Artes

La odisea del “Canaima”, por Francisco Suniaga

Cuatros venezolanos se aventuraron a darle la vuelta al mundo en un pequeño bote contra todo pronóstico

Por Francisco Suniaga | 22 de marzo, 2010

Antonio Moreno, Joaquín García, José Gregorio Redondo y José Fort son nombres que en estos tiempos nada dicen al público venezolano, pero entre el 16 de febrero de 1965 y el 6 de diciembre de 1966 tuvieron al país entero en vilo, de la depresión a la euforia. Y no se trataba de una telenovela, algo usual por estos lados, sino de una aventura que los llevó a darle la vuelta al mundo en un velero de tan solo 9 metros de eslora, ¡y se la dieron!

El sueño de estos argonautas –hecho realidad después de casi dos años de navegación– había comenzado en 1960, cuando Moreno y García, hombres de mar, capitanes de la desaparecida Compañía Anónima Venezolana de Navegación (CAVN), comenzaron a planificar el viaje. En cada puerto de destino en el que tenían oportunidad compraban cartas de navegación, brújulas, sextante, binoculares, aparejos para el velero. Muchas noches, cuando estaban en Caracas, se sentaban en sus casas a trazar las rutas, a informarse sobre los mares cuyos arcanos no conocían. También debían ahorrar dinero, habían presupuestado 60 mil bolívares, de los  “débiles”, para el viaje.

Reclutaron a dos tripulantes ajenos a la navegación: José Gregorio Redondo y  José Fort. Andino, el primero, sin tradición marinera, pero dueño de unos camiones, y camionero él mismo, acostumbrado a “navegar” caminos tal vez más peligrosos –las carreteras venezolanas– y a pasar malas noches. Mejor aun, Redondo aceptó de muy buen grado la condición de colaborar financieramente con la expedición. José Fort era un experto en pesca submarina. “Aparte de su contribución económica, llevamos al hombre para que pescara algo en caso de necesidad y no pescó ni una sardinita.Ya en la parte final del viaje, desde la borda arponeó un bonito que tuvo la mala idea de ponerse a nadar al lado del velero”, recuerda Antonio Moreno.

Lo más difícil fue reunir el dinero, porque dondequiera que se presentaron a pedir ayuda con su proyecto recibieron respuestas negativas. “Ni un centavo de ayuda oficial ni privada, solo contamos con nuestros recursos. Recuerdo que un día fui a la oficina de un club de yates en Caracas a hablar con el señor Abelardo Raidi, entonces jefe de las páginas deportivas de El Nacional, para ver si a través de algún medio de comunicación podía conseguirnos algo y me dijo: ‘Mira muchacho aquí nadie te va a ayudar’. Después me pareció irónico que los mismos que nos negaran apoyo económico nos otorgaran catorce condecoraciones y que la placa que nos diera el Círculo de Periodistas Deportivos por la “Hazaña del Año”, la firmara precisamente el señor Raidi, su presidente”, refirió el capitán Moreno.

El velero lo compraron en Tanaguarena a un velerista de nombre Carlos Berger. Era un barco de la preguerra,1933, su casco de acero era de apenas 5 milímetros y tenía cierto deterioro. Les tomó meses aparejarlo y acondicionarlo para la travesía. Tarea que realizaron ellos mismos en un astillero en Puerto Cabello donde les hicieron el favor de dejarlos trabajar. Al pequeño velero le pusieron “Canaima”, un nombre absolutamente venezolano que lo identificara en cualquier lugar del mundo.

Zarparon de La Guaira el 16 de febrero de 1965. Para mucha gente se trataba de un viaje que emprendían dos capitanes de CAVN, conocedores del mar, y por tanto daban por descontado que sabrían navegar alrededor del mundo y volver con sus tripulantes sanos y salvos a casa. Para muchos de sus compañeros marinos, sin embargo, la empresa era una locura y les resultaba insólito que, conociendo al mar y sus peligros, los dos capitanes se dispusieran a embarcarse en esa aventura.

Venezuela comenzó a estar pendiente de ellos a poco de zarpar porque se corrió la especie de que la embarcación había naufragado cuando todavía no habían siquera salido del mar territorial. Esa noticia consternó al país. Un par de días más tarde, sin embargo, aparecieron en Barranquilla (habían sufrido una avería en la radio y no pudieron informar el rumbo) y, promovido por los medios de comunicación, se produjo un estallido de alegría. De allí en adelante, los venezolanos siguieron ansiosamente la trayectoria de la expedición.

Atravesaron el canal de Panamá, hacia el Pacífico, y navegaron hasta las Galápagos. Desde las islas ecuatorianas retomaron fuerzas para iniciar la etapa más dura: cruzar el Pacífico hasta recalar en las  Islas Marquesas, Hiva-Oa. Fueron 42 días de mar y cielo sin avistar nada más, ni pájaros, totalmente fuera de rutas de navegación comerciales. La decisión de llegar a Hiva-Oa, la mayor de las Marquesas, fue para ver la tumba de Paul Gauguin, de quien eran admiradores. Visitaron el paraje donde está enterrado y aprovecharon para hacerle una limpieza al pequeño monumento porque estaba muy descuidada.

Fueron también 42 días de silencio y en Venezuela nuevamente se propagó la noticia de que el voraz Pacífico había engullido a la frágil embarcación con sus tripulantes. El país volvió a suspirar con alivio cuando aparecieron sanos, salvos y curtidos de sol en las Marquesas. El silencio había sido deliberado. Decidieron no usar un radio nuevo que les habían regalado en Panamá para sustituir el que se había averiado porque las comunicaciones radiales eran una fuente de stress muy grande, y navegando por donde lo hacían de nada les habría servido pedir auxilio. No obstante esa decisión, los radioaficionados del planeta se interesaron en la historia y radiaban su curso a los venezolanos.

Bora Bora, Samoa, Fidjii, islas Salomón (Guadalcanal, donde todavía eran muy visibles los rastros de los épicos enfrentamientos aeronavales de japoneses y norteamericanos), Port Moresby, Estrecho de Torres, Darwin, Dili, Jakarta, Singapur… un montón de nombres de puertos de mares ignotos que evocan los relatos de Conrad o Melville. Las anécdotas son muchas y Antonio Moreno las ha recogido todas en el libro que están por publicarle sobre su odisea.

“En Singapur, el oficial a cargo de las fuerzas inglesas, un Mariscal del Aire de la RAF, no podía creer nuestra historia. La bandera que llevábamos estaba ya bastante desteñida y no aceptó de primeras que fuésemos venezolanos. Para él, los únicos que hacían esas proezas eran “los veleristas ingleses y uno que otro francés”. Cuando verificaron nuestra nacionalidad, el hombre y todas las autoridades inglesas fueron increíblemente amables y hospitalarias. Nos colmaron de atenciones. Tantas, que en lugar de quedarnos una semana como teníamos previsto nos quedamos varias”.

El momento más difícil lo pasaron en el océano Índico, en las inmediaciones de las islas del Gran Nicobar, cuando los sorprendió una tormenta monzónica. Pero la navegación más peligrosa fue la que debieron hacer en el mar Rojo, recuerda el capitan: “Demasiado angosta la ruta de navegación y demasiada congestionada con los tanqueros y otros mercantes provenientes de, o con destino a, Suez, amén de la piratería, que era mucha. Ello nos obligaba a navegar alejados de las costas, en algunas oportunidades tan cerca de los grandes buques que las olas que levantaban nos pasaban por encima.

Después de cruzar el canal de Suez, el viaje ya se volvió turístico. Las islas griegas y el mediterráneo italiano, francés y español. De allí nos fuimos a Casablanca y luego a las Canarias, listos para cruzar el Atlántico. Es curioso, pero ya teníamos la sensación de que el viaje había terminado, de que ya podíamos bajar la guardia, grave error. Tomamos provisiones para 12 días y zarpamos con rumbo a Barbados.

La borrasca que nos tocó fue tan grande que a los tres días de haber zarpado todavía teníamos a las islas Canarias a la vista. Tuvimos entonces que cambiar el rumbo, ir mucho más al sur, hacia las islas de Cabo Verde, donde llegamos cuando nuestras provisiones ya se acababan.

Finalmente, llegamos a Barbados y allí, para nuestra sorpresa, nos esperaban unos periodistas de El Nacional. Por ellos nos enteramos que el viaje había sido cubierto desde el principio hasta el final por ese diario, por notas a cargo del periodista Longobardo Lozada Roa. Los periodistas enviados a  Barbados fueron el fotógrafo Grillo y el reportero Omar Pérez, quien luego se vino con nosotros hasta La Guaira en el velero y escribió unas crónicas del viaje con el nombre de “El polizón del Canaima”. Teníamos previsto llegar de madrugada pero Omar Pérez nos convenció de la importancia que tenía nuestra expedición para el país y, por sugerencia suya, paramos en La Tortuga a hacer tiempo para llegar a La Guaira las 3 de la tarde del domingo 6 de diciembre de 1966.

El recibimiento en La Guaira fue apoteósico. La prensa estimó que había unas quince mil personas esperándonos en el terminal de pasajeros. Allí mismo en el muelle el Comandante General de la Marina nos condecoró con la Orden del Mérito Naval. Nos llevaron hasta la Escuela Náutica y recuerdo en Catia la Mar la enorme cantidad de gente que había agolpada en las aceras a lo largo de nuestro recorrido. Unos heroes en esta tierra tan falta de ellos. Pero nosotros no sentíamos que hubiésemos hecho nada especial, salvo en el plano íntimo: ese viaje había sido para cada uno de nosotros una gran introspección que nos cambió la vida.

Hay una sola cosa de la que me arrepiento de los homenajes que nos dieron. Nos invitaron a lanzar la primera bola en un juego Caracas-Magallanes en el Universitario. No le hice caso a quienes me aconsejaron que me bajara del montículo para estar más cerca del catcher, yo no tenía sino 29 años y me sentía muy fuerte, y lancé un rolincito. Pero eso no fue lo peor. El receptor vino con la pelota y antes de entregármela me preguntó si quería que me la firmara el equipo entero y yo, por una modestia tonta, le dije que no se molestaran, que ya era suficiente el honor. Todavía me torturo con eso, usted se imagina, una pelota firmada por todas aquellas estrellas”.

Hoy, Antonio Moreno es capitán y armador jubilado. En Margarita, frente al mar de Pampatar, vive parte del año. El resto lo pasa visitando a sus hijos y familiares en el exterior (enviudó hace pocos años). Es un hombre que mira sereno el transcurrir de sus días, tocado con el aura que tienen aquellos seres que han hecho realidad el gran sueño de sus vidas.

El “Canaima” no fue tan afortunado. De él Antonio Moreno sólo conserva el timón y un salvavidas con el nombre del velero colgado en la pared de su casa. Después de múltiples ofertas gubernamentales para comprar el “Canaima” y llevarlo a un museo (estuvo candidateado para ser expuesto en el Museo del Transporte y en el Museo Naval, y para inaugurar el Museo Náutico) terminó exhibido en el estacionamiento del hotel Macuto Sheraton. Pasado un tiempo, el comodoro de la marina del hotel ordenó que cortaran el casco longitudinalmente a nivel de la línea de flotación, lo colocaran en la entrada de la edificación y le sembraran unos helechos. “Una auténtica barbaridad, pero que lo hubiera hecho un marino, la agrava. ¡Un matero!, eso es todo lo que queda del “Canaima”, un matero, que por haber sobrevivido al deslave, todavía está allí”.

Capitán Antonio Moreno y el “Canaima” en la actualidad

Francisco Suniaga 

Comentarios (73)

REGINA COELLO
6 de abril, 2010

Mis mas sinceras palabras de admiración y respeto para el Cap. Antonio Moreno. Un abrazo con mucho afecto y cariño a la Sra.Ony y al Cap. Miguel Angel Moreno. Excelente!!! Estoy muy orgullosa de conocerlos y muy feliz por los buenos momentos compartidos, “La Odisea del Canaima” será todo un éxito.

Anabel Guia
6 de abril, 2010

Hermoso, inspirador y bien escrito, Me vino como anillo al dedo para superar el desaliento que me embarga estos dias al ver a mi pais en decadencia

Becky
7 de abril, 2010

Me encantan estos escritos del Sr. Suniaga. Gracias por darme a conocer esta hermosa historia del “Canaima”.

esteban tortoza pajarito
15 de abril, 2010

que alegria me causa leer tan importante realidad de mis hermanos amigos y comañeros de trabajo en la ex cavn mis mas fraternos abrazos especialmente antnio y juaquin espero leer tan ansiado libro que dios los bendiga y les de larga vida

Fabiola Mazzei Gabaldón
18 de mayo, 2010

Cap. Antonio Moreno, que momento tan grato ha sido recordar y sentir nostalgia de aquel tiempo que trabajamos en CAVN. En algunas ocasiones he visto a Esteban y Luz Marina, fueron ellos quienes me informaron sobre ODISEA VELERO CANAIMA. Quiero leer tu libro en cuanto sea publicado, estaré muy pendiente. Un abrazo.

caraquena
28 de mayo, 2010

Una historia encantadora, me hizo sentir un poco orgullosa de donde soy y demuestra que cuando se quiere se puede. El mayor compromiso en nuestras vidas es construir y hacer realidad nuestros sueños.

Leonell Tortoza
30 de mayo, 2010

Capitan; Felicitaciones, un fuerte abrazo !! Antonio / Hector Igualmente para uds, hermanos

hugow
21 de junio, 2010

Desde Argentina, Bahía Blanca, no puedo dejar de expresar mi admiración por la valiente aventura de estos venezolanos, que no conocía, y eso que he leído mucho sobre aventuras del mar. Un saludo cordial a esos navegantes que pudieron realizar sus sueños.

Hugo W. Barzola HWB.-

JUAN JOSE LOPEZ-MAYA
24 de agosto, 2010

Por casualidad navegando por internet me he encontrado con éste articulo sobre la aventura del Canaima, me dirijo especialmente al capitan Antonio Moreno, soy tu primo hermano Pepe de Murcia (España), leyendo el articulo he sentido retroceder 40 años atrás, cuando en uno de tus viajes a Murcia, nos contabas anécdotas y peripecias del viaje, aún conservo algún recorte del periodico con la vuelta del Canaima a puerto despues de la aventura y el fabuloso recibimiento que tuvisteis, siempre he sentido esa aventura como si hubiera participado en ella, me haria una enorme ilusión poder conseguir el libro que te van a editar, te pongo mi e-mail por si leyeras ésto, te ruego te pongas en contacto conmigo. Un fuerte abrazo de tu primo.

gloria valencia
14 de septiembre, 2010

EXCEPCIONAL TRAVESIA Y RELATO…PLENOS DE ESPERANZA! NOS ALIMENTAN EL ALMA CON ESTAS BELLAS Y SENTIDAS VIVENCIAS.

GUSTAVO HERNANDEZ
26 de mayo, 2011

Cuando yo estaba en bachillerato, solía ir a la marina del Sheraton con algunos compañeros o “compañeras” para contarles con el mayor de los orgullos, que en ese velero ballenero de 9 metros de eslora mi tio el cap de altura Antonio Moreno, tubo la audacia de darle la vuelta al mundo, yo les contaba lo poco que sabia de lo que escuchaba de la familia y desde esa época sigo contándolo y a todo el que le cuento, con un poco mas de argumento le parece fascinante esa odisea. Asi mismo lo hacia mi papa el decía ese es mi cuñao cuando le comentaba a alguien sobre el tema. Realmente cuando uno crese y se da cuenta que puede tener ídolos verdaderos y no de ficción o mitológicos se convierte en alguien diferente yo tuve esa suerte ya que la vida me dio tres: mi tio el capitán de los 7 mares o como digo yo el marino mercante mas arrecho de este país, mi papa icono de la aviación y gran hombre al igual que tu y mi abuelo por su lucha contra las vicisitudes de la vida y por supuesto gran hombre. Tio espero que este proyecto tenga buen mar y buen viento para que se consolide en la historia contemporánea sigue adelante que el éxito es seguro.

MIGUEL RAMIREZ FAGUNDEZ
9 de abril, 2012

COMO VENEZOLANO ME SENTÍ Y ME SIENTO ORGULLOSO DE ESTOS INSIGNES VENEZOLANO QUE PUSIERON EL NOMBRE DE NUESTRA NACIÓN, POR ALTO RECORRIENDO EL MUNDO EN SU VELERO, TUVE LA BENDICIÓN GRACIAS A MIS PADRE, DE VER ESE ESPECTÁCULO, DE LA ZARPADA DE ESTE VELERO Y SU LLEGADA A VENEZUELA, LA CUAL MI PADRE MIGUEL RAMIREZ ALVAREZ, (Q.E.P.D.) ERA RADIO AFICIONADO YV5BWW Y LE PASÁBAMOS LA INFORMACIÓN DEL RECORRIDO DE DICHA EMBARCACIÓN A LA EMISORA DE RADIO COMERCIAL A.M. RADIO CROMO RADAR, UBICADA EN EL CASCO COLONIA DE PATARE SECTOR EL CALVARIO, Y CADA VEZ QUE OIGO LA CANCIÓN DE LA BILLO FROMETA LLAMADA NI SE COMPRE NI SE VENDE, RECUERDO CON ORGULLO ESTE GLORIOSO EQUIPO HUMANO QUE ARRIESGANDO TODO POR NADA, Y PONIENDO A VENEZUELA EN ALTO Y SIN AYUDA ECONÓMICA DE NADIE, LUEGO SE DABAN EMPUJONES Y CODASOS PARA TOMARSE UNA FOTO ABRAZANDO A ESTO HÉROE EN TIEMPO DE PAZ VIVA ESTOS MARINERO, DIOS LOS BENDIGA.- MIGUEL RAMIREZ FAGUNDEZ YV5GOA

Gloria C Fort
18 de agosto, 2012

A caramba no habia visto el artículo, no se si mi Tío (Jos´Fort) está al tanto, me me contenta saber que aún existen personas que recuerdan al Canaima , a sus tripulantes y el viaje ♥

Luis Hernández
23 de diciembre, 2012

Hoy 23 de diciembre del 2012, tengo el gran honor de recibir en mi casa a mi gran amiga Ana García, hija de Don Joaquín García; hoy también tengo el honor de leer esta crónica tan interesante emprendida por estos cuatro hombres tan ejemplares. Tres españoles criados en esta tierra de gracia y depositarios de la fe de esta bella patria venezolana, Don Joaquín García, Don Antonio Moreno y Don José Fort, además de un hijo de los Andes de Venezuela Don José Redondo. No puedo negar que dos aspectos me llamaron profundamente la atención, el primero, todas las peripecias por iniciar el viaje alrededor del mundo, y es que cualquiera puede darse cuenta lo ingrato que a veces somos cuando quienes teniendo un gran sueño posible les negamos la ayuda para hacerlo realidad, el resto fue como vivir la aventura junto al cronista, sé que el libro será un éxito y que leeré con mucho gusto; el segundo aspecto que llamó mi atención fue el fin del mismo, el recibimiento y reconocimiento que estos cuatro navegantes recibieron quedando esta aventura para la posteridad, la cual debe ser conocida y recordada de generación en generación; contuve las lágrimas y no me avergüenzo, pues las proezas como estas y la demostración de afecto que estos hechos conllevan, mueven cualquier fibra devolviéndonos la esperanza de que muchas cosas maravillosas pueden hacerse todos los días. Porque si bien y como dije en ocasiones no creemos en lo que otros pueden lograr, también al ver la meta alcanzada nos llenamos de regocijo y agradecimiento por hazañas como estas. Dios les bendiga, larga vida y buenaventura a los buenos hijos de Venezuela, héroes de esta tierra suramericana.

Jorge Ruiz Armadá
14 de octubre, 2014

A mi conocido y respetado Capitan Antonio Moreno Sanchez-Guerrero, siempre le he tenido un gran respeto y admiracion, no solo por su viaje historico en el “Canaima”, si no por su admirable trayectoria personal y profesional, al igual que a su hermano, el Capitan Miguel Angel. El resultado de ese tan dificil y exitoso viaje solo se pudo dar por la innegable excelente conducta personal y profesional de cuatro hombres de valor y moral a toda prueba.

Adilson Teixeira
16 de octubre, 2014

No hay nada mas peligroso que la ignorancia con poder…. Como es posible que hombres llenos de valor hagan estas hazañas que muy pocos serían capaces siquiera de intentar, en especial si nos ubicamos en 1965, y luego pasan al olvido? Y lo del velero es inaudito! Como las autoridades destruyeron esa pieza histórica? Francamente eso es toda una aberración…… Mis honores y respetos a la tripulación del Canaima…

Maria Ines Calderon
16 de octubre, 2014

¿Ya publicaron el libro?

Marisol Da Silva
19 de julio, 2015

Gracias a la aventura del Canaima pude conocer al que hoy es mi esposo el Capitán Antonio Moreno. Felicidades a cuatro hombres valientes.

Román Sánchez
8 de junio, 2016

Sin quitarles ningún mérito, diría que el hermoso barco de la foto (aparejado de queche) tiene, como mínimo, 12 meetros de eslora. Saludos Román

Julio Machado
9 de junio, 2016

Que buenos recuerdos me alegro mucho de haber compartido y trabajado en la CAVN con el Capitan Antonio Moreno compañero y amigo de mi tio Jose Machado Martinez (Machadito). Seria bueno tratar de recuperar los restos del Canaima y tenerlo en la Universidad Maritima del Caribe.Es un placer recordar esa historia.

Saludos Julio Machado

Alejandro Hirsch Teran
9 de junio, 2016

Tengo el placer, gusto, honra y mas de haber hablado muchas veces desde hace años, con un tripulante JOSE FORT, mi amigo especial desde Venezuela, y a quien recibí en mi casa MADRID la semana pasada. Vida feliz a os heroes navegantes. Alejandro Hirsch

Rafael Padrón Ruíz
11 de junio, 2016

Linda y bonita historia , me tome el abuso de republicar en la pagina de la escuela nautica de Venezuela y en menos de un día llego a 40 compartir y el mismo tanto ME GUSTA , en estos momentos tiene 114 , solo en la pagina ENV , en mi FACEBBOK , otro tanto , esta como muy buena y leida por no se ya cuantas personas, solo se que son mas de 1000, en el último conteo. MUCHAS GRACIASSSSS.

Jose A. Fort
11 de junio, 2016

Hace ya tiempo que salió esta pagina, conozco personalmente a dos de los tripulantes y virtualmente al Cap Moreno. he publicado algunas fotos del viaje del Canaima, Durante toda la travesía mi Tío (Jose Fort) le escribía a la familia cartas y postales que tuve el agrado de digitalizar y entregárselas a mi Tío. El Viaje del Canaima esta en la imaginación de los que fuimos testigos

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.