Artes

La ironía de Armando Chulak

Salcedo Ramos nos presenta una interesante selección de aforismos de Armando Chulak

Por Alberto Salcedo Ramos | 18 de Agosto, 2010
1

Poco conocido en estas tierras, el poeta y narrador argentino Armando Chulak (1927-1975) es uno de los más agudos autores de aforismos de América Latina, un híbrido de Milhör Fernandes con Ramón Gómez de la Serna, dueño de una ironía espléndida y de un escepticismo risueño. La mejor manera de conocerlo es leyendo algunas de las definiciones que acuñó en su célebre ‘Diccionario disidente’.

Actriz: Clase singular de mujer para quien el marido está antes que todos los demás, con excepción del empresario, el director, el público, los ensayos, el autor, los críticos, las amigas, la peluquería, la modista, los elogios y la publicidad.

Adulación: Golosina acústica.

Año Nuevo: Lapso de 365 días que se puede llamar feliz porque todavía no hemos tenido tiempo de estropearlo.

Ave Fénix: País que renace de sus propios ministros de economía.

Beso: Lucha en la que dos bocas pugnan por apoderarse de una nada intermedia.

Burócrata: Persona relativamente humana que tiene un expediente por cerebro, un sello por corazón y un día feriado por toda ambición.

Caridad: Sentimiento de usura que pretende, a cambio de unas monedas escasas, todo un lote en el paraíso.

Cepillo: Cosa con pelos y que no piensa. Lo mismo ocurre con muchas cabezas.

Cornudo: Curiosa reputación de un hombre distraído que tiene una mujer feliz.

Crítico de arte: Mezcla de coleccionista sin dinero con artista sin habilidad y juez sin objetividad.

Culto: Pobre tipo para el cual el mundo es tal cual como se lo contaron en los libros.

Dios: El segundo de los números. Está ubicado entre unio y tries.

Divorciada: Más que soltera, menos que viuda, pero más temible que ambas juntas.

Fusil: Elemento ortopédico de notable similitud con la muleta, al que recurre la razón cuando cojea.

Fútbol: Expresión deportiva del amor que consiste en perseguir apasionadamente un objeto y, una vez alcanzado, darle una puntapié.

Heredero: Persona que al igual que el finado pasa a mejor vida.

Idealista: El que aspira a sufrir en un mundo mejor.

Maestro: El que enseña lo que le enseñaron, que es apenas un poco más de lo que aprendió.

Pasión: Amor a gran velocidad.

Patillas: Sector de la cara en conflicto fronterizo entre la cabellera y la barba.

Sabio: El que acumula conocimiento con la esperanza de que lo consulten los que, paradójicamente, ignoran que él existe.

Sucesor: Persona que ocupa el desprestigio que otro ha dejado vacante.

Terco: Sujeto que profesa más apego a los propios errores que a los ajenos.

Tímido: Aquel que esconde la mano antes de tirar la piedra.

Venus de Milo: Errónea representación del ideal de mujer, puesto que le faltan los brazos y no la lengua.

Volcán: Acné geológico.

Alberto Salcedo Ramos 

Comentarios (1)

Alejandro
23 de Julio, 2013

¿Me podrías verificar si es de Chulak esta definición que recuerdo? Tontífice: El que pontifica tonterías.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.