Actualidad

Barco hundido

Crónica del séptimo juego de la final Caracas - Magallanes

Por Mari Montes | 30 de Enero, 2010

Seguro Stephen King le tiene envidia al guionista de esta tercera final entre los eternos rivales de nuestra pelota.

El suspenso de estos dias supera con creces cualquier largometraje del popular escritor fanático de los Medias Rojas de Boston.

Desde temprano, los fieles al Magallanes pretendieron atormentar a los caraquistas con la confirmación de que Pablo Sandoval estaba por aterrizar en el “José Bernardo Pérez” de Valencia.

Por SMS, “pines” de Blackberrys, correos electrónicos, twitters y no sé si por señales humo, la información de que el “Kungfú Panda” había llegado al parque en un helicóptero de la policía judicial corrió como Gregor Blanco persiguiendo un fly!

Además de anunciar la presencia del temible bateador, también creyeron amenazar con Carlos Guillén quien había tomado práctica de bateo y Carlos García estaba pensando si alinearlo o no…

Ya si hubiesen mandado el mensaje informando que Johan Santana sería el abridor, a los caraquistas poco nos importaba, ya el otro zurdo había hecho el trabajo en la jornada anterior, cuando Magallanes perdió la Serie…si claro, Gustavo Chacín.

De inmediato el cliché: “se gana con hombres, no con nombres”.

Así que cuando se escuchó la voz de Play Ball en la firme garganta del principal Henry León, unos y otros, dicha sea la verdad, estábamos angustiados, concientes de todo lo que puede pasar en 9 episodios, como pasó.

El “Gran Blanco”, Grégor, enganchó el envío de Jim Brower y lo desapareció por todo el medio. Otra vez el refuerzo de los Tiburones de La Guaira era el responsable de la alegría caraquista. ¡Ehhhhhh La Guaira uh!

Inaugurada la pizarra, Luis Maza y Josh Kroeger fallaron, con dos outs vino el turno de Carlos Maldonado quien se embasó por sencillo, Celestino lo imitó, Raúl Padrón conectó doble para impulsar a Maldonado, López se quedó en tercera y luego se engomó por batazo de Jesús Guzmán que provocó pifia de Andrés Eloy Blanco. Padrón avanzó a la antesala, Corona también se enredó y vino el hombre de tercera para anotar la cuarta carrera. Guzmán se quedó en segunda esperando el remolque de René Reyes quien no pudo colaborar.

Ya la leyenda de un pitcher siniestro que empava a los suyos servía de excusa para el boquete abierto en el casco de la nave.

La presión no estaba de lado del Caracas.

Si bien 4 carreras no garantizan nada y menos comenzando el juego, el Magallanes estaba obligado a hacer por lo menos 5 y tenían que enfrentar a Jason Standrige, quien había podido someterlos en el tercero de la final, el día que tuvieron que guardar sus escobas.

El primer inning de Standrige tuvo algunas complicaciones, le dio boleto a Reegie Corona y vino Sandoval para conectar doble. La anotación siempre será esa, doble y quien no vio el juego podrá imaginarse que tratándose del “Kungfú Panda” el batazo fue contundente, pero no, fue un “podrido”, lo que pasa es que Pablo hasta cuando le da mal da hit.

Maza tomó la pelota y tiró a tercera donde Gregorio Petit concretó el segundo out y luego Michael Ryan fue dominado con rodado por primera.

En el segundo se embasó Gregor después de que falló Petit y fue pescado en intento de robo. Maza conectó rocincito para el tercer out.

Vino el segundo del Magallanes, Standrige no se vio igual que el domingo, no estaba controlando sus picheos.

Alex Escobar disparó sencillo y Andrus recibió boleto, luego vino Robinson Chirinos con batazo que provocó una jugada inolvidable, doble Play iniciado por Gregorio Petit que impidió que la Nave izara velas. Con lo que vino después, el jugadón cobró niveles épicos.

Se acercaron con dos carreras, las únicas que les permitió Standrige, finalmente el ganador, con labor de 6 completos, dos carreras, una merecida, 6 ponches y dos boletos.

Luego vinieron Julio Mañón, impecable y los Leones fabricaron otra con Maldonado abriendo con sencillo y avanzando a la “adulterina” por wild pitch, López se ponchó tirándole y apareció Jackson Melián para empujarlo con otro imparable.

Vino el relevo del valiente Orber Moreno y aunque dio una base por bolas sacó el cero sin dificultades.

En el noveno ya era notable el desconcierto y la impotencia en la cueva de los turcos. Otra vez el “Gran Blanco” conseguía embasarse, esta vez con sencillo, Maza también la puso en terreno de nadie y vino Kroeger… “¿Será que toca?” La incógnita duró segundos, el toletero, que quién sabe desde cuándo no toca, se sacrificó con éxito y movió a los corredores.

Fuera Arias vino Hernández y el castigo de Maldonado con doble que se trajo las dos de la cuenta definitiva.

Entonces, como si no era suficiente tanta emoción, las torres de luz, todas, se apagaron. Sólo quedó encendida la pizarra en la que se leía claramente Caracas 7 Magallanes 2.

Juan Carlos Gutiérrez estaba por subir al morrito cuando el JBP quedó en la tortal oscuridad. Era literalmente, el colapso eléctrico.

El día anterior se habían ido cuatro torres, esta vez fueron todas. El comportamiento de los asistentes fue ejemplar y en minutos la luz se hizo de nuevo para que el estelar cerrador terminara la historia por la vía de 1, 2, 3…

La celebración fue ilimitada, los Leones cumplieron una de las máximas que repitieron los caraquistas como un mantra: “a la tercera va la vencida”.

Y para devolver la afrenta de los dos blanqueos, se dijo que Nat Geo viene a Venezuela para documentar el extraño caso de cómo las arepas son el mejor alimento para los Leones.

Los Leones consiguieron el título número 17 y no hubo forma de no recordar al “Chico” Carrasquel.

En el estadio nadie quería irse, en muchas casas sonó hasta la madrugada el gran tema de Porfi Jiménez “Se hunde el barco… prepare la Nave que va a naufragar…” ¡ y así fue!

*******

Lea la crónica del sexto juego

Mari Montes 

Comentarios (11)

Nelly Tsokonas
30 de Enero, 2010

¡Qué delicia de crónica!, y ¡qué sabroso es ganar, ganando! @abezeta

Charo Abreu
30 de Enero, 2010

Excelente crónica…Gracias al Gran Blanco por su estupendo aporte y a todos, jugadores y fanáticos, por darle ,una vez mas, gloria a nuestro beisbol. En Octubre comenzará otra temporada donde los Magallaneros querrán sacarse el clavo y será posible, solo si no juegan LOS GLORIOSISIMOS LEONES DEL CARACAS.

Charo Abreu
30 de Enero, 2010

Mari te voy a extrañar full en la radio…creo que Onda perdió a una excelente periodista, tus editoriales siempre me parecieron los mejores.Dejanos saber si vas a alguna otra estación..hasta alli te seguiré.

Carmen Cecilia
30 de Enero, 2010

Leerte y sentir que los vellos se erizan y recordar el terreno, episodio a episodio es casi lo mismo, con la misma emoción. Muchas gracias

Nomarsy Dominguez
30 de Enero, 2010

Excelente la cronica! Es un verdadero placer ver el juego a traves de su vision. Lo de Nat Geo es comiquisimo!

Esmeralda
30 de Enero, 2010

Yesssssssss que sabroso leer esta cronica, como siempre excelente nuestra queridisima Mari Montes, una Leona con mucha Garra…con sus comentarios certeros y hasta con humor. Nos reencotraremos en la proxima temporada como leones, por ahora todos somos Venezuela. Seguire disfrutando de Mujeres con canchas, triste no tenerte en mi emisora favorita…seria lo maximo ese encuentro entre tu y Kikin despues de cada juego entre los eternos rivales. Mi respeto y admiracion Mari.

Nayarith
30 de Enero, 2010

Excelente crónica…. Hoy los caraquistas amanecimos mas felices que nunca, después de aguantar tanto chaleco y comer arepa por partida doble nos dimos el gusto de ganarles la final y en su casa… Que bien lo hicieron todos, en este séptimo demostraron una vez más porque somos el equipo con mas campeonatos ganados… Blanco y Maza se comportaron como unos verdaderos leones y sintieron y sudaron esas camisas de lo lindo; Orber y Chacin ni hablar que clase, que estilo; Maldonado y Padrón hicieron lo que tenían que hacer; Guzmán fue por la reivindicación; y, bueno Petit se la comió en el campo corto y me hizo recordar a mi amado #13; en fin cada uno de los jugadores nos hicieron sentir ayer mas que nunca el orgullo de ser caraquistas… Muchos saludos Mari (@nayitapasquier)

Nayarith
30 de Enero, 2010

Excelente crónica…. Que bien lo hicieron todos, en este séptimo demostraron una vez más porque somos el equipo con mas campeonatos ganados, cada uno puso su granito de arena, cada uno hizo lo que debía hacer para ganar esta final… Blanco y Maza se comportaron como unos verdaderos leones; Orber y Chacin ni hablar que clase, que estilo; Maldonado y Padrón hicieron lo que tenían que hacer; Guzmán fue por la reivindicación; y, bueno Petit se la comió en el campo corto y me hizo recordar a mi amado #13

dianakali
31 de Enero, 2010

…gracias por esa excelent cronica. la verdad que la final dio un vuelco increible y tuvimos que soportar tantas bromas pesadas de los magallaneros vinimos de abajo peleamos con las uñas ese titulo y ese juco fue supremo como el ecrizant final delq ganamos 10×7 con el jonron del super leon jackson melean ¡que vivan los leones campeones

dianakali
31 de Enero, 2010

…gracias por esa excelent cronica. la verdad que la final dio un vuelco increible y tuvimos que soportar tantas bromas pesadas de los magallaneros vinimos de abajo peleamos con las uñas ese titulo y ese juego fue supremo como el electrizant final delq ganamos 10×7 con el jonron del super leon jackson melean ¡que vivan los leones campeones

Valmore Muñoz
31 de Enero, 2010

Está muy bien la crónica, pero el tratamiento que hace del caso Sandoval lo siento irónicamente injusto. Ningún magallanero podía esperar que Pablo diera cuatro jonrones ese día. Tenía dos o tre semanas sin actuar. Lo que hizo por su equipo es admirable, lo que hizo por nuestro béisbol es de respetar, cosa muy contraria a lo hecho por Omar Vizquel, Andrés Galarraga o Melvin Mora que dijeron cualquier cosa para no actuar con sus equipos. Casos como los de Sandoval, Francisco Rodríguez, Yorbit Torrealba, Carlos González o Gerardo Parra deben ser vistos de otra manera. De una manera menos irónica y más racional.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.