Artes

En defensa de Dios

Por Luis Esteban G. Manrique | 3 de Noviembre, 2009
8

Rosa Náutica

3883-1Por Luis Esteban G. Manrique

El filósofo francés Jean-Paul Sartre escribió que los horrores bélicos del Siglo XX habían dejado un agujero con forma de Dios en la conciencia humana, allí donde había estado siempre lo sagrado. En la teología cristiana, se había definido tradicionalmente el infierno como la ausencia de Dios y los genocidios y campos de exterminio nazis reprodujeron de manera extraña ese simbolismo: los cuerpos atormentados, el escarnio, los gritos y las burlas, las llamas y el olor acre de los cadáveres incinerados, evocaban las imágenes de los cuadros dantescos del Bosco.

Auschwitz fue, en ese sentido, una epifanía siniestra que revelaba la visión terrible de aquello a lo que se asemeja la vida cuando se ha perdido todo sentido de lo sagrado y la dignidad del ser humano ya no es respetada como algo inviolable. El Holocausto creó un dilema atroz en la conciencia europea: si Dios era omnipotente, podría haber impedido la ‘Shoa’; si no pudo detenerla, era impotente; y si podía detenerla pero decidió no hacerlo, era un monstruo.

Por ello, el italiano Primo Levi, que sobrevivió a los campos de exterminio, sostenía que después de Auschwitz ya no se podía escribir poesía, como podía haber dicho que tampoco creer más en Dios o en las esperanzas de progreso permanente surgidas del optimismo inherente a la Ilustración.

Sin embargo, lo que realmente pereció en el Holocausto fue el ‘ethos’ ateo del siglo XIX del que surgió el “racismo científico” que nutrió el antisemitismo y que instruyó a los nazis a pensar en sí mismos como lo único absoluto. Al hacer un ídolo de su nación y su raza, se sintieron obligados a destruir a quienes consideraban sus enemigos.

Así, las guerras mundiales dejaron una huella imborrable en la conciencia europea. El Viejo Continente es hoy, por primera vez en la historia de la humanidad, una sociedad casi completamente secularizada. Según una reciente encuesta, sólo el 6% de los británicos asiste regularmente a oficios religiosos. A lo largo del país se ven numerosos templos desacralizados de todas las confesiones cristianas y que hoy albergan hoteles, teatros o restaurantes.

Autores como Richard Dawkins, Sam Harris o Christopher Hitchens sostienen en libros de gran difusión internacional tras los atentados del 11 de septiembre, que la religión es la cusa de todos los problemas del mundo: la fuente del “mal absoluto” que lo contamina todo. Los ‘neoateos’ se ven a sí mismos en la vanguardia de un movimiento científico/racional que acabará suprimiendo la idea de Dios en la conciencia humana.

Pero como los mismos fundamentalismos que critican, los nuevos ateos se creen en posesión de una verdad absoluta y leen las escrituras sagradas de un modo enteramente literal, tergiversando sus contenidos como los propios integristas. En una reciente encuesta de Gallup, sólo el 7% de los musulmanes entrevistados en 35 países creía que los ataques del 11-S estuvieran justificados.

Lo cierto es que el deseo de lo que llamamos Dios –es decir, de una trascendencia misteriosa e indescriptible- es intrínseca a la naturaleza humana, que difícilmente puede soportar el puro sin sentido de la existencia. El ateísmo contemporáneo es en sí mismo una doctrina difícil de sobrellevar, que requiere una lucha desesperada contra lo inefable.

De hecho, Europa es una excepción en el mundo. En el resto del planeta, la religión sigue siendo un refugio y una fuente de espiritualidad y sentido. El islam no es la única religión en pleno renacimiento. La Iglesia católica está hoy también en medio de una de sus mayores fases de expansión en sus 2.000 años de historia. La población católica mundial pasó de 226 millones en 1900 a 1.100 millones en 2000, un aumento del 314%, frente al 263% de la población mundial.

En África subsahariana, el número de católicos creció un 6.670% en el último siglo, de 1,9 a 130 millones. India tiene hoy más católicos que Canadá e Irlanda juntos y el Congo el mismo número que Austria y Alemania. En 1990 sólo un 25% de los católicos vivía en países en desarrollo. Actualmente esa cifra es del 66%.

La religiosidad del siglo XXI está marcado por un regreso de la experiencia religiosa y no de la aridez del dogma. En esa “teología natural” que propone Karen Armstrong, un referente mundial en asuntos teológicos e historia de las religiones, la respuesta es explorar el funcionamiento normal de nuestra mente para advertir cuán frecuentemente ésta nos impulsa de manera natural hacia la trascendencia. “Lo importante de la religión –escribe- es vivir de forma intensa y fecunda aquí y ahora”.

Las mitologías, rituales, ejercicios espirituales y disciplinas de todas las épocas no buscan necesariamente una coherencia científica o racional o una fiabilidad histórica del origen de sus tradiciones y tampoco una información sobre el origen del cosmos o un salvoconducto a una vida mejor en el más allá. Se trata, más bien, de llegar a un estado de no conocimiento “apofático”; es decir, sin palabras, silente, pero que no es frustrante, sino que es una fuente de asombro, temor reverencial y alegría.

Tras una fascinante exploración del modo en que la humanidad ha capturado el concepto de lo divino en palabras, obras de arte e ideas, Armstrong defiende en este bellísimo texto, la necesidad de construir una fe que hable a las necesidades del mundo contemporáneo. Y su libro lo logra de un modo deslumbrante.

**********

En defensa de Dios
Karen Armstrong
(Barcelona: Paidós, 2009)

Luis Esteban G. Manrique 

Comentarios (8)

geiza peña
4 de Noviembre, 2009

El problema creo que no sea Dios, si existe ó no existe, el problema es el ser humano no sómos perfectos pecamos o simplemente actuamos como nuestra naturaleza e instinto nos lleve ,Dios es una barrera miística y maravillosa. Si miramos a nuestro alrededor podemos encontrar pequeños e ínfimos infiernos que por ser pequeños no dejan de ser tan atroces como los vividos en las comunidades de Polonia,aunque cuando vemos tanta maldad pensamos donde estás Señor? La respuesta es simple esta dentro de todos aquellos que vemos con asombro tanta irracionalidad…..

Fernando Andrade Sierra
5 de Noviembre, 2009

La esperanza de que Dios existe, es consustancial a la naturaleza humana, es algo que está allí esperando el más leve indicio para aflorar, aún los ateos creen y por eso, desesperadamente, buscan en lo más recóndito de su ser un motivo racional para aceptar lo que niegan, pero al final del tiempo, sólo les queda esa esperanza y la aceptan, como una verdad posible.

Jesus E. Riera Melendez
7 de Noviembre, 2009

Estoy seguro que saben que no existen, antropolgicamente hablando, pueblo ateo en la faz de la tierra, todas las manifestaciones religiosas del planeta tiene 15 puntos en comun, los diez mandamientos y otros cinco mas. Asi que de una manera u otra estamos interconectados en la creencia del Todopoderoso: Unos lo llama la Gran Conciencia universal, otros Jheavee,Ala, o mas facilmente; SEÑOR MIO Y DIOS MIO. Hasta en el mas recondito lugar del planeta, los humanos miramos hacia el cielo y pedimos el auxilio de las fuerzas que crearon todo esta inmensa creacion infinita, por que la hay, existe y para quien esto escribe es la sumatoria de todo lo creado. acaso no leemos pasajes en la sagradas ecrituras que el Señor esta mas cerca de nosotros que nuestros pies, esta mas cerca que la respiracion, que somos unas gotas de agua sacada del oceano. Pero asi como digo esto no me canso de preguntarme de por que sera que los crimenes mas abominables, repudiables y sanguinarios e inhumanso son cometidos en el nombre de Dios. Eso no logro entenderlo. Me consuelo con la oracion de un pastor evangelico que leí hace mucho, donde le da gracias al Sr. Todopoderoso por sus pies, ambas manos, ojo y la vida donde hay tantos que ha perdido mucho , pero sobre todo en el “lenitivo de una creencia”. Por eso me consuela y satisface que ante el secularismo de el viejo continente se este desarrollanod en otras latitudes la inlinacion por la paz y el amor que promueve todas las fe religiosa. Salu2 JERM

Alejandro
18 de Octubre, 2010

En cinco siglos no nos ha dado amor, ni paz, ni justicia. Por favor tome su Biblia y devuélvala de nuevo a nuestros opresores, porque ellos necesitan más sus preceptos morales que nosotros. Un grupo de indígenas peruanos al devolverle una Biblia al papa Juan Pablo II

Durante la etapa primitiva de la evolución espiritual del género humano, la fantasía de los hombres creó dioses a su propia imagen. Albert Einstein

Cuando una persona padece delirios se le llama locura. Cuando muchas personas padecen de un delirio, se le llama religión. Robert M. Pirsig (Filósofo)

Está dispuesto Dios a prevenir la maldad, pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿Puede hacerlo, pero no está dispuesto? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y además está dispuesto? Entonces, ¿de dónde proviene la maldad? ¿No es él capaz ni tampoco está dispuesto? Entonces, ¿por qué llamarlo Dios? Epicuro (Filósofo griego)

Alejandro
18 de Octubre, 2010

Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de oscuridad para brillar. Arthur Schopenhauer

Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos simplemente vamos un dios más allá. Richard Dawkins

El hecho que un creyente pueda ser más feliz que un escéptico es tan cierto como decir que el borracho es más feliz que el hombre sobrio. George Bernard Shaw

No sé si exista Dios, pero sería mejor para Su reputación que no. Jules Renard

Es más fácil creer en Dios que aceptar nosotros mismos la culpa. David Gerrold

Día vendrá en que el engendramiento de Jesús por el Supremo Hacedor como su padre, en el vientre de una virgen, será clasificado junto a la fábula de la generación de Minerva en el cerebro de Júpiter. Tomás Jefferson

Alejandro
18 de Octubre, 2010

“¿Cómo puede haber orden en un estado sin religión? Pues si un hombre se está muriendo de hambre cerca de otro que está enterrado en la abundancia, aquél no puede resignarse a esta diferencia a menos que haya una autoridad que declare ‘Dios así lo quiere’. La religión es excelente para mantener tranquila a la gente común.” [Napoleón Bonaparte]

“La religión es lo que evita que los pobres asesinen a los ricos.” [Napoleón Bonaparte]

“Todas las iglesias institucionales, sean judías, cristianas o turcas, me parece que no son otra cosa sino invenciones humanas, dispuestas para aterrorizar y esclavizar a la humanidad, y monopolizar el poder y el provecho.” [Thomas Paine, "La Edad de la Razón"]

“‘Fe’ significa el deseo de no saber lo que es verdadero.” [Friedrich Nietzsche]

La religión es un insulto para la dignidad humana. Con o sin ella, habría buena gente haciendo cosas buenas, y gente malvada haciendo cosas malas, pero para que la buena gente haga cosas malas hace falta religión.” [Steven Weinberg, físico, premio Nobel]

Alejandro
18 de Octubre, 2010

Y asi, hay cientos de frases de mentes brillantes analizando lo insostenible. Finalizo con estas dos:

“La Biblia es una maravillosa fuente de inspiración para los que no la entienden.” [George Santayana]

“La iglesia sobrevive gracias a que las investigaciones modernas sobre Jesús no son conocidas entre el público.” [Hans Konzelmann]

Alejandro
18 de Octubre, 2010

Conchale, señor Manrique, ¡no culpe a los ateos de el Holocausto! los nazis también eran alemanes, pero nadie culpa a la nación alemana como un todo, no? Lo otro que llama la atención es cómo “culpa” a Europa de ser una excepción en el mundo en cuanto a su falta de fé. Sin embargo, ¡ese es el sitio adonde todos quieren ir! esas zonas que usted describe, donde crecen las religiones, Africa, India, el Islam..¡sus habitantes arriesgan la vida para huir de sus paises de origen y vivir en ese “paraiso ateo”! como para reflexionar.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.