Opinión

Obama, petróleo y Venezuela

Por Angelus | 25 de Febrero, 2009

Obama ganó la presidencia de Los Estados Unidos de América y buena parte del mundo respiró con alivio. Muchos quieren olvidar a Bush y sus políticas lo más pronto posible, y esperan que Obama cumpla su parte. Para América Latina, la llegada de Obama puede significar un cambio en la manera como los Estados Unidos se relaciona con la región. Está por verse. Pero, para Venezuela, al menos desde la perspectiva energética, ya existe un mensaje claro desde la campaña: Estados Unidos se propone reducir sus importaciones de petróleo en una cantidad equivalente a sus compras a Venezuela y a los países del medio oriente durante los próximos diez años. ¿Debería Venezuela preocuparse por este objetivo de la nueva administración norteamericana?

De acuerdo con el plan de Obama, los Estados Unidos de América se disponen a invertir ingentes cantidades de recursos en la generación y perfeccionamiento de alternativas energéticas a los combustibles fósiles, además de desestimular el consumo de petróleo mediante nuevas regulaciones e impuestos. En la medida que la política norteamericana disminuya la demanda de petróleo, la economía venezolana pagará las consecuencias de su dependencia en extremo de los ingresos petroleros. ¿Qué debería estar haciendo hoy el Gobierno de Venezuela si se prevé algún grado de éxito en la política norteamericana?

Una versión de esta nota fue publicada en enero del 2009 en la Revista Poder.

Angelus es economista. Puedes leer más textos de Angel en Prodavinci aquí y seguirlo en twitter en @angelalayon

Comentarios (1)

Adrián P.
4 de Marzo, 2009

Hoy Stiglitz apunta en la misma dirección en una entrevista en El Nacional, aquí alguna de las respuestas:

-¿Ve alguna posibilidad de que los precios del crudo se recuperen a corto o mediano plazo?

-Los precios del petróleo son muy inestables. Probablemente no se van a recuperar del nivel en que están ahora, pero creo que el tema más relevante para el largo plazo es el creciente compromiso que existe, sobre todo entre los países desarrollados, para hacer algo en relación con el problema del calentamiento global. Creo que cada vez se van a poner más obstáculos y restricciones contra el uso de los combustibles fósiles y, aunque esto no va a pasar de la noche a la mañana, creo que es posible que veamos, por ejemplo más impuestos al consumo de gasolina en Estados Unidos, así que los precios van a subir en los países desarrollados, pero los ingresos que recibirán los países productores podrían caer”.

-¿Cree que la preocupación global por el clima haga caer los precios?

-No puedo saberlo, pero que el precio del petróleo se mantendrá igual o más bajo que ahora por el lado de los países productores como Venezuela, porque el centro de la polémica sobre los combustibles fósiles no va a ser la producción sino los topes que se van a fijar al consumo.

En el nuevo presupuesto de Estados Unidos el presidente Obama ha apuntado hacia la aplicación de algún sistema de comercio del carbono, y eso significa que se van a poner limitaciones al uso de petróleo, lo que deprimirá los precios. En Europa ya existe el compromiso de reducir 80% las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2050. Esto significa que el consumo de combustibles fósiles se reducirá.

-Lo que las autoridades interpretan en Venezuela es que esas metas que se han trazado los países desarrollados serán imposibles de cumplir.

-Son metas muy difíciles, pero aún así creo que veremos un uso mucho menos intensivo del petróleo. Está, por ejemplo, el gas natural, que es menos contaminante y ha resultado eficiente en los sistemas de transporte público. No tengo números exactos pero creo que la lucha contra las emisiones de carbono va a ser una fuerza muy importante que va a ir en contra de los precios del petróleo.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.