Artes

Patricia Lara: “Escribir es emprender un viaje dentro de ti mismo”

Siempre vadeando entre ficción y periodismo, la autora colombiana visitó Caracas para presentar su novela Hilo de sangre azul

Por Albinson Linares | 27 de Febrero, 2010
4

Esa “dicción viciosa” de la gente del páramo, “la cadencia lánguida” del hablar cachaco que tanto le fascinaba a García Márquez son atributos de las pláticas con Patricia Lara Salive. Juicios penetrantes y certeros acompañados de la mirada potente de quien está acostumbrada a escudriñar en los demás, a desentrañar la intrincada madeja de la telaraña del poder, es la tónica patente de esta escritora colombiana que visitó Caracas para presentar su más reciente novela: Hilo de sangre azul.

Esta obra que protagoniza la periodista Sara Yunus plantea un acercamiento descarnado a las altas clases sociales. Uno de sus vecinos aparece muerto y a partir de esa investigación la pluma de Patricia Lara logra plasmar un duro retrato de los poderosos.

“Los poderosos son fascinantes –dice con risa franca-, sólo la bronca entre Chávez y Uribe da para toda la literatura del mundo. Imaginemos no más el monólogo interior que deben tener ambos para justificar que continúen en el poder”. Hace una pausa y vuelve a ser la misma periodista de primera línea, la reportera incómoda que fundó la desaparecida revista Cambio: “En Colombia, la corte está decidiendo la suerte del referendo. Y el presidente habló en la Universidad Javeriana diciendo que era respetuoso con la decisión jurídica, pero que no acepta que se diga que otro período  suyo afecta la institucionalidad ¡Por favor, si ése es el tema de fondo! Nuestra constitución está hecha para que no hayan reelecciones y ojalá siga así”.

Su dilatada trayectoria periodística es muestra de la intensa pasión que siente por la información, sin embargo, estudió filosofía y letras. Postgrados en Nueva York y París le revelaron su vocación dominante: “Tuve la suerte de estudiar en Francia que es una tradición teórica  donde hasta me tenía que aprender cuántos renglones de télex enviaba France Press a África. Eso es completamente irrelevante. En cambio, la escuela norteamericana es mucho más pragmática. No sólo se trata del nuevo periodismo sino desde el comienzo, armar una estructura piramidal en una noticia. El lector quiere buenos textos”.

Conocida por libros de periodismo literario como Siembra vientos y recogerás tempestades (1982), Las mujeres en la guerra (2000) y la novela Amor enemigo (2005) se siente vinculada a una tradición donde la violencia es un tema recurrente. La búsqueda de otras historias la llevó a Hilo de sangre azul: “Desde los 90’s quería escribir una novela sobre mis vecinos porque tuve unos muy particulares. Comenzando por Santiago Medina, el tesorero de la campaña de Samper, que recibió los dineros del proceso 8000 y vivía al lado mío. He tenido vecinos mafiosos, ministros, fiscales y todos viven en ese mismo micromundo, esa área difusa que son las clases dominantes de nuestros países”.

Luego de un año de escritura y otro de corrección, la historia de la periodista Sara Yunus, quien investiga la muerte del financista Pedro Ospina y las vidas de sus vecinos, ya lleva cuatro ediciones, sólo en Colombia. Narrada en clave de novela negra, Hilo de sangre logra introducir al lector en una historia coral narrada en un edificio ficticio que bien puede ser una compleja metáfora de todo un país: “Ahí están los de la clase alta tradicional, los arribistas, los mafiosos, la portera y todos los que aspiran a ser de ese estrato. Como había que hilar de alguna manera las historias de los vecinos creé al personaje Pedro Ospina que muere y no se sabe cómo, si se suicidó o lo mataron. A través de este personaje y el ansia de dinero de la gente, pude unificar todos los personajes”.

Entre dos aguas

—¿Cómo definiría el tránsito del lenguaje periodístico a la ficción literaria?

—Desde la experiencia personal, escribir es emprender un viaje dentro de ti mismo y eso no lo haces como periodista. Puedes escribir periodismo y no involucrarte, lograr que no te toque mucho, a pesar de que habrá personajes con los que en un momento determinado te identificas más. De hecho me pasó con Mujeres en la guerra: ahí cambié de personalidad 10 veces ¡casi me chiflo! Ahora es mucho más exigente, se requiere un manejo más cuidadoso del lenguaje y las estructuras. Puedes tener la mejor historia y el lenguaje, pero si falla la estructura, se te cae todo.

—¿Cuánto influye la violencia imperante en la sociedad colombiana dentro de su discurso narrativo?

—De hecho era conocida por escribir literatura relacionada con la violencia por mis tres libros anteriores. Por ejemplo, Amor enemigo, mi primera novela, es una historia de amor que surge desde una niña que se va a la guerrilla huyendo del maltrato familiar. Allá se enamora de un comandante al que lo matan y ella se fuga. Luego en la vida se encuentra con un paramilitar y se vuelve a enamorar. Es ese amor de enemigos que es muy común. Yo sí creo que nosotros estamos muy marcados por esa realidad y nos queda muy difícil huir de ella.

—¿Es Sara Yunus, la protagonista de su novela, una reportera ingenua?

—Quizá, pero llegó a saber quién era el asesino, ¿si me entiendes?  Ella tiene un rasgo que a mí me gusta mucho: es capaz de oírle a cada quien su historia sin juzgar. Eso es fundamental para terminar una investigación.

Los retos del periodismo

—En medio de esta crisis histórica del modelo comunicacional impreso ¿Cómo el periodismo puede cuestionar al poder?

—De muchas maneras porque es fundamental. En Colombia, que es el país que mejor conozco, los grandes temas que han puesto en jaque a este gobierno han salido de la prensa y no de la justicia. El Agro Ingreso Seguro eran créditos que se suponía que iban a beneficiar a la gente y acabaron en manos de los más ricos. Hasta una reina de belleza aparece por ahí con un subsidio. O las acciones del DAS que es el organismo de inteligencia de la presidencia contra periodistas y miembros de la oposición. Todo eso ha salido gracias a la prensa, de manera que el rol en la prensa en las sociedades democráticas es fundamental.

—Como lectora ¿Qué le exige a un texto informativo?

—Lo primero que le exijo a un texto, periodístico o literario, es que cuando lo comience a leer me capturé y lo terminé. En esta época de internet, televisión y blackberrys hay miles de interacciones por lo que es un desafío captar la atención de ese lector. Lo escrito, desde el punto de vista periodístico, está pasando por una gran crisis. Muchos se preguntan cuál es la especificidad de lo escrito. Y ahí se están cometiendo muchos errores. Tienen que tener calidad, no puedes pretender hacer textos de periodismo escrito que compitan con los de la web. Son dos cosas distintas.

—¿A qué se debió el cierre de la revista Cambio?

—Lo que dicen los dueños, o sea El Tiempo, es que la revista no era muy rentable. Sin embargo, indagué personalmente y supe que la revista había dado el año pasado 300 millones pesos de utilidad. Yo deduzco que no era el mejor negocio del mundo, aunque no les estaba significando una gran pérdida. Lo que se dice, pero a mi no me consta, es que ellos están muy interesados en adquirir el tercer canal de televisión y la revista estaba sacando informaciones muy duras para el gobierno. Por eso, para congraciarse con el gobierno, la cerraron.

Albinson Linares 

Comentarios (4)

Eduardo Mujica Alvaréx
27 de Febrero, 2010

Excelente este artículo, nos lleva a sondear parte de los vericuetos de la política del hermano país colombia y nos muestra a una periodista con una personalidad muy sólida

Héctor Trejo
27 de Febrero, 2010

De acuerdo, a los textos periodísticos hay que pedirles que atrapen, y como nos hace falta de eso por estos lares.

Miranda Borges
28 de Febrero, 2010

Lo que pasó en Cambio no es sino una muestra de como el poder acalla las voces incómodas.

Bernardo Borberg
10 de Agosto, 2010

Patricia, un cordial saludo, tenia años que no leia un libro completo, soy de los que empieza a leer, y ya por la pagina 10, lo dejo, es casi una costumbre, con Hilo de sangre azul, lo lei sin darme cuenta, te admiro y agradezco en poder haber pasado unas horas transportado. Atenatamente, Bernardo Borberg

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.