros vecinos del piso de arriba eran Santeros. Unos panas enormes que cuando te los encontrabas en el ascensor eran de lo más agradable pero por las noches cantaban en lenguas extrañas, le daban con un palo al piso y, según la conserje, practicaban sacrificios rituales con animales pequeños.

De vez en cuando mi hijo de un año salía chillando, asustadísimo porque había visto algo en algún rincón del apartaco. Nosotros dormíamos muy mal, nos despertábamos por la mañana como si nos hubiesen molido a palos. Olores a animal muerto se manifestaban sin causa aparente.

Estos hechos y toda una vida de películas de terror nos pusieron atar cabos por todos los sitios más bizarros.

Son los espíritus que conjugan, las limpiezas que practican, nos dijo una amiga New Age que andaba en todo eso. Ustedes están recibiendo toda esa cochinada desde allá arriba. El niño, que es un alma pura y carece de inhibiciones lo percibe con claridad.

Y bueno, si quieres encontrar una manera de verte como el propio demente anda y explícale eso a, por ejemplo, mi hermano el ingeniero de producción. Fue lo que hice cuando me preguntó por qué me estaba mudando.

¡Ay, broder!, fue lo único que atinó a decir.

Pero lo cierto fue que en lo que nos fuimos se acabaron las chilladeras, los olores putrefactos y dormíamos como lirones.

Por las mañanas la televisión rebosa de tarotistas y astrólogos que predicen los acontecimientos del día con cartas multicolores, piedras, caracoles. En los quioscos hay publicaciones de numerólogos que aseguran manejar las técnicas que permitirán presagiar los números ganadores de la lotería.

Veo repeticiones de la exhumación. El presidente sostiene el cráneo del padre de la patria en lo que parece una versión de Hamlet en la estación espacial MIR. Después declara que los rumores de que huesos del Libertador son usados en rituales de vudú son locuras de unas mentes enfermas.

¿Qué país puede jactarse de que su presidente desmienta rumores de brujería? De Hogwarts para acá ninguno, lo cual me genera una mezcla de risa con escalofrío.

Se están metiendo con fuerzas mas allá de lo humano, opina el pana que sirve los cafés en la panadería.

¿Usted cree?, pregunto yo con esa capacidad innata que tengo para meterme donde no me llaman.

Mi abuela era brasilera, hermano, me dice. Espiritista. Nada de esas vainas paganas. Estudió a Alain Kardec y fue aprendiz del gran Chico Xavier.

“Ellos trabajan con espíritus de fallecidos que buscan elevarse a planos más altos realizando acciones positivas por los vivos. Cada médium trabaja con espíritus específicos. Mi abuela solía hacerlo con el de un viejo al que llamaba Zé Gilberto.

“Una vez realizó un trabajo para un hombre usando a Zé Gilberto. El hombre era muy impaciente y a la semana fue a casa de mi abuela molesto por la falta de resultados, acusándola de ser una farsa, una estafadora. Le dijo que le iba a meter abogados y todo.

“A la otra semana volvió a venir, chorreado hasta los pantalones. Le dijo a mi abuela que por las noches se asomaba por el balcón y veía a un hombre vestido de blanco, vigilándolo desde el frente de la calle. Cuando salía del trabajo allí estaba el tercio, cuando iba para la panadería, cuando sacaba al perro a pasear.

“Le contó a mi abuela que un par de veces fue a encarar al tipo y que antes de llegar el sujeto desaparecía.

“Así mismo, papá, desaparecía…

“Que no se le podía ver la cara y que sus rasgos eran como borrosos. Mi abuela le explicó que, claro, era Zé Gilberto, molesto por el irrespeto y la falta de fé del hombre, ¿me entiende?

El de la panadería señala al techo, abre los ojos mientras sostiene mi croissant con unas tenazas.

¿Qué sabe uno de las fuerzas que operan en el más allá, compadre?, me dice.

En la televisión la radiografiada sonrisa de Bolívar. Luego comerciales.

Lucas García París 

Comentarios (11)

Juián Del Corral
3 de Septiembre, 2010

“Se están metiendo con las fuerzas de lo desconocido.” “¿Qué país puede jactarse de que su presidente desmienta rumores de brujería? De Hogwarts para acá ninguno.”

Qué vaina tan buena.

jajaja

Lo felicito.

beatriz
3 de Septiembre, 2010

La verdad que si, lo leo y me digo que insolito pais…que pintoresco y loco. Dan ganas de salir corriendo…deberia…

Jaco
3 de Septiembre, 2010

Desconozco las fuerzas del más allá y apenas puedo entender las del “más acá”. Pero como diría el malandro de Emilio Lovera: “Sí existe, se respeta!”. Me gustó su artículo!

joseantoniogonzalez
3 de Septiembre, 2010

Los pueblos que entran en una profunda crisis de valores,tienen como elementos comunes de la diaria cotidianidad;la brujeria,el jurungar muertos,la apatia colectiva,elno tener proyectos de vida,despreciar el estudio,y siempre pensando que el “mesias” nos va a resolver todos nuestros problemas.Dios mio la novela de la decada de los setenta “El retorno de los brujos” se quedo corta……

Yo
3 de Septiembre, 2010

Cada día que abro el periódico y leo con tristeza la muerte súbita de un venezolano, pienso que no es un juego. El problema del venezolano es que no se toma las cosas en serio. Mientras más muertos se lleven (cada día) mayor será el poder otorgado a este ser. Si alguien llevara un seguimiento de las noticias, se dará cuenta que en cada episodio funesto queda un testigo allegado al difunto. El testigo queda infectado con odio y esta fuerza alimenta a su vez a ese ser con más poder. En USA respetan a los videntes. En este país no sucede. Ya dijeron por qué no hay reacción…

beatriz
3 de Septiembre, 2010

Lucas, tu despiertas en mi todo. Tus escritos me llenan de aliento, de alegria. Eres de los mejores escritores que he leido en mi vida. Gracias a Prodavinci por darnos la oportunidad de leer tan geniales autores.

Horacio Pietri
3 de Septiembre, 2010

Un excelente articulo, que me recuerda algunas situaciones vividas con vecinos u otros elementos cercanos. Nada mas esclarecedor que saber que el muerto es “EL” muerto…asi que de ahi en adelante, este sera un mundo Bizarro mas seguro de sus muertos. El problema no es entonces Simon Bolivar, el verdadero problema son los + de 120.000 que reclaman justicia desde el mas alla.!

Sydney Perdomo
4 de Septiembre, 2010

Y los restos de Manuelita más llevados que los de Simón Bolívar ¡Que horror! mientras tanto los otros que se comén el cuento ¬¬.

En cuando al más allá, siempre he pensado que de que vuelan vuelan es mejor respetar aquello que nos es ajeno.

Buenisímo relato caballero.

Saludos y mis respetos sinceros. ;)

María Antonieta Arnal
4 de Septiembre, 2010

Venezuela logrará salir adelante cuando dejen a un lado la idolatría, expresada en horóscopos, tarots, cartas astrales, brujerías…) y confíen más en Dios. Debemos promover la cultura de la vida y no la muerte. Por eso, si queramos acabar con la violencia que hay en el país,debemos empezar por pedir perdón por los pecados cometidos, perdonar a los que nos ofenden y vivir en el amor… El amor verdadero, el amor que nos enseñó Jesús.

José Ovaldia
6 de Septiembre, 2010

Bizarro es un anglicismo. En espanol significa gallardo, valiente

Adilia moros
14 de Septiembre, 2010

Excelente articulo. Siempre los de la panaderia y los Kioscos rodando rumores,ellos conocen de todos los temas,nunca te dejaran sin conocer su opinión,me recuerda tu articulo a la Caracas benevolente que hemos ido perdiendo..Gracias por mejorarme el día no por la exhumaciòn sino por todo lo que ella ha desencadenado en la gente…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.