Artes

Tiempos modernos

"A pesar de los años transcurridos, Tiempos modernos se nos presenta como una obra llamada a despertar las consciencias cada vez más dormidas del presente"

Por Octavio Vinces | 26 de Agosto, 2010

Una de las escenas más célebres del film Tiempos modernos (Charles Chaplin, 1936) descubre la puesta a prueba de una maquina alimentadora diseñada para que los trabajadores de una factoría ingieran sus alimentos sin que la producción se vea interrumpida. La escena, de un humor cruel y a la vez insolente, nos muestra al “trabajador de una fábrica” —tal es el nombre impersonal y genérico del personaje interpretado por el propio Charlot—, atravesando entre muecas y ademanes por la burda tortura que le infringe aquel armatoste cuyas funciones incluyen un dispensador de sopa, otro de bocados y una barra giratoria que permite devorar una mazorca de manera expedita. Como no podía ser de otra manera, la maquina alimentadora termina fallando y provocando una sucesión de molestias y maltratos. Pero sin duda lo más irónico de la escena, y en definitiva lo que le concede la calidad de memorable, es que la única función del aparato que trabaja apropiadamente es la de una servilleta automática que, entre una prueba fallida y otra, limpia con tozuda delicadeza los labios del maltrecho trabajador. El sarcasmo es aún mayor si se tiene en cuenta que la fábrica que sirve de escenario para buena parte del film, y en donde se produce la prueba, es una especie de templo tecnológico y futurista en el que la productividad es la finalidad suprema y el norte hacia el que confluyen todas las voluntades. Al igual que en la Oda triunfal, de Álvaro de Campos (uno de los grandes heterónimos de Fernando Pessoa), la tecnología y la producción en serie adquieren una condición divina, por lo que no es extraño que sus principales operarios actúen respecto de ellas con un celo casi clerical, y sus subordinados con la disciplina y rigurosidad de una grey piadosa y autómata. Es así que a fuerza de repetir el procedimiento de ajustar un par de pernos en una cadena de producción, el trabajador termina convirtiéndose en una especie de androide irreflexivo que encuentra en diversas facetas de la vida analogías de lo que constituye el centro y la esencia de su labor. La sucesión de gags que se presentan a partir de esta situación es igualmente memorable.

En uno de los ensayos que conforman El laberinto de la soledad, Octavio Paz explica que en las novelas contemporáneas, incluso en las calificadas de “revolucionarias”, el obrero nunca aparece como héroe o protagonista principal. Igualmente, en la introducción de su ensayo sobre El canon occidental, Harold Bloom señala que los sentimientos de una masa obrera centrada en la supervivencia y la religiosidad nunca definen el contenido del canon que, por el contrario, se forma en torno a una sensibilidad esencialmente aristocrática, que busca en la gran literatura “angustias conquistadas”, y no una evasión de esas angustias. Un film como Tiempos modernos invita a pensar que el cine ha podido romper con esas limitaciones conceptuales y temáticas, como si una estética esencialmente visual y no necesariamente introspectiva fuese capaz de apelar a la conciencia y la sensibilidad de los espectadores, relatando a través de las imágenes y no exclusivamente con palabras. Tal vez el hecho de que estemos ante una película muda subraya esta afirmación. Cuando contemplamos al trabajador mientras intenta abrirse paso luego del cierre de la fábrica, sabemos que de modo alguno nos encontramos frente a un personaje intrínsecamente intelectual o sesudo, sino ante un ser que apela —quizá por no tener más remedio— a la espontaneidad y la inmediatez como sus principales recursos para la supervivencia. De esta manera el azar se torna en un factor que marca el devenir de su destino, el origen de sus desgracias y de sus alegrías. No hay entonces mucha reflexión ni especulación con la que llenar hojas en blanco. La vida del trabajador se convierte en una sucesión de situaciones cuya descripción y relato resultan largamente más fáciles de transmitir a través de la imagen

El factor azar invita a recordar que los avances tecnológicos no han podido desvirtuar la condición esencialmente contingente de los seres humanos. Cerrada la fábrica, el trabajador es súbitamente arrojado a una situación de desgracia y desamparo en la que de nada le sirve el haberse forjado un carácter estandarizado y repetitivo, que se presenta a sí mismo como base de una supuesta eficiencia productiva y cuyo paroxismo sirve de base para el humor chaplinesco. Quizá aquí encontremos una explicación, al menos metafórica, para algunas de nuestras angustias contemporáneas. Viene a mi mente el recuerdo del fin del segundo milenio y el temor que una parte de la humanidad experimentó hacia la supuesta amenaza del Y2K, lo que me invita a pensar que en la medida en que aumenta nuestra dependencia de la tecnología, aumenta también la entidad y la magnitud de nuestros miedos. Tenemos el soterrado temor de que en cualquier momento ésta puede fallar para no sólo dejarnos la misma sensación de fastidio e inutilidad que sin duda provocaba en el trabajador la persistente servilleta automática, sino incluso para arrojarnos al caos o a la barbarie. No es casual que la literatura y el cine hayan asociado algunas de sus tramas más escatológicas con eventuales anomalías o fallas tecnológicas.

Sin embargo, y por brumoso que el panorama pueda presentarse, Tiempos modernos parece recordarnos que por fortuna la humanidad no deja de contar con el ingenio personal como recurso al que apelar. La creatividad, ese rasgo de la personalidad humana emparentada con razón, pero de manera alguna limitada por ella, es capaz de producir alternativas inusitadas, aunque no por ello menos eficaces. De alguna manera la suerte del trabajador comienza a mejorar cuando se encuentra con la “huérfana”, un simpático personaje interpretado por Paulette Goddard que, haciendo uso de su ingenio y chispa personales, se resiste a claudicar de su libertad y ser moldeada por las opresivas instituciones que desean atraparla. A partir de ese momento la existencia del trabajador se hace, si no más fácil, al menos más reconfortada. En la parte final de la película la huérfana y el trabajador parecen haber solucionado sus vidas gracias a sus habilidades histriónicas (ella consigue un trabajo como bailarina y él descubre sus dotes de comediante con ocasión del estrepitoso fracaso de su tentativa por hacerse camarero). El hecho de que este oasis momentáneo se vea abruptamente interrumpido por la intervención de las autoridades que pretenden recluir a la huérfana en un orfelinato, no opaca lo que podría ser una especie de metáfora esencial: el arte (escénico en este caso, aunque bien podría tratarse de otra especie) puede convertirse en la salvación de un ser humano pues las peculiaridades del gozo creativo no sólo nos consuelan, sino que también engrandecen el alma individual. Finalmente el trabajador y la huérfana deciden huir y la película termina bien, como las comedias griegas más ortodoxas antes de que Aristófanes desvirtuara el sentido original del término. El trabajador no regresa a su antigua fábrica, pese a que ésta había sido reabierta, sino que opta por una vida más incierta, pero quizá también más personal y humana.

A pesar de los años transcurridos, Tiempos modernos se nos presenta como una obra llamada a despertar las consciencias cada vez más dormidas del presente. O al menos a hacernos recordar que tras la aplastante medianía de la vida hecha en serie, subyace el indudable milagro que representa el poder creador latente en cada individualidad.

Octavio Vinces 

Comentarios (1)

José Manuel
13 de Septiembre, 2010

Este artículo parece defender la “libertad a la inglesa”, en términos de De Jouvenel. Una idea ciertamente libertaria, en sus raices más profundas es la de una libertad que se muestra incómoda ante cualquier asomo de intervencionismo externo (casi siempre estatal).

Qué pensaran de esto los apologetas del mecenismo gubernamental, los cultores de la nefasta gerencia cultural? Todavía hay muchos a nuestro alrededor.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.