Economía y negocios

La invención del dinero

Reseña del capítulo "Sueños de avaricia" de "El triunfo del dinero" de Niall Fergusson

Por Rafael Osío Cabrices | 25 de mayo, 2010

En El triunfo del dinero: cómo las finanzas mueven el mundo, el historiador escocés Niall Ferguson arranca de una conmoción global, la última súper crisis financiera, la mayor desde la de 1929, cuyos efectos aún mantienen aplastada a parte de la economía mundial.

Identifica los temas que más sonaron en la inmensa cobertura periodística del escándalo, y los usa como puntos de partida para construir un relato que comienza con los cimientos de la civilización y se extiende hacia este presente nuestro tan incierto.

En el primer capítulo, “Sueños de avaricia”, Ferguson se dedica a contar la historia del dinero mismo, como invento, y además, del préstamo, del crédito que ha sido nada menos que el motor de toda la economía del mundo, y por tanto de las mayores transformaciones.

En su primer avance hacia las profundidades de la tesis que ha adelantado en su introducción, la de que con todos sus excesos e injusticias las finanzas han sido el combustible del progreso humano, Ferguson viaja unos cuantos milenios atrás para encontrar unas pocas grandes historias que nos permiten entender cómo las sociedades con dinero vencieron, conquistaron e influyeron sobre las sociedades sin dinero.

Uno nunca se cansa de leer la admirable (y no menos triste) historia de cómo la tropa de Francisco Pizarro venció a los incas y luego la Corona española se hizo monstruosamente rica con la plata del Cerro Rico del Potosí. Pero, ojo, esto no es Las venas abiertas de América Latina; Ferguson se ciñe a los hechos, indiscutiblemente duros, pero su interés no es tejer un lamento por los indígenas sacrificados sino transmitir el punto de cómo el dinero fue un invento capaz de hacer una civilización más competitiva que aquellos que carecían de él, como ocurrió con la pólvora, algo mucho más conocido.

Luego va a los comienzos del dinero: los metales, las primeras monedas, que surgieron antes de Cristo en el Mediterráneo pero que escaseaban, cosa que en la Edad Media indujo a emprender las Cruzadas, además de la búsqueda de una ruta más corta hacia las especias.

De hecho, el Cerro Rico del Potosí ayudó a España a crear la primera moneda mundial, estandarizada, el real de ocho o peso duro (basado en el taler que luego se convertiría en el antepasado del dólar), que financió guerras y empresas. Hasta que produjo inflación. Si al lector le suena esto de algo, verá que tiene razón ante lo que dice Ferguson en ese capítulo.

“Extrajeron tanta plata para pagar sus guerras de conquista”, escribe sobre los españoles de entonces, “que el valor del propio metal –esto es, su poder adquisitivo en relación con otros bienes- descendió de manera drástica. Durante la llamada ‘revolución de los precios’ que afectó a toda Europa desde la década de 1540 hasta la de 1640, el coste de los alimentos –que durante trescientos años no había mostrado ninguna tendencia al alza sostenida- experimentó un notable ascenso (…) Dentro del propio territorio español, la abundancia de plata actuó también en el sentido de lo que modernamente se conoce como ‘la maldición de los recursos’, similar a lo ocurrido con la abundancia de petróleo en Arabia, Nigeria, Persia, Rusia y Venezuela en nuestra época, eliminando los incentivos para una actividad económica más productiva y fortaleciendo al mismo tiempo a los autócratas ávidos de renta a expensas de las asambleas representativas (las Cortes, en el caso español)”.

Por supuesto, habla también de las tablillas de arcilla de Mesopotamia, en las cuales se inventó la escritura siguiendo la necesidad de llevar cuentas. Luego, cómo Fibonacci trajo la matemática india y árabe a la Italia medieval, superando con eso la poco práctica numeración romana, y cómo los avispados banqueros florentinos –unos personajes muy importantes en este libro- aprendieron a dispersar el riesgo de sus operaciones prestando y cambiando.

El paso siguiente fue que algunos bancos del norte de Europa aprendieron a su vez que podían usar parte de sus reservas para prestar, creando base monetaria. A partir de ahí surgen los bancos centrales y la complejidad resultante de la emergencia de un sistema financiero verdadero hizo posible la Revolución Industrial.

El primer capítulo de El triunfo del dinero muestra lo que pasó cuando el dinero evolucionó para convertirse no en la representación de un lingote, sino de sí mismo: el mundo cambió. Y nos deja a sus lectores con ganas de pasar de inmediato al capítulo siguiente.

*******

Muchas cosas podemos conversar a partir de este primer capítulo de El triunfo del dinero. Se nos dice continuamente que “el dinero no trae la felicidad”, y más recientemente, que “ser rico es malo”. De distintos sectores tradicionales mana una opinión negativa sobre el dinero en sí mismo. ¿Puede eso influir en la prosperidad de un país? Ferguson también hace alusión a la “maldición de los recursos” y menciona a Venezuela. En efecto, el modo en que usamos y hemos usado el petróleo ha sido una discusión central en este país desde hace casi un siglo, pero ¿hemos aprendido algo, al menos en lo que a parte de la ciudadanía se refiere, o seguimos pensando masivamente en que debemos luchar por salir bien parados en la repartición de la renta petrolera, en vez de encargarnos de producir otra renta por nosotros mismos?

Foto: doug88888

Rafael Osío Cabrices 

Comentarios (11)

Andres Ruiz
26 de mayo, 2010

los dos ultimos reglones deberian de ser materia obligada de meditacion de todo venezolano,,,,cuando comprendamos esto comenzara el verdadero cambio hacia un futuro real y digno….en el exterior siempre me preguntan por que?? por que sucede lo que sucede en ese pais y lo explico y no me creen que la falta de dignidad de los venezolanos es lo que logra que el ejecutivo ejerza el poder de esa manera en que lo ejerce. siempre deberiamos de acordarnos del plato de lentejas……muchos y mas que muchos cambiaron su primogenitura por una plato de lentejas… eso no les dolera a ellos, sera a sus desendientes los que lo estan y sequiran sufriendo…

luis
26 de mayo, 2010

no se si has leido a superfreakeconomic, acaba de salir el segundo en español. Ahi aparece un experimento muy interesante de como unos investigadores le enseñaron el uso del dinero a unos simios y ellos captaron el significado. luego le introdujeron el concepto de inflacion y la razon dramatica de porque tuvieron que dejar ese experimento. En esta semana voy hacer una reseña de ese libro para panfleto negro. Y contra la teoria de ese tipo hay que recordar que las hordas de atila no tenian el concepto del dinero, lo tomaron luego que habian conquistado a medio mundo. El dinero por si mismo no produce invenciones para conquistar a otros pueblos, es nesesario en nuestra civilizacion, pero no suficiente. Un ejemplo de lo anterior es la edad media donde la mayoria de las invenciones eran llevadas a cabo en los monasterios y no tenian influencia mas alla de ese monasterio. otro ejemplo mas conocido fue el de la grecia de pericles donde a pesar de el uso del dinero la cantidad de tecnologia que inventaron fue minima. Tambien podemos poner el caso de la tierra de Canan donde pasaba el comnercio de los imperios Hititas, babilonia (generalizando) y egipto, un cruce no solo de comercio, si no tambien de ideas y durante siglos, muchos siglos fue un desierto tecnologico, podria seguir pero me ladille. las tesis de ese tipo hasta donde he leido son minimo discutibles o erroneas en peor de los casos

Natasha Pineda Castrillo (UCAB)
26 de mayo, 2010

Estoy en desacuerdo con esas frases que sugieren una opinión negativa sobre el dinero, definitivamente las invenciones como el crédito y el endeudamiento abrieron paso al desarrollo económico, siendo su influencia vital en la prosperidad de los países. Opino que de la experiencia venezolana si se ha aprendido, pero lamentablemente los incentivos son inmensos por lo que sigue predominando el pensamiento de Estado rentista. Esto junto a las ideas negativas sobre el dinero ha hecho que no se termine de concretar un cambio de mentalidad que va más allá de las ideas del capitalismo de Estado y del programa populista.

Ricardo
26 de mayo, 2010

Muy acertado y frúctifero será de seguro debatir sobre el libro de Niall Fergunson en este foro. Pienso que la creación del dinero y de las finanzas no fue un capricho del hombre, si no que por el contrario,toda una necesidad. Es en definitiva, quizá, lo que nos hizo avanzar a través de los siglos como humanos y, aunque con todo y las guerras, nos diferenció del resto de los animales. Recomiendo al foro leer en otra oportunidad el libro ” El Complejo del Dinero” del venezolano Axel Capriles, escrito hace mas de una decada(Se le adelantó al británico,)y que podría ser una lectura complementaria…

luis
26 de mayo, 2010

Creo que en el comentario anterior el autor comete algunos errores conceptuales quizas debido a las fallas estructurales de nuestra educación. En especifico cuando afirma que” Es lo que nos hizo de alguna forma ser civilzados y avanzar pacificamente.”. el dinero nacio COMO subproducto de la civilización, no al revés como afirma. Primero la civilizacion, luego el dinero. Y quizas eso no fue de esa manera, los nedertalences del sur de Francia realizaban intercambios y quizás tenían algún tipo de método de intercambio, como el dinero. Quizas conchas marinas, las cuales eran muy codiciadas por ellos. y ellos no eran humanos. Otro de los errores es afirmar que el dinero ha proporcionado paz eso es evidentyemente falso ya que la cantidad de guerras causas por el dinero son inmensas, entre ellas podemos citar La guerra,de la triple alianza contra Paraguay fue por el dinero, la primera guerra mundial fue causada por el dinero las mismas cruzadas fue por dinero, la lista es casi infinita. La mayoria de las guerras desde la invencion del dinero fue para obtenerlo o tener una ganancia monetaria. Pero es otro comentario donde el desconocimiento de la historia puede llevar a algunos a pensar que eso es cierto, este comentario es;” Hasta se podría decir lo que nos hizo ser racionales y distintos al resto de los animales” El dinero nos ha dado muchos beneficios, gracias a el es que podemos tener una civilización tan sofisticada, pero no el raciocinio,, muchos miles de años antes de la invencion del dinero los Homo sapiens pensaban con raciocinio, es claro que nuestros ancestros sobrevivieron gracias a esa capacidad de análisis y de sacar conclusiones acerca del resto de los otros animales y del clima. Si se afirma lo anterior algunas sociedades muy sofisticadas tenian que ser irracionales, entre ellas podemos citar a los aztecas y al grupo de culturas que coloquialmente llamamos Incas. Otra cosa que me llamo poderosamente la razon es afirmar que no somos animales. Esa concepción últimamente la he visto que se ha esparcido. Esta falla es como dije anteriormente es debido a la educación que recibimos, la cual es cada día mas patética, aunada a los grupos fundamentalistas religiosos. El hombre es un mamifero, similar a una vaca, podemos decir que nosotros no tenemos cachos tenemos un cerebro grande, eso no nos hace mejor o peor que un raton, el crecimiento de nuestro cerebro se debio debido a nuestras carencias y la alimentación que consumimos. Los tigres tienen dientes grandes para poder conseguir su comida, no necesitan un cerebro grande que le quitaria recursos a su fuerza o velocidad, mas bien tener un cerebro grande en un tigre seria contraproducente. Pero el hecho que nuestro cerebro sea grande no es un hecho sobrenatural, es producto de la evolucion de los hominios los cuáles fueron aumentando mas sus cerebros, para manejar mejor las interacciones sociales como ser efectivo en a busqueda de parejas y comida. Solo somos animales con un cerebro grande, pero animales en fin esto es bueno anclarlo, debido a que esas ideas son cada dia mas comunes, debido a nuestra patética educación.

alexandre D. Buvat
26 de mayo, 2010

Gracias amigo Osío, pero por favor ojala pudiera analizar y publicar el texto de fergunson con mayor amplitud y frecuencia, pues así podriamos formarnos una mejor opinión y tener una mejor comprensión de ese libro que realmente parece interesante y quizá, como en mi caso, Economista y lector de historia y otros tópicos asociados a la evolución de las sociedades, podamos encontrar unos comentarios algo mas centrados o pertinentes, pues sin desmercer la calidad o intención de las opiniopnes leídas en las dos entregas que Ud ha hecho ,siento en algunas una tal falta de pertinencia, que termina uno algo confundido

Héctor Mendoza
27 de mayo, 2010

En términos de los economistas, el dinero (o más precisamente el sistema monetario) es una invención humana para disminuir los costos de transacción. Hacer trueques era muy costoso, poder intercambiar algo por un bien fungible es permitir que se den transacciones que de otra manera no se darían.

Respecto a las preguntas que deja Osío: la llamada “maldición de los recursos naturales” es una constante en países petroleros y mineros. Lo que me parece interesante y no tengo idea es cómo los países pueden sacudirse la famosa maldición.

Saludos y gracias por este foro sobre el libro de Fergusson.

Ramón Pirela
27 de mayo, 2010

Indudablemente, el dinero es el instrumento que mueve la economía dentro y entre los países civilizados, pero también es indudable que es la capacidad innovadora y disposición permanente de los ciudadanos en libertad para generarlo lo que estimula y hace posible el progreso y el bienestar de toda la humanidad. Opuesto a lo anterior, los Gobiernos “socialistas progresistas”, que se venden como iluminados salvadores, ungidos por Dios para decidir lo que conviene hacer y no hacer, que pretenden conducir, tal Moisés, la economía de sus naciones, terminan aplastando la dignidad, iniciativa y esperanza de sus propios pueblos. Son los gobernantes desvergonzados y cínicos, amparados en la ignorancia política de la masa venezolana, los que se atreven a decir que el dinero es malo; pero para ellos sí es bueno. Y como ayuda la renta petrolera a someter una nación entera. Ya lo decía Bolívar: “Un pueblo ignorante es instrumento fiel de su propia destrucción”. También es indudable que la renta petrolera en manos del Gobierno es mucho más malo que en manos de los ciudadanos. Sin embargo, la discusión ha sido planteada como un dilema por las élites políticas que tradicionalmente han sacado la ventaja que esto permite para dominar al resto del país. Mientras esa preponderancia la sigan teniendo los gobernantes, el ciudadano venezolano no tendrá oportunidad de producir su propia renta. En referencia a la manipulación desvergonzada de algunos políticos de su país, Abraham Lincoln dijo una vez: “Un político puede engañar a unos, todo el tiempo; y puede engañar a todos, por algún tiempo. Pero lo que no podrá lograr es engañar a todos todo el tiempo”. Eso pudo y puede suceder en su país, pero en Venezuela, desde hace casi un siglo, los políticos nos llevan arreados, del tumbo al tambo, menos al futuro. Pero con el Gobierno actual no creo que haya un final peor. Amanecerá y Veremos…

luis
27 de mayo, 2010

La critica al libro superfrekonomic donde aparece el relato de los monos que aprendieron el uso del dinero se puede leer en panfletonegro http://li.co.ve/bzz o aqui en mi blog http://bit.ly/9Hp6YP

Ramón Pirela
27 de mayo, 2010

Aclaratoria a mi intervención anterior:

Considero que no es conveniente decir que el dinero es el instrumento que mueve la economía, sino que es el instrumento a través del cual se mueve la economía.

Aclaro la idea con un espontáneo concepto: El dinero es el instrumento a través del cual se llevan a cabo las distintas transacciones económicas, facilitando el intercambio de bienes y servicios, ya que, solventa las dificultades de tiempo, espacio y diferencias de los bienes. Al ser el medio transable, también es el medio más idóneo para ser usado en la medición de la economía, a través de los diferentes indicadores que permiten conocer su dinámica e implementar políticas que favorezcan esa dinámica.

María Eugenia
4 de febrero, 2011

“The Food Bubble” o cómo Goldman Sacks aprendió a especular con el pan de los egipcios

“In a revealing July 2010 report in Harper’s Magazine titled ‘The Food Bubble: How Wall Street Starved Millions and Got Away with It,’ Frederick Kaufman wrote: The history of food took an ominous turn in 1991, at a time when no one was paying much attention. That was the year Goldman Sachs decided our daily bread might make an excellent investment…. Robber barons, gold bugs, and financiers of every stripe had long dreamed of controlling all of something everybody needed or desired, then holding back the supply as demand drove up prices. As Kaufman explained this financial innovation in a July 16 interview on Democracy Now: Goldman … came up with this idea of the commodity index fund, which really was a way for them to accumulate huge piles of cash for themselves…. Instead of a buy-and-sell order, like everybody does in these markets, they just started buying. It’s called “going long.” They started going long on wheat futures…. And every time one of these contracts came due, they would do something called “rolling it over” into the next contract…. And they kept on buying and buying and buying and buying and accumulating this historically unprecedented pile of long-only wheat futures. And this accumulation created a very odd phenomenon in the market. It’s called a “demand shock.”

http://www.truth-out.org/the-egyptian-tinderbox-how-banks-and-investors-are-starving-third-world67424

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.