Por Alejandro Oliveros | 25 de Febrero, 2009
0

Ferrara, miércoles 25 de febrero de 2009

Las deformaciones profesionales: a estas alturas me hacen falta mis clases sobre sociedad y arte en la Francia del siglo XIX. No me imagino,  no al menos todavía, una vida sin la docencia. A pocas cosas le he sido más fiel. No es un oficio fácil, pero como decía el poeta, sólo lo difícil es estimulante. Estas interrupciones de los cursos son de lo menos deseable, luego hay que hacer grandes esfuerzos para retomar el momentum. En esta ocasión, lo justifica la posibilidad de estar con mi hija Constanza unos cuantos días.

…………

En el avión, SONATA DE TOKIO, un film japonés que trata un asunto nada original en esas latitudes. El del inesperado despido de un pequeño gerente con familia de dos hijos y mujer. En esta “cultura de verguenza”, cualquier amenaza al honor es una invitación al suicidio. El protagonista no llega al extremo, pero su amigo con su esposa, en condiciones semejantes, si. Los cuatro integrantes del desgarrado grupo familiar deben conocer el fondo, vivir el opus nigrum, con sus respectivas visitas a Hades, antes de regresar a la superficie y salvarse. Una película honesta, con un buen guión y mejor trabajo actoral. Luego VICKY CRISTINA BARCELONA, una superficial incursión al mundo mas europe y francés del “menage à trois”. Pero tan lejos de la tensión de historias contadas por Renoir, Chabrol o Truffaut. O el Bertolucci de IL CONFORMISTA. Pero, dejando de lado las chocantes comparaciones, se trata de una cinta menor, prescindible del maestro Allen.

Alejandro Oliveros 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.