Actualidad

Fútbol latino, cortesía de la madre patria

Alfredo Tarre Vivas da su visión del fútbol que se está jugando en este Mundial

Por Alfredo Tarre Vivas | 2 de Julio, 2010

En tiempos de mundial hay que escribir de fútbol. Eso es un hecho. Yo, además, les prometo polémica. Primero que nada les adelanto que soy de los que ve fútbol dos o tres veces a la semana, dependiendo de lo apretado que esté el calendario del F.C. Barcelona y del interés que pueda tener en otros partidos de la liga española. Las otras ligas no las sigo no tanto por desinterés sino por cuidar el higado y dejarle tiempo a mis otras pasiones. Dicho eso, no debería ser sopresa para nadie mi segunda confesión: el mundial me interesa muy poco. Lo considero, robándole la frase a un buen amigo, “una pachanga de verano”. El nivel es lamentable, los estallidos nacionalistas deplorables, y mi incapacidad de no ver todos los juegos una amenaza para mi presupuesto y mi futuro inmediato. Sí, a pesar del poco aprecio que le tengo al mundial, he visto casi todos los juegos. Vi Uruguay vs. Francia, vi Argelia vs. Eslovenia, vi Camerún vs. Japón, vi Portugal vs. Brasil…. casi todos amargos 0-0…y si no 0-1. Sin excepción, odas al aburrimiento, si hubiera tenido la mala suerte de estar en el estadio, estoy seguro de que más armonía habría encontrado en el insoportable estruendo de las vuvuzelas que en el juego que desecraba el césped. Tal vez por haberme tragado todos esos partidos, les hablo en esos términos del nivel futbolístico del mundial. Pero no sólo es por eso, la verdad es que mi argumento es casi lógico. Los clubs juegan todas las semanas, en el caso de mi club, que como todos sabrán es més que un club, muchos de los jugadores llevan jugando juntos desde los trece años. Crecieron juntos, se desarrollaron juntos como futbolistas, ganaron, perdieron, cayeron en desgracia y resurgieron juntos. Eso no lo puede decir una sola selección.

Este mundial, además, ha demostrado el cumplimiento de una de mis peores pesadillas: el antifútbol ha tomado el mundo. En latinoamerica la gente está encantada porque cuatro de sus equipos llegaron a cuartos de final, pero a nadie parece importarle que llegaron todos jugando como el Inter de Milán. Cuando yo pienso en fútbol latino, pienso en el pibe Valderrama, en Careca, Romario y Bebeto, en Maradona, Aimar y Riquelme, pienso en un fútbol contrario al del pelotazo, en un fútbol que se arma en el medio del campo, en un fútbol, permítanme el lugar común, bonito.

Los casos de Uruguay y Paraguay tal vez sean comprensibles. Son equipos pequeños por los que casi nadie hubiera apostado nada. Es verdad que están Forlán y Suárez, pero dos jugadores no hacen un equipo. Por eso juegan a que no les marquen y esperan a que milagrosamente les funcione alguna contra, en el caso de Uruguay, una posibilidad nada descabellada por la calidad de sus delanteros, en el caso de Paraguay una tarea casi imposible. Y es que como equipo, los uruguayos son infinitamente mejores que Paraguay, pero no representan de ninguna manera a lo que yo entiendo como fútbol latinoamericano. En el caso de Argentina, es verdad que hay matices, pero la presencia en el equipo del gringo Heinze, Samuel y Jonas, dice mucho del planteamiento técnico del innombrable. Pensar que Gabi Milito está viendo el mundial sentado, a pesar de su heróico retorno a las canchas la temporada pasada, me llena de tristeza. Pero está Messi, el Pipa y Mascherano. Los dos últimos grandes jugadores, el primero, el mejor del universo. Ni siquiera la presencia del ostentoso comunista en el banco ha logrado cancelar la simpatía que siento por la albiceleste, pero la van a tener difícil contra Alemania, y la verdad es que sólo por no tener que ver a Maradona desnudo en la plaza Colón, ni a Bilardo pidiendo que algún jugador lo encule, espero que así sea. Alemania ha hecho un gran mundial y no lo digo porque el vivir aquí me haga tenerles cariño, todo lo contrario, la arrogancia de los locales me desquicia, a pesar de ello, debo admitir que fieles a su estilo, podrían hacer un gran partido. Tienen una defensa solida, un medio campo que presiona en todo momento y unos delanteros muy rápidos y talentosos. Maradona tuvo todo el año para crear un equipo alrededor de nuestro pequeño gran hombre, pero hizo todo lo contrario, hasta el punto que Messi, como ya había hecho Riquelme, estuvo a punto de renunciar a la selección por la de insultos que le cayeron en Argentina, donde le llamaban con desprecio “el catalán”, y por la falta de apoyo del entrenador. En todo caso, a pesar de Maradona, si Messi tiene un buen partido y el equipo se arma en torno a él, Alemania lo tendrá difícil.

El caso más trágico es el de Brasil. Viéndoles jugar la fase de grupos no podía creer lo que ocurría. Y lo peor es que la gente sigue hablando de “samba” cuando el juego tiene menos ritmo y dinamismo que una marcha militar. Nunca antes una selección brasilera había despertado en mí ese sentimiento de antipatía, todo lo contrario, siempre les había tenido un cariño especial…al menos hasta el mundial en Francia. Y no es sólo (aunque también) el fundamentalismo cristiano de algunos de sus jugadores, esos pernilazos de Lucio dados en nombre de Cristo, o el todo generoso Kaka negándole la camiseta a un jugador de Costa de Marfil, es el planteamiento, la arrogancia y, sí, por qué no admitirlo, la asquerosa efectividad. Con ese fútbol tan contrario a lo que fue Brasil durante mi adolescencia, pueden ganar el mundial. Aclaro que yo no soy apostador, tampoco soy parte del equipo técnico, es decir, mi puesto no depende del resultado, y tampoco soy hincha, no defiendo ningunos colores ciegamente, ni siquiera los del Barça; yo soy un espectador, yo busco en el fútbol un espectáculo, busco originalidad, busco picardía, busco más juego que deporte, por eso el resultado me tiene sin cuidado. Claro que me duele ver al Barcelona perder contra el Inter, pero jamás criticaría a los muchachos del Pep. Con el Barça he aprendido lo que quiere decir perder con la frente en alto, perder sin tener que avergonzarse por nada, sea contra el Inter o el Sevilla, si se pierde jugando entonces algo se ha ganado, mucho más que ganando sin jugar.

A estas alturas debe estar clarísimo que en este mundial simpatizo con la España blaugrana más que con cualquier otro equipo. Me hubiera gustado ver la segunda mitad contra Portugal una y otra vez. El fútbol latino, el joco bonito, el tikitaka este mundial viene de la península de los pies de Xavi, Iniesta, Busquets y compañía. Y lo que más me alegra es pensar en lo que será la temporada que viene con Villa de culé.

Alfredo Tarre Vivas 

Comentarios (17)

Alfredo
2 de Julio, 2010

Los primeros quince minutos del juego de Brasil contra Holanda hicieron que me mordiera la lengua… Luego cayó el gol y volvió la desgracia. Bien hecho. Si hubieran jugado para marcar, probablemente hubieran ganado el juego 3-0, pero decidieron que un 1-0 era suficiente. Felicito a Holanda por no rendirse. Uruguay… lamentable. Felicito a Ghana por hacer todo lo que pudo. ¡Visca Barça!

Atilano
3 de Julio, 2010

Pues esa visión del fútbol es demasiado romántica. Claro que suena bonita, pero no es práctica. El punto en el fútbol es ganar así sea mordiendo. De nada sirve perder. Jugar bonito y perder es como vivir la vida sin dinero en el banco. No tiene sentido.

alexandre D. Buvat
3 de Julio, 2010

Lo mejor sel futbol actual es que gracias a esa afición mundial y al romanticismo y “tecnicismos” de los millones de aficionado, se mantiene como un juego que despierta pasiones, y logra que negocios y jugadores millonarios, acciones de clubes mas costosas que las petroleras, desarrollen “mundiales” que como dice el Sr Tarre, resultan aburridos o de increibles faltas de cohesión, ni genialidades personales. Parece eso si observarse una tendencia: Cuando los equipos campeones de un país apenas tiene uno a tres nativos que ya son ” desechos” de mercado y sus mejores ciudadanos jugadores son objeto de la rentabilid y la demanda, esos paises no arman equipos coherentes ni ganadores (Inglaterra, Italia, Argentina son ejemplos)…aunque es un público y dimensiones diferentes, esta sucediendo lo mismo cuando se organizan “mundiales” de Beisbol

Raúl Cazal
3 de Julio, 2010

Comentarios digno de locutor de TV y de la derecha…

Alfredo
3 de Julio, 2010

Atilano: los siete títulos del Barcelona desde que llegó el Pep Guardiola y el triunfo de España en la pasada Eurocopa, demuestran que se puede ganar y ofrecer espectáculo al mismo tiempo.

Alexandre: creo que es verdad que las selecciones que cuentan con jugadores que juegan en el mismo club o al menos en la misma liga tienen una ventaja.

Raúl: ¿Conoces a alguien en algún canal de televisión dispuesto a contratarme? Me harías un gran favor… de derecha o izquierda me da igual, soy ambidiestro.

¡Gracias por los comentarios!

María Gloria Díaz
3 de Julio, 2010

Es que hay un futbol de derecha y otro de izquierda???? Estoy de acuerdo con la añoranza de un juego más creativo, más bonito, como el de Argentina de Maradona o el Brasil de pelé o Bebeto…

Raúl Cazal
3 de Julio, 2010

Alfredo, guarda esta frase que escuché de un locutor de TV hace un par de mundiales: “Si esa pelota llega a entrar… es gol”. Aprovecho para disculparme con los de derechas, que por este sitio abunda, pero decir que Maradona (sin mencionarlo) es comunista, no es ser de derechas, sino ignorante. Y en cuestiones de ideologías no se puede ser ambidiestro, para tu desgracia, Alfredo.

Raúl Cazal
3 de Julio, 2010

No hay fútbol de derecha ni de izquierda, María Gloria. Lo que hay es gentes hablando de fútbol, pero también están los que escriben crónicas que dan un gusto leerlas, como las de Osvaldo Soriano, por ejemplo.

Esta, la de Alfredo Tarre Vivas, se le nota las costuras anticomunistas, que ni los locutores y comentaristas lo eran con el equipo de la URSS cuando la Guerra Fría y antes de la caída del muro de Berlín.

alexandre D. Buvat
3 de Julio, 2010

¡¡¡Caramba, la paranoia politiquera que nos impregna, ya también tiene que ver con las cronicas de los deportes!! Yo al menos no infiero nada de crítica y costuras anticomunistas en el escrito del Sr Tarre. Incluso mi comentario podría decirse que tiene un cierto sesgo anticapitalista al decir lo del mercado y la rentabilidad etc, que atentan contra es visión ,digamos romántica del Sr Tarre, pero nunca un real basamento ideológico. En ideologias claro, no se puede ser ambidestro, pero en futbol se puedes patear con ampbas piernas y meter la pata con las dos

Alfredo
4 de Julio, 2010

Raúl: Maradona, el de los diamantes en las orejas, tiene al Che Guevara tatuado en un brazo y a Fidel en el otro. De la boca del Pelusa han salido perlas como “Fidel es un dios”… Pero en el fondo, tienes razón, Maradona no es comunista, pero le gustaría que la gente lo viera como tal y eso es lo más lamentable. Disculpa si te ofendo con mis críticas a Castro, pero la verdad es que no es un tipo que genere en mí particular simpatía. Me imagino que si hubiera criticado a Maradona por esas escenas en las que le vemos sonriéndole a Videla, entonces hubieras estado más contento. En cuanto a tu obsesión con la derecha y la izquierda y el maniqueísmo que expresas (“Y en cuestiones de ideologías no se puede ser ambidiestro, para tu desgracia”), me remito a una frase que leí hace un tiempo y que me parece no sólo cierta sino genial. Es de Ortega y Gasset, que es una sola persona, y dice así: “ser de la izquierda es como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas en efecto, son formas de la hemiplejia moral” Se aplica tanto a comentadores como a foristas, para tu desgracia.

Raúl Cazal
4 de Julio, 2010

Te felicito, Alfredo. Conseguiste al genio y no estaba en una botella. Lamento que no hayas tenido la valentía de escribir en el colofón “nuestra desgracia”. Al parecer, no comprendiste a Ortega y Gasset.

Z. Abel Rodríguez
4 de Julio, 2010

Alfredo: tú artículo es magnífico en todo sentido. No le des tanta beligerancia al señor Cazal; tiene el tonito del clásico fundamentalista del resentimiento. Y hablando de costuras, ¿cuáles se le notan a él?

Atilano
4 de Julio, 2010

Bueno, bueno…Es increíble cómo alguna gente reduce todo a la derecha o la izquierda. ¿De dónde salió todo esto? ¿Que a quién se le vé el plumero? Para mí está claro: A quién lo comenzó. En todo caso, hablando de Maradona, me parece que es un personajito gracioso, el perfecto comunista: el millonario. La envidia de todos. “A Dios rogando y con el mazo dando” ¿No dice así la frase? Qué sabroso es vivir con esos relojazos y esos carros, y a la vez hablar de igualdad social. Eso es lo que yo diría ser ambidiestro, estar bien con Dios y con el diablo. En el fondo hay que tenerle mucho respeto porque logra las cosas como sea. Es un ganador. Claro que muy brillante no es, y por eso Argentina terminó como terminó. Pero apuesto lo que sea a que él sale ileso de esto. Pero volviendo al fútbol, que es por lo que al fin y al cabo leí este artículo. Alfredo, es cierto que el Barcelona juega muy bien y da gusto verlo. Han ganado así además. Pero también lo acaba de hacer el Inter, o en otros tiempos Italia. Lo que yo creo es que el punto es simplemente GANAR, que entre la pelotica, así sea haciendo trampa. De nada sirve lo contrario. Mira al Arsenal. Son la eterna promesa, pero nada se llevan a la boca aunque juegan muy bien. Son como una cerveza sin alcohol, o un café descafeinado, o como ya dije, una cuenta vacía y triste. No tiene sentido.

Alfredo
5 de Julio, 2010

Muchas gracias a todos por sus comentarios. La verdad que nunca me imaginé que crearía polémica en esa dirección. Pensé que saldría alguien a defender el mundial o con el argumento de Atilano, que es válido aunque no lo comparto, pero no esperaba el debate ideológico(¡!) Ni siquiera se ofendieron los cristianos, que suelen ser un tanto susceptibles. En fin, saludos y ¡arriba la España blaugrana!

Chygrynskiy
7 de Julio, 2010

Para mi las mejores del mundial han sido Honduras y Korea del norte ya que han cumplido con las expectativas. Alguien esta decepcionado con el juego de éstas? P.D Yo soy zurdo cerrado pero no me gusta Maradona ni como entrenador ni como persona. Como jugador, un fenómeno.

Karina
11 de Julio, 2010

No te equivocaste…

Laura Lancini
12 de Julio, 2010

Se acabo el Mundial…que aburrimiento. Que fiesta tan bonita…te levantas con una ilusion, aceleras todos los compromisos con la finalidad de sentarte en alguna barra a compartir con los vecinos la alegria de vivir y festejar unos dias tan hermosos. El higado, bueno ya se acomodara solo, una dieta por cuatro anos sera suficiente. En este momento veo en Antena 3 la llegada “Vuelta a la Patria del Equipo Campeon”. Me contento mucho por mis amigos espanoles, se lo merecian.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.